Ecuador: Polarización social y dialogo nacional

Por JulioCésar “Cuadernos de Reencuentro”

Para los que degustan el concepto de “Polarización de la sociedad”, Ecuador es hoy en día una sociedad polarizada. Y dependiendo desde donde se mire esto es bueno o es malo: en mi concepto es algo muy bueno lo que le esta ocurriendo al Ecuador y a muchos países de nuestra América.

Nuestras sociedades han padecido históricamente de grandes carencias económicas, una represión permanente a los desobedientes y una dominación ideológica sistemática que hace sentirse parte a muchos de una realidad que no es la suya, ajena a su historia y a sus intereses de clase. Las clases poderosas han actuado en la mente de los desposeídos, determinando actitudes y modos de conducta que por extensión pertenecen a los poderosos pero que en la realidad nada tienen que ver con la realidad social de nuestros pueblos.

De una gran masa social en Ecuador y en muy poco tiempo, el movimiento “Alianza País” ha logrado darle forma al 50% de la población, rescatando toda la simbología popular y por ende recuperando la historia política y cultural del pueblo ecuatoriano. Ese 50% de la población, aproximadamente ha respondido y nuevos signos, nuevos eslogan, nuevas propuestas se han mantenido esperanzadores durante estos 8 años de su acción política, social y económica;   pero sobre todo la convicción de un hombre como el presidente correa que ha logrado transmitir confianza y darle forma futura al concepto de la esperanza.

Este mes de junio ha sido bien difícil para el pueblo ecuatoriano: la burguesía nacional e internacional reaccionó inmediatamente desde el mismo momento en que se presento el “Proyecto de redistribución de la riqueza” (herencia y plusvalía). Aunque todas las movilizaciones de la derecha van generalmente cargadas de violencia, las manifestaciones de junio demuestran el grado de preocupación de las clases dominantes cuando les tocan su patrimonio, y eso que solamente se hace para que redistribuyan sus ganancias y paguen sus impuestos.

Un miserable chantaje se ha dado, ya que pretenden sabotear la llegada del papa Francisco a tierras ecuatorianas. Ellos, los burgueses ecuatorianos que se precian de ser los portadores de fe y religión, a la hora de que les tocan el bolsillo no les importa sino su propia fe: el capital.

Esta semana el presidente Correa anunció que el “Proyecto de redistribución de la riqueza” entra en una nueva etapa. Es un receso, que a mi modo de ver es correcto: se propone una discusión nacional  de la propuesta con todos los sectores. Varias pueden ser las interpretaciones de este hecho político: se logra la movilización nacional de todos los sectores comprometidos o cercanos al proyecto de “Alianza país”; se logra una ambientación en profundidad para aquellos sectores que no conociendo la propuesta se han movilizado en contra del gobierno, sea por desconocimiento, por el dinero o por la razón que sea; se coloca contra la pared a los sectores de izquierda que se han movilizado en contra del gobierno porque si bien es muy cierto que en las direcciones de estas organizaciones es improbable esperar reacciones positivas a nivel de sus bases se pueden generar fricciones ante la evidencia de la realidad; se colocan en la mesa las verdaderas intensiones de lo que constituye el centro de la oposición en este momento y sus cabezas visibles como son: El banquero Lasso, el alcalde Rodas de Quito y el Alcalde Nebot de Guayaquil; se lanza una voz de alerta a nivel internacional sobre las intensiones de desestabilización del gobierno de ecuador mediante la metodología que se ha venido utilizando contra las democracias o los llamados “golpes suaves”.

Sobra decir que el objetivo del gobierno de dialogo nacional y ambientación de la propuesta tiene que surtir efectos positivos, pero la burguesía no cederá un ápice. La propuesta tiene que seguir su transito normal, ellos, la burguesía, de todas formas seguirán con su macabro plan. Lo que se debe hacer es acumular y potenciar fuerzas porque ellos tienen claro para donde van y van a incendiar el país. De lo que se trata por parte del gobierno es disminuir el costo social, afianzar su propuesta política y social, apoyar y contribuir a coordinar todo un sistema mediático popular que oxigene permanentemente las propuestas e iniciativas del gobierno,  y ampliar el marco de denuncia internacional.

Por JulioCésar “Cuadernos de Reencuentro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s