Archivo mensual: julio 2014

Transmisión completa: 29 de JUL. Sesión plenaria. Cumbre Mercosur Caracas 2014.29 de JULIO

Holocausto palestino y sevicia nazi-sionista de Israel

Por: Ricardo Montes «Cuadernos de Reencuentro»

Producen terror y espanto la crueldad y sevicia infinita con que el estado nazi-sionista y forajido de Israel masacra a la población civil palestina- entre ellos cientos de niños, mujeres y ancianos- en la Franja de Gaza y hace volver a la mente las horrendas imágenes del genocidio que facilitaron en Sabra y Chatila, las incontables incursiones en territorio palestino, con un asedio permanente desde 2006, que solo han dejado desolación y muerte y convertido la Franja de Gaza en un gueto con límites cada vez más estrechos para los palestinos y la consecuente expansión del territorio israelí, condenando a los palestinos a un status de extranjeros perseguidos en su propia tierra.

Causa también terror y espanto, el extremo cinismo del embajador israelí en Washington, Ron Demer, clamando por el Premio Nobel de Paz para las fuerzas militares israelíes por el “inimaginable autocontrol” que están mostrando en el operativo militar en la Franja de Gaza y su invertida óptica de lo que allí pasa: “nuestros soldados están muriendo para que palestinos inocentes puedan vivir”.1

Sin embargo ese “inimaginable autocontrol” ya ha producido más de mil muertos, más de seis mil heridos e incalculables pérdidas en infraestructura, además de miles de viviendas de los palestinos arrasadas. Israel ejecuta ataques sin medida y totalmente desproporcionados por aire, mar y tierra contra un pueblo que apenas tiene un estado en formación, que ni siquiera tiene ejército, pero sí una capacidad gigantesca para resistir lo que a través de los años se configura en otro holocausto, el holocausto palestino.

La máquina de guerra israelí aplasta todo a su paso en territorio palestino con la aquiescencia del otro poderoso estado forajido –los Estados Unidos-, cuyos voceros en completa confabulación justifican la matanza como “derecho a la legítima defensa”, entre ellos Barack Obama, Premio Nobel de la “Paz”.

Estados Unidos e Israel han convertido el derecho internacional en una completa farsa, han hecho de la secretaría de la ONU una frágil marioneta que se mueve según los vaivenes de Estados Unidos. Se burlaron del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Israel continuando con sus feroces ataques y Estados Unidos votando en contra de la resolución que condena los ataques de los israelíes a los civiles palestinos, que llama a poner un alto inmediato a la operación militar de los sionistas y a abrir una investigación por crímenes de guerra y de lesa humanidad a Israel llevados a un exceso tal que ni hospitales, ni centros de discapacitados, ni escuelas y establecimientos de la propia ONU han escapado a la ignominiosa acción criminal de Israel.2

Hoy por todo el mundo corre la protesta de movimientos sociales, políticos, progresistas, luchadores por la paz, por una Palestina Libre, contra los crímenes de Israel, pero en el propio Israel, el gobierno reprime a los judíos que se movilizan rechazando la cruenta invasión y clamando por la hermandad y la paz entre los dos pueblos. Gobiernos como el de Francia han ilegalizado las marchas en favor de la causa palestina, la UE calla y cual borrega de Estados Unidos se abstiene de votar a favor de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Solo estados y organismos multilaterales de Latinoamérica y algunos países musulmanes han sido contundentes en la condena al genocidio y fueron los promotores de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.3

Mientras tanto, Israel solo aprovecha la supuesta tregua para preparar la escalada de sus ataques contra los palestinos y hacen prever la prolongación de la ocupación y el incremento de la masacre. El gobierno Israelí ha dicho que lanzará “un ataque de fuerza monstruosa contra Hamás”4, así de monstruoso será también el genocidio.

El mundo tiene que movilizarse para parar a Israel. La movilización y la protesta van dirigidas contra la política nazi-sionista y forajida del Estado de Israel, no es antisemitismo, pues hasta el propio gobierno israelí está persiguiendo y encarcelando a los judíos que se están movilizando contra la invasión y la masacre contra los palestinos.

  1. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/134836-nobel-paz-muertes-gaza-embajador-destaca-soldados-israelies
  2. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/135214-carta-abierta-pueblo-gaza-israel-humanidad
  3. http://www.bitacora.com.uy/noticia_6493_1.html; http://www.eluniversal.com.mx/el-mundo/2014/gaza-hamas-israel-palestina-1025969.html; http://www.diarioc.com.ar/internacionales/Miles_de_personas_protestan_en_Paris_y_Londres_contra_Israel/228754; http://www.youtube.com/watch?v=piSKmL-SNO0
  4. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/135308-israel-ataque-palestina-hamas-gaza

Por: Ricardo Montes «Cuadernos de Reencuentro»

La lista del holocausto paramilitar en Norte de Santander

Paras bloque-catatumbo

Un archivo, en el que aparecen reseñadas 13.919 personas muertas entre 1997 y 2005, contiene, también, los comentarios de algunos de los paramilitares que operaron en el departamento sobre 966 de esas personas, asesinadas bajo las órdenes de, entre otros, Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano, excomandante del Frente Fronteras de las Autodefensas Unidas de Colombia. Primera entrega: 1999-2001.

Las historias sobre el horror paramilitar que se vivió en Norte de Santander entre 1999 y 2004 parecieran no acabar nunca.

Los asesinatos, las masacres, las desapariciones, los desplazamientos, las violaciones y las torturas, fueron el diario vivir de gran parte de los habitantes del departamento que, durante 5 años, soportaron las inclemencias de más de 1.000 hombres que, so pretexto de erradicar a las guerrillas de las Farc y el Eln, llegaron a esta región del país para terminar convertidos en narcotraficantes ávidos de poder y dinero.

La Opinión tuvo acceso exclusivo a un archivo confidencial, propiedad de varios exparamilitares postulados al proceso de Justicia y Paz en el que, sin ningún tipo de pudor, relatan, con excesivo detalle, los pormenores sobre 966 asesinatos cometidos en Cúcuta, Tibú y La Gabarra.

En esta especie de ‘lista del horror’, los excomandantes Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano; Albeiro Valderrama Machado, alias Piedras Blancas; Lenin Giovanni Palma Bermúdez, alias Álex y José Mauricio Moncada, alias Mocoseco, entre otros, cuentan cómo siguiendo órdenes o por iniciativa propia, llevaron a cabo muertes selectivas, masacres, desmembramientos y desapariciones de cadáveres durante la toma que hicieron de gran parte del territorio nortesantandereano.

Algunos de los episodios narrados a continuación en las propias palabras de sus autores, esconden tras de sí la verdad de cientos de homicidios, de los cuales solo hasta hoy se sabrá la forma en que se cometieron y la motivación que existió para que se llevaran a cabo.

En el archivo al que tuvo acceso este diario, los testimonios de los paramilitares aparecen diferenciados por colores en una gran tabla de Excel donde los responsables de estos crímenes no solo comentan sus muertes, sino que se advierten entre sí de las posibles contradicciones en las que podrían estar cayendo ante los señalamientos que hacía el entonces fiscal de Justicia y Paz, Leonardo Augusto Cabana Fonseca, por las inconsistencias presentadas en los relatos de algunos crímenes.

En los comentarios, los ‘paras’ se cuidan de no ir a repetir hechos o equivocarse en las fechas en que cometieron los crímenes, dejando advertencias como ‘pilas, esta muerte no puede ser a la misma hora de la otra porque nos contradecimos’.

A continuación, La Opinión extrae apartes de los escabrosos relatos hechos por los paramilitares sobre la forma en que fueron asesinadas estas personas.

El total de las víctimas y los comentarios hechos sobre sus muertes puede ser consultado en la página web www.laopinion.com.co/victimas/, donde además se pueden realizar búsquedas por nombre, sexo, lugar, victimario, año y mes en que tuvo ocurrencia el hecho.

Las primeras muertes
Los primeros cuatro crímenes sobre los que un paramilitar se pronuncia en el archivo fueron cometidos el 29 de mayo de 1999 en la vereda Socuavo del municipio de Tibú. Ese día las víctimas fueron Jorge Camilo González, Gerardo Berbesí, Rafael Claro y Omar Osorio.

Según la anotación hecha por Albeiro Valderrama Machado, alias Piedras Blancas, quien luego llegó a ser comandante en Pamplona, ese día la masacre fue cometida por un grupo de 240 hombres al mando de alias Camilo (Armando Alberto Pérez Betancourt, prófugo de la justicia). El grupo iba acompañado de dos informantes, quienes eran los encargados de señalar a los presuntos miembros de la guerrilla que vivían en la zona.

“Los informantes eran conocidos con los alias de Carlos Cúcuta y Saraguro. Todos (los muertos) quedaron en la vía. Ellos venían de La Gabarra. Alias Cordillera (Adelmiro Manco Sepúlveda, quien se suicidó en La Gabarra) mató como dos señores en un ranchito. No he podido averiguar los nombres”.

Masacre en Aguaclara
El 10 de julio de 1999, pasadas las 6 de la mañana, tres personas fueron acribilladas en el corregimiento de Aguaclara. Ese día, según lo consignado por Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano, entonces comandante del Frente Fronteras, 15 hombres armados pertenecientes a las Autodefensas Unidas de Colombia llegaron hasta ese lugar en busca de las personas que “conforme a los informantes conocidos como William Ortiz (alias Ramoncito) y alias Valvulina, fueran expuestas como integrantes, auxiliadores o colaboradores de las Farc, para ser asesinadas”.

Una vez llegados a Aguaclara, los 15 hombres ingresaron de manera violenta a las viviendas y obligaron a los residentes a reunirse en la cancha de fútbol localizada en el parque central del corregimiento.

Allí, los dos informantes que iban con los ‘paras’ señalaron a Jorge Enrique López, Jesús Fabio González Medina y Jorge Humberto Vera. Los tres fueron “asesinados a manera de ejecución con tiros en la cabeza ante la mirada e impotencia de sus vecinos, dejando a su paso grafitis en las paredes de las casas anunciando la presencia de las Auc”.

En la masacre participaron, además de El Iguano, Ómar Yesid López Alarcón, alias 18; Édgar Cercado, alias Papo (jefe de una banda delincuencial que operaba en Cúcuta cuando los ‘paras’ llegaron y que era conocida como Los Polleros); Ramón de las Aguas Ospino, alias Chaca (también de Los Polleros); Alfredo Julio Guzmán, alias Chirri y Jimmy Viloria, alias Jairo Sicario.

Recorrido mortal por Atalaya
William Ortiz (alias Ramoncito) y alias Valvulina, los dos informantes que acompañaron a El Iguano en la masacre de Aguaclara, lo acompañaron un mes más tarde, el 8 de agosto de 1999, a un recorrido mortal por la ciudadela Juan Atalaya.

Según lo dicho por El Iguano, ese día, en horas de la noche, alias Ramoncito y Valvulina se dirigieron con un grupo de 15 hombres perteneciente a un escuadrón de la muerte del Frente Fronteras hacia los barrios Belisario y Nuevo Horizonte, donde, bajo presiones, obligaron a los residentes a salir a de sus casas y esperar en las calles las indicaciones de los ‘paras’.

Como si se tratara de un juicio, los dos ‘soplones’ levantaron sus dedos acusadores contra Jhon Jairo Bermúdez Daza, Luis Giovanny Bermúdez Daza, Orfis Alirio Barbosa y Jair Alfonso Cañizares Ortiz. A los cuatro los acusaron de ser ‘elenos’. Todos fueron ajusticiados frente a sus vecinos y sus cuerpos dejados en las calles que se convirtieron en ríos de sangre.

Desmembrar cuerpos y tirar al río
En su intento por ingresar a La Gabarra, los paramilitares no escatimaron esfuerzos en prácticas crueles para sembrar el terror entre los pobladores y borrar todo rastro de sus acciones.

Según Piedras Blancas, los señores José Ángel Quintero Vega, Kennedy Sierra Reyes y una persona a la que llamaban Chango, los asesinaron mientras patrullaban con el mayor Hernández del Ejército en la vía que de Tibú conduce a La Gabarra.

“Hicimos una avanzada con el grupo de Cordillera. Llevábamos los guías (informantes), quienes nos señalaron a Quintero, que manejaba un (camión) 350 y Chango una canoa. Fueron ejecutados por Cobra.  Uno fue arrojado al río y el otro fue enterrado en una cacaotera que se la terminó llevando el río”.

Toma de La Gabarra
Desde el 10 y hasta el 23 de agosto de 1999, el corregimiento de La Gabarra fue escenario de una de las peores masacres de las que haya tenido noticia este país.

En esas dos semanas, los hombres del Bloque Catatumbo, que llevaban más de dos meses tratando de meterse a este pueblo para apoderarse de su lucrativo negocio de la coca, hicieron lo inimaginable con más de 35 personas, según las cifras oficiales, aunque nunca se logró establecer con exactitud el número de personas que murieron.

Alias Piedras Blancas, con un lenguaje crudo, sin escatimar detalles, contó en el archivo de víctimas al que tuvo acceso La Opinión, parte de lo que realmente ocurrió en esos días.

“(Alias) Camilo ordenó el ingreso a La Gabarra (…) a mí me tocó asegurar La Pesa y el bar Villaluz. Allí hubieron (sic) dos muertos; uno lo mató (alias) El Gato Mono con un fusil porque se le tiró a quitárselo y el otro era un pesero que casi puñalea a (alias) Toronja, quien le disparó con una escopeta de repetición. (Alias) Cobra también le pegó un hachazo en la cabeza”.

En el bar Villaluz, los ‘paras’ retuvieron a cerca de 300 personas mientras esperaban a ‘los informantes’ que iban a señalar a los guerrilleros que reconocieran.

“Los guías nunca llegaron para señalar a la gente. Estuvimos como 2 horas, de 7:30 a 9:30 p.m.  Estábamos regados por El Mirador y Vetas. Nos recogieron seleccionados, de la primera escuadra de (alias) Cordillera fuimos 20. Iban Cobra, Cordillera, Gringo, Toronja, Barbas, Chacal, Osito (Edilfredo Esquivel Ruiz), Gato, me parece que Niñito, Chamba, Roque y Madera.  Fuimos a Mata de Coco, donde estaba Camilo. Allá nos ordenaron que a los que señalaran los informantes, que iban encapuchados, había que matarlos. No sé si iban Saraguro y Carlos Cúcuta”.

Las verdaderas intenciones del ingreso a La Gabarra por parte de los ‘paras’ quedan esclarecidas cuando Piedras Blancas habla de Los Azules, el célebre grupo enviado por Salvatore Mancuso para que se encargara de todo lo concerniente al negocio de la droga. Este grupo se sabe que estuvo comandado por alias Marcos Gavilán (Roberto Vargas Gutiérrez), célebremente conocido por el asesinato de los jóvenes estudiantes de la Universidad de Los Andes Mateo Matamala y Margarita Gómez, en San Bernardo del Viento (Córdoba).

“Entramos 60 hombres a La Gabarra. También iba el grupo de Los Azules. Ellos venían de Córdoba. El comandante de ellos era Marcos; iban uniformados de azul y eran como 30 hombres que supuestamente se encargaban de la droga. Yo conocí  a Marcos, a Alex, Pocopelo, Jeringa y Computador. Ese grupo se la pasaba en Finca Bonita, que era una finca de un man que le decían El Policía”.

Falsos positivos para el Ejército
A la par de la masacre en La Gabarra, los paramilitares tuvieron tiempo de ‘ayudar’ al Ejército con unos falsos positivos que les permitieran demostrar resultados operacionales mientras ellos cometían sus crímenes sin ningún tipo de presión por parte de las autoridades.

En palabras de Piedras Blancas, fue alias Mauricio (José Bernardo Lozada Artuz), quien ordenó que recogieran de El Mirador a 4 muchachos para que los llevaran a Vetas, los uniformaran, les pusieran chalecos y proveedores y los dejaran a merced de los soldados “quienes les dispararon”.

Las víctimas fueron Néstor Alfonso Campos Sánchez, Alfonso Edier Álvarez Lara, Diomar Vargas Vera y uno más que no pudo ser identificado.

“Yo le quité un reloj a un muchacho que estábamos necesitando para prestar guardia. La idea era que la población creyera que nos estábamos dando plomo con el ejército. Los muchachos los trajeron del kilómetro 25 donde estaba Mauricio”.

Una vez cometido el crimen y mientras se replegaban, Cordillera tuvo tiempo de matar a garrote a un señor que quedó registrado como N.N. porque, supuestamente, era quien le avisaba a la guerrilla que los ‘paras’ iban subiendo por la carretera con dirección a La Gabarra.

Solo se salvaron dos mujeres y dos niños
En la madrugada del 15 de septiembre de 1999, sobre la vía que de Cúcuta conduce a Salazar de las Palmas, a la altura de la vereda Quebrada Seca del municipio de Santiago, El Iguano, junto a 7 de los hombres que integraban su escuadrón de la muerte, interceptó un vehículo en el que viajaban 10 personas.

A los ocupantes de la camioneta de placas BEI894 los obligaron a bajarse y les retuvieron sus documentos. Luego, apartaron a dos mujeres y dos niños que viajaban allí y procedieron a “tender en el piso boca abajo a Horacio Ovalles Álvarez, Jesús María Blanco Vergara, Luis Adán Rodríguez Vergara, Alberto Alexander Rojas Blanco, Víctor Ramón Parada Lizcano y Eliseo Rojas Manrique”.

A todos ellos, según el relato hecho por El Iguano, los mataron disparándoles en la cabeza y el cuerpo “a manera de ejecución, al ser señalados como integrantes del grupo subversivo del Eln”.

En la única casa que había en la zona, los paramilitares dejaron pintados grafitis que decían “llegamos para quedarnos”, “la guerra apenas comienza”, “sabemos todo y todos morirán Auc”.

En esta masacre participaron, además de El Iguano, Carlos Arturo Núñez,  alias Richard; los miembros de la banda Los Polleros William Ortiz (Ramoncito) y alias Valvulina; Manuel Antonio Combariza, alias Jorge Marinillo; Luis Alfonso Mora Serna, alias Manuel El Cuñado; Juan Carlos Pinedo Oviedo, alias Oviedo, y Diofre Llanos Duque, alias Ramazzoti.

‘Allá hay un poco de fosas’
En noviembre de 1999, Piedras Blancas fue testigo del asesinato de un joven ‘como de 14 años, blanquito, de 1,55 metros que fue señalado de ser guerrillero y braveó a Cordillera’.

El cuerpo del muchacho fue enterrado en Caño Guadua (Tibú), donde según este exparamilitar “hay un poco de fosas de las autodefensas. Yo enterré a un señor que era financiero de las Farc en El Suspiro y El Brandy. Chacal también sabe de fosas para el otro lado del río (Catatumbo)”.

‘Lo quemamos para que no oliera a feo’
En enero del 2000, cuando los hombres del Bloque Catatumbo se consolidaban en Tibú y sus alrededores, un joven identificado como Juan Ríos fue asesinado por la avanzada que lideraba alias Mauricio.
No conformes con matarlo, lo colgaron de un palo.

Piedras Blancas, que venía cuidándoles la espalda junto a otro grupo de paramilitares, halló el cadáver ‘guindado en un palo, en avanzado estado de putrefacción’. La única solución que se les ocurrió a estos hombres para paliar el olor que expedía el cadáver fue ‘prenderle candela para que no oliera a feo’.

Lo mataron a garrote
En la escuela de la vereda Morrofrío, en La Gabarra, Édgar Omar Galviz Melgarejo fue asesinado a garrote por un grupo de paramilitares que patrullaba el sector vistiendo prendas militares y brazaletes del Eln.

Según cuenta Piedras Blancas en el archivo al que tuvo acceso La Opinión, Galviz se encontró con un grupo de ‘paras’ que le obligaron a detener su marcha cuando se movilizaba en una mula. A estos les dijo que iba a ver otras mulas que tenía pastando más adelante. Los ‘paras’ lo dejaron ir.

Más adelante, cuando se encontró con los paramilitares que simulaban pertenecer al Eln, se identificó como miembro de esa guerrilla y les advirtió, sin saber que estos eran ‘paras’, que un grupo de las Auc estaba apostado en la escuela de Morrofrío.

“A Cordillera le informaron de lo sucedido y este ordenó que lo mataran a garrote”.

El indígena cuya muerte revolucionó a La Gabarra
El 29 de abril del 2000, el corregimiento de La Gabarra se alzó contra los paramilitares por culpa de la muerte del indígena Obed Dora Cebra.

En el relato hecho por Piedras Blancas sobre este suceso, se dice que fue por orden del comandante Camilo que se recogió al indígena sin que nadie se diera cuenta y se le llevó a la tropa que estaba en el kilómetro 60, donde lo esperaba alias Crispeta.

“Al desaparecer a este indio se revolucionó La Gabarra, incluso a mí me rodearon y casi me matan si no es porque saqué la pistola y disparé para lograr abrirme de ahí. Al teniente Castiblanco de la Policía le tocó hablar con alias Camilo para ver qué hacían. Camilo ordenó que lo desenterrara y lo dejara donde lo pudieran encontrar. Alias Madera me lo entregó, lo envolví en un plástico, lo monté en una chalupa y lo llevé hasta  Bocas de San Miguel, donde lo dejé en una playita frente a una casa”.

Hasta este lugar llegó el grupo de Cordillera disfrazado de guerrilleros, para hacerle creer a la gente que la muerte del indígena era culpa de la guerrilla.

“A este indio lo mataron porque Santos Ropero (Luis Carlos Ropero Díaz) lo señaló de ser colaborador de la guerrilla. Cordillera lo había tenido amarrado como tres días, lo soltó y le dijo que no podía volver a La Gabarra. Como el indígena volvió, por eso lo mataron”.

El escolta del alcalde de El Zulia dio la información
Un policía, escolta del exalcalde de El Zulia Juan Alberto Carrero (conocido por haber sido secuestrado por el Eln en el avión de Avianca donde también cayó el senador Juan Manuel Corzo), fue quien le dijo a los paramilitares que operaban en este municipio que José Antonio Rojas (barrendero del parque) y Miguel Ángel Castellanos, presuntamente tenían nexos con la guerrilla.

Los dos hombres fueron asesinados el 30 de julio y en sus muertes participaron, entre otros, El Iguano; Yesid López Alarcón, alias Gustavo 18; Wilmer Ruiz Cruz, alias Carpati y José Dagoberto Urango, alias Walter.

Los políticos de El Zulia que trabajaron con los ‘paras’
En septiembre del año 2000, Juan Ramón Jiménez fue asesinado por alias Perrito y Jeta Agüada. La muerte de Juan, según el testimonio de alias Charpas, un paramilitar que operó en El Zulia, fue ordenada por un concejal de ese municipio que tenía problemas con la víctima por unas tierras.

“El concejal, de apellido Bayona, habló con alias Walter (entonces comandante en El Zulia y quien posteriormente se volaría de este lugar con una plata que le robó a las Auc producto de una venta de droga) y lo indispuso con la víctima, acusándolo de ser homosexual y de tratar de corromper a menores”, escribió Charpas en el archivo.

Sin embargo, este paramilitar también comentó las reuniones que los ‘paras’ tuvieron con varios exalcaldes de este municipio y cómo uno de ellos llegó, incluso, a sugerir el asesinato de una mujer a la que conocían en este pueblo como ‘Martha La Peliona’.

Lo mandé a quemar
Alias Hernán (Armando Rafael Mejía Guerra) se hizo tristemente célebre en el país por ser el primer paramilitar que habló de la existencia de unos hornos donde sus hombres, mientras fue comandante en Villa del Rosario, incineraban a sus víctimas y las que le enviaban otros comandantes ‘paras’ del área metropolitana.

En el archivo al que tuvo acceso La Opinión la primera mención que se hace de estos hornos fue por el asesinato de Jorge Enrique Ruiz Carreño, ocurrida, según Hernán, el 24 de marzo de 2001.

Ese día, a Jorge lo llevaron a la parte alta del corregimiento de Juan Frío con la intención de ‘sacarle’ una información que, sin embargo, no se especifica. Alias Julio y Gonzalo (de quien no aparecen los nombres) fueron quienes lo asesinaron.

“Yo di la orden de quemarlo (…) luego se le avisó a Monsalve (quien recogía los muertos de los ‘paras’ en Villa del Rosario) para que fuera a recoger unos cadáveres. (Sin embargo) no se pudo recoger sino a uno porque el otro se deshacía. En la parte alta del trapiche (en Juan Frío) había un horno y para los lados de la finca La Carolina había otro”.

‘Lo matamos a piedra’
William Marino Wallens Villafane, un vigilante de Ecopetrol en Tibú, fue lapidado por alias Pantera (William Rodríguez Grimaldo), siguiendo órdenes de alias Mauro (José Bernardo Lozada Artuz, comandante de ese municipio). A Wallens lo había sindicado de ser guerrillero un ingeniero de Ecopetrol de apellido Chamorro, que le colaboraba a las Auc. Los hechos sucedieron el 29 de mayo de 2009.

Según Pantera, a Wallens lo esperaron a la salida de Ecopetrol hasta las 10 de la noche, pero este logró evadirlos. Más tarde fue interceptado y llevado hasta un callejón, junto a un potrero, donde lo mató a piedra en compañía de otro ‘para’ de apellido Bonilla. El cuerpo de Wallens fue enterrado en el mismo potrero donde murió, junto a la moto de su propiedad y que había sido picada.

Tres días: cinco mujeres asesinadas
Entre el 8 y el 11 de septiembre de 2001, cinco mujeres fueron asesinadas por los hombres de alias Hernán en las calles de Villa del Rosario. Se trata de Diana Paola Torres Hernández (asesinada el 8 de septiembre) y Yuldrary Manrique Carrillo, Eliana Bueno Hidalgo, Diana Paola Valdés Monsalve y Wendy Carolina Valdés Monsalve, asesinadas en un mismo hecho el 11 de septiembre.

Según el relato de Hernán, a la primera mujer la asesinaron porque salía con un joven sindicado de ser ladrón y pertenecer al Eln. Las otras cuatro mujeres fueron asesinadas porque, presuntamente, querían infiltrarse en las Auc que operaban en el municipio histórico para ‘cortarles el cuello’ a sus integrantes. Además, las acusaban de ser amigas de Jonathan Mogollón, un hombre con el que las Auc tenía conflictos en este municipio.

Hermana de un comandante de las Farc
Edinson José Baldovino Toro, alias Pérez, postulado al proceso de Justicia y Paz, contó en detalle cómo fue asesinada el 21 de diciembre de 2001, Orfelina Pérez Ureña, en el corregimiento de Luis Vero (Sardinata).

Ese día y siendo comandantes de la zona alias Tigre 7 y Gustavo 18, llegaron hasta la tienda que Orfelina tenía y se la llevaron, aduciendo que le vendía cerveza a la guerrilla y, quizás lo más grave, que era la hermana del comandante guerrillero de las Farc conocido como Flaminio.

Ese mismo día, junto a Orfelina, fueron asesinados otros dos jóvenes desmovilizados del Epl. Alias Pérez manifestó no saber qué pasó con los cuerpos de estas tres personas.

TOMADO DE:  Diario La Opinión: http://www.laopinion.com.co/demo/index.php?option=com_content&task=view&id=445020&Itemid=94#.U9aLKuN5M24

Por Jhon Jairo Jácome Ramírez y Karina Judex Balaguera, diario La Opinión

COYUNTURA INTERNACIONAL

Por: JulioCésar «Cuadernos de Reencuentro»

La sociedad y la naturaleza están en constante movimiento. Sus contradicciones permanentes y los hechos resultantes de este movimiento generan nuevos hechos. El sistema capitalista, sus injusticias y su sangre no son eternos. Al día de hoy el sistema capitalista y su máxima expresión, el imperialismo, han podido enseñorearse por el mundo entero con los destellos de su poder y chorreando sangre dondequiera que se encuentren. Ellos han podido contener expresiones ideológicas alternas, como el avance del socialismo y el comunismo; ellos han logrado dar respuestas a sus crisis económicas fundamentales, como fue la respuesta keynesiana en su momento y más recientemente con el modelo neoliberal. En el terreno político se han agotado todos los arboles que impedían ver el paisaje de horror del capitalismo: fracasó el embeleco del eurocomunismo y la socialdemocracia, fracasaron las teorías del fin de la historia y todos los palos que se le atravesaron a la realidad. Al imperialismo no le queda nada para ofrecerle a la humanidad, excepto sus guerras, sus armas, la sangre y la violencia. El capitalismo no puede ofrecer esperanzas, vida, bienestar, necesidades básicas. Capitalismo es igual a endeudamiento social de los países, es igual a guerra, es igual a derrumbamiento de las esperanzas espirituales de vida. En el avance de sus contradicciones solo puede proponer muerte. Prueba de esto es el genocidio que actualmente comete el estado de Israel y los Estados Unidos contra el pueblo palestino.

Una característica que ha marcado la realidad política, económica, social y militar del mundo en estos últimos años es la centralización del poder. El G8 ( Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia (temporalmente excluida por la crisis de Crimea) y dentro de este EE.UU como máximo exponente de este poderío, representando el centro de decisiones mundial. Esto ha llevado objetivamente a que la relación de los estados y las naciones giren alrededor del FMI (economía), la ONU y OEA (política operativa), La OTAN (militar), las ONG (social), la gran prensa internacional (Ideológico y cultural).

La pretensión imperialista de un mundo Unipolar, contrario a toda lógica, ha tropezado con la agudización de contradicciones al interior de las sociedades en todo el mundo y al interior del mismo bloque G8, en el cual los Estados Unidos llevaron a unos extremos tales de definición a sus miembros, que países como Rusia y China se han sentido asfixiados ante los niveles de presión. De hecho fue muy duro para ellos tener que guardar un silencio cómplice en casos como el de Libia, donde la OTAN y los Estados Unidos, como fuerza dominante, derrocaron un gobierno y sometieron miserablemente al pueblo libio (sin referencias otros dramas internacionales).

En los acontecimientos de Ucrania (golpe de estado de occidente el 22 de febrero de 2014 y hechos posteriores) con la anuencia de de la OTAN y los EE.UU, se derrocó al presidente de dicho país, Victor Yanukóvich.

«Inesperadamente» los acontecimientos dieron un giro ante la respuesta rusa, donde en un referéndum relámpago (pero necesario), Crimea decidió su pertenencia a la Federación Rusa, evento aceptado inmediatamente por Rusia.

Este hecho rompió la unidad del G8, y Rusia fue marginada inmediatamente de este organismo, el cual tampoco tiene ninguna garantía con China, la cual ha expresado veladamente sus temores con EE.UU y ha suscrito hace poco un acuerdo estratégico con los rusos en los terrenos militar y económico.

El perfil político, económico y militar de China, muestra un país en expansión, con una economía fuerte que a los ojos de los analistas políticos y económicos que han estado analizando las estadísticas, se prevee que a finales de este 2014 será la nueva potencia económica del mundo, superando a EE.UU.

El resto de países del G8, pertenecientes a la Unión Europea, presenta una gran dependencia económica de los rusos, ejemplo de esto es el gas. Tal evento no ha permitido en la coyuntura ucraniana, una independencia plena de Europa para filar con la la cúpula imperialista de los Estados Unidos.

China viene generando hace muchos años expectativas económicas y la mayoría de países del mundo quieren estar cerca de esta potencia. China ha venido generando una importante periferia en Asia, se han acercado de una manera importante a Rusia y tienen y tienen una incidencia en el desarrollo económico de los países de la nueva realidad latinoamericana.

El modelo político actual, dominante en el mundo no permite burguesías nacionales. Existe un orden jerárquico en el que las burguesías de todos los países funcionan obedeciendo las orientaciones de un centro, constituyéndose así un gran bloque denominado Burguesía Internacional, la cual funciona al unísono en el terreno político, económico, militar y mediático, convirtiéndose en una máquina implacable y criminal que aplasta sin misericordia cualquier excentricidad en su sistema.

Los pueblos del mundo han expresado su rechazo, sea desde las distintas racionalidades históricas, desde las respuestas espontaneas en contra de la opresión, represión y dominio de los poderosos, pero también y de una manera muy marcada desde el seno de las organizaciones revolucionarias de raíces socialistas y marxistas. Esta afirmación no solo es valida para los países donde las revoluciones socialistas no alcanzaron el poder, como en el caso latinoamericano, sino también en el seno de sociedades como la rusa y la china, donde las expresiones revolucionarias de corte de corte socialista y marxista han sobrevivido en la memoria popular y en los anhelos  de la intelectualidad marxista, que entiende claramente que las respuestas al modelo capitalista tiene que constituirse a partir de un modelo distinto como es el modelo socialista de corte marxista, no de corte capitalista.

Desde la caída del muro de Berlín, la revolución socialista en el mundo entró en una etapa de derrota estratégica, donde el imperialismo norteamericano, sombrío, violento, y sanguinario, continuó una tarea de genocidio mundial contra la izquierda socialista marxista y contra los demócratas en todos los rincones del mundo.

Hoy el eje internacional es el más importante en los análisis políticos. El imperialismo, en su lucha por la obtención de los recursos naturales, no ve países, sabe que allí tiene sus pedazos de burguesía internacional, y donde ve amenazadados sus intereses hay enemigos como en el caso de varios países latinoamericanos. En el caso de Venezuela, este país presenta un doble interés para el imperio, de un lado es una reserva estratégica de petroleo de la más importante a nivel mundial y de otro lado es un centro desde donde se expanden los aires de esperanza y libertad para latinoamerica y el mundo. En el cual el fortalecimiento político de su sistema y el avance cultural de este pueblo, ha permitido darle coherencia al 50% de su población y derrotar temporalmente el modelo de guerra de 4ta generación impuesta por el imperio norteamericano.

En latinoamérica se ha venido gestando un fenómeno bien interesante, después de la masacre imperialista en la región en contra del movimiento revolucionario de finales del siglo XX: una simbiosis entre elementos de los poderes estatales y el badén revolucionario, aún vital, dieron origen a una expectativa política regional, que «comenzó» a hablar del imperialismo norteamericano, de justicia, de soberanía, de socialismo, de revolución. Estos asomos se escucharon en Venezuela (Hugo Chavez), en Argentina (Nestor kirchner), en Bolivia (Evo Morales), en Ecuador (Rafael Correa), en Brasil (Lula Da Silva), voces que se sumaban a los hechos políticos de las revoluciones cubana y nicaragüense. Esta realidad devino de un proceso distinto del marcado por una dictadura proletaria, o de una dictadura democrático popular: No existiendo ninguna otra opción en lo inmediato que enfrentara al imperialismo norteamericano, se conformó un bloque que sin poder salirse del sistema capitalista, comenzó a enfrentar al poder imperial norteamericano. Los estados Unidos, en el marco de su devenir de destrucción inevitable, no ha podido comprender ciertas leyes de estas nuevas realidades y las ha enfrentado de una manera equivoca, provocando la generación de un nuevo bloque político, distante de su proceder. En el momento actual y dentro del marco concreto del neoliberalismo y del imperialismo, lo que ha pasado en latinoamerica es un evento revolucionario, en algunos casos con socialismos que no trascienden la hacienda capitalista, pero de una importancia tal para una expectativa revolucionaria marxista, que se convierte en una oportunidad que debe ser aprovechada en perspectiva. En este espectro latinoamericano pienso que las mayores y mejores oportunidades  están en Venezuela y en Bolivia y la importancia de no perderlo de vista es que si no se trasciende hacia un modelo socialista de corte marxista se corre el riesgo de que caiga un imperialismo y sea reemplazado por otro.  Las expectativas de este nuevo movimiento latinoamericano están determinadas por el desarrollo de las contradicciones a nivel mundial, y este es un momento favorable por el mal momento que atravieza el imperialismo y por el prometedor futuro en la unidad de nuevos bloques de poder: BRICS.

Por: JulioCésar «Cuadernos de Reencuentro»

—————————————————————————————————


Referencias:

Cooperación ruso-china es un fantasma para Estados Unidos: http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/05/21/cooperacion-ruso-china-es-un-fantasma-para-estados-unidos-video/#.U9ULyqP5fXM

 China destrona a EE UU como primera potencia: http://economia.elpais.com/economia/2014/05/03/actualidad/1399140952_251301.html

Francia desafía a sus aliados con la venta de buque de guerra a Rusia: http://online.wsj.com/news/articles/SB10001424052702304849304579604344212886318?tesla=y&tesla=y

Vicepresidente de la Comisión Europea se opuso a las sanciones contra Rusiahttp://actualidad.rt.com/economia/view/125570-comision-europea-oposicion-sanciones-rusia
 Del keynesianismo al neoliberalismo:paradigmas cambiantes en economía – http://www.ejournal.unam.mx/ecu/ecunam4/ecunam0407.pdf

 

GAZA

Dossier-Walter Martinez

Julio 22 de 2014

http://multimedia.telesurtv.net/web/telesur/#!es/video/dossier-265237

Julio 22 de 2014

http://multimedia.telesurtv.net/web/telesur/#!es/video/dossier-264750

 

RECOMENSADO:

Holocausto palestino

http://wp.me/p3Fa3t-y5

«DOSSIR» – Julio 18 de 2014

http://multimedia.telesurtv.net/web/telesur/#!es/video/dossier-264047

Pensamiento Zapatista. La escuelita

Ellos y Nosotros, VI. Las Miradas 6. Él Somos

Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

14 de febrero del 2013.

Para: las y los adherentes a la Sexta en todo el mundo.

De: Subcomandante Insurgente Moisés.

 El tiempo ya ha llegado y su momento también. Como esos tiempos que traen todos los seres humanos ya sean buenas o malas personas, un@ nace, llega y muere, se va. Son tiempos. Pero hay un otro tiempo, en que un@, puede decidir para dónde caminar, cuando ya es tiempo de ver el tiempo, o sea ya puedes entender la vida, de cómo debe ser la vida aquí en este mundo, que nadie puede ser dueño de lo que es el mundo.

Nosotros nacimos indígenas y somos indígenas, llegamos y sabemos que vamos de regreso, como es ley. Empezamos a caminar la vida y nos dieron de entender, que no andamos bien los indígenas, vimos de lo que les pasó a nuestros tatara-tatarabuel@s o sea los años 1521, los años 1810 y los años 1910, que siempre fuimos los usados y dieron sus vidas para otros subir al poder, para que de nueva cuenta nos vuelvan a despreciar, a robar, a reprimir, a explotar.

Y encontramos un tercer tiempo. Es el lugar donde estamos, ya llevamos un buen tiempecito caminando, corriendo y aprendiendo, trabajando, cayendo y levantando. Esto es tan grande porque un@ tiene que llenar su cinta para grabar, para reproducir después con más vidas de otros tiempos. Sí, a nosotros nos dejaron lleno nuestro morralito de cintas, aunque algunos ya no están. Queda quien sigue y así sigue lo que se sigue, y falta lo que falta, hasta llegar al final, y entrarle al otro trabajo de construcción, donde comienza otro nacimiento de otro mundo, donde ya no se permite que nos vuelvan a joder y que ya no haya olvido para nosotros los pueblos originarios, que ya no vamos a permitir, ya aprendimos. Queremos vivir bien en igualdad tanto en el campo y en la ciudad, donde pueblo del campo y la ciudad manden y obedece el que está en gobierno, y si no obedece para fuera y entra otro gobierno.

Sí, somos indígenas, trabajamos la madre tierra, sabemos manejar las herramientas para sacar los alimentos que da la madre tierra. Somos de varios pueblos con diferentes lenguas. Yo tengo el tzeltal como lengua madre, aunque también entiendo de tzotzil y chol, y aprendí la castilla en la organización, con mis compañeras y compañeros. Y ahora soy lo que somos y junto con mis compañeros he aprendido lo que queremos para lo que es vivir en un mundo nuevo.

. . . .
*

Porque creemos y confiamos al pueblo ya es hora de hacer algo frente a lo que tantos años hemos visto y vivido de los daños que nos han hecho y que padecemos, y que es hora de juntarnos el pensamiento e ir aprendiendo y luego trabajarlo, organizarlo. Que bien ya podemos hacerlo por tantas experiencias que ya tenemos y eso nos guía para ya no seguir las mismas formas de cómo nos tienen.

Mientras que no hacemos lo que es su pensamiento los pueblos, los pueblos no nos siguen. Y para no caer en los mismos errores, es sólo ver nuestros pasados. Construir algo nuevo que en verdad sea palabra y pensamiento y decisión y análisis, propuesta del pueblo, que sea estudiado por el pueblo y finalmente su decisión del pueblo.

Así como 10 años trabajamos en la clandestinidad, que no nos conocieron. “Un día nos conocerán”, nos dijimos y así hicimos los trabajos durante esos años. Así decidimos un día que es hora que nos conozcan. Ahora llevamos 19 años que nos conocieron, ustedes dirán si es malo o bueno lo que estamos haciendo. Mis compañer@s nos dicen que viven mejor con sus gobiernos autónomos. Ell@s se dan cuenta lo que es la verdadera democracia que hacen con sus pueblos y que no se hace la democracia cada 6 o cada 3 años. La democracia se da en cada pueblo, en asambleas municipales autónomas y en las asambleas de las zonas que hacen las Juntas de Buen Gobierno, y se hace democracia en la asamblea cuando se juntan todas las zonas que controlan las Juntas de Buen Gobierno, o sea la democracia se hace todos los días de trabajo en todas las instancia del gobierno autónomo y junto con los pueblos, mujeres y hombres. Tratan con democracia todos los temas de la vida, sienten de la democracia que es de ellas y ellos, porque ellos y ellas discuten, estudian, proponen, analizan y deciden al final sobre los temas.

Ellas y ellos nos dicen, preguntando, ¿cómo será de este país y de este mundo si nos organizáramos con los demás herman@s indígenas, y también con los herman@s no indígenas? El resultado es una gran sonrisa, como diciéndonos la alegría, porque los resultados del trabajo de lo que están haciendo, las tienen en sus manos.

Sí, así es, sólo quiere que nos organicemos los pobres del campo y la ciudad sin que nadie nos dirige más que nosotr@s mismos y los que los nombramos, no aquell@s que sólo buscan llegar al poder y que luego estando en poder nos mandan al olvido y luego llega otro aparentando que ahora sí, cambiarán de a de veras y siguen las mismas mañozadas. No van a cumplir, ya lo sabemos, ya lo saben, como que ya no vale esto de escribirles esto, pero lo real así nos tienen aquí en este país. Ya es muy desesperante y desgastantes, horribles.

Nosotr@s l@s pobres sabemos cómo es la mejor forma de vida la que queremos, pero que no nos dejan, porque saben que las vamos a desaparecer la explotación y los explotadores y la vamos a construir la vida nueva sin explotación. No nos va costar mucho saber, porque sabemos cómo debe ser el cambio, porque todo lo que hemos padecido quiere cambio. Las injusticias, los dolores, las tristezas, los maltratos, las desigualdades, las malas manipulaciones, las malas leyes, las persecuciones, las torturas, las cárceles y muchas otras casas malas que padecemos, sabemos bien que no vamos a repetir cosas que nos vamos a hacernos el mismo mal. Como decimos acá l@s zapatistas, si nos equivocamos, pues seamos buen@s para corregir de nuevo, no como ahora, que un@s la cagan y otr@s las pagan, o sea los que la cagan ahora son l@s diputad@s, senador@s y los malos gobiernos del mundo, y los pueblos las paga.

No se necesita mucho estudio, ni se necesita saber hablar buena castilla, ni se necesita saber mucho leer. No estamos diciendo que no sirve, sino lo suficiente para el trabajo, sí sirve porque nos ayuda para trabajar en orden, o sea es una herramienta de trabajo para comunicarnos. Lo que estamos diciendo, es el cambio, nosotr@s sabemos hacer el cambio, no se necesita que alguien salga haciendo su campaña, para decirnos que él o ella va ser el cambio, como si fuera que nosotr@s l@s explotad@s no sabemos cómo será un cambio que queremos. ¿Sí me entienden, herman@s indígenas y pueblo de México, herman@s indígenas del mundo, herman@s no indígenas del mundo?

Así que herman@s indígenas y no indígenas pobres, éntrenle a la lucha, organícense, diríjanse entre ustedes, no se dejen dirigirse o vean bien a los que quieren ustedes que los dirige, que hagan lo que deciden ustedes y verán que las cosas va agarrando camino parecido a como estamos nosotr@s l@s zapatistas.

No dejan de luchar, así como los explotadores no nos dejarán de explotar, sino llegar hasta el final, o sea el fin de la explotación. Nadie la va a hacer por nosotr@s, más que nosotr@s mism@s. Nosotr@s tomemos la rienda, tomemos el volante y llevemos nuestro destino a donde queremos ir, vayamos a que el pueblo manda. Ahí sí, el pueblo es la democracia, el pueblo se corrige y sigue. No como ahora, que 500 diputados y 228 senadores los que la cagan, diputad@s y senadores(as) y millones los que la sufren la peste y lo tóxico que lleva a la muerte, o sea los pobres lo sufren, el pueblo de México

Herman@s obrer@s l@s tenemos presentes y tod@s l@s demás trabajador@s, tenemos el mismo olor de sudor de trabajarle a l@s explotadores (as). Ahora que están abriendo la puerta mis compañer@s zapatistas, si nos entendieron, éntrenle a la Sexta y conozcan el gobierno autónomo de nuestr@s compañer@s del EZLN. Y así, si nos entendieran también nuestr@s herman@s indígenas del mundo y también a l@s herman@s no indígenas del mundo

Somos l@s principales productores de la riqueza de l@s que ya son ric@s, ¡basta ya!, sabemos que hay otr@s explotad@s, también queremos organizarnos con ell@s, luchemos por este pueblo de México y el mundo, que es nuestro, no de los neoliberales.

Herman@s indígenas del mundo, herman@s no indígenas del mundo, pueblos explotad@s. Pueblos de América, pueblos de Europa, pueblos de África, pueblos de Oceanía, pueblos de Asia.

Los neoliberales son los que quieren ser patrones en el mundo, así lo decimos nosotr@s, o sea los quieren convertir en sus fincas todos los países capitalistas. Sus capataces son los gobiernos capitalistas subdesarrollados. Así nos van a tener, si no nos organizamos tod@s l@s trabajadores.

Sabemos que en el mundo hay explotación. No nos debe distanciar la distancia en que nos encontramos de cada lado de nuestro mundo, nos debemos acercarnos, uniendo nuestros pensamientos, nuestras ideas y luchar por nosotr@s mism@s. Ahí donde están hay explotación, padecen lo mismo como nosotr@s. Sufren represión al igual que como nosotr@s. Los están robando, al igual que como a nosotr@s que nos están robando de hace más de 500 años. L@s desprecian, al igual que a nosotr@s nos siguen despreciando. Así estamos, así nos tienen y así vamos a seguir si no nos agarramos de la mano de un@ a otr@.

Razones nos sobran para nuestra unión y hacer que nazca nuestra rebeldía y defendernos ante esta bestia que no quiere quitarse de encima nuestro y nunca se va a quitar si no la hacemos nosotr@s mism@s.

Aquí en nuestras comunidades zapatistas, con sus gobiernos autónomos en rebeldía y con su unión de l@s compañer@s lo están enfrentando día y noche al capitalismo neoliberal y estamos dipuest@s a lo que sea, a lo que venga y como sea.

Hechos están, así están organizad@s l@s compañer@s zapatistas. Sólo se necesita decisión, organización, trabajo, pensamiento y poner en práctica y así ir corrigiendo y mejorando sin descansar, y si se descansa es para juntar fuerza y seguir, el pueblo manda y gobierno obedece. Sí se puede, herman@s pobres del mundo, aquí está el ejemplo de sus herman@s indígenas zapatistas de Chiapas, México.

Ya es hora que realmente hagamos el mundo que queremos, el mundo que pensamos, el mundo que deseamos. Nosotr@s sabemos cómo. Es difícil, porque hay quienes no quieren y precisamente son quienes nos tienen explotad@s. Pero si no lo hacemos, será más duro nuestro futuro y nunca habrá la libertad, jamás. Así lo entendemos nosotr@s, por eso l@s estamos buscando, queremos encontrarnos, conocernos, aprendernos de nosotr@s mism@s. Ojala pudieran llegar y si no, buscaremos otras formas de vernos y conocernos.

Aquí los estaremos esperando desde esta puerta que me toca cuidar, para poder entrar a la escuela humilde de mis compañer@s que quieren compartir lo poco que hemos aprendido, para ver si les va servir allá en sus lugares de trabajo donde viven, que estamos seguros los que ya le entraron a la Sexta, sí vendrán, o no, pero como quiera se entrarán en la escuelita donde explicamos de cómo es la libertad para l@s zapatistas, y así ver nuestro avance y nuestras fallas que no las escondemos, pero directo con los mejores maestros que hay, que sea los pueblos zapatistas.

Es humilde la escuelita, como humilde la empezamos, pero que ahora para l@s compañer@s zapatistas, ya es libertad para hacer lo que quieren y como la piensan de una vida mejor. Cada vez la están mejorando, porque la ven la necesidad y que además la práctica que hacen es la que demuestra de cómo mejorar, o sea la práctica es la mejor forma de trabajar para mejorar. La teoría nos da idea, pero la que da forma, es la práctica, el cómo gobernar autónomamente.

Es como por ahí hemos escuchado que dice: “Cuando el pobre crea en el pobre, ya podremos cantar libertad”. Solo que eso, no sólo lo hemos escuchado, sino que la estamos haciendo en la práctica. Ese es el fruto, que quieren compartir nuestr@s compañer@s. Y sí, es la verdad, porque cuánto ha hecho las maldades en contra nuestra los malos gobiernos, que no ha podido y no la va poder jamás destruir, porque lo que está construido es del pueblo, para el pueblo y del pueblo. Los pueblos lo defenderán.

Es mucho lo que les puedo decir, pero no es lo mismo, que l@s escuchen, que l@s vean o que l@s miren y que si tienen pregunta en viva voz les contesten mis compañeros y compañeras bases de apoyo. Aunque con dificultad les contesten por la castilla, pero la mejor contestación es su práctica de l@s compañer@s, que están a la vista y que la están viviendo.

Es chiquito lo que estamos haciendo, pero será muy grande para los pobres de México y del mundo. Así como somos muy grande, o sea much@s somos l@s pobres de México e igual en el mundo y que necesitamos construir nosotr@s el mundo que vivamos. Se ve cómo es todo lo contrario, cuando es los pueblos que se ponen de acuerdo, que cuando es un grupo que dirigen y no los pueblos se ponen de acuerdo. Se ha entendido verdaderamente, lo que es representar, ya se sabe cómo llevar en la práctica, o sea los 7 principios del mandar obedeciendo.

Ya se ve el horizonte, de cómo es, según nosotr@s lo que es un nuevo mundo y qué bien lo podrán ver y aprender y hacer nacer el mundo diferente que ustedes se imaginen allá donde viven, compartirnos las sabidurías y crear nuestros mundos diferentes de como nos tiene ahora. Queremos vernos, escucharnos que es muy grande para nosotr@s, nos ayudaría a conocernos de otros mundos y el mejor mundo que queremos.

Organización se necesita, decisión se necesita, acuerdo se necesita, luchar se necesita, resistencia se necesita, defenderse se necesita y trabajar se necesita, práctica se necesita. Si falta algo más, hay agreguen ustedes compañeros y compañeras.

Bueno, por ahora, aquí nos estamos poniéndonos de acuerdo de cómo va a ser la escuelita para ustedes, a ver si va a haber espacio. La cosa es que estamos preparándonos. Y que todo el compañero o la compañera que quiera y que invitemos, lo pueda mirar y sentir y aunque no pueda venir hasta acá, ya lo pensamos la forma de cómo hacer.

L@s estamos esperando compañeras y compañeros de la Sexta. Nos estamos preparando para recibirlos, cuidarlos y atenderlos como sus compañer@s que somos, como nuestr@s compañer@s que son. Y también para que nuestra palabra llega en su oído de l@s que no puede venir a nuestra casa, pero nosotr@s vamos con su ayuda de ustedes. Y claro les decimos que tal vez va a tardar, pero que, como dicen nuestro hermano pueblo Mapuche, una, diez, cien, mil veces venceremos, siempre venceremos.

Y ya para terminar, y que les siga platicando el compañero Subcomandante Insurgente Marcos lo que es su turno y nos vamos a ir turnando él y yo para explicarles todo, pues ahora les toca verlo ustedes que, aunque ya tengo años haciendo este trabajo, ésta es la primera vez que me toca firmar públicamente así como aquí les pongo y es…

Desde las montañas del sureste mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional.

Subcomandante Insurgente Moisés.

México, Febrero del 2013.

 

  

“ACTA DE LA REVOLUCION DEL 20 DE JULIO DE 1810″

https://cuadernosdereencuentro.wordpress.com/2013/07/20/acta-de-la-revolucion-del-20-de-julio-ce-1810/

Cuando la muerte te escribe tres veces

TOMADO DE SEMANA.COM

11 de julio de 2014

Por Joaquín Robles Zabala

Bastaron cuatro artículos que recuerdan el prontuario criminal del ‘Gran colombiano’ para que las amenazas de muerte no se hicieran esperar. “Te vamos a pelar, hijueputa”, fue la sentencia del matón que envió esta semana un mensaje a mi correo.

Cuando la muerte te escribe tres veces .

Toda guerra deja ver el lado más oscuro, degradante y tenebroso del ser humano. Deja ver su instinto más salvaje y saca a flote los sentimientos primigenios de la venganza y el odio. En un conflicto bélico, dudo mucho que haya ganadores aunque nunca falta el culebrero. En Colombia, esta larga guerra de la que apenas estamos reconociendo su existencia –aunque lleva más de 50 años–  ha dejado un poco más de trescientos mil muertos y dos millones de familias sin hogares y cuatro millones de desplazados.
Solo entre 1980 y 2012, según un informe del Centro Nacional de Memoria Histórica, se llevaron a cabo a lo largo y ancho del territorio nacional 1.900 masacres, de las cuales 1.166 fueron realizadas por paramilitares, 343 por grupos guerrilleros, 295 por desconocidos, 158 por agentes del Estado y 20 se le atribuyen a esa alianza macabra entre miembros de las Fuerza Pública y grupos al margen de la ley.
En ese mismo periodo perdieron la vida 23.161 personas en la modalidad de asesinatos selectivos. Entre los caídos encontramos una larga lista de periodistas, defensores de los Derechos Humanos, comerciantes, docentes universitarios, ganaderos, miembros de la Fuerza Pública y un largo número de personas cuyo único error fue haber estado al lado del objetivo, o cruzando la calle, a la hora en que los pistoleros desataron la balacera. Del extenso listado, 8.903 se les atribuyen a los hombres de Carlos Castaño y compañía, 6.000 a grupos desconocidos, 3.899 a las guerrillas de las Farc y ELN y 2399 a miembros activos de las Fuerza Pública.
Los atentados terroristas, 95 en total, dejaron un saldo de 1.566 muertos, de los cuales 77 se atribuyen a las guerrillas, 16 a grupos desconocidos y 4 a paramilitares. Las amenazas contra la integridad física de los comunicadores son sin duda las más altas en los últimos 10 diez años. Desde 1977, según la Fundación para la Libertad de Prensa en Colombia, FLIP, han sido asesinados 142 periodistas y solo 19 casos se han investigados. Asimismo, se han denuncias 124 violaciones al ejercicio de la comunicación periodística, las cuales se resumen en amenazas explícitas, agresiones físicas y obstaculización del trabajo de los profesionales de la comunicación.
En los últimos tres años, según la misma fundación, fueron asesinados 39 comunicadores y un poco más de cuarenta recibieron disparos contras sus carros, casas u oficinas. Las amenazas se incrementaron en un cincuenta por ciento y la estampida hacia el exterior no se hizo esperar. El hecho más reciente, y que recibió la atención de todos los medios de comunicación de país y un pronunciamiento del presidente Santos, fue el atentado contra Ricardo Calderón en mayo de 2013, cuando fue interceptado en la vía que comunica a Ibagué con Bogotá y su automóvil recibió varios impactos de bala.
Pero el atentado contra la integridad física del periodista de la revista SEMANA es apenas uno de varias docenas que se producen cada año en el país. No olvidemos que hace un poco más de una década, Orlando Sierra Hernández, subdirector del diario La Patria de Manizales, fue baleado por un sicario y se convirtió en el periodista número 96 en ingresar a esa fatídica estadística. O el de Jaime Garzón, quien fuera asesinado el 13 de agosto de 1999 por un sicario de Carlos Castaño, una mañana temprano cuando se dirigía a su sitio de trabajo.
Los que han contado con suerte y han salido ilesos, se han visto en la necesidad de abandonar el país y buscar refugio al otro lado del océano. Para un grupo de periodistas exiliados en España y Francia, con quien me he mantenido en contacto, lo triste –y aquí voy a ser literal– no es que unos mafiosos que fungen de políticos te amenacen de muerte. Lo verdaderamente triste de este asunto es que sean las mismas autoridades, encargadas de investigar de dónde proceden las amenazas, las que te recomienden salir del país porque ellos no pueden garantizarte la vida.
Hasta hace unos días, esa situación me parecía ajena, algo semejante a esas enfermedades catastróficas de las cuales nos creemos inmunes. En este mismo espacio, el 14 de junio, la revista SEMANA publicó un artículo mío que llevaba por título ‘El miedo que inspira Álvaro Uribe’, cuyo tema giró en torno a unas declaraciones en las que Virginia Vallejo desmiente al ‘Gran colombiano’ y asegura que la relación de Escobar Gaviria y el exmandatario iba más allá de una relación comercial y que ambos solían llamarse con frecuencia. Esa misma noche encontré una nota en mi correo, firmada por un tal David que  sentenciaba: “Por eso es que los matan”.
La segunda amenaza trajo una copia del artículo titulado “No discutas con un ubirista, regálale un libro”. El matón que escribía esta vez no solo me recordaba que era “un negro hijueputa”, sino que cambiara de tema porque estaba metiéndome “con el mejor presidente que ha tenido el país”. La tercera llegó esta semana, escrita en mayúscula sostenida y adornada con signos de admiración: “¡TE VAMOS A PELAR, HIJUEPUTA!”.
No voy a negar que sentí temor. Esa misma tarde pasé por la Fiscalía y lo puse en conocimiento del fiscal de turno. De regreso a casa, ya calmado, me senté frente al computador y le respondí al matón: “Bastaron cuatro artículos sobre la vida criminal del ‘Gran colombiano’ para que las amenazas de muerte no se hicieran esperar. Por favor, envíame otra”. Esto último me lo sugirió el fiscal con quien poco antes me había entrevistado.
***
Fe de erratas: En mi artículo anterior, “El narcotraficante número 82”, se puede leer en el sumario “Consejo de Estado de los EE.UU.”, cuando en realidad fue el Departamento de Estado de los EE.UU. el que elaboró la famosa lista de 1991 que incluye a Álvaro Uribe Vélez como uno de los narcotraficante más peligrosos del planeta. Errare humanum est. Les dejo los enlaces de la Agencia de Seguridad Nacional, NSA, por sus siglas en inglés. No faltará el defensor del sociópata  que afirme que esto es solo un montaje que pretende dañar su imagen, como si aún quedara algo de su tenebrosa imagen por develar.
En Twitter: @joarza
Email: robleszabala@gmail.com
*Docente universitario.

NACIONALISMO POPULAR

Colombia: El MOIR, nacionalismo popular y movimiento democrático

Colombia: El MOIR, nacionalismo popular y movimiento democrático

 

Escrito por  Fernando Dorado

A pesar de todos los esfuerzos reaccionarios y retrógrados de la oligarquía colombiana, el pueblo colombiano ha empezado a reaccionar. Un movimiento democrático por la Paz y la Democracia está aflorando a la superficie.

EL MOIR, NACIONALISMO POPULAR Y MOVIMIENTO DEMOCRÁTICO

Popayán, 11 de julio de 2014

En anterior artículo hicimos la siguiente afirmación: La naturaleza de clase del MOIR se transformó con el tiempo. De ser un proyecto de partido del proletariado, se convirtió en el “ala de izquierda” de la burguesía agraria. Hoy es un partido burgués.[1]

Para fundamentar esa tesis nos comprometimos a explorar la formación ideológica y política de esta organización. Hacerlo, implica reconstruir la vida no sólo de esta agrupación partidaria sino de toda la nación. Trataremos de hacerlo en forma sintética y clara. Esperamos lograrlo.

Debo aclarar que no he sido militante del MOIR. Reconozco – con orgullo y grata valoración – que tengo grandes amigos moiristas y recibí la influencia de la crítica de “Pacho” Mosquera a lo que él denominó “guerrillerismo guevarista”. Compartí su vertical posición de utilizar en forma revolucionaria las elecciones para educar y organizar las masas populares cuando la abstención hacia carrera entre las fuerzas de izquierda.

Determinismo económico y formación nacional

Las naciones latinoamericanas tienen un origen diferente a las naciones europeas. Allá, especialmente en Inglaterra y Francia, las burguesías en lucha contra el feudalismo construyeron los Estados nacionales. Su objetivo era darle viabilidad al mercado capitalista. Fueron verdaderas revoluciones burguesas en las que los trabajadores hicieron enormes sacrificios pero aún no tenían la suficiente preparación y organización para ir más allá. Las revoluciones de 1830, 1845 y 1871 (Comuna de París) fueron intentos derrotados por avanzar hacia la reivindicación social. La revolución política fue controlada por el capital.

Por el contrario, las precarias naciones latinoamericanas surgieron del desmembramiento de tres grandes reinos que los españoles conformaron en América. Esos reinos americanos los construyeron en alianza con las élites derrotadas indígenas en los territorios de los tres grandes imperios que existían antes de su llegada. Así organizaron la Nueva España con los aztecas en México, la Nueva Castilla con los incas (aymará-quechuas) en Lima-Perú y la Nueva Granada en Bogotá-Colombia con los muiscas-chibchas. Los nuevos países que aparecieron luego surgieron de la fragmentación de esos virreinatos y son naciones todavía en construcción. Sus pueblos lo hacen actualmente enfrentando tanto al poder imperial estadounidense y europeo como el dominio de las oligarquías entreguistas que no están interesadas en un desarrollo autónomo y propio.

A principios del siglo XIX los encomenderos españoles y sus herederos criollos – todos con espíritu terrateniente y semi-feudal – fueron organizando diversas “repúblicas” con la ayuda del imperialismo inglés, que estaba interesado en concertar con las dirigencias “nacionales” una serie de acuerdos para impulsar procesos productivos adecuados a sus necesidades. Así lograron construir unas economías de enclave para cultivar y producir cereales (trigo, cebada), azúcar, ganado, quina, tabaco, café, cacao, añil, guano, caucho, etc., y a la vez, garantizarse un mercado cautivo para sus inversiones y productos manufacturados, además de asegurar el acceso a la extracción de minerales como oro, platino y plata. Más adelante esa función intervencionista la asumió el imperialismo estadounidense.

Por ello, aplicar los principios de Lenin sobre la “cuestión nacional”, desarrollados en lo fundamental a partir de las concepciones marxistas surgidas de la realidad europea, pueden ser un buen intento para comprender las particularidades de América Latina, pero tenían que haber sido re-pensados y re-creados, entendiendo que en esta parte del mundo las “burguesías nacionales” no surgieron de un proceso de acumulación originaria del capital, sino que nacieron atadas a la propiedad gran terrateniente y a la intervención imperialista.

Es así como el determinismo económico que desarrollaron los herederos de Marx y Lenin, con base en una interpretación errada del postulado de Engels de que la “infraestructura económica determina en última instancia a la superestructura política e ideológica de una sociedad”, llevó a que los revolucionarios latinoamericanos – en vez de investigar y conocer con precisión científica nuestra propia realidad –, asumieran conceptos elaborados para otros procesos históricos, como ocurrió con el MOIR y otras agrupaciones políticas que importaron la fórmula de la “Revolución de Nueva Democracia”, en donde una supuesta burguesía nacional ocuparía un lugar preponderante en esa lucha.

Ello impidió que el marxismo latinoamericano se hubiera desarrollado con base en el conocimiento de nuestra propia realidad. Los aportes de los socialistas latinoamericanos autóctonos (José Martí, José Carlos Mariátegui, Rafael Uribe Uribe, Tomás Uribe Márquez, Jorge Eliécer Gaitán y otros) quedaron anulados y fueron barridos por las interpretaciones deterministas y economistas que se impusieron en el Partido Comunista de la Unión Soviética PCUS después de la muerte de Lenin. Es una herencia que todavía nos limita la visión y nos conduce por el camino del dogmatismo y la unilateralidad.

No es el desarrollo lineal del capitalismo el creador de las naciones latinoamericanas. Por el contrario, es el colonialismo y neocolonialismo imperialista el inventor de estas falsas republiquetas y el sostén de unas burguesías anti-nacionales, lumpescas, parasitarias, entreguistas, de naturaleza comercial y burocrática, que sólo han empezado a convertirse en una “burguesía transnacionalizada” a finales del siglo XX y principios del XXI, pero sin liberarse de sus características compradoras. Ese colonialismo y neo-colonialismo imperial ha impedido a nuestros países consolidar una fuerte base económica y un verdadero mercado interno. Además, la diversidad de pueblos originarios, traídos y surgidos (indios, negros, blancos y mestizos) constituyen también la materia prima de una identidad variopinta que está en desarrollo. Sólo la constitución de una Patria Grande Latinoamericana – como fue el sueño de los Libertadores (Miranda, Bolívar, Sucre, San Martín, Morazán, Artigas, O’Higgins y otros) – podrá ser la herramienta para lograr una verdadera soberanía y autonomía en el futuro.

Francisco Mosquera – fundador del MOIR – se acercó a la solución del problema. Identificó la existencia de una “burguesía nacional” en lo económico, pero al no insistir lo suficiente sobre los orígenes terratenientes e imperiales de esa burguesía, le adjudicó cualidades revolucionarias (anti-imperialistas) que no podía tener, y ocultó – seguramente sin querer – su carácter profundamente reaccionario que hoy se expresa no solo en Colombia sino en toda Latinoamérica. Hoy esa gran burguesía transnacionalizada se unifica a nivel continental (Alianza del Pacífico y “Tercera Vía”) para impedir la consolidación de la Patria Grande. Concierta, como lo hace con el imperio, una estrategia para quebrar el proyecto bolivariano y bajo el liderazgo de Santos, impulsa una ofensiva contra los procesos nacionalistas-democráticos que inspiran los pueblos latinoamericanos.

Así – con este breve recuento –, podemos entender como el determinismo económico sirvió de base ideológica para sustentar la existencia de una “burguesía nacional” supuestamente anti-imperialista, que no ha existido en los hechos, y que si en algunos países ha impulsado algunas tareas democráticas como las tímidas reformas agrarias, las leyes plurinacionales o la aprobación de Constituciones “progresistas”, lo ha hecho obligada por las circunstancias, presionada por la rebelión y movilización popular. Sin embargo, esa vacilante y débil burguesía da inmediatamente varios pasos atrás, asume posiciones contra-revolucionarias y no duda en entregarse al poder imperialista para mantener su hegemonía oligárquica.

Esa posición determinista y economista es la herencia que hoy lleva a la dirigencia “moirista” a identificar sus banderas políticas con los intereses de la burguesía agraria. Con la consigna de la “defensa de la producción nacional”, pasa por encima de intereses de clase y coloca la lucha por subsidios – que pagan en lo fundamental los trabajadores y las clases medias – como el eje principal de esa política. En ese propósito el MOIR utiliza en forma retórica la lucha contra los TLCs como se comprobó en los paros agrarios de 2013 y 2014 y a la vez se niega a aliarse con los campesinos para luchar contra el gran latifundio.

Tampoco aparece en su programa de acción (“dignidades”), la lucha por la industrialización de nuestras materias primas y por apropiarnos de la comercialización internacional de los productos procesados, única forma de liberar a los productores directos de la explotación que hacen las corporaciones transnacionales. Sabemos, por ejemplo, que las grandes procesadoras y comercializadoras de café (Starbucks, Nestlé, etc.) son las que se quedan con las inmensas ganancias de la venta de la taza de café al consumidor en Europa, EE.UU. o Japón. Así mismo, poderosas empresas transnacionales obtienen pingües beneficios con el procesamiento y/o comercialización internacional de nuestro petróleo, minerales, banano, flores, etc., lo que implica que la lucha por soberanía y autonomía nacional pasa por la transformación industrial de esas materias primas, que debe ser realizada por grandes y poderosas cooperativas de productores que estamos en mora de organizar.

La formación nacional y otros factores no capitalistas

En América Latina han jugado otra serie de factores “no capitalistas” en la formación – aún parcial y limitada – de las naciones. Las herencias étnico-culturales del período pre-colombino, la diversidad de los legados europeos, las formaciones socio-económicas y culturales que aparecieron durante la época colonial debido a situaciones geográficas y otros factores, y los entrelazamientos entre disímiles desarrollos históricos autóctonos (economías indígenas, negras, mestizas, campesinas, artesanales, populares), permitieron que los nuevos países que se fueron configurando adquirieran características particulares que hoy le dan identidad a cada una de las naciones latinoamericanas.

El capitalismo impuesto por las necesidades imperiales adquiría en estos países su propia dinámica y ayudaba a moldear las nuevas naciones pero sin ser el único factor. En unos países ese imperialismo se enfrentaba a la fuerte resistencia de pobladores nativos o “traídos” que habían desplegado en forma temprana una fuerte “conciencia territorial” debido a desarrollos particulares y hasta especiales (Haití, Jamaica, Cuba, Nicaragua). En otros países, en donde la población natural había estado dominada por los imperios pre-colombinos (aztecas, incas, muiscas), las metrópolis modernas refuerzan una especie de “cortesanismo criollo” que se apoyaba en la servidumbre familiar, en fuertes lazos sociales surgidos del mestizaje y en un temprano clientelismo que se forjó principalmente en los centros económicos y administrativos de los reinos españoles y portugueses.

De igual manera las nuevas corrientes migratorias de finales del siglo XIX y de las posguerras mundiales del siglo XX, ayudaron a configurar las diferencias entre los diversos países. Así, tenemos a los países del Cono Sur (Argentina, Uruguay y Chile) en donde una burguesía moderna se desarrolló con cierta fuerza; a los países andinos (Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia) en donde una débil burguesía mantiene lazos estrechos con los grandes terratenientes sin lograr avanzar hacia la “modernidad”; las naciones centroamericanas en donde los EE.UU muy rápidamente se impusieron a sangre y fuego; y un México, en donde una burguesía comercial intentó una revolución nacional que más tarde produjo una casta burocrática que a finales del siglo XX sucumbió al poder imperialista de los EE.UU.

Caso aparte y muy particular han sido Venezuela, Brasil y Paraguay. La primera con su enorme potencial petrolero siempre se destacó por contar a su interior con pueblos indígenas y negros (caribes-cimarrones-llaneros) de gran carácter libertario que se encontraron con una burguesía comercial progresista que los apoyó y utilizó desde antes de la independencia de España. En el caso de Brasil, el hecho de haber sido una colonización portuguesa con base en población africana y europea, le dio carácter de una gran nación unificada en torno a la herencia lusitana y en parte afro, y le permitió a la burguesía brasileña construir una economía capitalista apoyada sobre relaciones esclavistas que perduraron hasta finales del siglo XIX, y mantener una relativa autonomía frente a los poderes imperiales. La situación de Paraguay es la clásica supeditación de una débil burguesía al fuerte poder terrateniente que se constituyó sobre la base de la esclavización del pueblo guaraní (pueblo “sometido” anteriormente al imperio inca).

Esas particularidades eran desconocidas por nuestros revolucionarios izquierdistas del siglo XX. No se había profundizado en el conocimiento de nuestras realidades complejas. Las fórmulas copiadas de otras revoluciones fueron la salida inmediata. Por ello es que no se reconoce por parte de la izquierda tradicional la existencia de un “nacionalismo popular no burgués”. Es la razón por la cual movimientos de nuevo tipo como el Movimiento 26 de julio en Cuba, los Sandinistas en Nicaragua, el Movimiento Quinta República en Venezuela, el Movimiento 19 de abril en Colombia, más enraizados en nuestra historia latinoamericana, han logrado conectar con el pueblo dándole una dimensión revolucionaria a aspectos nacional-culturales como el cristianismo sincrético, la cultura mágica, la identidad étnica, el caudillismo popular, la resistencia y el levantamiento armado y otros aspectos propios y particulares de nuestros pueblos mestizos.

Nuestro MOIR es ajeno a esos ejercicios. Para sus dirigentes son veleidades pequeño-burguesas. El único nacionalismo que reconocen es el atado a la existencia de una “burguesía nacional”. No pueden explicarse los nacionalismos populares y por lo tanto no pueden conducirlos. No cuadran dentro de su esquema “marxista” y por ello, reaccionan a la defensiva. Es su tragedia compartida con otras agrupaciones de izquierda influidas por concepciones “euro-céntricas”.

El nacionalismo popular y su versión uribista

En Colombia el nacionalismo fue convertido por la extrema derecha en un “patrioterismo reaccionario” para detener el desarrollo del movimiento democrático. Los errores de nuestra izquierda armada y desarmada, le han facilitado esa tarea. Uribe consiguió ubicar como principal enemigo de la nación a las FARC y al proyecto “castro-chavista” como una amenaza latente para el país. Ese trabajo ideológico le ha reportado importantes resultados políticos.

Uribe – apoyado por estrategas de origen izquierdista – logró entender las esencias del “nacionalismo popular” y ha tratado de explotar sus aspectos negativos. La necesidad y el papel preponderante del caudillo, el “autoritarismo comunitario” como sustitución de la falsa democracia, la religiosidad, el fanatismo, la simbología patriotera, han sido puestos al servicio de un proyecto totalitario que tiene connotaciones fascistas con singularidades tropicales. Esa combinación ideológica aborda creativamente la enorme confusión que vive nuestro pueblo y pretende dirigir la emotividad popular hacia la irracionalidad y la guerra.

Incluso, amplios sectores populares identifican a Uribe como un político anti-oligárquico. Representar a la burguesía agraria, recoger liderazgos regionales, tratar de ocultar sus estrechos vínculos con los grandes terratenientes, su apoyo a los paros agrarios – canalizado políticamente por Zuluaga con la connivencia e ingenuidad del MOIR – le permiten posar como el principal opositor a Santos. Su estilo populachero, su capacidad histriónica, su defensa de la nacionalidad frente a supuestas amenazas de Venezuela y Nicaragua, hacen parte de un entramado teatral bien pensado y magistralmente ejecutado. Es por ello que intelectuales como William Ospina llegan a confundirse.

No entender las particularidades de un “nacionalismo popular” que puede ser moldeado por las diferentes clases sociales en confrontación, ha sido un descomunal limitante que nos ha impedido jugar en un terreno que requiere de creatividad e imaginación. Nuestros esquemas mecanicistas han sido una enorme carga que nos paraliza e impide actuar en consecuencia.

El nacionalismo popular y el movimiento democrático

A pesar de todos los esfuerzos reaccionarios y retrógrados de la oligarquía colombiana, el pueblo colombiano ha empezado a reaccionar. Un movimiento democrático por la Paz y la Democracia está aflorando a la superficie. Se acaba de expresar a la sombra de la reelección del presidente Santos. No lo pudo hacer nítidamente debido – en lo fundamental – a los errores y división de las fuerzas progresistas y de izquierda.

El fervor nacionalista que acabamos de vivir en torno a la selección de fútbol no pudo ser canalizado por el uribismo y tiene un sabor eminentemente popular. A pesar de los manejos publicitarios del gobierno, de empresas capitalistas como Pacific Rubiales y de los medios de comunicación monopólicos, un espíritu de pueblo, de esfuerzo colectivo, de unidad nacional, afloró en esas jornadas. Son señales que el movimiento democrático debe valorar al máximo. Son mensajes del pueblo que nos obligan a re-pensar y re-crear actitudes y comportamientos que ya en el pasado fueron utilizados con éxito por algunas organizaciones revolucionarias.

La oposición cerril y cerrera a Santos – en un ambiente de optimismo popular – no pareciera ser la fórmula correcta. Nuestra actitud debe ser totalmente propositiva. Nuestras propuestas, auténticamente nacionalistas y democráticas, deben colocarse sobre el escenario político como la fórmula para continuar avanzando. Es un problema de enfoque y de actitud. La mejor forma de “oposición” es empujando al gobierno, confrontándolo con nuestras iniciativas, forzándolo a deslindarse del uribismo, colocándolo contra la pared con verdaderas reformas estructurales en temas como la apropiación de nuestros recursos naturales, la industrialización de nuestras materias primas, la reforma agraria democrática, la salud y educación públicas y otros del mismo tenor. La actitud no es de oponernos a tal o cual reforma del gobierno sino de presentar las nuestras con el acompañamiento del movimiento popular movilizado en las calles.

Interpretar el verdadero “nacionalismo popular” es una obligación del momento para el movimiento democrático. Seguir pegados a una supuesta “burguesía nacional” como lo hace el MOIR, es no sólo un grave error sino una traición a la revolución. El movimiento democrático debe adquirir personalidad unificada y avanzar con audacia al encuentro con un pueblo ávido de iniciativas y de propuestas positivas. El eterno “pesimismo crítico” y el “negativismo contestatario” propio de una izquierda tradicional, debe ser superado y reemplazado por un espíritu de avance democrático y de conquista del futuro. El pueblo así nos lo exige.