Archivo mensual: diciembre 2014

Problemas étnicos del imperio

No cesa la crisis humanitaria en EU

Por: Ricardo Robledo

 

El país que se dice templo de la democracia, que ejerce de policía en todo el planeta y que califica a otros en derechos humanos, además de ser el principal agresor de los pueblos del mundo, tiene una historia interna de racismo y esclavitud.

De los 318´892.108 habitantes a diciembre de 2014, 40 millones son afroamericanos que representan cerca del 13% de la población; pero, las estadísticas sociales no corresponden a esta proporción: el ingreso promedio anual para un blanco es de 47.000 dólares mientras que  para los negros es de 37.000; las personas con formación académica por debajo de la secundaria es del 14.4% entre blancos y para los negros del 18%; de los profesionales con licenciatura, el 28.2% son blancos y el 18.2%, negros; de los ciudadanos que no terminaron la secundaria el 20.5% de negros no tiene trabajo, mientras que para los blancos es del 9.7%.

La brecha se ahonda a medida que crece el estrato social. La mayoría de los negros se sienten discriminados frente a los blancos, en temas como el trato en sus respectivos trabajos, las cortes de justicia, en su relación con la policía e, incluso, cuando ejercen su derecho a voto. La llegada de Obama a la presidencia, no cambió nada por que, pese a su color, no llega como negro, sino en representación de los potentados sionistas.

En el país que bombardeó los vestigios milenarios de la civilización de la antigua Mesospotania, hace apenas cincuenta años tuvieron que reconocer que los negros también son personas; por la presión de la población afroamericana y de la mano del sacrificado Martin Luther King, en lo que ha pasado a la historia como la lucha por los derechos civiles en la década de los sesenta. Si bien, legislaron acerca de la discriminación, introdujeron el concepto de segregación, según el cual una persona recibe trato diferenciado pero tiene las mismas oportunidades; floja argucia de una sociedad opresora y racista.

Pero no cesan la crisis humanitaria ni la violación de los derechos humanos en EU. Por eso, se han presentado manifestaciones en 90 ciudades de 35 estados; con la consigna: “Manos arriba, no dispare”, ya que así fue asesinado un afroamericano con problemas mentales, al recibir varios impactos de bala. Las protestas incluyen a ciudades como Los Angeles, Washington DC, New York, evidenciando los problemas étnicos.

Así como convirtió los ejércitos proimperialistas de sus neocolonias en fuerzas de ocupación, ahora aplica las mismas acciones para reprimir violentamente las protestas de sus propios ciudadanos, aún con la exposición de armas de guerra, que en algunos casos ha estado acompañada de tanquetas.

El derrumbe económico del imperio se manifiesta como crisis humanitaria, primero en su población más vulnerable. La población suburbana de Estados Unidos es mayoritariamente negra y ha sido muy golpeada por la pobreza. El asesinato de ciudadanos afroamericanos es solo parte de un problema más serio y crónico en la población como la poca representatividad negra y el desempleo creciente. En zonas como Fergusson, el 25% de la población vive por debajo de la línea de pobreza, con menos de 2 dólares diarios. Los recursos destinados a hacer frente a la criminalidad, a mejorar la educación y prestar servicios de salud adecuados, han resultado insuficientes por que son apenas acciones asistencionistas y no estructurales como corresponde a una sociedad que valore al ser humano.

Como dijo el Presidente Maduro: Es cuestión de meses para que en Estado Unidos se presente una revolución social.

 

Expresamos nuestra solidaridad a las poblaciones empobrecidas que luchan por sus derechos y por una vida digna.

Anuncios

UNA PROTESTA

Una protesta aclaratoria


Por: Ricardo Robledo


Al Señor Héctor Abad Faciolince le tengo un especial afecto, derivado de la calidad humana, la altura intelectual, la posición política, el trabajo social y la labor profesional de su padre quien era un escritor de profunda sensibilidad, que dejó muchos artículos y libros, uno de los cuales, “El manual De Tolerancia”, lo tengo como referencia permanente. He lamentado y sentido en lo hondo de mi ser, lo que puede representar la pérdida de un padre y ciudadano ejemplar de estas dimensiones; asesinado en compañía del recordado Leonardo Betancurt con quien compartimos el dolor y la predisposición a la lucha social.

El Señor Abad Faciolince, escribió el 6 de diciembre, en el periódico El Espectador, un artículo titulado “El Derrumbe de Venezuela” en el que califica al proceso de la revolución bolivariana, como un gobierno “calamitoso y corrupto”. Es de esperar, dada la fama del autor, que se haya documentado bien para llegar a tales conclusiones; de no ser así, se pone en riesgo su aceptación intelectual.

Toda persona tiene el derecho de escribir lo que quiera –así como lo tenemos para discrepar-, pero, ante el carácter social de lo escrito, debe hacerlo con objetividad, sin apasionamientos ni absolutismos. En los comentarios que se hagan hay que valorar también los esfuerzos que hace una comunidad por resolver autónomamente sus
necesidades de alimento, vivienda, salud, educación y seguridad, enfrentando dificultades, bloqueos, sabotajes, errores, desaciertos, asaltos a mano armada, golpes, la propaganda de desprestigio y miles de maquinaciones más.


El derrumbe de Venezuela se aprecia en el impulso a UNASUR, la CELAC, MERCOSUR, PETROCARIBE, PETROSUR, en las misiones que buscan derrotar la desesperanza, el hambre, la miseria y el abandono secular de los pueblos que luchan por el derecho al pleno disfrute de la vida, a la integración regional, la paz y la fraternidad mundial y a la libre autodeterminación.


El inspirador de todos estos “despropósitos”, el de los Cuentos del Arañero, una vez leyó en un libro: “usted piense”, así lo hizo y esto lo llevó a la locura de querer ser libre. Grave delito en una sociedad de dominación. ¿Qué es lo quiere la oposición en Venezuela?¿Los intereses de quién buscan defender?¿les ha interesado la miseria de su población? Los intelectuales no pueden convertirse en parlantes de la ignominia, lo abominable o lo eternamente inhumano, como nos lo enseñó Héctor Abad Gómez. Son pocos los que tienen la capacidad de oír los silencios llenos de gritos de dolor.

Los modelos sociales no son eternos; lo que se derrumba en el mundo es el sistema capitalista y Venezuela es uno de sus eslabones más débiles; allá se construye la libertad a partir de una sociedad decadente y con una población que busca dejar de ser paria. Eso es lo que también hay que ver y exaltar.

El Comandante Chávez, consideró que los principales enemigos son la corrupción, la burocracia y la ineficiencia; principios que son válidos para toda sociedad que quiera progresar. Por el contario, un filósofo neoliberal en Colombia, dijo que la corrupción es inherente al ser humano, porque ese es el principio guía de la sociedad que le ha tocado vivir y afianzar. Los tres enemigos que propone Chávez, no los puede enfrentar la sociedad capitalista, so pena de dejar de serlo.

Algunas de las cifras y opiniones que se dan en el artículo, son ciertas, y señalan lo que se quiere cambiar. La revolución bolivariana corre el riesgo de ser derrotada por la derecha, pero no desde afuera del proceso por acción de la oposición, sino desde adentro y para ello se toman medidas , -como el Concejo Presidencial obrero del poder
popular-, que ojalá sean acertadas.

Gracias Héctor por señalar lo que no se debe hacer. Como persona uno puede estar del lado que quiera; llorar por lo que se derrumba o alegrarse por lo que nace. 

EN ESTE FIN DE AÑO ABRAZOS FRATERNOS

Por: JulioCésar, “Cuadernos de Reencuentro”

Es costumbre en la mayoría de países festejar, según las posibilidades de cada grupo o persona, el fin del año presente, y desear un feliz año nuevo.

Para las gentes sencillas de nuestros pueblos siempre es una esperanza permanente que el próximo año mejorará su situación, su calidad de vida será más digna, sus proyectos de vida recorrerán un segmento de existencia más, etc. Un loop interminable de esperanzas y “fracasos”.

Diciembre es un mes de luces y esperanzas pero de muy pocas posibilidades para nuestra gente. Es un mes de olvido momentáneo y necesario, quizás para no enloquecer. Es el mes de Dioniso, que nos olvida brevemente del atropello inclemente del resto del olimpo.

Pero nada cambia, aunque el escenario común de la soledad se ha transformado en palco donde la euforia del momento y el éxtasis, quizás del etílico, nos hace olvidar tanto dolor represado y preferimos, mínimo, sentirnos igual y de ahí hasta que la burbuja desaparezca… dioses, ricos y hasta igual a nuestros esbirros.

La fiesta es momentánea y como dice Serrat en “Fiesta”

(…)

“Y con la resaca a cuestas
vuelve el pobre a su pobreza,
vuelve el rico a su riqueza
y el señor cura a sus misas.

Se despertó el bien y el mal
la zorra pobre vuelve al portal,
la zorra rica vuelve al rosal,
y el avaro a las divisas.

Se acabó,
el sol nos dice que llegó el final,
por una noche se olvidó
que cada uno es cada cual.

Vamos bajando la cuesta
que arriba en mi calle
se acabó la fiesta”

Consideramos que hemos aportado ideas en este mar de desinformación existente. Nuestro estilo en lo general y en nuestra convicción ha sido no editar y ayudar en el camino de la opinión. Siempre queremos tener una opinión sobre todos los hechos en los que se atropella la dignidad humana y la razón. No estamos mirando un solo país, nos asomamos y vemos el mundo, porque en todas partes de él, hoy en día,  pulula el atropello a la razón y a la dignidad humana. En todos los eventos en los que hemos emitido opiniones hemos soportado con artículos y videos de origen, que han podido dar una impresión a quienes nos consultan acerca de las realidades que queremos visibilizar y es sobre esos mismos elementos, de los cuales nos alimentamos para emitir nuestras opiniones.

Sentimos un profundo respeto por los que no comparten nuestras opiniones y que aún así nos consultan, de hecho nos parece ya meritorio y agradecemos sus opiniones.

A los que nos consultan con otro objetivo, digamos que con aquel de tener un registro nuestro en sus bases de datos… sabemos que no solo hacen consultas estadísticas sino que también leen lo que hacemos. A ellos solo les decimos que este es el sendero de la razón y que igual que ha sucedido con muchas personas que han estado en esos mismos lugares, uno no puede ser un vocero eterno  de lo inicuo, y que en la individualidad son seres humanos, quizás sensibles, que más adelante podrían aportar a la militancia de la razón.

A nuestros seguidores y a los que permanentemente nos están consultando, unos agradecimientos inmensos y una invitación a que contribuyan con opiniones y artículos

Un profundo reconocimiento a los migrantes (E-In) en general y particularmente a los colombianos: parias en un mundo miserable, con el sufrimiento a cuestas, ayudando a engordar burócratas de las instituciones internacionales que comen del dolor y la desesperación de una parte de esta especie humana. Los migrantes, aquellos de los cartelitos de horror que permanentemente presenciamos en esas cadavéricas y horrendas oficinas, aquellos con la permanente esperanza de una ayuda que finalmente no es más que una limosna de chantaje internacional, donde sus funcionarios, convertidos en jueces miserables de alto rango, deciden sobre el destino de los que no tienen destino.

Por: JulioCésar, “Cuadernos de Reencuentro”

INCONSECUENCIAS

 Inconsecuencias

Por: Ricardo Robledo

La policía en Estados Unidos, que son representantes del gobierno, le aplica una llave en el cuello a un ciudadano hasta ahogarlo; su delito: vender cigarrillos ilegalmente, al menudeo. En el caso de la señora Machado, (sindicada de intento de magnicidio), desde allá quieren determinarle a Venezuela cómo debe tratar a sus investigados; con toda seguridad esta señora no va a morir asfixiada a manos de los representantes de la justicia; no corre tal riesgo.

En todas partes del mundo, las sociedades y sus gobiernos deben garantizarles a los ciudadanos el libre ejercicio de la discrepancia política, a expresarla abiertamente sin que sean perseguidos o que a consecuencia de ello pongan en riesgo sus vidas. En su contraparte, la oposición no debe urdir intrigas, maquinaciones, sabotajes, acciones violentas contra los gobiernos legítimamente instituidos; a cambio de no enfrentarse con la ley. En cada caso se afrontarán las consecuencias de las acciones.

La garantía para la protesta no es o que ha pasado en New York, Ayotzinapa, ni en Colombia ni en muchas partes del mundo. En Venezuela, la derecha ha tenido plenas garantías y allí no ocurren masacres ni crímenes de estado, como si ocurren en los países que interfieren con los asuntos internos del país que rescata el pensamiento bolivariano para la integración, la fraternidad y la paz mundial.

En todas las épocas de la historia los opositores se han enfrentado casi siempre de manera apasionada e irreconciliable. La mayoría de la veces la radicalidad no permite encontrar puntos de acercamiento, que es lo que sería de esperar en una sana actitud ya que la realidad es una sola y no debería ser interpretada -por seres semejantes- desde puntos tan diferentes y distantes. De esos desencuentros surge la violencia. (Es una muestra que confirma que estamos en la prehistoria de lo humano). Esto ocurre porque en las sociedades humanas, las personas tienen intereses económicos que se enfrenta y chocan.

Los desposeídos buscan la libertad y el derecho al pleno disfrute de la existencia; los poseedores, la defensa de sus propiedades y el ejercicio de la superioridad despótica a partir del control de las condiciones materiales y espirituales de vida de los expoliados. La desigualdad social tiene un origen histórico y así como apareció producto de la acción de los humanos, así puede desaparecer. La naturaleza en todas sus formas, es un bien de la humanidad, no de unos pocos, que es lo que no quieren entender. Los seres humanos no pueden ser propiedad de otros humanos. El hábitat para la vida no puede ser destruido y menos en razón de la rentabilidad.

La tambaleante sociedad capitalista, no puede garantizarle las condiciones de vida a los seres humanos; cada vez el número de pobres crece en todas partes del mundo; millones sufren las privaciones y no encuentran respuesta a sus necesidades de alimento, habitación, salud, educación y superación. El individualismo es derrotado cada día por la cruda realidad del cierre de opciones y el consecuente empobrecimiento. Ya el mundo no puede seguir así, como quiere la derecha. Todas las personas son iguales ante la naturaleza y tienen derecho a una vida digna; éxitos para los gobiernos que, enfrentando miles de dificultades y tropiezos, trabajan para hacer esto posible.

 

Inauguración nueva sede de UNASUR