Hay que Buscar Formas de Gobierno Popular

Por: Eduardo Pérez

“Cuadernos de Reencuentro”

Nunca se ha visto que un escuadrón del Esmad acuda a dispersar una reunión de banqueros, así se tomen en ella medidas que habrán de afectar los salarios, los ahorros, los ingresos, la salud, la vivienda, la alimentación, la educación, el transporte, todo el patrimonio y la vida de los ciudadanos; si hacen presencia es precisamente para defenderlos de los manifestantes que se sienten perjudicados por la decisiones que allí se toman.

No la dispersan porque el escuadrón antimotines es uno de los instrumentos por medio de los cuales los propietarios ejercen la violencia contra la población. Es un instrumento de la dictadura de la burguesía contra los pobres que sólo deben cumplir, sin protestas, las misiones de suministrar mano de obra y de consumir artículos y servicios en las condiciones que fijen los potentados.

Durante el último paro agrario en Colombia, se pudo observar la saña, la prepotencia, la arrogancia, la arbitrariedad, la violencia, el descaro con que las fuerzas del escuadrón policial atacaron a los campesinos y manifestantes. La acción directa de las redes sociales mantuvo documentada a la opinión mundial; los videos fueron muy claros y dicientes.

En el operativo policial efectuado en un establecimiento público en Bogotá en el que se tiran gases pimienta y lacrimógenos, en un recinto cerrado y atiborrado de personas, se evidencia la poca valoración que estos escuadrones tienen por la población a la que deberían cuidar. En estos hechos resultan muertas 6 personas. Acciones que son totalmente repudiables. 

Es importante que el pueblo colombiano aproveche la más mínima oportunidad para cambiar la clase política y colocar en su lugar un gobierno que legisle a favor de la población y de la nación. Esto es posible, urgente y primordial. Es necesario proteger a las personas, a la naturaleza como habitat y a los recursos para que sean usados en beneficio de todas las personas y no de una minoría que destruye a humanos, a la fauna, a la flora, las fuentes de agua y al territorio en general.

Es necesario crear estructuras que soporten a la acción popular desde instancias autónomas que sean las formas básicas de un gobierno democrático perdurable y que se oriente a resolver las carencias de alimentación, vivienda, salud, educación y seguridad. Este debería ser el destino de los recursos y su orientación hacia megaobras humanitarias.

Ya se ven países en donde el que protesta no es pueblo sino la oligarquía; son ellas y sus representantes los que están en la calle reclamando sus viejos privilegios y enfrentando con ceguera, violencia e impotencia, la marcha triunfante de la transformación histórica mundial.

Por: Eduardo Pérez, “Cuadernos de Reencuentro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s