Ecuador – se necesita más pueblo

Por: JulioCésar “Cuadernos de Reencuentro”

He sostenido en artículos anteriores, que hoy en el mundo cualquier análisis político profundo, debe considerar especialmente el eje de análisis internacional. Debe hacerse porque la globalización y el modelo neoliberal ha estremecido el mundo en lo económico, social, tecnológico, político, mediático, militar.

En latinoamerica se ha configurado un bloque de países que hace parte de la nueva alternativa mundial (la multipolaridad), a la que también pertenecen Rusia, China e India. Hoy en el mundo hay que “jugársela” por este embrión de futuro, que es un esfuerzo por lograr un mundo más justo.

Desde mis aspiraciones ideológicas y políticas a nivel estratégico, la multipolaridad no es suficiente, pero en lo táctico es un aporte grandísimo, y las izquierdas latinoamericanas, en sus análisis, deberían considerar una aproximación a estas posiciones (estén o no en el poder).

En lo inmediato, las posiciones de un mundo multipolar no han tenido el tiempo necesario para erradicar todas las limitaciones sociales y la miseria, que por tanto tiempo ha sido la constante en nuestra América y todos los pueblos oprimidos del mundo. Las dificultades de un proyecto como el “latinoamericano”, pasan en primer lugar por el hecho de que tácitamente y en la ejecución de sus objetivos, sus lideres están desafiando un imperio tan poderoso como el norteamericano, que tiene las respuestas de la violencia y todo el entramado mediático que combina con las tesis de Gene Sharp en todo su entramado estratégico.

Otra dificultad es la débil conciencia del pueblo. Mao Tse Tung (Zedong), hablaba de la “Conciencia en sí” y la “Conciencia para sí”, reconociéndose en esta última una lucha ideológica y cultural por transformar las mentes dispersas en una poderosa fuerza que se identifique así misma de una manera histórica, cultural, política. La mayoría de nuestros pueblos desarrollan una ideología ajena, se conforman con su destino, creen en los engaños de sus esbirros y tienen sus sueños dormidos. Todo esto es aprovechado por la burguesía para seguir dominando y socavando el avance multipolar que se registra en Latinoamérica y todo el mundo.

Otra dificultad es la imprecisión e imposibilidad  en la definición (no solo conceptual) de pueblo en el actual periodo. En términos generales y obedeciendo a los datos que nos proporciona el mismo periodo, podríamos pensar que toda la masa popular, los sectores organizados y no organizados de la izquierda, los demócratas, todos ellos podrían ser parte del pueblo. En Venezuela, en las elecciones presidenciales, donde gana las elecciones el presidente Maduro, sucedió que un sector del pueblo, el estrato 1, no votó por la elección del candidato  del Socialismo del siglo XXI, y por poco el candidato Maduro pierde la presidencia.

En Colombia el paramilitarismo, el narcotráfico y la extrema derecha tienen en los estratos 1,2, y 3, las fuentes humanas de aprovisionamiento de los ejércitos privados. Pero además los grupos de la guerrilla revolucionaria del ELN y las FARC, en su discurrir histórico, han cometido errores en el reclutamiento de combatientes populares, que generaron contradicciones con el pueblo que defendían y del que hacían parte, según su ideario revolucionario. Pero, además, la impresición en la determinación de la estructura de clases los llevó a dar “palos de ciego” a la hora del cobro de los impuestos de guerra, y no se diferenció quien era pueblo y quien era un burgués, y así una serie de impresiciones de un grupo armado que hacía parte del pueblo, pero se alejaba de este en su afán de lograr sus objetivos internos. Ahora bien, dentro de la burguesía existen personas y aún sectores minoritarios que no caben dentro de los propósitos de clase y su pensamiento se acerca a opciones democráticas. estos asomos de clase no pueden menospreciarse, porque en el nuevo concierto latinoamericano juegan un papel muy importante. Estas son solo parte de las contradicciones que deben resolverse, o al menos generar la voluntad de hacerlo, de lo contrario la dispersión será favorable a procesos contrarevolucionarios de la burguesía internacional..

En Ecuador el movimiento “Alianza País” ha logrado dar forma a un proyecto político que lo mantiene en la presidencia de la república, por mas de siete años, y con una hegemonía importante en la asamblea nacional. “Alianza País” es un movimiento democrático, que alberga en su interior diversas tendencias políticas, provenientes tanto de sectores de la derecha como de sectores de la izquierda, que ha logrado en estos años dar una cierta estabilidad política al estado ecuatoriano. El liderazgo del presidente Rafael Correa, coloca la tendencia que el representa al frente del concierto político ecuatoriano y lo ubica como un líder indiscutible en latinoamerica. El perfil político e ideológico de este líder ha generado unos espacios políticos que algunos sectores de la izquierda han aprovechado, pero no todos.

Aunque “Alianza País” tiene el control del poder político, dentro del concierto de clases del régimen político, su poder es minoritario: el control económico y mediático está en manos de la burguesía ecuatoriana e internacional. El proceso de impulso acelerado de la matriz productiva (dentro de lo que se destacan los sectores energético, petrolero y vial) en desarrollo, no amenaza en este momento los intereses económicos de la burguesía, dándose una existencia simbiótica en este País. El capital industrial y financiero no ve amenazados aún sus intereses, aunque si miran con preocupación la enorme incidencia del capital mandarín.

En Ecuador no existen escuderos, que en el campo popular estén impulsando y promoviendo constantemente la conciencia revolucionaria y defensa de un proyecto igualmente revolucionario, dejando a los esfuerzos que se hacen en el aparato educativo (clerical-tecnológico) esta labor. Quedando, así un espacio libre a toda la acción mediática burguesa. Al no existir una acción política permanente que revuelque la discusión popular y genere unos espacios más amplios (que los importantes esfuerzos hechos desde la presidencia por oxigenar todo su diario político en los informes sabatinos) la burguesía ecuatoriana e internacional están aprovechando cualquier posibilidad para explotar a su favor todos los espacios que “Alianza País” les deje disponible. Ahora, es supremamente importante todos los esfuerzos legislativos que se hacen desde la asamblea, pero la burguesia, ladinamente, promueve la idea de que la asamblea nacional es solo un instrumento de “Alianza País”. La asamblea de hecho, no es solo un aparato legislativo de gran importancia, es el espacio de expresión popular y sus miembros despliegan una importante acción política, pero si la educación y la movilización popular, conjuntamente con el hecho casi que inmediato de erradicar la miseria extrema, no acompaña estos procesos, la derecha va a continuar movilizando contra este importante esfuerzo, a parte importante del pueblo ecuatoriano, que son impregnados con consignas que combinan el engaño con verdades coyunturales. De triunfar los intentos permanentes de la burguesía ecuatoriana e internacional por desestabilizar la importante propuesta de “Alianza País”, sería un duro golpe no solo para la estabilidad política que ha logrado Ecuador en estos años, sino para la estabilidad política latinoamericana.

 Por: JulioCésar “Cuadernos de Reencuentro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s