COLOMBIA: POR CORRUPCIÓN EN EL METRO, RUEDAN CABEZAS DE ALTOS FUNCIONARIOS, PERO FALTAN MÁS (SEGUNDA PARTE)

G1

 Las denuncias que el Movimiento Cívico de Medellín y el Área Metropolitana, ha presentado con pruebas fehacientes y en la mano, que no han podido ser desmentidas por los funcionarios comprometidos en estos censurables hechos, ya ha provocado la caída precipitada del Doctor RAMIRO MÁRQUEZ RAMÍREZ, Gerente General del Metro de Medellín, y la salida por la puerta de atrás de la todo poderosa Secretaria General del Metro, Doctora Luz Marina Correa Aristizabal.

 En efecto, la funcionaria Luz Marina Correa Aristizabal, en medio de los escándalos de corrupción y de desviación de poder en los que se encuentra envuelta, abandonó su cargo desde hace dos meses. En un principio se dijo que había salido a un periodo de vacaciones, de las que nunca regresó a ocupar, otra vez, la Secretaría General del Metro. Dicen las malas lenguas que mandó a sacar sus pertenencias, y que no ha ido a despedirse de sus compañeros.

 Contra la doctora Luz Marina Correa Aristizabal, se han presentado ante las distintas autoridades, varias solicitudes de investigación por su estrecha relación con directivos de la empresa supuestamente comprometida en la falsificación de las tarjetas y otros repuestos para el Metro de Medellín. De igual manera, la Contraloría General de Medellín, le adelanta un proceso de responsabilidad fiscal, por no emprender una acción de repetición contra el Doctor Ramiro Márquez Ramírez, anterior Gerente del Metro de Medellín, por el daño patrimonial ocasionado a la empresa con la destitución sin justa causa de la Doctora Luz Elena Montoya Díaz, a la que le tienen que pagar mil quinientos treinta y ocho millones de pesos. Por un caso similar, pero por una cuantía mucho menor, la Gobernación de Antioquia, emprendió una acción de repetición contra el hoy ex-presidente de los colombianos, Doctor Álvaro Uribe Vélez.

 La Contraloría General de Medellín tramitó en contra de la Doctora Luz Marina Correa Aristizabal, un proceso de responsabilidad fiscal como integrante del Comité de Conciliación, el cual recomendó no emprender una acción de repetición, por el daño patrimonial que el Doctor RAMIRO MÁRQUEZ RAMÍREZ, en su momento, Gerente General del Metro de Medellín, le ocasionó a dicha entidad con el despido de la Doctora LUZ ELENA MONTOYA DÍAZ.

 El Metro de Medellín, también fue sancionado por el Área Metropolitana, y obligado a pagar una multa de 92 millones de pesos, por desviar los dineros de mantenimiento y reposición de equipos, para asuntos y fines completamente distintos.

 Los ciudadanos de Medellín, hasta ahora se están dando cuenta de la magnitud del desgreño administrativo y de la monstruosidad de los actos de corrupción que se presentaron en el Metro en la era MÁRQUEZ RAMÍREZ, habida cuenta que todos estos vergonzosos hechos, se taparon con la idea que se le vende a la comunidad de que estamos frente a la empresa más bien manejada y eficiente del país. El otro escudo protector que han encontrado los ineficientes y corruptos funcionarios, es la de silenciar cualquier crítica, con el argumento de que no se puede dañar la imagen de la empresa.

En esta segunda parte del avance que estamos entregando a la ciudad de la veeduría que le hemos hecho al Metro, vamos a develar un secreto que han tenido muy bien guardado, y que compromete no solo a los funcionarios del Metro de Medellín, sino a la Junta Directiva, al Gobernador de Antioquia, al Alcalde de Medellín, a la Asamblea Departamental de Antioquia, al Concejo de Medellín y las contralorías. ¡Que no se hayan dado cuenta del daño patrimonial que se le ocasionó al Metro, al desistir del proyecto de la fibra óptica y de su explotación comercial, es imperdonable!

 

En el Despacho del Señor Gobernador SERGIO FAJARDO VALDERRAMA, reposa toda la documentación que contiene las denuncias de los actos de corrupción que se han presentado en el Metro, bajo el radicado: R 201200035209. Sin embargo el acucioso mandatario y perseguidor implacable de los corruptos invisibles, ha guardado completo silencio. Lo que deja en clara evidencia a los llamados impolutos, es que cuando se trata de funcionarios pertenecientes a las castas dominantes, del Presidente y del Procurador para abajo, se hacen los de la vista gorda.

 Entre los años 1997 y 1998, el Metro de Medellín adquirió 120 kilómetros de cable de fibra óptica y los instaló en toda su infraestructura, para conformar tres grandes redes de fibra óptica oscura, con una cobertura de toda el área metropolitana. Contando con los estudios de viabilidad y cumplidas todas las formalidades, en el año 2001 fue constituida la sociedad OPTIMET LIDA., teniendo como socios al Metro de Medellín Ltda. y la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica de Antioquia Ltda. (IEBTA), para realizar la explotación comercial de esta tecnología. Los estudios señalaban que la nueva sociedad podría tener una utilidad aproximada de $ 1.5 billones en los primeros siete años, de las cuales el 49%, alrededor de $ 736.000 millones, cerca de USD 380 millones, le corresponderían al Metro de Medellín Ltda.

 El Metro de Medellín, no solo perdió plata, sino que dejó de percibir el 49% de las utilidades, que en principio estaban estimadas en un valor acumulado aproximado de $ 1.501.748. 841.680, durante los primeros siete años de operación de OPTIMET LTDA, lo que equivaldría entonces a un monto aproximado de 736 mil millones de pesos. Los estudios no hacen referencia a las utilidades, después del séptimo año de operación.

 No existe ningún argumento de peso que justifique o desvirtúe los resultados de los estudios que se realizaron y condujeron a la constitución de OPTIMET LTDA. El condecorado ex-funcionario, Ramiro Márquez Ramírez, en el año 2001, inició, inexplicablemente, las gestiones que condujeron finalmente a la disolución y liquidación de dicha sociedad a través de las escrituras públicas No. 426 del 6 de febrero de 2002 y No. 1533 del 17 de abril de 2002 de la Notaría 29 de Medellín.

 En el proceso de investigación que adelantamos sobre los antecedentes del proyecto de fibra óptica, no encontramos ningún argumento válido que justificara la cuestionable decisión del Doctor Ramiro Márquez de disolver la sociedad Optimet Ltda. Surge aquí la siguiente pregunta ¿Quién se benefició con la decisión de disolver a Optimet Ltda.?

 Al tiempo de haber sido liquidada la sociedad Optimet Ltda., el Metro de Medellín tuvo que emprender un programa de inversiones para dotar de equipos a una de las tres redes de fibra óptica instaladas, denominada “Red T”, en la cual se empleó una cantidad aproximada de 30 kilómetros de cable de fibra óptica, para poder atender sus necesidades internas de telecomunicaciones. Lo preocupante de este asunto, es que las otras dos redes de fibra óptica, se quedaron sin utilización alguna. Pero lo más crítico y rechazable de todo esto es que nadie ha hecho ni dicho nada. Sólo nuestra auditoría ha comenzado con los pronunciamientos que, más temprano que tarde, tendrán sus resultados.

 Fraternalmente,

 GONZALO ÁLVAREZ HENAO                                                             

Presidente

Movimiento Cívico de Medellín

Y El Área Metropolitana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s