Archivo mensual: enero 2019

Una rabiosa jauría encabezada por Estados Unidos está atacando desesperada al gobierno bolivariano de Venezuela para derrocarlo

Por: Iván Márquez

Una rabiosa jauría encabezada por Estados Unidos está atacando desesperada al gobierno bolivariano de Venezuela para derrocarlo. Y quiere derrocarlo para apropiarse del petróleo, del oro, del coltan y de las riquezas minerales que yacen en el suelo y el subsuelo de Venezuela.

Ningún revolucionario, ningún bolivariano, ninguna persona honrada, ni organización social que luche por la justicia, por un mundo mejor, puede permanecer con los brazos cruzados frente a esta agresión de la codicia; mucho menos los que sientan palpitar la patria por dentro, ya sea venezolana o nuestramericana.

Estamos en la etapa final de un plan soterrado que venía avanzando desde hacía tiempo movido por el combustible del odio de los gobernantes de Washington y la derecha latinoamericana contra Simón Bolívar. Siempre quisieron apagar la voz que estremeció el cielo del Orinoco y del Nuevo Mundo en el Congreso de Angostura. Siempre quisieron silenciar el vibrato de ese espírtitu revolucionario que aun sigue convocando a las naciones surgidas de su espada a la confederación en una Gran Nación de repúblicas hermanas. Bolívar consideraba que ella constituía la única potencia capaz de garantizar la defensa de la libertad y la independencia, amenazadas por “el terrible monstruo del norte” y por la Santa Alianza europea que todavía nos quieren regresar a las cadenas coloniales. Por eso sus palabras siguen vigentes con todas sus sonoridades en el aire: “Unidos seremos fuertes y mereceremos respeto; divididos y aislados, pereceremos”.

Estados Unidos históricamente ha contado con la oligarquía santanderista de Colombia a la hora de poner en marcha su estrategia geopolítica de dominación de Nuestra América. Han utilizado a Colombia como a Malinche en la traición a sus hermanos. Venezuela brindó amparo en su territorio a más de 5 millones de colombianos que huyeron de la pobreza y les colgó en el pecho el rango de compatriotas; pero el agradecimiento de esta oligarquía fue el ataque a la moneda venezolana, el saboteo a su economía y el despliegue de un fuego mediático desestabilizador que inflamó los odios y los chovinismos irracionales.

Ayer la prensa descubrió en la carpeta bajo el brazo de John Bolton, asesor de seguridad de Estados Unidos, la sugestiva línea a mamo alzada “5.000 tropas a Colombia”; y el canciller de Duque, que cree que el mundo es bobo, dice que no sabe por qué el gringo tenía esa anotación. Son unos hipócritas. Conocen muy bien el plan de intervención injerencista. Es una locura la guerra contra Venezuela. Tiene razón el presidente Nicolás Maduro al responsabilizar a Donald Trump de un eventual derramiento de sangre en la patria de Bolívar. El gobierno de Colombia siente trepidar por dentro la adrenalina de la fruición que le produce ser peón de los planes de las rapaces águilas de Washington.

El mismo asesor de seguridad de los Estados Unidos ha manifestado con la desfachatez de la soberbia el deseo de que las empresas petroleras de los Estados Unidos produzcan petróleo en Venezuela. Que hay que derrocar a Maduro para crear oportunidades de negocios en la región… Y para contribuir a ello le congelan más de 7.000 millones de dólares a Venezuela. Se quieren robar a CITGO filial de PDVSA en los Estados Unidos. Y ahora el gobierno británico, desempolvando sus antiguas prácticas de corsario del Caribe despoja a Venezuela, como Morgan el pirata, parte del oro de su reserva.

La conciencia mundial debe pronunciarse frente a estos atropellos. Levantemos la voz, movilicémonos, protestemos, opongámonos a esa gavilla de rufianes que quieren por la fuerza aplastar la patria grande bolivariana. Los latinoamericanos, el pueblo estadounidense, debemos manifestarnos con fuerza para impedir que se perpetre el abominable crimen que tienen en mente. Ningun pueblo, ningún gobierno, puede en este momento crucial volver la espalda de la indiferencia. Frente a esta grave circunstancia permanecer en silencio es un crimen.

Hagamos nuestro el sentimiento de Bolívar para quien “la ofensa hecha al justo es un golpe contra mi corazón”. Lo necesitamos para alentar la nueva alborada del radiante sol de la solidaridad. No permitamos que la derecha borre de nuestra historia y de nuestra conciencia a Simón Bolívar el Libertador porque su proyecto sigue vivo y tiene quehacer en América todavía.

Enero 28 de 2019

Elliot Adams (La Bestia): Bush hijo lo llamó para que diseñara la invasión a Irak. Arquitecto del desastre, en Cuba lo nombraron la bestia, y su nombre pesa en muchas muertes en el continente americano.

Intervención del canciller venezolano ante la ONU durante reunión urgente del Consejo de Seguridad

https://news.un.org/es/story/2019/01/1450062

 

… SE ESTÁN DEJANDO ROBAR A UNE EPM TELECOMUNICACIONES S.A.

PRIMERO DIJERON QUE MEDELLÍN ERA LA MÁS INNOVADORA DEL MUNDO, AHORA DICEN QUE LO VA A SER EN LA TRASFORMACIÓN DIGITAL, PERO SE ESTÁN DEJANDO ROBAR A UNE EPM TELECOMUNICACIONES S.A.

¿A QUÉ LE CREEMOS?

POR: UNIGEEP – GONZALO ÁLVAREZ HENAO

En la administración de Aníbal Gavira Correa, se destinaron montañas de dinero de los impuestos que pagamos los contribuyentes, para venderle al país y al mundo la idea que Medellín era la ciudad más innovadora del planeta, lo que resultó ser una gran mentira, porque esta ciudad tan creadora no ha podido resolver los problemas de contaminación ambiental, de congestión vehicular, no obstante tener Metro, Tranvía y Metrocables, tampoco ha conseguido resolver las complicaciones de inseguridad, y la desgarradora miseria que padecen miles de pobladores. Este embeleco de la innovación e internacionalización, nos dejó como herencia que el exclusivo sector del Poblado, fuera tomado por mafias internacionales, especialmente de Israel, para producir, comercializar y consumir droga, y el fomento del criminal turismo sexual infantil.

Ahora resulta que en medio de los agobiantes problemas que aquejan al país, el opacado Presidente Duque anuncia, el 23 enero en Davos, Suiza, que Colombia iba a ser el primer país de habla hispana en hacer parte de un selecto grupo de estados que liderarán la transformación digital, y que Medellín será la protagonista de este reto que representa el desarrollo para la nación y la región. Observando este anuncio de manera desprevenida y libre de prejuicios, sería de celebrarlo como colombianos, pero resulta que la realidad es muy distinta porque el alcalde, Federico Gutiérrez Zuluaga, a quien nosotros hemos señalado de actuar en complicidad con unos estafadores internacionales, que dicen ser representantes de la multinacional Millicom en Colombia, está sacando pecho con esta noticia, en manera vergonzante. Insistimos de que si el Alcalde se siente ofendido o calumniado, puede llevarnos a la Fiscalía, pues es precisamente este el momento que estamos esperando, para revelar las pruebas que tenemos en custodia, para que no nos sean robadas.

El municipio de Medellín, contaba con la segunda empresa de telecomunicaciones más importante del país, UNE EPM Telecomunicaciones S. A., pero a consecuencia que un grupo de 11 concejales de Medellín, de quienes dicen las malas lenguas, recibieron millonarios sobornos, le abriera las puertas a la multinacional Millicom, que sin invertir un solo peso se apoderó de todas las empresas de telecomunicaciones propiedad de la ciudad, que eran el instrumento ideal para liderar la tal transformación digital, nos estamos quedando sin la vaca, sin la leche y sin el cuero. No nos consta lo de los pagos, por lo tanto no podemos decir que sea verdadero, pero lo cierto es que el comentario está difundido por toda la ciudad, y cuando el río suena muchos ruidos y sonidos se escuchan.

No nos cansaremos de decir que Medellín contaba con una empresa de Telecomunicaciones sólida financieramente, con 58 años de una experiencia consistente y de trayectoria. El que estos potenciales recursos vayan a parar a manos de las defraudadoras empresas multinacionales de las telecomunicaciones es demasiado frustrante y desolador. Las denuncias que hemos venido haciendo no han sido desmentidas, por lo que esperamos que las autoridades que conocen de estos hechos rompan su silencio, y que la ciudadanía reclame unos resultados certeros, céleres y oportunos.

Tampoco podemos dejar de reconocer que de los concejales, señalados por la comunidad de recibir suculentas coimas, tienen conocimiento las autoridades, que necesariamente tendrán que relacionarlas con las denuncias por tráfico de influencia y demandas de perdida de investidura. Estos hechos corroboran que las investigaciones de nuestras organizaciones han sido llevadas a cabo con demasiado juicio y mucha seriedad, y que por ello los procesos iniciados de nuestra parte gozan de un acervo evidenciable que no admite discusión alguna.

De los Trabajadores y la Comunidad en General

JUNTA DIRECTIVA
UNIGEEP

JUNTA DIRECTIVA
UNITRATEL

GONZALO ÁLVAREZ HENAO
Presidente
MCMAM

 

En Colombia la guerra es racional y la paz, irracional

Por: Ricardo Robledo

Al menos eso fue lo que arrojó el resultado numérico del plebiscito del 2016, con una diferencia cercana a cincuenta mil votos, que es una cifra insignificante comparada con la cantidad de víctimas que deja la violencia cada año en el país.

Esa mayoría en la consulta, ha hecho feliz a la tenebrosa derecha que gobierna a los colombianos. A los que votaron NO por la paz, les duelen los militares muertos; a los que votaron Si a la paz, que no quieren saber de un muerto más, que buscan la reconciliación nacional y la fraternidad mundial, son los terroristas a los que hay que “pelar”. Los que llevaban en sus camisetas el letrero de “No a la restitución de tierras” pudieron marchar tranquilamente el domingo 20 de enero; a los otros, “plomo les vamos a dar”.

Hay que dejar tanta palabrería; los discursos deben estar acompañados de acciones coherentes. Querer la paz es aceptar la restitución de tierras a los campesinos despojados y desterrados; es comparecer ante la generosa JEP para que todos los comprometidos en los crímenes del conflicto confiesen sus delitos, digan la verdad y cumplan con la no repetición.

Las palabras de dolor ante los muertos, se convierten en cinismo, cuando el propósito de tanta violencia tiene como centro la conservación de riquezas mal habidas y privilegios obtenidos a partir de la corrupción. Para los fallecidos, el insignificante y dudoso trato póstumo de héroes.

En un país en el que no se le cree al gobierno, a los entes de control ni a medicina legal, las investigaciones que adelante el fiscal, no conducirán a aclarar los hechos; un colombiano de hoy puede ser acusado de violar a Juana la Loca y los resultados del ADN pueden dar positivo y ser condenado; igualmente si se hace un atentado, los autores no serán esos, sino otros; se exoneran a unos y se inculpan a otros según sea la conveniencia. En el último atentado en Colombia, de los informes del fiscal, lo único que se le puede creer es que a alguien que trabaje con explosivos es posible que le falte una mano.

Quedan muchas dudas porque con la manipulación es como ha gobernado la clase política en Colombia; históricamente, le han dicho al pueblo colombiano que los revolucionarios son comunistas y que estos persiguen a la iglesia católica, que mataron a Gaitán y generaron la violencia de los años cincuenta del Siglo XX, que buscan colectivizar a la mujer, que violan los derechos humanos, que son narcotraficantes, que son terroristas; estos y muchos epítetos más, acompañados de los correspondientes e infames atentados violentos con muerte y despojos.

En la película “La dictadura perfecta” muestran que el método de gobierno de la mafia es provocar un hecho más grave que el actual, para enfocar a la opinión pública. Existen poderes que representan a aquellos quienes lo que tienen que perder, vale más que la vida de cien personas. ¿A cuánto ascienden las coimas del caso Odebrecht? Piensen vagos. Reflexionen desde el dolor y la desgracia.

Cese la violencia, como lo pidió Gaitán; también en su momento, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alfonso Reyes Echandía; igualmente los acuerdos de Paz. Respeto para el pueblo colombiano que ya quiere ser adulto; o al menos para quienes sufren el padecimiento de pensar.

Enero 24 de 2019

Intento de Golpe de estado en Venezuela

Sobre el atentado a la escuela de cadetes en Bogotá

Enero 23 de 2019

«Cuadernos de Reencuentro»

Por: JulioCésar

El 17 de enero del presente año,  se registró un atentado en la ciudad de Bogotá, contra la Escuela de cadetes general Santander.

Inmediatamente los medios de comunicación y actores de la derecha colombiana acusaron al ELN de dicho ataque.

La percepción que se tuvo en las redes sociales es que dicho ataque provenía de la extrema derecha. Las razones que llevo a este análisis al menos tiene que ver con:

  • La premura con la que se anunció la autoría del ataque por parte del uribismo, el gobierno y los medios de comunicación de la derecha colombiana.,
  • Las incongruentes explicaciones que la institucionalidad dio del atentado, analizadas de manera magistral por diversos “youtubers”, y que aún al día de hoy no son claras.
  • El clima de la coyuntura presente que colocaba al ELN en medio de una negociación con el gobierno colombiano.
  • El escándalo de “odebrech” que tenía arrinconado al gobierno colombiano, sin argumentos para su defensa y una protesta social en ascenso que permitiría en perspectiva dejar sin argumentos al gobierno del presidente Duque, que suponía posibilitar la caída del fiscal Néstor Humberto Martínez. Se consideraba que el ELN tenía claro esto.
  • La gran indignación de una parte de la sociedad colombiana por la gran cantidad de líderes sociales asesinados por fuerzas no tan oscuras, porque en las comunidades se tiene claro que hacen parte o tienen relación con la institucionalidad. Y nuevamente se consideraba que el ELN tenía claro esto.
  • Los comunicados y apreciaciones que entre el 17 y 20 de enero se había escuchado de organizaciones y personas cercanas al ELN, en el sentido que no eran ellos o que era imposible que de parte de una organización de la izquierda se realizara un hecho semejante.

En Colombia los rigores de la guerra la han padecido de una manera exponencial, los habitantes más humildes del territorio nacional. Muchos de los jóvenes cadetes que se capacitan allí son miembros del pueblo que desean obtener un empleo que les depare una seguridad económica. Independiente de la caracterización que se tenga de dicha actividad muchos lo asumen como su futuro trabajo. Estos seres humanos no pueden ser un objetivo militar: no solamente por consideraciones tácticas o coyunturales sino por su condición de seres humanos.

El hecho ocurrido, y en lo que concierne al ELN, permite presumir que no existe una cercanía con la realidad social colombiana en los actuales momentos. Esta realidad está marcada por una inconformidad en ascenso contra las clases poderosas de este país, que no han podido sacarlo  de la crisis económica, social y política que lo aqueja. La mirada que la mayoría de los colombianos tiene, para aquellos que murieron en el atentado, es que son hijos del pueblo, que arrinconados por la miseria y falta de oportunidades, han tenido que ir a buscar trabajo allí.

El atentado permite presumir que el ELN desconoce los conceptos, relativamente nuevos, de “guerra de cuarta generación” (Unrestricted warfare[1]). De ella nos interesa enumerar:

Guerra de la información (mediática e informática), guerra jurídica (Lawfare), aprovechamiento del espacio internacional para deslegitimar al enemigo.

  • Es indispensable el escenario de la Guerra de la información, para influir en la opinión pública. Hay que buscar la legalidad ante la opinión pública internacional y deslegitimar el accionar enemigo.
  • Las ideas tradicionales de la guerra por si solas ya no son válidas.
  • El elemento realmente importante es “el fin”, sin auto agredirse.
  • Es prioritario la utilización del Lawfare o Guerra Jurídica: Uso de la ley como un arma de guerra.
  • No se puede lograr la victoria contra un enemigo superior sino hay cohesión entre civiles y militares.

En el modelo del “Unrestricted warfare”, se aprovechan los errores del enemigo para atacarlo en los planos jurídicos y mediático. Los espacios que el gobierno Duque está utilizando son los escenarios nacional e internacional, y con ello logra deslegitimar y aislar al ELN. Al mismo tiempo se legitima el gobierno y oscurece los escenarios que se venía visibilizando la protesta social en el escándalo de odebrech.

El ELN actuó dentro de un marco de comportamiento tradicional, que era el error que estaba esperando el gobierno, el cual está golpeando en lo mediático y en lo jurídico (lawfare).

El ELN se dejó arrinconar y no tuvo el análisis suficiente para entender que un ataque de tales magnitudes era una autoagresión (Hay que cumplir los fines sin autoagredirse).

Quedan varias cosas claras y quedan un montón de preguntas. Queda claro que el atentado se lo adjudicó el ELN. Queda claro que dicho atentado favorece la ultradercha colombiana. Queda claro que la argumentación mediática, el lawfare, y el aprovechamiento de los espacios nacionales e internacionales son terrenos favorables de guerra para la ultraderecha colombiana.

De los grandes interrogantes que deja esta situación están:

  • Por qué razón el ELN demoró tanto tiempo para la declaración pública reconociendo la autoría del atentado (el atentado fue el 17 de enero y el comunicado fue el 21 de enero).
  • Por qué razón el uribismo, el gobierno y los medios de comunicación de la derecha conocieron en tan poco tiempo detalles relevantes del atentado?
  • Por qué razón los negociadores del ELN en la Habana no habían sido consultados sobre lo que ocurriría?
  • Por qué razón entes importantes del ELN, en Colombia, desconocían y no imaginaban que la autoría del atentado era de dicha organización? E incluso antes del 21 habían sacado comunicados negándolo.

Como hipótesis es permitido pensar que en mandos medios y altos del ELN existe un serio problema de infiltración de los organismos de inteligencia de la derecha. Y que en este sentido los círculos más cerrados del gobierno sabían del atentado.

Además, da la sensación que el gobierno y el uribismo conocían más detalles del atentado que el mismo ELN.

Según las primeras declaraciones de Pablo Beltrán, los negociadores no fueron consultados ni notificados del atentado. Ellos como miembros de una dirección asumieron la responsabilidad que les compete pero estaban desconectados del suceso. Por qué razón esto, en un momento insípido de arranque de las negociaciones entre ELN y gobierno?

Lo que hace presumir esta cantidad de interrogantes es una crisis interna dentro del ELN, marcada por la no actualización en la interpretación de la coyuntura y el desconocimiento de los distintos escenarios en que la derecha le está planteando sus batallas.

Deja una incertidumbre demasiado grande respecto a los negociadores, los cuales quedaron como entes sin autoridad. Una desconexión marcada de las direcciones de frente, la dirección central y los negociadores. Una desazón en las bases más cercanas a las masas, las cuales aumentan sus críticas internas y quedan aisladas de la realidad. Y un clima de desconfianza en todos los sentidos que los coloca en un tremedal que oscurece el futuro.

«Cuadernos de Reencuentro»

Archivo de Audio Sobre el atentado a la escuela de cadetes en Bogotá:  https://drive.google.com/file/d/1fHjfRCe8d0dO2BQRRc120htUDBi3n6C_/view?usp=sharing

______________________________________________

[1] https://wp.me/p3Fa3t-t9

Ecologistas, Amantes de la Vida

Por Gonzalo Salazar

Cada día crece la preocupación de los humanistas amantes de la naturaleza por el presente, por el futuro posible de la vida en la tierra y el de la especie humana, como producto de la huella que la actual civilización va dejando, cada vez más profunda en el deterioro de los bienes naturales que han hecho posibleesta vida. Actividades agropecuarias, mineras, industriales, de megaobras,para extraer mayores cantidades de recursos naturales y materias primas,realizadas en muy poco tiempo pero con daños y consecuencias inmensamente grandes, justificadas en el progreso y el bienestar de los países del norte y en el consumismo de mercancías muchas veces inútiles y contaminantes, o de alimentos que en más del 35% van directamente a la basura.

Las máquinas y tecnologías utilizada para la extracción, aunque sean de última generación, son depredadoras,destructoras, muchasobsoletas, pues no son diseñadas para proteger la naturaleza, sino, para destruirla, para satisfacer la avaricia de los mercados y multiplicar las ganancias de los dueños de las grandes corporaciones, que subsisten sólo por la riqueza robada y mediante guerras de exterminio contra los países colonizadosdonde están esos recursos; realmente son ominosos criminales que no solo dañan a la madre tierra, sino que destruyen física, mental y espiritualmente a los seres humanos que son parte de ella.

En todas las metrópolis del Sistema Mundo algunas personas sensibles se organizan en pequeños y grandes grupos, crean sus ONG buscando la forma de proteger a los animales, a los bosques y selvas, a los ríos, los mares y el aire; impedir la extinción forzada de especies animales y reducir la contaminación de los ecosistemas; también exigen a los Estados, a las empresas industriales cambiar las tecnologías generadoras de energía eléctrica consumidoras de combustibles fósiles que contaminan el aire los suelos y las aguas, quieren reducir el consumismo y el uso del plástico; paralelamente las grandes corporaciones industriales extractoras de riquezas, contaminadoras, depredadoras, cran sus ONG “globales”para promover y defender la “Economía Verde” supuestamente “sustentable”, el uso de agrocombustibles, la pesca de arrastre, los monocultivos, los agroquímicos lesivos a la naturaleza y a la salud humana, tratan de desviar la atención de los verdaderos ecologistas; mientras en el sur, en las periferias, las comunidades víctimas del capitalismo luchan a muerte contra las garras del colonialismo, contra la minería metálica-energética,los monocultivos agroindustriales que utilizan químicos agrotóxicos que acaban con la diversidad biológica y agroalimentaria, contra las megaestructuras (canales para el saqueo) que atraviesan y destruyen sus territorios, sus pueblos, sus países y continentes;como habitantes de esas tierras, resisten al exterminio ordenado por el capital transnacional y ejecutados por Estados cipayos y bandas de mercenarios; también luchan contra el consumismo, el resumen de toda esta tragedia.

Millones de personas en el mundo se organizan, investigan, denuncian y se movilizan proponiendo alternativas tecnológicas, económicas, sociales y culturales que mejoran las condiciones de producción y consumo de alimentos, llamando a los consumidores a reconciliarse con la naturaleza; reconociendo dignidad a los seres vivos y a la tierra como sujetos de derechos y de respeto. En torno a este tema se ha generado un debate sobre la producción y el consumo de productos transgénicos, en el cual se evalúa su nocividad, pues el problema no es si son transgénicos, sino, si esos genes que se transfieren o suprimen en dichos organismos, mejoran la calidad nutricional sin agredir los entornos biológicos y la salud de los humanos, si la genética y la biotecnología se aplican adecuadamente con responsabilidad y equidad en los territorios donde se producen, pues lo realmente negativo es la manipulación genética orientada a la monopolización de las semillas al robo del conocimiento acumulado por indígenas y campesinos del mundo, al control comercial de los alimentos por parte de las corporaciones transnacionales del sector. Igualmente ocurre con las tecnologías de uso personal y masivo impuesto por el mercado, o sea, el problema no es la ciencia y la tecnología utilizadas, son las relaciones sociales de producción, de distribución y de apropiación construidas e impuestas por el capitalismo, basadas en la explotación del trabajo humano y el dominio y abuso de la naturaleza.

El ecologismo es un movimiento global humanista con diferentes expresiones en las periferias (naturalistas, biologístas, animalistas, ecofeministasecosocialistas, agroecologistas), en las redes sociales, en la organización y en la movilización, con arraigo en las comunidades locales y globales, en defensa de sus bienes comunes y de sus territorios rurales y urbanos. En Colombia las comunidades indígenas, campesinas, pesqueras, mineros artesanales, se enfrentan a monstruos ominosos transnacionales industriales y financieros, a ejércitos militares y de seudocientíficos legales e ilegales al servicio de transnacionales petroleras, mineras, farmacéuticas, a laboratorios de ingeniería genética y biotecnología, a ONG transnacionales y a monopolios mediáticos que trabajan para el extractivismo y los mercados; realmente es una misión heroica y revolucionaria de las comunidades y activistas que son desplazadas y asesinados en los territorios afectados por el extractivismo en todo el mundo, como lo acabamos de ver con el asesinato de la líder indígena ambientalista Bertha Cáceres en Honduras, (en el último año fueron asesinados 37 defensores de ecosistemas en Colombia) actividad que solo la pueden ejercer quienes realmente aman la vida y a la humanidad, sobre todo cuando el actual modelo neocolonial acumula mediante el despojo y el exterminio de especies y comunidades, como siempre lo ha hecho el capitalismo desde1492.

Más del 60% del territorio nacional está servido a las transnacionales minero-energéticas para exploración y explotación, mientras el Estado apoya y defiende al gran capital agroindustrialde la madera con especies nativas y foráneas, a los agronegocios de los monocultivos de alimentos de exportación, y a la ganadería extensiva, que consumen los bosques y selvas destruyendo complejos ecosistemas, alos que el capital llama recursos naturales renovables, acabando con la biodiversidad de esos lugares; departamentos enteros como el Tolima, extensas áreas de belleza, biodiversidad y riqueza hídrica comoel  páramo de Sumapaz, la Sierra Nevada de Santa Marta, la serranía de la Macarena,el Maciso Colombiano, el parque Chibiriquete y todos los parques naturales nacionales como San Turban, Los Nevados, la Amazonia, están a disposición de quienes soliciten las licencias ambientales correspondientes para cualquier megaproyecto de explotación o de infraestructura que garantice el extractivismo, como el carbón del Cerrejón, el oro de La Colosa, los metales de San Turban, la mineríadel Chocó, el pino y el eucalipto del Cocora, o el coltan del Guainía y el Vichada, la riqueza de la Orinoquía que no solo posee minerales y Combustibles, sino también fertilidad para cualquier agronegocio, con inmensidades de tierra extranjerizada (vendida a grandes corporaciones y a otros Estados) dentro de nuestro territorio.

No se sabe cuántos miles de especies animales y vegetalesterrestres y acuáticas –silvestres y agroalimentarias- han sido extinguidas violentamente(muchas sin identificarse o clasificarse) en los últimos 200 años de extractivismo, tendríamos que hacer una lista interminable, empezando por los cientos de especies de maderas preciosas extraídas de la zona andina, del Chocó, el Putumayo, Caquetá y la Amazonía; cuántas de anfibios, de mamíferos, aves,peces e insectos que fueron diezmados y erradicados, junto al genocidio de cientos de comunidades nativas en esos territorios; nunca estará completo el inventarios de nuestros bienes naturales saqueados por no tener estadísticas reales de los millones de toneladas de minerales, metales –preciosos y de uso industrial- e hidrocarburos extraídas durante este tiempo, como de los ríos, humedales y lagunas que además de haber sido contaminados han sido secados, desviados de sus cauces naturales y/o represadosdestruyendo pequeños y grandes ecosistemas y comunidades que vivían a sus alrededores y se beneficiaban alimentaria, económica y culturalmente de ellos.

La situación actual de nuestros ecosistemas y comunidades es consecuencia directa del colonialismo ejercido por las grandes potencias de Occidente, en contubernio con la oligarquía colonial administradora del Estado. Esto nos lleva a plantear para un gobierno democrático o de transición el freno al extractivismo, lo que no indica que no podamos utilizar racionalmente los recursos naturales necesarios para atender las necesidades del país, para mejorar la calidad de vida de la población y sus entornos naturales, eso sí, procurando reducir la cantidad utilizada implementando tecnologías y procedimientos de mínima agresividad –contaminante y/o depredadora- a la naturaleza, por ejemplo, con los combustibles, los minerales y metales,realizando la respectiva transformación en materias primas y productos, para la infraestructura y la industria de consumo nacional, también necesarias, pero fundamentalmente combatiendo al consumismo, el consumo y tráfico de especies silvestres, tal como lo hemos planteado a lo largo de este trabajo.

El movimiento ecologista popular es transformador, político y cultural, por lo que es una gran tarea de estos/as ecologistas reconocer sus territorios, conocer la historia del saqueo de nuestros bienes comunes –o comunitarios- sistematizar y documentar esta información para denunciar, educar, propiciar la movilización de las comunidades, y defender todos los bienes que nuestros ricos territorios han tenido y los que requieren ser restituidos, descontaminados y reclamados por la nación y las comunidades; por esto deben ser reconocidos, apoyados y protegidos por las comunidades que  tienen el derecho para administrar autónomamente estos bienes; pues el deterioro ambiental-ecológicoes propiciado por una ínfima minoría genocida de poderosos económicamente, que convierten en mercancía lo más bello y esencial de la vida, asumiendo como mercancías los entornos ambientales naturales que son parte fundamental  de las identidades, subsistencia y cosmovisiones de las comunidades y pueblos ancestrales y raizales, pero también de las comunidades urbanas que se ahogan en una atmosfera fétida de CO2, metano y demás gases de origen industrial que contribuyen al deterioro ambiental global.

Dentro del capitalismo el mayor y directo responsable de la situación ambiental y social en cada territorio es el Estado, pues este es el que obedece  las imposiciones imperialistas y aplica los modelos económicos, el que firma los contratos, el que promulga las leyes que garantizan la inversión extranjera y privada en el extractivismo; así mismo es el que niega los derechos sociales, económicos, políticos, culturales y ambientales a las comunidades, el que reprime la protesta contra el extractivismo, se burla de las comunidades afectadas y mantiene la impunidad de los crímenes de lesa humanidad y lesa naturaleza realizados por los extractivistas.

En Asia, África y América Latina, escenarios del modelo extractivo, se dan las más duras batallas ambientalistas, que incluyen la defensa de los territorios, la biodiversidad y la soberanía alimentaria en armonía con la madre tierra. Este Movimiento se fortalece y amplía en el mundo, mientras en nuestro país es reciente, con no más de 40 años de actividad, sin embargo ha sido reprimido violentamente, estigmatizado y ninguneado; la conciencia de las comunidades rurales y urbanas que ven comprometidos sus territorios y sus entornos agroecológicos por el modelo extractivista se han movilizado en defensa de estos bienes en Cajamarca, en el Huila, en San Turban, en el Cauca, en el Chocó, en el Doncello Caquetá, en Sucre, Bolivar y Magdalena contra la acometidaextractivistamineroenergética; en Bogotá por los humedales y los cerros orientales contra los urbanizadores especuladores depredadores; ecologistas y comunidades locales están convocando asambleas y realizando consultas en las que la inmensa mayoría de habitantes de estos territorios se oponen a la realización de cualquier tipo de proyecto extractivista, sea nacional o extranjero. Estas son pruebas de que sí se puede ejercer autonomía popular y construir una propuesta de mejor país; aunque la oligarquía trata de adueñarse de sus banderas, utilizando partidos políticos y ONG financiadas por las grandes corporaciones y por sus propias empresas depredadoras, a nombre de una supuesta Economía Verde o Desarrollo Sustentable.

Realmente no es muy fuerte el movimiento ecologista en Colombia, pues no hay evidencia de una movilización nacional articulada contra el extractivismo y la destrucción de ecosistemas que obligue al Estado a aplicar políticas de protección y recuperación del daño ecológico y social causado por el modelo neoliberal de explotación de los bienes naturales; son las comunidades locales las que se enfrentan a la violencia estatal y privada, a las transnacionales  mineras, a los terratenientes agroindustriales, a la construcción de megaestructuras y a los narcotraficantes que destruyen sus economías y geografías; estas comunidades se movilizanen defensa de sus territorios y sus entornos biodiversos; mientras en las grandes ciudades son los estudiantes y algunos intelectuales los que luchan por conservar lo poco que queda de sus entornos bilógicos naturales. Aún la izquierda no define en sus plataformas la lucha por los bienes naturales, la biodiversidad y el equilibrio ecológico como el punto más importante que garantiza el derecho a la vida sana y digna de las comunidades rurales y urbanas, que considere sujeto de derechos y respeto a la madre tierra.

Es responsabilidad del Estado la protección de los ecosistemas, de los bienes naturales y de la vida de todos y cada uno de los colombianos, pero esto no es posible voluntariamente por ser el defensor y ejecutor del capitalismo; por lo que es más una responsabilidad ética y política de los humanistas, de las comunidades locales, regionales y nacionales, y de los revolucionarios que se plantean otro mundo y otra sociedad mejores, la protección de la biodiversidad procurando un ambiente natural, social y cultural sano en los territorios donde puedan convivir pacíficamente y actuar con autonomía, para ello se debeeducar en el respeto a la naturaleza, ser ejemplo, ejercer la solidaridad, promover la organizacióny la movilización de los sectores populares en la defensa de la dignidad y la autonomía de las comunidades en el mantenimiento y protección de los ecosistemas de sus respectivos territorios. Mientras tanto, es necesario dar la pelea en los territorios objetivos del extractivismo, incidir con la movilización y la denuncia, exigiendo al Estado el desmonte de la criminalización del ecologismo y de los movimientos populares y del plan extractivista,exigiéndole reconocimiento ala autonomía de las comunidades locales y regionales en el manejo ambiental con participación decisoria en el ordenamiento territorial respectivamente, exigiéndole respetoy promoción de las consultas comunitarias y populares a niveles local, regional y nacionalcomo constituyente primario.

El movimiento ecologista popular es transversal a todos los movimientos sociales que realmente quieren transformar al mundo y construir un mejor país, en el que es necesario la participación de todos los sectores populares, de la intelectualidad y la academia crítica, de los profesionales humanistas-naturalistas de todas las disciplinas relacionadas con el bienestar humano, la vida y la ecología; mejor dicho, hoy no se puede ser demócrata, humanista, socialista y/o revolucionario/a si no se es ecologista y antipatriarcal.El movimiento ecologista es imprescindible en la integración de un Movimientos Popular Cultural Transformador y en la construcción de un mejor país.

Enero 20 de 2019

Iván Márquez cuestiona incumplimientos al acuerdo de paz.

«… a los ilusos que viajan en el bote del parlamentarismo institucional a sabiendas que marchan directo a los cayos rocosos donde terminan barados los sueños socialistas»

 

 

A la XXIV Conferencia Rosa Luxemburg

Desde Colombia la patria delineada por Bolívar en el Congreso de Angostura hace 200 años, y nacida en el campo de combate, en la espléndida victoria de Carabobo tres años después, saludo la XXIV Conferencia Internacional ROSA LUXEMBURG, que se realiza en Berlín.

Ante todo quiero depositar un ramillete de rosas rojas a la memoria de la roja Rosa, a la Rosa Luxemburg, a la mujer de palabra y acción, de teoría y trinchera, a la mujer revolucionaria que sigue comandando la Liga de Espartaco en una lucha a muerte contra el capitalismo.

Contigo, Rosa, queremos repetir, que «La revolución es magnífica… y que todo lo demás es un disparate, y que el socialismo no es, precisamente, un problema de cuchillo y tenedor, sino un movimiento de cultura, una grande y poderosa concepción del mundo».

Dijiste de frente muchas verdades que incomodaron a los reformistas que se conforman con poco; a los timoratos y miedosos -que por esa condición humana- resolvieron no volver a hablar de la toma del poder; a los ilusos que viajan en el bote del parlamentarismo institucional a sabiendas que marchan directo a los cayos rocosos donde terminan varados los sueños socialistas; a los burócratas que estrangulan la iniciativa y la vida revolucionaria, que la limitan y le recortan las alas. Muchas verdades, Rosa, muchas verdades enrostraste.

Gracias por enseñarnos con tu ejemplo la solidaridad con las luchas emancipadoras y a estimularlas y fortalecerlas con la crítica constructiva que corrige a tiempo los errores.

«Socialismo o barbarie» no es una simple consigna agitacional -nos dice Néstor Kohan-, ella encierra una ruptura radical con todo un modo determinista de comprender la historia y la sociedad. No se marcha de manera ineluctable hacia el socialismo. No. Hay que luchar, hay que movilizarse. Nada se logra con los brazos cruzados. Para conquistarlo se necesita la subjetividad histórica y la lucha de clases. Rosa plantea que la historia humana es contingente y tiene un final abierto, no predeterminado por el progreso lineal de las fuerzas productivas. La subjetividad es el fuego de la conciencia que se convierte en fuerza material en la contienda.

Las fuerzas de las huelgas y las movilizaciones políticas y sociales al unirse, configuran, es cierto, una potencia; pero su verdadera potencia transformadora radica y destella con todas sus luces en las propuestas políticas y sociales de las fuerzas de la revolución.

Hay que seguir librando la batalla por la revolución, siempre pensando en la toma del poder, si es que de verdad aspiramos a cambiar la sociedad.

Con la certeza de que Rosa Luxemburg sigue siendo paradigma de rebelión y revolución, les deseo muchos aciertos en sus deliberaciones.

Cuba, Cuba, la isla de Martí y de Fidel…60 años de revolución socialista, brotando por todas partes como el sol, rayos de dignidad…Felicitaciones. Fue acertado y muy justo resaltar los esfuerzos de Cuba, de su gobierno y de su pueblo en la construcción heroica del socialismo bajo el fuego persistente y sin tregua del imperio.

Aprendimos del comandante en jefe de esa revolución que todo enemigo se puede vencer; que ningún arma, ninguna fuerza es capaz de rendir a un pueblo que se decide a luchar por sus derechos; que quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo; que las ideas no necesitan ni de las armas, en la medida en que sean capaces de conquistar a las grandes masas; que cuando un pueblo enérgico llora, la injusticia tiembla; que no hay independencia ni hay revolución sin el socialismo y sin la solidaridad internacional; y que ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad…

Eterna gratitud al gobierno y al pueblo de Cuba por su solidaridad amorosa hacia Colombia, por todo lo que hizo, para que las FARC y el gobierno llegáramos a un acuerdo que permitiera poner fin al más largo conflicto del hemisferio. Jamás los dirigentes de la revolución interfirieron las decisiones. -Las decisiones las toman ustedes-, nos decían con su reconocida diplomacia. Gracias, mil gracias Cuba.

El 24 de noviembre de 2016 se firmó en La Habana el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, que nosotros, como guerrilla, asimilamos como una gran victoria en la más hermosa de todas las batallas, que es la lucha por la paz. En sólo dos años de vigencia, con seguimiento de misiones de Naciones Unidas y de organismos internacionales los resultados en materia de cumplimiento por parte del Estado son desalentadores.

En ese lapso han sido asesinados más de 400 líderes sociales del país, y más de 85 guerrilleros, lo cual atisba una prospectiva de muerte aterradora. El Acuerdo perseguía alejar las armas de la política, pero éstas siguen siendo utilizadas para el exterminio físico de los opositores.

Cambiaron el texto original del Acuerdo de La Habana violentando el principio de toda negociación Pacta sunt Servanda. Los acuerdos son para cumplirlos. Después de firmados, sus términos no pueden ser modificados.

Destruyeron la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, concebida para todas las partes involucradas en el conflicto. Las instituciones del Establecimiento resolvieron que sólo era aplicable a la guerrilla y a los combatientes, excluyendo de su jurisdicción a los agentes civiles del Estado, a los determinadores de la violencia desde la cúpula política. Eclipsaron el ofrecimiento de verdad para ocultar la identidad de los verdaderos responsables de las victimizaciones, cuando la verdad es lo único que puede ayudar a sanar las profundas heridas del alma causadas por el conflicto.

El Estado colombiano ha desestimado sus obligaciones internacionales de cumplimiento adquiridas, tras la conversión del Acuerdo de La Habana en Documento Oficial del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y en Acuerdo Especial del artículo tercero de los Convenios de Ginebra.

Por otra parte el parlamento, con la anuencia del Fiscal General y la Corte, hundió en sus debates ausentes de sentido común los acuerdos sobre Participación Política, titulación de tierras a los campesinos y reparación de víctimas del conflicto. Se ha negado la Fiscalía a poner en funcionamiento la Unidad Especial de lucha contra el paramilitarismo. Más de 15 mil compulsas de copia de los implicados en esta barbarie criminal reposan imperturbables en los anaqueles de la Fiscalía General. La institución Memoria histórica ha revelado que el paramilitarismo es el responsable del asesinato de más de 100 mil colombianos en las últimas décadas.

Podríamos abundar en los incumplimientos del Estado, pero haríamos interminable esta exposición. Baste con señalar que el otro gran problema es la inseguridad jurídica de mandos y combatientes de la insurgencia, lo cual ha expandido la desconfianza en las bases guerrilleras. El más grave de todos es el de la detención, mediante montaje judicial con fines de extradición, urdido por el embajador de los Estados Unidos, Kevin Whitaker y el Fiscal general, Néstor Humberto Martínez, del estelar invidente negociador de paz de la guerrilla, Jesús Santrich, que ya completa 9 meses en prisión injusta.

Aún permanecen encarcelados 400 guerilleros que debieron quedar en libertad con la simple manifestación de su voluntad de acogimiento a la JEP, tal como lo consigna el acuerdo. Y otro hecho grave es el encarcelamiento que padece en Colombia la comandante Sonia luego de purgar 11 años de prisión en cárceles de los EEUU. Y en Florence, Colorado, en una prisión subterránea, en condiciones infrahumanas el comandante Simón Trinidad, extraditado con un montaje judicial a los EEUU, purga una condena a 60 años. Para Simón de las FARC pido la solidaridad de la XXIV Conferencia. Luego de 14 años en las mazmorras gringas, exijimos su libertad. Libertad, libertad, para Simón Libertad.

En resumen, la paz fue traicionada por el Estado colombiano que optó por la perfidia y el incumplimiento de lo pactado de buena fe.

Reconocemos que incurrimos en varios errores como el de pactar la dejación de armas antes de asegurar el acuerdo de reincorporación política, económica y social de los guerilleros, cuando Manuel Marulanda Vélez, el histórico comandante en jefe de las FARC había advertido que las armas debían preservarse como garantía del cumplimiento de los acuerdos; otro gran error fue negociar la dejación de armas sin ninguna conexión con la Mesa Central que había sorteado con éxito los acuerdos sobre Tierras, Participación Política, Víctimas del conflicto y Jurisdicción Especial para la Paz.

Nosotros no queremos ahora llorar sobre la leche derramada. No vamos a engañar a ningún guerrillero con el cuento de que todo está bien, que el gobierno está cumpliendo; no. Enterrar la cabeza en la arena como el avestruz para negar el fracaso no será nuestra actitud.

Ni más faltaba, que luego de la perfidia y el engaño del Gobierno, vayamos ahora a engañar a las bases guerrilleras. Vamos a dar la pelea para tratar de recomponer las cosas y reparar el daño, como una modesta autocrítica, levantando siempre en alto la bandera de la paz, que es del pueblo.

Para terminar, no dejemos sola a Venezuela y a su gobierno bolivariano que afronta un ataque brutal de la derecha latinoamericana confabulada, dirigida por el Gobierno de Washington.

Iván Márquez, Jefe del equipo negociador de las FARC. Enero 11 de 2019

www.abpnoticias.org

HIDROITUANGO: El Socavón encontrado en el túnel de la Casa de Máquinas…

Por: Gonzalo Alvarez Henao

El Socavón encontrado en el túnel de la Casa de Máquinas y otras fallas existentes en Hidroituango, fueron provocadas. Aquí se lo contamos.

Imagen cortesía elcolombiano.com

QUINTA PARTE

Este es el quinto artículo que nuestras dos organizaciones publican en torno al desastre de Hidroituango, y no precisamente como el resultado de la escucha de comentarios, noticias o lectura de periódicos, sino que es el producto de una investigación en la que hemos consultado muchas fuentes, entre ellas las humanas, lo que nos da alguna autoridad conceptual para afirmar que nada de lo que ha ocurrido en el proyecto hidroeléctrico, Pescadero Hituango, se puede justificar presentándolo como una contingencia o algo que los tomó por sorpresa, habida cuenta que es el resultado de los errores cometidos en la planeación, ejecución y construcción de la represa, puesto que se dejó de lado la elemental formula de planear, revisar, ejecutar y evaluar. Esa máxima que dice que lo que empieza mal termina peor, se cumple a cabalidad en el desarrollo y materialización del cuestionado Proyecto Hidroituango, desde su origen.

Existen las pruebas que dan cuenta de que la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P. y las Empresas Públicas de Medellín, tenían conocimiento mutuo, mucho antes de iniciar la construcción del proyecto hidroeléctrico, de  las pésimas condiciones geológicas de la zona, pero por el afán de sacar adelante la obra, ignoraron las advertencias hechas de tales  fallas en la  región del embalse.

Por la codicia mercantilista, se trazaron como meta para comenzar a generar y comercializar la energía eléctrica, el 1 de diciembre de 2018; y para cumplir con este objetivo, se impusieron el compromiso de empezar el llenado técnico del embalse a partir del 1 de julio 2018; pero ante la perspectiva de no poder cumplir con los plazos señalados, tomaron la decisión de  cambiar los diseños originales del proyecto, sellar con concreto las bocas de los túneles de desviación, sin haber terminado la construcción del muro y del vertedero. Es decir, hicieron todo lo contrario de lo que recomendaba el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto.

Lo más delicado y comprometedor del asunto,  es que no solo modificaron los diseños originales, sino también el contrato primigenio  para la construcción de la obra, así consta en el acta número 15 de diciembre de 2015. Como nosotros tenemos por costumbre, hablar con las pruebas en la mano, insertemos en este documento la parte pertinente y trascendental de dicho escrito:

Nosotros hemos sostenido, sin temor a equivocarnos, que en el caso de Hidroituango se puede configurar la figura jurídica del testaferrato, por lo siguiente: ¿por qué si el Gerente de EPM, de ese entonces, Juan Esteban Calle Restrepo, fuel quien firmó el contrato para la construcción de la Hidroeléctrica, no firmó el contrato de modificación bilateral?

En el Acta de modificación bilateral, se lee de que in virtud de la delegación conferida por el Gerente General, mediante Decreto 2035 de 2014, obra en nombre y representación de la entidad. El decreto en mención, se refiere a otros asuntos muy distintos, observemos:

DECRETO 2014-DECGGL-2035 OCTUBRE 03 DE 2014.

“Por medio del cual se delegan funciones de los procesos “adquisición de bienes y servicios”, “abastecimiento de mercancías para las proveedurías”, “disposición de bienes inventariables”, funciones para la celebración de contratos en los que Empresas Públicas de Medellín E. S. P., actúa en calidad de aportante y se dictan otras disposiciones”. Ninguna de estas modalidades encaja en la delegación que dijo tener en su momento, Luis Javier Vélez  Duque, para tomar la decisión que definió y que dio al traste con Hidroituango, y que de paso se llevara el futuro de Medellín y de Antioquia entera.

Para no cansar a los lectores, en la parte 6 de esta serie de artículos, presentaremos algunos indicios para demostrar que el socavón que apareció en la casa de máquinas, es el  resultado de la construcción acelerada del muro.

De los Trabajadores y de la Comunidad en General,

GONZALO ÁLVAREZ HENAO        JESÚS MARÍA LÓPEZ VELÁSQUEZ

Presidente                                                   Presidente

MCMAM                                                                                                       UNIGEEP

Enero 8 de 2019

______________________________________________________