REFLEXION

Reflexiones de Semana Santa

Por: Ricardo Robledo

Durante los días que conforman la que se toma como “Semana Mayor o Santa” es inevitable a veces no entrar en comentarios acerca de su significado y de la identidad con lo que conmemora. Son variadas las interpretaciones y falta mucha claridad con respecto a su sentido.

Preguntando a quienes tocan el tema, ¿cuál es la principal enseñanza de Jesucristo?, se obtienen diversas respuestas, desde las del desconocimiento, hasta las más abstractas. Algunas son que creamos en él, que celebremos como él, que recemos, que le temamos. No todos entienden que el contenido central de su doctrina es el amor al prójimo.

El pensamiento cristiano ha ejercido influencia mayormente en el mundo occidental. No obstante, hay mucha incoherencia entre sus seguidores -que se reclaman como cristianos-. Al parecer, como en los modelos educativos tradicionales, los mandamientos se aprueban con el 60%; es decir, de los diez, basta con cumplir seis, así sea con varianza; entonces se puede escoger cuáles seguir dado el momento. Al menos es lo que parece y se ve en la práctica común ciudadana.

Estos son los de la iglesia católica:

1º – Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2º – No tomarás el nombre de Dios en vano.

3º – Santificarás las fiestas.

4º – Honrarás a tu padre y a tu madre.

5º – No matarás.

6º – No cometerás actos impuros.

7º – No robarás

8º – No darás falso testimonio ni mentirás.

9º – No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10º- No codiciarás los bienes ajenos.

En la práctica social, parece que hay satisfacción cuando se cree cumplir con los números 1, 2, 3, 4, 6 y 9. Con estos, muchos se presentan como muy piadosos; pero lo cierto es que se vive en una sociedad en la que se mata, se roba, se miente, se da falso testimonio y se codician los bienes ajenos. No se aprecia coherencia doctrinaria en cuanto a seguirla en un todo. El tema del libro “La Virgen de los Sicarios” del maestro Fernando Vallejo es muy ilustrativo al respecto; importa el rito del rezo, pero no el cumplimiento de la doctrina; con esto la religiosidad se aparta de la espiritualidad y se reduce a lo mágico.

Después de dos mil años de cristianismo, no se ha logrado construir una sociedad de amor al prójimo. ¿Qué ha faltado? ¿Tiempo? (¿No han sido suficientes dos milenios?), ¿Seguidores? (Más de mi millones de personas en el mundo son cristianos declarados) ¿Doctrina? (El término literario “Biblia” sirve para denotar lo voluminoso o que se toma como referencia; así, son numerosos los escritos relacionados). La situación como que requiere de mayor estudio para encontrar las causas objetivas del porqué no se ha alcanzado el deseable propósito central del cristianismo.

En el tema religioso se presentan tres aspectos básicos: la doctrina, el poder jerárquico y la interpretación fantástica de la realidad. Los dos últimos son aplicados cumplidamente; se siguen los ritos, se reconoce a los sacerdotes como autoridad espiritual; pero cuando se llega al tema de la doctrina la situación comienza a flaquear.

Como resultado de las inconsecuencias, se tiene un montón de matones camanduleros, que para colmo de males, algunos tienen poder y gobiernan.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s