EN EL INCENDIO DE LA CENTRAL HIDROELÉCTRICA DE GUATAPÉ, CONTINÚAN SIN APARECER LOS CULPABLES

UNIGEEP                                                                 MOVIMIENTO CÍVICO

UNIÓN SINDICAL                                                DE MEDELLÍN                      

GRUPO EMPRESARIAL EPM                  Y EL ÁREA METROPOLITANA

BOLETÍN INFORMATIVO

EN EL INCENDIO DE LA CENTRAL HIDROELÉCTRICA DE GUATAPÉ, CONTINÚAN SIN APARECER LOS CULPABLES

En la precipitada visita a la Central Hidroeléctrica de Guatapé, el Presidente Juan Manuel Santos Calderón, llegó a pedir celeridad en las reparaciones, pero no a exigir que aparezcan los responsables de tan execrable descuido. Hablar de paz y de la lucha contra la corrupción, es el pan nuestro de cada día del Primer Mandatario, pero su gobierno se puede calificar como el más corrompido de la historia del país. Nosotros le hemos puesto en conocimiento graves actos de corrupción, y siempre se hace el de los oídos sordos y el de la vista gorda. Lo de la Central Hidroeléctrica de Guatapé, es apenas la punta de Iceberg, dado que el desgreño administrativo, la corrupción y la crisis financiera de las Empresas Públicas de Medellín, está tocando fondo.

La Central Hidroeléctrica de Guatapé pertenece al aprovechamiento del río Nare, regulado por el embalse El Peñol – Guatapé. Está ubicada en el sitio conocido como La Araña, jurisdicción del municipio de San Rafael, al Oriente del departamento de Antioquia, a 100 kilómetros de Medellín. Su capacidad instalada es de 560 MW (nominal y efectiva) entregados por ocho unidades generadoras de igual capacidad, accionadas por turbinas tipo Pelton de eje vertical. Utiliza las aguas del río Nare, que se desvía al río Guatapé para aprovechar una diferencia de nivel de 810 metros entre las cuencas de estos dos ríos. La primera etapa fue puesta en servicio entre 1971 y 1972 y la segunda en 1979. Cada etapa está compuesta por cuatro unidades generadoras. Esta central contribuye al sistema con 2.730 GWh de energía media anual, y una obligación de energía firme asignada para el 2011, de 1945.5 Gwh-año. Es la de mayor regulación del país, con una capacidad de almacenamiento total de 1.071,7 millones de metros cúbicos.

Preocupa que esta generadora con ocho turbinas, según se especula en todos los medios, vaya a estar paralizada, por lo menos seis meses, causándole unas perdidas cuantiosísimas al país, y que personas como Juan Esteban Calle Restrepo, Jesús Arturo Aristízabal Guevara, Luis Fernando López Marín y otros altos directivos, no estén dando las explicaciones a que tienen obligación por el daño gravísimo que se le ha ocasionado al país. Esto, mientras suenan las campanas fatídicas de otro apagón de connotaciones mayúsculas. Lo paradójico es que en Colombia se tienen que presentar hechos turbios, por parte de ciertas personalidades, para que puedan acceder a otros cargos de renombre en el sector público o privado, como es el caso del exgerente Juan Esteban Calle Restrepo, quien ya tiene su puesto asegurado en Argos.

Lo más delicado del asunto, es que el gobierno nacional, le giró a las Empresas Públicas de Medellín, más de tres billones de pesos del cargo de confiabilidad, para el control de la sedimentación y el mantenimiento total de la Central Hidroeléctrica de Guatapé, y no se sabe a dónde fueron a parar estos dineros, que son producto de las contribuciones que hemos hecho todos los colombianos. La desaparición gravísima de estos recursos merece una investigación muy exhaustiva y a fondo, tanto de la Fiscalía General de la Nación, como de la Procuraduría y de la Contraloría General de la República. La mala suerte de los implicados en estas censurables y repudiables acciones, ha comenzado con el incendio presentado el 15 de febrero de 2016, que agudiza la crisis energética nacional, porque para desgracia suya, con esta situación se van a destapar muchas ollas podridas.

Para terminar de empeorar todo, se ha anunciado que la represa Guatapé-Peñol va a ser vaciada, bajo el subterfugio y engaño de trasladarle agua a otros embalses. Lo que no se han atrevido a reconocer es que lo que van a hacer es darle tratamiento a la sedimentación que redujo ostensiblemente la capacidad de los 1.071,7 millones de metros cúbicos, en más de 15%, según nos explicaron funcionarios expertos en este tema. Tampoco han expresado la cifra que valdrá el trabajo que, con toda seguridad, no será una cuantía que baje, por lo menos, del billón de pesos. Aun así los responsables de este siniestro energético y económico, siguen agazapados, sin rendir las debidas cuentas sobre lo sucedido, pero tendrán que aparecer, porque El Movimiento Cívico de Medellín Y El Área Metropolitana y UNIGEEP, llegarán hasta las últimas consecuencias con este trascendental y delicado proceso.

De la Comunidad y los Trabajadores en General,
GONZALO ÁLVAREZ HENAO JESÚS MARÍA LÓPEZ VELÁSQUEZ
Presidente Presidente
Movimiento Cívico de Medellín UNIGEEP
Y El Área Metropolitana Unión Sindical Grupo Empresarial EPM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s