Espectacular presentación del enmascarado de plata en Bogotá

Santos, el legendario luchador mejicano, protagonizó una espectacular contienda en un de los coliseos bogotanos, en una pelea pactada máscara contra máscara, bajo la modalidad de dos contra uno, con la participación de alias el ruso y del gran colombiano, el número 082 en las listas norteamericanas de la asociación de ese deporte.

 El presentador oficial era un tipo de nariz plominente, con un hablado nasal, casi sagrado, que hasta podría ser tomado como un intelectual; como recordarán, este personaje fue el que salvó a Colombia, al trasnocharse heroicamente un 31 de diciembre hasta la media noche, para evitar que se perdieran unas acciones. ¡Eso sí es patriotismo.! Desde entonces, es quien coordina todas las acciones de su partido.

En las experiencias de este último, fue que se inspiró el famoso juego de video, en el que unas acciones públicas comienzan a descender y uno debe atraparlas antes de que caigan, poniendo cuidado de no cotizarlas por encima del 10% de su valor nominal. Luego, en la segunda fase, un amigo vuelve y las lanza al 200% de su precio en bolsa, teniendo como referencia la cotización del petróleo WTI en la bolsa de Nueva York y que la TRM esté por encima del 80% del Dow Jones. Divertidísimo. (Bueno, esto algo que los pobres -chichipatos- nunca entenderán ni podrán jugar; así que Amable Lector…pase al siguiente párrafo)

Como se sabe, de alias el ruso hace apenas poco que se conoce de su identidad, de la habilidad con la izquierda, de su capacidad intelectual y oratoria que lo han llevado a ocupar los titulares hasta de la mala prensa nacional e internacional

 El gran colombiano saltó al ring, como siempre portando la cinta tricolor atravesando su pechito, con el escudo en el centro y agitando agresivamente su mano derecha-como recordaran, su lado izquierdo no le sirve para nada, como lo ha manifestado en repetidas ocasiones-. Siguiendo el truco publicitario, amenazaba a todos los asistentes y contendores, con una motosierra made in usa.

 El pensaba que el combate era dos contra uno respetando las buenas costumbres tradicionales, pero su anterior compinche se alió con alias el ruso, lo que no esperaba y por lo que se sintió traicionado después de haber estado a su lado, de tantos combates y triquiñuelas juntos; pues, entre los dos nuevos mejores amigos le propinaron tremenda paliza. Previendo eso, sus amigos ya le habían advertido que no pactara la lucha, máscara contra máscara, que permaneciera en las sombras.

 En un episodio, el 082 les mandó un derechazo sesgado como se decía en el lenguaje de las AUC (Asociaciones Unidas de Combates) que fue rechazado por los oponentes, con una maniobra del enmascarado en la que hábilmente pasó de agache, dejando que su aliado llevara la peor parte.

 En un momento del combate, el 082 y el enmascarado de plata, se guiñaron el ojo y sacaron al ruso de la plataforma de lucha; lo que muestra lo difíciles que pueden resultar estos combates con actores tan pesados, por los acuerdos secretos, truquitos y triquiñuelas, en ambientes en los que está en juego tanto dinero de los poderosos apostadores nacionales e internacionales.

 Cuando sonó la campana, los acompañantes del ruso le reclamaron al árbitro por la jugada sucia, pero este dijo que presentaran un derecho de petición a los entes municipales, departamentales y nacionales, con copia a la OEA y a la ONU y que este sería estudiado en las próximas asambleas de estas organizaciones, a celebrarse en Washington en el segundo trimestre del 2017, después de que discutieran la posible revocatoria a Maduro. Lo que muestra así, la esencia, pulcritud y actividad democrática de estos eventos.

 Con el ruso ya fuera de combate, el enmascarado sacó un as bajo la manga, le puso al 082 una máquina desde la izquierda, cuando El lo esperaba desde la derecha y luego le extrajo de su bolsillo derecho unos tarjetones electorales ya diligenciados, truquito que   había aprendido del legendario pastrana padre- la prensa especializada dijo que con esta maniobra fue que le ganó el combate.

 El derrotado estuvo tirado varias horas en el piso esperando que su EPS lo recogiera. De la tribuna le gritaban: “¡¡que coma de su propio cocinado!!”. Hubo quienes no entendieron el mensaje y empezaron a preguntar en dónde podían conseguir algo de colesterol ya que las ventas de comida habían sido prohibidas por un tipo alto, de barba blanca y cuidadosamente pulida, con hablado y aspecto de gomelo y de tan buena presencia que podía ser confundido con un doctor en cualquier cosa o con un burgomaestre; argumentaba que era para que no le invadieran el espacio público; pero sí dejó que sus amigos se asentaran en los parques de los alrededores.

 Este personaje alto, se las había arreglado para que todos los asistentes tuvieran que llegar al coliseo en unos buses rojos largos, en uno de los cuales, dotado de caja fuerte, también viajó gozoso con muchos de sus amigos, a pesar de que un amable coronel de la policía le había dicho que si accedía, lo llevaba en un trencito.

 El gran luchador colombiano sólo pudo ser recogido cuando llamaron a uno de sus amigos de Miami, quien se hizo presente cautelosamente y amenazó con hacer retirar de las 7 bases a las tropas extranjeras invasoras, si no lo atendían de inmediato; ahí mismo, ante tan terrible riesgo para la soberanía nacional, el gobierno hizo llegar sendas ambulancias, de las cuales se bajaron unos paramédicos como muy agresivos, con motosierras, alegando que llevarían al herido en pedazos para que fuera democrática la distribución entre las ambulancias.

 Les aclararon que no era sí, que el perdedor no había sido el ruso, según lo acordado,  sino el gran luchador colombiano, que había recibido una golpiza; pues, su amigo enmascarado lo había traicionado aliándose con el barbado. Que tampoco creyeran que el afectado era algún habitante desplazado del Bronx. Entonces los carros de emergencia salieron diligentes pidiendo vía, como si llevaran a algún ejecutivo a una importante reunión de negocios o a comer carne de res a un prestigioso restaurante.

 En el trayecto al hospital, se apreció alguna conmoción en el gran luchador colombiano; pues, repetía y repetía maldiciones contra los venezolanos y el castro-chavismo a quienes consideraba responsables de su desventura. A pesar de manifestar que El ha protagonizado combates más sangrientos, se mostraba bastante adolorido, adolorido en el corazón, por una ingrata traición a su causa; es decir a la patria.

 Un miembro de su cuerpo técnico, de apellido ordoñez, amenazó con sancionar la plaza con 15 años, tal como siempre procuraba hacerlo con sus opositores; también protestó porque en los entre tiempos ponían a desfilar mujeres ligeramente vestidas mostrando su pecaminoso cuerpo. Luego ordenó que se recogieran firmas contra el enmascarado de plata y su aliado para declarar nulo el combate; pues, decía que era como un aborto deportivo en contra de la fe católica.

 Por lo controvertido de la pelea, las barras bravas populares se vieron enfrentadas en tremendas grescas; mientras, los empresarios de los combatientes, todos sus representantes y agentes, salían abrazados a un lujoso restaurante y acordaban desayunar en Miami. Sus coches último modelo se perdieron en la oscuridad de la noche, haciendo gala de su habilidad para aprovechar las tinieblas cuando las cosas se calientan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s