COLOMBIA: Presidente Santos habla sobre el proceso de paz con la guerrilla…

Por: 

Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO

“Dios mediante”, dice el presidente Santos, en el 2018 estaremos celebrando la paz.

1. Naranjo presidirá comisión de garantías para las Farc

¿Es cierto que el general Naranjo declinó ser ministro del posconflicto?

No es que haya declinado. Él todavía está de ministro. Lo que sucede es que he decidido poner en marcha tres subcomisiones dentro del diálogo con las Farc. Una sobre justicia, otra sobre el fin del conflicto –que incluye cese del fuego bilateral y definitivo y dejación de armas– y una tercera subcomisión que va a presidir el general Óscar Naranjo sobre las garantías que se les van a dar a las Farc en materia de su seguridad personal para que no se vaya a repetir la historia de la Unión Patriótica. Esa subcomisión comienza a funcionar la semana entrante.

¿La presidirá el general Naranjo?

Sí, y es un trabajo de tiempo completo. Por eso no puede seguir con las dos responsabilidades.

¿Y quiénes la integrarán?

Miembros del Gobierno y miembros de las Farc, que diseñarán un sistema de garantías para la seguridad de los guerrilleros desmovilizados.

¿Qué medidas se podrían tomar?

Es lo que vamos a conversar para darles a ellos la tranquilidad de que el Estado los va a proteger. Los mayores temores de la guerrilla son su seguridad jurídica y su seguridad personal. Seguridad jurídica solamente habrá si hay justicia. Y su seguridad personal tenemos que garantizársela para que no sientan temor de que van a ser asesinados si dejan las armas.

2. Si las Farc no aceptan ningún tipo de pena, termina el proceso

Pero hasta ahora las Farc no han aceptado ningún tipo de justicia…

Pero tenemos que avanzar en eso, o no habrá paz.

¿Por qué usted decidió radicalizar un poco su posición?

Yo no he cambiado mi posición. Lo que sí digo es que la paciencia se acaba: la de los colombianos y la mía. Y que llegamos a un punto donde no avanzar es retroceder, y si retrocedemos el proceso se acaba. Por eso tenemos que avanzar, y eso lo entendieron las Farc: avanzar con hechos concretos…

En el tema de la justicia, ¿la posición del Gobierno es irreversible en el sentido de que alguna pena tiene que existir?

Lo que hay que entender es que las amnistías están prohibidas por el derecho internacional y el nacional. Tenemos que aplicar algún tipo de justicia transicional. Tiene que haber algún tipo de pena.

¿La pena es la aplicación de la justicia transicional?

Claro, cualquier justicia investiga, juzga y falla. Impone las penas.

¿Qué tipo de penas?

Ahí hay mucha flexibilidad, ahí hay un margen amplio de negociación, pero lo primero que tiene que darse es la aceptación de la aplicación de justicia. Tendrá que haber una pena privativa de la libertad en algún sentido.

¿Tiene que haberla?

Tiene que haberla.

¿Pase lo que pase?

Si queremos una paz estable y duradera y si queremos seguridad jurídica.

De otra parte, no parece fácil que las Farc acepten entregar las armas…

Si no dejan las armas no hay paz.

¿Por qué las tienen que dejar, señor Presidente?

Porque todo este ejercicio es para que las Farc puedan hacer política, pero sin armas. Si no las entregan, todo este ejercicio no tiene ningún sentido. Eso no sería aceptable para mí ni para el pueblo colombiano, ni para el mundo.

3. ‘El año entrante será el año de la paz. Estamos cerca y hemos avanzado más que nunca’

¿Cuál es su meta para su segundo año de gobierno, que ya casi comienza?

Lograr un acuerdo de paz. Pero, además, queremos conservar la camiseta amarilla en crecimiento económico en América Latina y seguir siendo los que más crecemos, disminuir aún más la pobreza y avanzar en cobertura y calidad de la educación. Esos son nuestros mayores desafíos.

¿Cree que lo va a lograr?

Yo creo que sí.

Es decir, ¿en el 2018 estaremos celebrando la paz?

Dios mediante, sí.

¿Qué lo llena de esa seguridad?

Que no podemos tener 20.000 muertos más ni 20 años más de guerra. Ni las Farc ni el pueblo colombiano lo soportarían. La lógica se impone.

¿Pero estamos cerca?

Sí, estamos cerca, hemos avanzado más que nunca y el costo es mínimo frente a lo que representan los inmensos dividendos de la paz, dejar atrás el miedo y volver a tener esperanza.

¿Ese costo puede ser, como dijo el Fiscal General, “algo de impunidad”?

Puede ser, por ejemplo, penas que no impliquen ir a la cárcel para la mayoría de los integrantes de las Farc y que solamente paguen penas los máximos responsables.

¿Castigarlos con cárcel?

Imponerles penas a los máximos responsables por los delitos más graves.

¿Al grueso de los guerrilleros no?

Esa es una posibilidad.

¿Que son cuántos?

En armas, unos 7.000.

Si no hay algún tipo de penalidad o algún modelo de justicia especial, ¿el proceso de paz tiene salvación?

Tiene que haber justicia, repito. Si no hay justicia, no hay paz. Así de simple. Paz con impunidad no puede haber. En el centro de todo este proceso están, por primera vez, las víctimas. Y, por ellas, no podemos permitir que haya impunidad. El derecho de las víctimas a la verdad, a la justicia y a la reparación debe respetarse. Por eso digo que nuestra meta es lograr el máximo de justicia que nos permita la paz.

4. Condición para que el proceso continúe: que haya avances reales

¿Cuáles son las condiciones para decidir en cuatro meses si el proceso sigue?

Que se vean avances reales en la discusión del tema de la justicia y sobre el fin del conflicto, y que las Farc hayan cumplido con el desescalamiento.

¿En qué consiste el desescalamiento?

Desescalar es ir apagando el fuego de los fusiles, bajarle la intensidad al conflicto, atemperar los ánimos. Menos muertos y menos sufrimiento. Y es una forma de irse acercando al fin del conflicto.

Para el cese del fuego, ¿qué condiciones se deben cumplir?

Que se haya avanzado en el tema de las víctimas, en particular el de la justicia, y que se tengan acordados mecanismos específicos, verificables e irreversibles para la concentración, reincorporación a la vida civil y dejación de armas de la guerrilla.

5. El Procurador, que se dedique a sus funciones. No está bien que ande en campaña política

El procurador general, Alejandro Ordóñez, denunció que las Farc no cumplieron la pasada tregua unilateral ni un solo día. ¿Eso es verdad?

No, no es verdad.

Entonces, ¿el Procurador no solo no ayuda al proceso sino que lo entorpece?

El Procurador debería dedicarse a su función, que es investigar, juzgar y disciplinar a los funcionarios.

¿Pero cuál es la petición que usted le haría públicamente a Ordóñez?

Lo que le acabo de decir. Que se dedique a su trabajo.

Pero él alguna vez respondió que su trabajo es opinar y vigilar el proceso. Que esa es función del Ministerio Público.

No, su trabajo es vigilar que los funcionarios cumplan con su deber. Y hay mucho que hacer ahí, en lugar de estar metiéndose en temas que realmente no le competen, como el tema de la paz.

Pero él ha insistido en que sí, que tiene que estar vigilante de las acciones del Jefe de Estado.

Él debe concentrarse en forma discreta y prudente en su labor de disciplinar a los funcionarios, en vez de andar repartiendo regalos por el país.

¿Usted cree que él está en campaña política?

Es lo que todo el mundo siente y dice.

¿Y usted cree que eso está bien?

Por supuesto que no.

Por la actuación de él, ¿usted cree que tiene aspiraciones políticas?

Siguiente pregunta.

¿Y sobre la afirmación de que usted se alió con las Farc para que el Consejo de Estado lo despoje del cargo al aceptar la demanda contra su reelección?

Me produce realmente tristeza como colombiano que un Procurador, que es una persona muy importante en este país, sostenga semejante despropósito.

Él dijo que tenía pruebas, como el nombramiento en el exterior de familiares de dos magistrados del Consejo de Estado…

¿Esas son las pruebas de que estoy aliado con las Farc para tumbarlo? Por Dios. Es que muchos de mis enemigos me acusan, dicen tener las pruebas y al final resulta que no hay pruebas. Que son mentiras. Acuérdese cuando me acusaron de estar recibiendo plata del narcotráfico y dijeron que tenían pruebas. Al final tuvieron que callarse.

6. Relaciones con el expresidente Uribe: puente para bien del país

A propósito de esa tácita referencia que usted hace al expresidente Álvaro Uribe, parecería que se acerca un poco al proceso de paz…

Ojalá. Ese es mi sueño. Que todos los colombianos nos unamos en torno a ese propósito que no es mío, que no es de mi gobierno, que es de todos los colombianos, incluyendo al expresidente Uribe.

¿Cree usted que las observaciones que Uribe ha hecho al proceso son más provocadas por la antipatía hacia usted que por el interés nacional?

Quiero pensar que sean por el bien de este país y no por posiciones personales. Créame que estoy dispuesto a tender puentes con todo el mundo para poder lograr ese objetivo de la unión nacional en torno a la paz, porque eso es lo que más le convienen a esta nación.

El expresidente Uribe ha dicho que las Farc aprovechan el proceso para robustecerse. ¿Cuál es su opinión?

Nunca antes las Farc habían recibido tantos golpes como los que han recibido durante mi gobierno. Están más débiles que nunca. Ahí están las cifras.

7. Para el cese del fuego bilateral es indispensable la concentración de las Farc

¿Para el cese bilateral del fuego es indispensable la concentración de las Farc?

Es un paso necesario.

¿Usted cree en las Farc?

Creo en la necesidad de la paz, y la paz se hace con los enemigos.

¿Las Farc siguen comprometidas con el narcotráfico?

Lo importante es que a partir del momento en que se firme el acuerdo tienen que romper todo vínculo con el narcotráfico y ayudar a erradicar esa plaga que tanto daño le ha hecho al país.

¿El narcotráfico sería incluido dentro de la justicia transicional?

No. Ningún narcotraficante será incluido en la justicia transicional. Otra cosa es que haberse financiado con dineros del narcotráfico pueda eventualmente considerarse como delito conexo.

¿Las Farc están cumpliendo los compromisos que han adquirido?

Lo importante ahora es que cumplan con lo que se acordó el fin de semana pasado y firmemos rápido. De eso dependerá el futuro de la paz.

¿Y qué se acordó el fin de semana pasado?

Acelerar en La Habana y desescalar en Colombia.

‘Timochenko’ dijo hace unos días que las Farc no están derrotadas. ¿Es así?

Están más débiles que nunca, pero no están derrotadas. Todavía tienen capacidad de hacer daño, como lo hemos visto en los últimos días.

¿Cuál es la directiva para las Fuerzas Militares si ordena un desescalamiento?

Esa es una discusión que tendremos con el Ministro de la Defensa y con los comandantes de las Fuerzas Militares y de Policía, dependiendo del cumplimiento de las Farc de sus compromisos.

TOMADO DE: http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/entrevista-con-juan-manuel-santos/16115756

(Lea aquí la segunda parte de la entrevista donde Santos habla del alza del dólar, exportaciones, el balance de su gobierno y sus frustraciones)

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s