REPRIMEN PROTESTAS ESTUDIANTILES EN ESPAÑA

http://www.vdeverdadnews.com/articulo/%C2%BFveremos-protestas-cada-vez-m%C3%A1s-violentas-en-espa%C3%B1a

¿Veremos protestas cada vez más violentas en España?

 Las protestas en Madrid han pasado de fase. Han pasado de pequeños disturbios al final de las manifestaciones a acciones más violentas, más organizadas y más numerosas. ¿El 22M es un antes y un después? ¿Las reivindicaciones abandonan paulatinamente las manos alzadas del 15M para empuñar palos? Más allá del debate entre los que condenan la violencia y los que la relativizan, ¿qué está pasando?

“Esto, afortunadamente, no es Grecia”. Hemos escuchado esta frase infinidad de veces en estos años; como una especie de mantra que nos alejaba de las consecuencias más virulentas de la crisis económica, de las imágenes de batallas campales callejeras que recorren el mundo, los muertos… Pero, ¿por qué España no es Grecia? Y, lo más importante: ¿va camino de serlo?

“Lo que ocurre aquí no es comparable a lo de Grecia porque su crisis no es comparable a la nuestra. Pero ha habido protestas más o menos violentas en países como Chile, Italia o Brasil. Incluso hace unos meses en Alemania llegó a dictarse el estado de excepción en Hamburgo”, reflexiona el sociólogo Ignacio Urquizu. Para este profesor de la Universidad Complutense de Madrid los episodios del sábado no deben medirse necesariamente como un punto de inflexión, pero sí como parte de otro fenómeno: el del espectacular incremento de las protestas callejeras que ha registrado el país en los últimos dos años. De acuerdo con los datos del Ministerio de Administraciones Públicas, si en 2008 se tramitaron 18.422 expedientes de manifestaciones, en 2012 (el último dato disponible) ese número trepó a 44.815.

 Uno de los protagonistas de los incidentes del 22M, Gabriel R.S., que perdió un testículo tras recibir un pelotazo de goma de la Policía, tiene clara cuál es su motivación: “La gente quiere parar los pies al Estado, no a los policías, que los de arriba lanzan contra la gente y usan a su antojo”.

“Lo curioso”, abunda María Eugenia Rodríguez Palop, profesora de Derecho de la Universidad Carlos III y miembro del Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas,  “es que hubo una etapa de cierta armonía en la que la desobediencia se podía canalizar a través de los procedimientos democráticos. El problema empieza cuando la gente deja de sentirse representada”.

En esa misma línea, el catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona Joan Subirats considera que “las reacciones de intolerancia aumentan en la medida en la que los poderes públicos cierran de forma autoritaria los canales de expresión”. Porque, en palabras de Rodríguez Palop, “asistimos al recorte de derechos y libertades individuales, al adelgazamiento del estado de derecho, incluida la reforma del aborto y las tasas judiciales. Y esta violencia institucional puede dar lugar, por supuesto, a reacciones más violentas por parte de la sociedad civil”.

“La batalla mediática se ha ganado con la no-violencia”

Gonzalo Garate, sociólogo y activista en movimientos sociales de Madrid, entiende que sí hay críticas hacia quienes se enfrentan a la policía, pero también que, en una segunda instancia, hay una cierta empatía. “Algo así como: no me gusta, pero por otro lado los entiendo”. Es ese el mensaje que transmitían frente a los juzgados de Plaza de Castilla muchos de los marchantes de Andalucía y Asturias que aguardaban la salida de los 27 detenidos: “No es lo que defendemos, pero lo comprendemos”.

Para Ignacio Urquizu, “un estallido social no tiene por qué representarse en un escenario de muertes y coches quemados”. Y recuerda que la imagen exterior de España es la de un país muy movilizado en el que se han conseguido cosas. “El ejemplo de las mareas es muy bueno, por ejemplo, con la paralización de la privatización sanitaria”. Y con ellas surge el ejemplo del 15M, “un movimiento muy transversal, con grupos que por razones que cuesta comprender se juntaron y tuvo un efecto movilizador enorme”, explica Urquizu.

“La violencia no es sólo tirar piedras a la policía. Lo primero que hizo el 15M fue plantarse en Sol, apropiarse de un espacio público muy simbólico. Eso es de una violencia brutal. Y muy efectiva”, añade Garate.

Desde la Comisión de Difusión en Red de Sol, que gestiona cuentas como @acampadasol, apoyan ese razonamiento: ” Si algo han demostrado estos años es que la batalla mediát ica se ha ganado una y otra vez con la no-violencia”, sostienen. “Por ejemplo, durante la campaña de escraches, que es lo menos pacífico que se ha hecho”, dicen, “la mayor arma fueron pegatinas. Una campaña de deslegitimación enorme de los poderes instituidos a base de un ‘Sí se puede pero no quieren”.

Aunque remarcan que “es muy difícil contextualizar una piedra teniendo en cuenta toda la violencia que ejercen las autoridades sobre las personas”, desde @acampadasol creen que “hay metodologías mucho más adecuadas para ganar la batalla mediática en un evento performativo como es una manifestación”. En ese sentido, la clave mediática es importante, explica la Comisión de Difusión en Red de Sol: “Es mucho más difícil para el Gobierno y los medios afines deslegitimar a gente sentada con intención de acampar, como también ocurrió el sábado 22M, que a 50 personas tirando piedras”.

Y es así porque “el estado tiene mucho más fácil luchar contra metodologías de escondite o confrontación activa –siempre tendrán más armas, más tiempo, más gente para infiltrarse o burlar sistemas informáticos– que contra gente sentada en una plaza que está haciendo política a la luz de la calle. Y eso último no es nada pacífico, porque ataca radicalmente al modelo de democracia marchita que tratan de imponernos, pero sí es no-violento”.

 Una policía como la de Turquía y no como la de Suecia

Raimundo Viejo Viñas, doctor en Ciencia Política y profesor asociado de la Universitat de Girona, achaca parte de lo sucedido a una “policía poco profesional”, de “tradición franquista” y que “cree mucho en la fuerza bruta” y muy poco “en gestionar formas de interlocución con los movimientos sociales”. Una policía “más cerca de la de Turquía que de la de Suecia “, resume.
“Es el poder el que quiere hacer que se vea al pueblo como el malo”, resume Gabriel R.S. desde la cama del hospital. “Esto hará que una serie de gente deje de ir a las manifestaciones por miedo a que les peguen, pero que los que sí acudan lo harán con la intención de ir a por todas y contra lo que se ponga por delante”, asegura.

Aunque coinciden en reconocer el discurso oficial de criminalización de las manifestaciones, los especialistas difieren en cuanto al calado que pueda tener y el efecto que provoque. “Debilitar el movimiento criminalizando a los violentos es una buena estrategia”, analiza Rodríguez Palop. “Está claro que si entras en una espiral de violencia pierdes apoyo”, opina Joan Subirats.

Para Viejo Viñas, “una campaña de criminalización tan burda como esta no tendrá efecto. La gente está alerta y, también, acostumbrada. Ya en las manifestaciones del No a la Guerra había cientos enfrentándose a la policía”. En cualquier caso, sostiene que “el paso de algún grupo hacia la acción armada es muy difícil, porque esto requiere unas bases comunitarias que no se dan” en este caso.

O al menos de momento. Otros apuntan a que los sectores más golpeados por la crisis (y los recortes) podrían encabezar una actitud violenta que vaya in crescendo. “La pauperización de determinados grupos, sobre todo los jóvenes, que han hecho todo lo que les pedía el sistema y aun así no ven perspectivas de cambio, puede alimentar el discurso de la necesidad de la violencia”, analiza Joan Subirats.

 “Había un acuerdo tácito de la Transición por el que la gente había hecho esa concesión porque entendía que la paz social era un fin superior a sus reivindicaciones”, dice Subirats. “Y los años del Estado del bienestar han sido una ficción que ha servido en la práctica para amortizar las tensiones. Pero eso se está rompiendo”. Además, esa es una realidad de la que no participan las generaciones más jóvenes.

“Si tu inicio en la socialización política, entre los 12 y los 17 años, lo has vivido en una realidad en la que no hay respuestas a tus demandas”, explica Subirats en referencia a este lustro de crisis, “en el que te hablan de democracia pero eso no se traduce en igualdad o justicia social, el efecto de esa impotencia es mucho mayor”.

☼     ☼     ☼

http://www.vdeverdadnews.com/articulo/%E2%80%9Cla-polic%C3%ADa-est%C3%A1-buscando-que-haya-un-muerto

“La Policía está buscando que haya un muerto”

Luis, 21 años, con el graduado escolar y trabajo en una carpintería, pone palabras y rostro embozado a los antisistema que se han levantado contra el Estado de Derecho. Hasta ahora, se presumía lo que pensaban.

Pero este joven, que se declara anarquista y admite que fue uno de los que atacó “en primera línea” a los efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) en los altercados del 22-M, despeja las incógnitas desgranando su particular visión de la sociedad, de la política y de España. Tras el 22-M, batalla por los derechos de los universitarios, aunque reconoce que no terminó el Bachillerato “por ideología”. Después, irá a más manifestaciones. Seguirá “luchando” hasta instaurar una sociedad sin parlamento, sin partidos, sin industria y, por supuesto, sin policías. Y cree que en ese camino habrá algún “muerto”.

Pregunta: ¿Cuál es el motivo de estas protestas estudiantiles en las que estáis participando? ¿Qué estáis pidiendo? ¿De qué os quejáis exactamente?

Respuesta: De las becas de los estudiantes, de las subidas de las tasas… La gente no puede estudiar. Yo, por ejemplo, particularmente, con mi ideología, pues no me saqué el Bachillerato porque ni me motiva ni nada. Pero la gente que sí tiene empeño, que sí quiere sacarse una carrera, no puede sacársela porque no puede pagar las tasas. Y eso, la gente, sinceramente, no lo ve, porque somos cuatro personas de cada facultad protestando aquí. Bueno, son ellos, porque yo no soy de ninguna facultad. Pero veo que la gente no se solidariza, y lo veo muy negro en ese aspecto. Eso va a acabar con nosotros. Esto va a estallar y muy mal va a acabar esto.

P.: ¿Crees que hay menos estudiantes protestando de los que debería?

R.: Sí, muchos menos.

P.: Cuándo hablas de tu ideología, ¿de qué ideología hablas?

R.: Anarquista.

P.: ¿Y qué defiende un anarquista en el siglo XXI?

R.: Igualdad. Igualdad entre razas, entre personas… Vivimos en una sociedad racista, en un patriarcado salvaje, a la figura de la mujer la tienen explotadísima, está muy, muy mal. Es verdad que es una utopía, pero está claro que yo voy a luchar por la anarquía. Yo sé que no lo voy a ver porque es difícil. Pero quién me dice a mí que por mi lucha no lo puede ver la gente que viene después de nosotros.

P.: Pero, ¿cómo es la sociedad que te imaginas? ¿Qué sociedad defiendes?

R.: Soy muy ecológico en ese aspecto. Soy primitivo. La misma tecnología que nos ayuda a estar en esta sociedad es la misma que nos ancla. Es la misma que se está cargando la capa de ozono. La misma que se está cargando el planeta. Y no nos damos cuenta. ¿Cuánto llevamos con la Revolución Industrial, con la primera? ¿200 años? ¿Y ya está esto así, que dicen que en 2080 ya va a haber unas olas de calor impresionantes? En sólo 300 años ya nos habremos cargado el planeta.

P.: ¿En esa sociedad hay parlamento?

R.: No, no hay ninguna organización. Cualquier organización se va a corromper. Cualquier organización va a crear unas clases sociales. Yo estoy en contra de la clase obrera, pero porque en la anarquía no habría clase obrera, porque no habría esas diferencias entre unos y otros. No es una dictadura del proletariado. No habría industrias tampoco.

P.: Entiendo entonces que en tu sociedad tampoco habría partidos.

R.: Claro que no.

P.: Ni policías.

R.: Está claro que no.

P.: ¿Estuviste en la manifestación del 22-M?

R.: Sí, sí que estuve.

P.: ¿Qué te pareció?

R.: Pues, en principio iba a ser un movimiento social pero se ha quedado en un movimiento antisistema. Se ha demostrado que la gente está muy cabreada. Que los antisistema tenemos un peso, pero sólo cuando estamos todos juntos. Ese día vinieron de muchas provincias.

P.: ¿Te consideras violento?

R.: Nos llaman violentos, pero lo que intentamos es cambiar esto. Radicalmente. La gente está en la calle pasándolo mal. Te encuentran recogiendo comida en la basura y te multan con 750 euros, que no los tienen. Si no, no estarían cogiendo comida en la basura. Te multan por dormir en la calle. Otros 750 euros. Es una vergüenza. Y salimos a la calle a protestar. Estoy cansado de ver manifestaciones pacíficas y ver cómo se las cargan los policías. Estos se las cargan [señalando a un grupo de antidisturbios]. Sinceramente, estoy muy cabreado y no se merecen ningún respeto.

P.: ¿Crees que la policía tuvo la culpa de los disturbios del sábado?

R.: Tener la culpa la tienen. También es verdad que fuimos los anarquistas los que fuimos a por ellos a saco. Yo estaba en primera línea. Fuimos primero nosotros a por ellos. A gritarles “Policía asesina” y demás.

P.: ¿Entonces provocasteis vosotros los disturbios?

R.: Para mí empezaron ellos porque el pueblo lleva muchas manifestaciones pacíficas y ellos se han portado realmente mal. Así que han empezado ellos. Nosotros lo único que hemos hecho ha sido devolverles la patada que pegan.

P.: ¿Consideras que cualquier respuesta vuestra, como los ataques a la policía del 22-M, es legítima?

R.: Por supuesto.

P.: ¿Hasta las últimas consecuencias?

R.: Hasta las últimas consecuencias. Y defender a los compañeros y compañeras que han sido secuestrados, por así decirlo. Ahora mismo está uno encerrado, en prisión preventiva, que decían que había tirado un adoquín a un policía en la cabeza.

P.: ¿Hasta las últimas consecuencias implica la pérdida de vidas humanas?

R.: Es un tema muy delicado. Sinceramente, no me gustaría que ocurriera. Preferiría que la policía se percatara de lo que hace. Si se unen a nosotros, perfecto. Si no, están contra nosotros. O están con unos o están con otros. Y esto puede acabar mal. Están buscando ellos un muerto. Están hablando de sacar las pistolas reglamentarias.

P.: ¿Puede acabar mal?

R.: Posiblemente. Ellos buscan que haya un muerto.

P.: ¿Crees que la Policía quiere matar a alguien? 

R.: Eso está claro.

P.: Pero hay imágenes del otro día que son duras, donde se ve a manifestantes atacando a policías.

R.: Y suyas también las hay.

P.: ¿Crees que va a ir a más esta tensión?

R.: Lo veo muy negro. No hay que retroceder.

P.: ¿Crees que hay partidos políticos que pueden utilizar estas protestas que estáis organizando en beneficio propio, incluso grupos u organizaciones en los que no pensáis?

R.: Por supuesto. En las guerras civiles siempre hay dos bandos en los que muere la gente por los intereses de sólo dos personas.

P.: En tu opinión, ¿no hay democracia en España?

R.: Aquí en España la democracia no ha existido nunca. La embelleció Adolfo Suárez, el que ha vuelto a maquillar un poco estas últimas protestas, porque su muerte no ha hecho otra cosa más que tapar la imagen de la protesta. Quién te dice a ti que en realidad no lo han matado para ocultar otra cosa. Eso es posible. Por qué no. La realidad supera a la ficción.

Fuente: ElDiario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s