La Modernidad sufre de Alzheimer

Por Eduardo Pèrez “Cuadernos de Reencuentro”

 mar 8 a las 7:05 PM

Mucho se ha escrito acerca de la Modernidad, se habla de que se ha presentado retardada, deformada y algunos hasta usan el término “Post” para definir la forma que toman ahora la globalización, la cultura y el pensamiento. Es bueno entonces hacer comentarios acerca de su estado actual.

 La destitución del Alcalde Petro y las reflexiones acerca de las inconsecuencias con lo que es un Contrato Social en un estado liberal –debido a que no se respetan las decisiones ciudadanas- conduce a considerar que tales inconsecuencias no son un fenómeno exclusivamente colombiano, sino que es mundial, porque es una expresión del estado de descomposición de la Modernidad.

 Las denuncias de Edward Snowden, Julian Assange y otros valientes, evidencian que en la actualidad los ciudadanos tienen que cuidarse de las personas que manejan el Estado capitalista. En Colombia, cientos de miles de jóvenes, ancianos, campesinos, intelectuales, líderes cívicos, con ideas para un mundo mejor, fueron a parar en los ríos del país, sepultados clandestinamente, devorados por las aves de rapiña o desaparecidos en improvisados hornos que redujeron a cenizas las esperanzas de la población. Esto también ha ocurrido y ocurre en otros sitios del planeta.

 Modernidad es un término que se usa para referirse al proceso civilizatorio creado alrededor del sistema capitalista; abarca a la infraestructura y a la superestructura; es decir, todo lo social, esto es, lo económico, lo político, lo ideológico, lo cultural; engloba lo que se percibe como la forma normal de hacer las cosas. Es que se tienen que emplear palabras con significado indirecto, para no afectar los oídos de muchos que no quieren aceptar el aporte histórico de estudios sociales que todavía recorren el mundo como fantasmas. Sería lo mismo decir que “el capitalismo sufre Alzheimer”.

 La Modernidad ya no recuerda ni aplica las teorías liberales que la hicieron surgir, que pregonaban la razón, la igualdad, la libertad y la fraternidad; cree estar viviendo en el esplendor de su juventud y que todavía funciona la mano libre del mercado; sus hijos, envueltos en la embriaguez, llaman a eso “neoliberalismo”, mientras las grandes multinacionales manejan gobiernos y aplastan naciones.

 El Procurador General de Colombia, en medio de las visiones que le producen su borrachera de poder, no acepta ver a esta madre en decadencia; sólo quiere recordarla en la pila bautismal, luchando contra las reformas, cuando en su honor se levantaban hogueras.

 Cuando pronuncia incongruencias y disparates, sus hijos borrachos, denominan a esto, “sociedad de la información” y “medios masivos de comunicación”. Si hace sus necesidades fisiológicas en cualquier momento y lugar, dicen que esto es TLC, macroeconomía, desarrollo, progreso, civilización; pero la pobreza crece y millones viven en la miseria. Las empresas se enredan en acciones que se traducen en sobrecostos que habrán de pagar los clientes y toman decisiones que casi siempre involucran el despido de trabajadores con los pretextos de la “competitividad”, la “flexibilidad laboral”, la “reingeniería”.

 Otros hijos beodos, creen estar interpretando lo que su madre considera que es un gobierno republicano y convocan a votar en elecciones amañadas donde siempre salen elegidos los mismos corruptos; a esto lo llaman “democracia representativa”.

 Si se pone violenta y agrede a sus vecinos, sus irresponsables hijos, dicen que esto es “seguridad nacional”, “daños colaterales”.

 Sus tambaleantes hijos, tratan de mantener en pié a este pobre ser que sufre de lagunas mentales y que tiene deformada la estructura de su espina dorsal.

 La Modernidad ha existido, pero siempre ha sido un engaño por que pregona unas teorías pero desarrolla acciones que las desconocen. Es tan falsa como la pretendida defensa de la libre empresa. No hay razón para seguir soportando un sistema que se mantiene de mentiras y que se muestra incapaz para resolver las necesidades de alimentación, vivienda, educación y salud de miles millones de personas en el mundo.

 ¡Ciudadanos y jóvenes del mundo!: es hora de romper con este modelo social; (¿para cuándo lo vas a dejar?) pues el sistema ya hace rato que rompió con ustedes; no hay porqué aceptar un modelo social que no convence; vive la vida como te gusta, como te la mereces. Sólo así será posible que nazca una nueva civilización basada en el Humanismo y en el respeto a la vida en el planeta. Hay que heredar un  mejor mundo a las generaciones futuras.

Por Eduardo Pèrez “Cuadernos de Reencuentro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s