NO HAY PAZ PARA LAS MUJERES, MIENTRAS EL ESTADO PERMITA QUE NOS ASESINEN

La confluencia de mujeres para la acción pública y diversas organizaciones del movimiento social de Mujeres, expresamos  nuestra indignación y repudio por la persistencia de las violencias contra las mujeres y las niñas, de igual manera rechazamos la persecución y asesinato de lideresas y líderes sociales.

Diciembre  5 de 2016
En medio de los vientos de Paz que siguen soplando en nuestro país, paradójicamente  estamos viviendo un fuerte escalamiento de la violencia que afecta la vida e integridad de las mujeres, las niñas y los diversos procesos sociales que en medio de la violencia siguen sembrando esperanza para alcanzar un país donde la justicia y la dignidad sean el horizonte para una nueva vida. Así mismo seguimos siendo testigas de un fuerte recrudecimiento de los feminicidios, hay reportados alrededor de  157 feminicidios hasta septiembre de 2016, sin mencionar los que no se reportan y los ocurridos recientemente. No hay un día en que no se tenga noticias de una mujer o niña asesinadas.
Resulta inadmisible que luego de la primera firma del Acuerdo de Paz con las Farc ocurrido el 26 de septiembre,  se hayan dado 35 atentados y 52 asesinatos contra líderes y lideresas que luchan por los derechos humanos en el país. En lo corrido del año 2016 han sido asesinadas 70 personas, 282 amenazados, y un sin número de personas desplazadas y exiliadas, que integran los movimientos sociales y políticos del país.
Esta grave problemática de violación sistemática de derechos humanos en Colombia muestra que no existe voluntad alguna por parte del Estado y los sectores que detentan el poder económico, político y militar,  para avanzar en la construcción de un clima favorable a la paz, demostrando que  ellos no quieren que la paz sea una realidad.
La persistencia y hasta el recrudecimiento de las violencias contra las mujeres y entre ellas los feminicidios, nos obliga a declararnos en estado de alerta; el reciente caso ocurrido en la ciudad de Montería con la joven  Nataly Salas Ruiz quien fue inicialmente desaparecida y posteriormente encontrada en la laguna de oxidación de la ciudad con tres impactos de bala y presuntamente violada, la muerte de Dora Lilia Gálvez empalada, quemada y violada en el Valle del Cauca y el caso, con el que hoy iniciamos el día, el asesinato,  violación y tortura de Yuliana Andrea Sambony Muñoz de 7 años de edad, raptada en la ciudad de Bogotá al parecer por un famoso y adinerado arquitecto que se encuentra en la clínica Navarra ingresado al parecer por sobredosis; nos plantea la urgente necesidad de promover una acción pública de denuncia, pero también a continuar en movilización y exigir al Estado Colombiano  justicia para todas las mujeres asesinadas en Colombia, que pare la persecución militar, paramilitar y los crímenes del sicariato que vienen acrecentándose con el visto bueno y complacencia del gobierno y sus organismos de seguridad.
No podemos seguir callando, ignorando e invisibilizando esta cruda realidad de la violencia feminicida, social y política que recorre nuestro país, buscando intimidar, sembrar terror y fragmentar  los procesos de lucha que vienen caminando en Colombia. El asesinato de Yuliana Andrea y todas los feminicidios, exige que se declare una crisis humanitaria y luto nacional.
Ni una menos, vivas nos queremos.

¡SIN CALLAR, JUNTAS POR LA PAZ!

TOMADO DE “LAS DOS ORILLAS”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s