Archivo mensual: febrero 2016

La Comunidad del Anillo y el costo de censura del cubrimiento periodístico

“Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”

Albert Camus (1913-1960)

26.02.2016

La FLIP tiene documentados casos que revelan como en los últimos dos años hubo actos de censura contra 6 medios de comunicación y al menos 10 periodistas: amenazas, intimidaciones, obstrucciones y seguimientos ilegales. En todos los casos de ataques contra la prensa existe un nexo claro y directo entre las publicaciones sobre la Comunidad del anillo y las retaliaciones.

Cronología:

Amenazas contra Noticias Uno

El 26 de enero de 2014, un periodista de investigación de Noticias Uno inició una serie de entregas sobre la Comunidad del Anillo. En ese momento, el foco estuvo en las irregularidades alrededor de las circunstancias del suicidio del Alférez Lina Zapata. La investigación planteaba interrogantes sobre si en realidad se había tratado de un suicidio o si alguien de la Escuela de Cadetes la había asesinado.

Aproximadamente 15 días después de la primera publicación, el periodista empezó a recibir amenazas en las que le decían que lo iban a matar. Fueron cinco amenazas a través de diferentes canales: llamadas, mensajes de texto y correos electrónicos. El periodista tiene actualmente medidas de protección por parte de la Unidad Nacional de Protección.

Obstrucción a Canal Capital

Días después de que Noticias Uno iniciara con las publicaciones sobre la Comunidad del Anillo, Canal Capital se interesó por el tema. Un periodista asistió a una rueda de prensa de la Policía con el fin de preguntarle al General Rodolfo Palomino, entonces Director de la Policía, sobre dicho asunto. Antes de ingresar al recinto, un sargento de apellido Cantillo estaba revisando las preguntas de cada periodista. Cuando vio la de Cruz, le dijo que ese tema no se tocaría en esa rueda de prensa. El uniformado agregó “Si yo fuera ustedes dejaría eso así porque alrededor de ese tema hay gente peligrosa” y no le permitió realizar la pregunta a Palomino. Tampoco le concedió la entrevista solicitada por el periodista. Las directivas del Canal Capital manifestaron su queja de manera formal ante la Policía.

Obstrucción y acoso judicial a Séptimo Día – Canal Caracol 

A principios de 2014, el programa Séptimo Día empezó la investigación para publicar un especial sobre la Comunidad del Anillo. Sin embargo, durante la investigación tuvieron varios obstáculos. Los encargados de entregar información en la Fiscalía, Procuraduría y la Policía Nacional evitaron  conceder entrevista y cuando se vieron obligados a hacerlo no ofrecieron mayor información.

También recibieron presiones por parte de abogados, representantes de los policías implicados, quienes buscaron persuadir al equipo de producción para que no publicaran la investigación. El canal recibió cartas donde les advertían que si los reporteros no tenían las pruebas suficientes, serían demandados por injuria y calumnia.

Posterior a la publicación del programa, varias de las fuentes consultadas fueron víctimas de amenazas. Incluso, Adiela Gómez, madre de la Alférez que fue encontrada muerta, tuvo que salir del país.

El Espectador

Conscientes de las presiones y peligros que significaba investigar sobre lo que ocurría en la Comunidad del Anillo El Espectador tomó como medida de autoprotección que ningún artículo sobre el tema llevara la firma del autor de la nota.

Por otro lado, la FLIP también conoció que sí existieron presiones que buscaban desincentivar que se continuaran con este tipo de publicaciones pero estas no se hicieron de manera directa a los reporteros.

Seguimientos e interceptaciones contra La FM y Vicky Dávila

El 29 de octubre de 2015, en horas de la mañana, fuentes de varias ciudades del país se comunicaron con la emisora La FM para informar que desde las instalaciones de la Policía Nacional no podían ingresar a las páginas lafm.com.co,rcnmundo.com y caracol.com.co.

El 19 de noviembre, un periodista de La FM fue víctima de un ataque informático. Mientras trabajaba en su computador personal en un texto sobre propiedades inmobiliarias de generales de la Policía Nacional, el reportero notó que alguien tomó control remoto de su computador, eliminó el texto en el que estaba trabajando y guardó el documento en blanco. Para ejecutar un ataque informático como este se requieren recursos importantes, pues sabían exactamente en qué momento y qué documento atacar.

Según la información que recibió Dávila también se habían interceptado las comunicaciones de otros periodistas: Daniel Coronell, María del Rosario Arrázola y Gustavo Gardeazabal.

El 28 de noviembre Vicky Dávila alertó que estaba recibiendo correos anónimos, que proporcionaban información muy concreta, que demostraban que había seguimientos sobre ella, a su actividad periodística y personal desde el año 2014. Le revelaron pruebas de que existían registros de conversaciones telefónicas, reuniones privadas, desplazamientos suyos y de sus familiares, conversaciones de Wathsapp, y asuntos personales que tenían un carácter reservado.

Seguimientos contra Claudia Morales

Al mismo tiempo que Vicky Dávila denunció que existían persecuciones en su contra, la periodista Claudia Morales advirtió que también era víctima de interceptaciones. Claudia Morales recibió un correo en el que se le reprochaba por haberse reunido con el General Palomino, reunión que se había acordado para informarle a Palomino de los anónimos que la periodista había recibido. Además, el anónimo señaló los vehículos desde los cuáles presuntamente se estarían realizando los seguimientos, vehículos que efectivamente pertenecen a la Policía Nacional.

 —————-

Por último la FLIP quiere destacar que una cosa es el debate que despierta la publicación del video y otra la relevancia pública de un escándalo de prostitución al interior de la Policía reconocido por el propio Ministro de Defensa. Es importante alentar a periodistas y medios para que este asunto no desaparezca de la agenda noticiosa. De igual forma es necesario exigir garantías para el libre cubrimiento del mismo, el costo de censura ha sido muy alto. La impunidad de estas agresiones tampoco contribuye a mejorar la aproximación periodística al tema.


Pronunciamientos
26.02.2016

Sobre la salida de Vicky Dávila de La FM y el caso de ‘La Comunidad del Anillo’

Como es de público conocimiento, el pasado 18 de febrero la periodista Vicky Dávila renunció a la dirección de La FM de RCN después de que divulgara un video íntimo de terceros aparentemente relacionado con un caso de corrupción en la Policía. Sobre el particular, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) –que quiso esperar a que los hechos se decantaran para hacer un análisis sobre lo sucedido– manifiesta lo siguiente:

1. Más allá de la decisión periodística de publicar el video –que generó un debate legítimo y necesario en la opinión pública– no se puede pasar por alto el hecho de que esa noticia hacía parte de una investigación periodística de interés público que tanto La FM como otros medios de comunicación venían adelantando.

2. Por cuenta de esa investigación tanto Vicky Dávila como otros periodistas recibieron amenazas de muerte y fueron objeto de interceptaciones ilegales. No puede pasarse por alto, entonces, el grado de intimidación y presión en que Dávila y otros periodistas, venían ejerciendo su labor.

3. En ese contexto, resulta cuestionable y paradójico que el presidente Juan Manuel Santos asumiera el rol de ‘periodista’ para criticar la decisión editorial de un medio de comunicación que investigaba posibles actos de corrupción en su gobierno. En la situación de riesgo que enfrentaba Vicky Dávila, esa declaración tuvo un efecto intimidatorio para ella y los demás periodistas que venían trabajando en esa historia.

4. Más allá de su pasado en el periodismo, el presidente Santos es hoy en día el primer funcionario público de la nación. Como han manifestado la Corte Constitucional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la responsabilidad de ese cargo implica que ninguna de sus declaraciones puede inhibir la actividad periodística, ni mucho menos aumentar la exposición de periodistas que ya están enfrentando un riesgo.

5. La autocensura no puede ser el resultado de este episodio. Le corresponde al gobierno, por una parte, ofrecer las condiciones para que los medios de comunicación continúen ejerciendo su labor y, por la otra, garantizar la integridad de los periodistas involucrados en esta investigación. De la misma forma, les corresponde a las autoridades judiciales –como ya manifestó la FLIP– investigar las intimidaciones y amenazas contra estos periodistas.

 Tomado de:

http://flip.org.co/es/content/la-comunidad-del-anillo-y-el-costo-de-censura-del-cubrimiento-period%C3%ADstico

Anuncios

Eurodiputados envían carta de apoyo al procedimiento en el caso Claudia Julieta Duque

23feb16


Doctor Juan Manuel Santos Calderón
Presidente
República de Colombia

Doctor Luís Eduardo Montealegre Lynett
Fiscal General de la Nación
República de Colombia

Señores Honorables Magistrados
Corte Suprema de Justicia
República de Colombia

Bruselas, 23 de Febrero de 2016

Objeto: Seguimiento al caso de la periodista y defensora de derechos humanos Claudia Julieta Duque, víctima de tortura psicológica perpetrada por agentes del Estado

Estimadas y Estimados,

Reciban nuestro más cordial saludo.

Aprovechamos esta oportunidad para felicitarles por los importantes avances en el proceso de Paz que se adelanta entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC en La Habana; así como ratificado en la reciente Resolución del Parlamento Europeo en Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, reiteramos nuestro compromiso a contribuir para la construcción de una paz sostenible y duradera.

En este espíritu nos dirigimos a Ustedes para mostrar nuestra preocupación por la situación de las personas defensoras de derechos humanos, cuya labor es clave para la construcción de paz y fortalecimiento de la democracia en el país. Consideramos importante que se avance en la investigación y sanción de los responsable en casos emblemáticos de agresión en contra de esas personas y su labor, como han sido las operaciones de inteligencia, seguimientos, hostigamientos, amenazas y demás agresiones y persecuciones sistemáticas por parte del extinto DAS, de las cuales han sido víctimas integrantes del movimiento social colombiano, periodistas, defensores/as de derechos humanos y exponentes de la oposición política, entre otros.

A este propósito quisiéramos expresar nuestra preocupación por la situación de seguridad, física y emocional, de la destacada periodista, investigadora y defensora de los derechos humanos, Claudia Julieta Duque, la de su familia y su abogado, Víctor Javier Velásquez Gil.

La señora Duque, en el marco de su trabajo de defensa de los derechos humanos, ha venido investigando y denunciando varios casos de violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad. En particular, después de sus denuncias sobre la presunta participación de agentes del DAS en el caso del asesinato del humorista Jaime Garzón ocurrido en 1999, ha empezado una época de gravísimas agresiones en su contra, incluyendo secuestro, amenazas, agresiones, y difamaciones, por las cuales ha tenido incluso que exiliarse un tiempo junto con su hija menor de edad, también víctima de numerosas amenazas y agresiones.

Por todo eso, desde el año 2011 Claudia Julieta ha sido reconocida por la justicia colombiana como víctima de tortura psicológica perpetrada por diferentes agentes y dirigentes del DAS. El ex director general de inteligencia Carlos Alberto Arzayus, ya aceptó en 2014 cargos por tortura contra Claudia Julieta y fue condenado a 6 años de prisión, al igual que otros 2 altos ex funcionarios del DAS. Cabe resaltar que se trata del primer caso en el mundo en que se reconoce y condena a agentes del estado por el delito de tortura psicológica como un crimen cometido en forma autónoma, es decir, independiente de otros delitos como detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales o masacres.

A su vez en 2012 la señora Duque denunció al ex presidente de Colombia y actual senador Álvaro Uribe Vélez por injuria y calumnia. Además en 2014 la Fiscalía General de Colombia ordenó a la Comisión de Investigaciones de la Cámara de Representantes investigar la responsabilidad de Álvaro Uribe en el caso de tortura psicológica arriba mencionado. Una orden similar fue emitida para el caso del ex director general del DAS, Jorge Noguera, desde 2013, el cual pese al caudal de pruebas existente a la fecha aún se encuentra en indagación preliminar.

Finalmente, otros ex miembros del extinto DAS han sido llamados a juicio dentro del caso de tortura contra Claudia como el ex subdirector José Miguel Narváez Martínez, los ex directores de inteligencia Gian Carlo Auque de Silvestri y Enrique Alberto Ariza (ambos prófugos), y en un juicio posterior al ex director de Contrainteligencia (también fugitivo) Rodolfo Medina Alemán y el ex detective y hasta su captura funcionario activo del Departamento de Migración Colombia, Ronal Rivera. Las audiencias preparatorias para el caso de tortura contra José Miguel Narváez empezaron en julio de 2015 y las próximas audiencias están previstas para los días 1,2 y 3 de marzo.

En este sentido nos preocupa que a medida que avanza el proceso, por el cual la periodista Duque y su abogado han pedido investigar a otros 19 funcionarios del extinto DAS, se hayan otra vez incrementado las acciones de seguimientos, inteligencia ilegal y agresiones en contra de la defensora, de su hija, su abogado y su familia, incidentes que han sido puestos en conocimiento de la Unidad Nacional de Protección y la Fiscalía General de la Nación por la propia Claudia Julieta Duque.

Por todo lo anterior, en el pleno respeto de la independencia de la justicia colombiana, los y las eurodiputadas abajo firmantes respetuosamente pedimos que:

  • Se avance con la mayor celeridad posible en estos juicios y se brinden plena garantías a la víctima y los testigos (entre ellos Claudia Julieta Duque) llamadas a declarar con el fin de que las audiencias no se conviertan en otra acción re-victimizante;
  • Se le dé impulso real a las investigaciones en contra del hoy senador Álvaro Uribe y el ex director del DAS Jorge Noguera por el delito de tortura.
  • Se resuelva la situación jurídica del senador Uribe Vélez por los delitos de injuria y calumnia en la investigación adelantada por la Corte Suprema de Justicia.
  • Se concierten y brinden todas las medidas de protección necesarias para la periodista y defensora de derechos humanos Claudia Julieta Duque y su familia;
  • Se investiguen todos los actos de intimidación, seguimientos ilegales y otras agresiones denunciadas por Claudia Julieta Duque y su familia, y que se sanciones a los autores materiales e intelectuales.
  • Se cumpla con el compromiso asumido por la Cancillería de Colombia en el sentido de que el gobierno emitiría antes del 15 de septiembre de 2015 un pronunciamiento público de respaldo a la lucha por la justicia de la periodista Claudia Julieta Duque, el cual aún no se ha dado.
  • Se efectivice la captura de los acusados que se encuentran prófugos de la justicia y se realicen los trámites necesarios para la extradición, deportación o captura internacional de quienes han huido del país para evadir el juicio en su contra.

Creemos que casos como este requieren de la mayor atención posible en cualquier Estado, a la vez que se den todas las garantías para quienes intervienen en ellos. De nuestra parte continuaremos observando este caso y la situación de seguridad de quienes impulsan acciones encaminadas a fortalecer el Estado de Derecho y brindar mayores condiciones de acceso a las víctimas.

Atentamente,

Marina Albiol Gúzman, GUE/NGL, Vicepresidenta Delegación de la Asamblea Parlamentaria Euro -Latinoamericana (EUROLAT)
Martina Anderson, GUE/NGL
Lynn Boylan, GUE/NGL
Matt Carthy, GUE/NGL,
Kostas Chrysogonos, GUE/NGL
Ignazio Corrao, EFD
Javier Couso Permuy, GUE/NGL, Vicepresidente Comisión de Asuntos Exteriores (AFET)
Fabio De Masi, GUE/NGL
João Ferreira GUE/NGL, Vicepresidente Delegación en la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE
Ana Maria Gomes, Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas S&D
Tania González Peñas, GUE/NGL Vicepresidenta Delegación para las Relaciones con la Comunidad Andina (DAND)
Takis Hadjigeorgiou, GUE/NGL
Stelios Kouloglou, GUE/NGL, Vicepresidente Comisión de Desarrollo (DEVE)
Patrick Le Hyaric, GUE/NGL, Vicepresidente GUE/NGL
Paloma López Bermejo, GUE/NGL
Curzio Maltese GUE/NGL
Liadh Ní Riada, GUE/NGL
João Pimenta Lopes, GUE/NGL, Vicepresidente Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (FEMM)
Barbara Spinelli, GUE/NGL
Neoklis Sylikiotis, GUE/NGL
Josep Maria Terricabras, Verdes/ ALE, Vicepresidente Grupo de los Verdes
Estefanía Torres, GUE/NGL
Miguel Urbán Crespo, GUE/NGL
Marie-Christine Vergiat, GUE/NGL
Miguel Viegas, GUE/NGL

 

La manipulación histórica en los comentarios contra la paz. Colombia debe cambiar

Por: Ricardo Robledo

La parábola del sancocho

Por: Ricardo Robledo

Pido disculpas si este título, referido a este popular y delicioso plato de la culinaria nacional, afecta los oídos de aquellos que lo juzguen de poca altura intelectual. De tanto transitar por el mundo, ya no se sabe qué puede ser calificado como tal y qué no; pues, todo calificativo responde a un interés social. En primer lugar me asiste un sentido práctico y en segundo lugar, alcanzar el difícil deseo de ser sencillo y elemental. Pero no he encontrado otra forma de expresar lo que quiero comunicar.

 Me da vueltas en la cabeza este plato típico porque el Comandante Jaime Bateman Cayón decía que la revolución debería ser como un sancocho – en el sentido que debería llevar de todo: yucas, plátanos, papas, condimentos, carne, etc- Término en el que casualmente he coincidido, pero significando que “tiene que ser cocinado”.

 La sal no es la componente más costosa del plato, pero no se la echen para que prueben como queda; otros, siendo sólo papas, quieren ser los únicos integrantes del plato, sin nada de lo demás, ni siquiera el agua. Se les dice que entonces eso no es un sancocho, pero insisten en denominarlo así. Pero, ¿Qué ocurre cuando las papas se calientan en la olla sin agua? ¡Se queman!

 También existen, los que no ven el sancocho en la sal ni en la pelada de las papas. ¿Acaso el sancocho no empieza a existir desde el momento en que se empieza a hablar de él, cuando se compran los componentes, o se pelan? Otros dejan apenas los elementos pelados y ya no ven más allá, o no lo creen de su interés por que hasta ahí llegan sus metas. Algunos pueden ser muy radicales y darles rabieta, pero tienen que esperar porque el sancocho no está, hay que cocinarlo – y al calor de la lucha popular dicen los expertos-. Es de tacto – nada tan fácil- saber en qué etapa estamos del sancocho y cual tarea te corresponde cumplir.

 Aquí viene el pecado intelectual: Es la forma en que interpreto el concepto de la Revolución Permanente de Marx. Es la dialéctica del sancocho, o la dialéctica reducida a un plato comestible. De nuevo pido disculpas si no se capta la altura de la “bajeza” de ofrecer la filosofía servida en un plato campesino, popular y tan típico.

 Quiero decir: existen quienes no ven el sancocho en la revolución ciudadana de Ecuador; en la Revolución Bolivariana de todos; en el trabajo de Dilma, de los Kirchner; en el proceso del Mas en Bolivia; en el café Rebelde de los zapatistas; en el grito de la calle; en el sindicalista que arriesga su trabajo; en la madre que lleva sus hijos a la escuela; en las mujeres que exigen sus derechos; en los estudiantes que marchan y estudian duro; en la mujer de la calle, tan pública como la educación oficial; en los ciudadanos y en las ciudadanas que sufren y luchan; en los indígenas que hablan de la madre tierra y caminan la palabra; en los descendientes de los bravos negros cimarrones que quieren seguir libres; en los vendedores ambulantes, acosados por los guardianes del ornato público; en los pequeños negociantes que tasan sus ganancias en lágrimas; en los locos que sueñan y escriben poemas de amor; en los campesinos abandonados que sólo pueden regar el surco con su sudor y su dolor; en los atacados por pensar en otros contenidos del sexo; en el amor al prójimo; en aquellos quienes los pican los mosquitos; en el conductor que tiene todas sus vacunas, incluidas las oficiales de la administración de impuestos; en el artista que canta su dolor o su alegría; en los estudiosos que analizan, escriben y debaten. Todos convocados a la mesa del ahora y del futuro.

CAMILO TORRES RESTREPO Y EL PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA

François Houtart *
Hace 50 años, un 15 de febrero, murió en la guerrilla el sacerdote colombiano Camilo Torres Restrepo. Los eventos contemporáneos deben situarse en una perspectiva histórica, porque en materias sociales y políticas nada cae del cielo. Son procesos que tienen su génesis. Un actor como Camilo Torres ha jugado un papel orientador en la historia de Colombia y vale la pena reflexionar sobre su importancia en la situación actual. Un libro publicado en Quito lo recuerda. **
1. El análisis social de Camilo Torres
El tema de la tesis de licenciatura que Camilo presentó en la Universidad Católica de Lovaina fue la estructura de las clases sociales en la ciudad de Bogotá. Él utilizó estadísticas para mostrar que no se trataba solamente de estratos sociales diferentes viviendo en el norte o en el sur de la ciudad, sino de estructuras construidas según una lógica de clases, fruto del sistema económico.
Las conversaciones de paz en La Habana tienen como objetivo poner fin a la lucha armada, lo que es de vital importancia en la coyuntura actual. Pero no significan el fin de las luchas sociales. La burguesía colombiana ha sido muy hábil en la utilización de todos los procesos históricos para reproducir su hegemonía: la independencia, los partidos conservadores o liberales, la industrialización, la financiarización de la economía, el servicio del imperialismo y hasta el narcotráfico.
Para Camilo Torres la lucha armada nunca fue un fin en sí mismo, sino una solución de última instancia, frente al fracaso, en el momento histórico que vivía, de los otros medios: diálogo, reformas, vía parlamentaria. El futuro, después de la paz, no será un proceso tranquilo, sino una continuación de las luchas sociales en el campo, en las ciudades y en las zonas indígenas; de las reivindicaciones para los servicios públicos, el acceso a la educación y a la salud, los derechos de la naturaleza, contra las multinacionales y el imperialismo. La lucha de clases no es una ideología, sino un hecho social, y en Colombia tiene un aspecto particularmente agudo.
2. La unión de las fuerzas populares
El éxito de la acción política de Camilo fue reunir varios sectores de la lucha popular alrededor de un proyecto común, sin abandono de la identidad de cada uno. Fue un proceso difícil, pero no imposible, y ahora es indispensable. Las corrientes que se excluyen mutuamente y, a veces, se combaten de manera más fuerte que contra el enemigo común, es una debilidad grave de las izquierdas en el mundo y una de las causas mayores de su ineficacia política. La reconstrucción social, después del fin del conflicto armado, pedirá un nuevo frente de las fuerzas de izquierda, como condición de un progreso social.
Camilo creía en la necesidad de un liderazgo en la lucha, pero no exclusivo ni personalista, sino como un servicio dentro de un proceso común. El protagonismo individual no era su filosofía y esta enseñanza es hoy día importante para construir la unión.
Su llamamiento fue para una acción de conjunto y no para una unidad alrededor de un partido o de una organización pidiendo a todos los demás ponerse de bajo de su propia hegemonía. Un proceso tal exige desinterés personal e institucional para buscar el bien común de todos.

Foto

El sacerdote Camilo TorresFoto Ap

3. La ética como orientación fundamental
La ética social, para Camilo Torres, tenía varios aspectos. El primero era la justicia. Para él era inadmisible que ciertos sectores de la población tuvieran riquezas considerables y otros se quedaran en la pobreza. Como no se trata de un problema de naturaleza, sino de construcción social, la exigencia moral de la lucha por la justicia es un elemento fundamental del pensamiento y la acción.

Otro nivel ético es la manera de cumplir con la lucha. La no violencia era para Camilo un principio de base, porque significaba el respeto de la vida. Solamente en circunstancias bien definidas se puede admitir una resistencia armada de pueblos o de sectores oprimidos: agotamiento de todos los otros medios y posibilidad real de obtener un resultado, como fue, por ejemplo, la revolución cubana.
Los medios utilizados en la lucha son también una dimensión de peso. Camilo Torres sabía muy bien que el no respeto de la ética en el curso de la lucha no solamente era moralmente inaceptable, sino también contraproducente.
4. La dimensión de fe cristiana
Cuando Camilo Torres murió, en 1966, la teología de la liberación, como disciplina propia, no había nacido. Sin embargo, sus bases ya estaban presentes, es decir, el compromiso de cristianos en las luchas sociales y revolucionarias, y otra manera de vivir la fe en comunidades.
Camilo Torres fue uno de esos precursores, inspirado en un primer tiempo por la doctrina social de la Iglesia en su orientación la más radical: condena de abusos y excesos del capitalismo como fuente de injusticias. Su búsqueda de los valores del reino de Dios, proclamados por Jesús en su sociedad de Palestina, llevó a Torres más allá: condena del capitalismo en su lógica, lo que es la base de la teología de la liberación en su dimensión de ética social.
Es por ello que Camilo Torres se acercó al análisis marxista, que permite descubrir los mecanismos de la dominación del capital y de mirar la sociedad con los ojos de los oprimidos, lo que el Evangelio nos pide.
Frente a la globalización de la economía mundial bajo el poder del capitalismo de monopolio, frente a la extensión mundial de la extracción minera y de los monocultivos, a la destrucción del patrimonio forestal, la agresión generalizada contra los pueblos indígenas, las políticas de austeridad para salvar el sistema financiero, una renovación de la teología de la liberación es más necesaria que nunca y la inspiración de Camilo Torres puede ayudar a los creyentes a redimensionar su fe en esta perspectiva.
Estos cuatro ejes son la contribución de Camilo Torres a la reconstrucción de la sociedad colombiana después de los acuerdos de paz.
_______________________________________
* Profesor del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), Quito.
** Javier Giraldo Moreno, sj, François Houtart, Gustavo Pérez Ramírez, Camilo Torres Restrepo y el amor eficaz, ediciones La Tierra, Quito, 2016.

En los zapatos de Timochenko

Por: Ricardo Robledo

TMCK

En días pasados circuló por los medios una foto en la cual se criticaba al jefe insurgente por usar zapatos capitalistas. Los periodistas colombianos buscan impactar al pueblo de muchas formas. Dice Marx que el capitalismo hace ver como una relación entre cosas (mercancías) lo que en realidad es una relación entre personas (burgueses y proletarios; explotadores y explotados; trabajo vivo y trabajo muerto). Temas tratados en el Capítulo I de ”El Capital”. Filosóficamente muestra que hay una diferencia entre la esencia y la apariencia. No basta con resaltar los zapatos, sino se alcanza a ver en ellos el trabajo esclavo, la alienación, la injusticia, la infamia de la explotación infantil, el despojo histórico y presente del sistema que los produce.

 El que no se informa no tiene derecho a hablar –ni menos a informar o desinformar como lo hacen los medios colombianos, otra vez en una salida desafortunada- Es bueno que investiguen para que salgan con notas de mayor altura; pero se quedan en lo bajo por que lo que buscan es el desprestigio diario así sea basados en cosas triviales. Lo cierto es que el capitalismo es una relación de producción a la que las personas no pueden escapar. Esta es también una expresión del despojo al que son sometidos los seres humanos bajo este inhumano sistema. No puede conseguirse algo que no sea fabricado en el ambiente esclavizado de la industria capitalista, ni un huevo para la alimentación básica escapa a que tenga que ser comprado mediante el dinero. Los planes perversos de la mitad del Siglo XX en Colombia, conocidos como el periodo de la violencia, apuntaban realmente al despojo de las tierras de los campesinos y a la urbanización de la población; condiciones necesarias para el desarrollo del capitalismo.

 En los comentarios mediáticos a la mencionada foto, subyace también una concepción excluyente, según la cual entonces, los pobres no pueden usar artículos de calidad ni tienen el derecho al goce y al disfrute. Para ellos sólo el trabajo duro; “la buena vida” y el bien vivir, es exclusivo de los potentados. La buena mesa para las élites y las sobras para los de abajo. Dentro de la lógica burguesa, la posesión de artículos es el equivalente de la buena vida; es más importante el tener que el ser.

 Un punto importante de reflexión para todos, es pensar en cómo romper la cadena del valor y escapar a las relaciones de producción capitalistas. Crear cosas nuevas no es tan fácil; más aún enfrentando poderes que controlan al conjunto de la sociedad. Ahí radica la importancia de las acciones que, en medio de tropiezos, adelantan los gobiernos nacionalistas y progresistas de América Latina. La alternativa es apoyarlos.

COLOMBIA. Declaración sobre el paro nacional del 17 de marzo

FAEl Frente Amplio por la paz –Antioquia– fue creado para apoyar y contribuir a que el proceso de paz entre el gobierno y las insurgencias llegue a feliz término, a través de unas negociaciones exitosas cuyos acuerdos sean refrendados directa y democráticamente por los ciudadanos.

Siempre ha sido claro, sin embargo, que una cosa es la finalización del conflicto armado y otra muy distinta, la construcción de la paz propiamente; que la paz significa reformas profundas y requiere que se ejecuten los cambios que los gobernantes del país vienen aplazando desde hace un siglo.

De tal suerte que, más allá de la finalización del enfrentamiento a través de las armas, construir la paz es construir una sociedad con derechos, con equidad y con justicia social. Construir la paz nos enfrentará inevitablemente con el modelo neoliberal que ha despojado al pueblo colombiano de sus derechos adquiridos, ha profundizado la desigualdad, la corrupción en las instituciones del estado y la entrega del patrimonio público a los emporios transnacionales.

Seguiremos apoyando con toda decisión las negociaciones de paz, la desmovilización de combatientes, la firma de los acuerdos y su futura refrendación, pero esa paz no será sostenible ni duradera bajo la dictadura del capital financiero y su modelo neoliberal. Una paz neoliberal sería una caricatura, una burla al esfuerzo nacional por salir de cinco décadas de guerra. Por esta razón simple apoyamos las luchas populares por mejores ingresos, por no dejarse reducir al hambre, por los derechos sociales, contra la corrupción y por la defensa del patrimonio público. Apoyamos resueltamente el paro nacional del 17 de marzo contra el nuevo paquete neoliberal del gobierno de Santos, y en respaldo a los acuerdos de La Habana y su refrendación.

En Colombia como en toda América Latina, el neoliberalismo y la violencia contra los movimientos sociales, han ido siempre de la mano. Ese modelo es esencialmente dictatorial; sus políticas se nos han impuesto represivamente. El Plan Colombia, el paramilitarismo, la doctrina militar, la legislación autoritaria y la guerra mediática, han sido instrumentos al servicio de ese modelo para someter a quienes nos le oponemos. Es el neoliberalismo y las élites que lo sustentan, quienes han aprovechado la violencia y todas sus expresiones para preservar sus intereses.

Medellín, febrero 18/2016.