Archivo mensual: febrero 2020

COLOMBIA: Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de Derechos Humanos en Colombia durante el año 2019

Descargar archivo: Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de Derechos Humanos en Colombia durante el año 2019  informe-anual-2019-ES-2

________________________________

RECOMENDADO:

“Querían borrar por completo mi informe”: Michel Forst sobre el gobierno

https://www.semana.com/nacion/articulo/michel-forst-relator-de-la-onu-habla-del-desaire-del-gobierno-colombiano/654179


Los detalles desconocidos de la guera fría del Gobierno Duque con la ONU

https://www.semana.com/nacion/articulo/pulso-del-gobierno-duque-con-la-onu-en-colombia-que-esta-pasando/654328


La escalofriante historia de 136 cadáveres perdidos

https://www.semana.com/nacion/articulo/falsos-positivos-los-hallazgos-de-la-jep-en-el-cementerio-universal-de-medellin/654185?fbclid=iwar2xeuqsjy0q8yws_aa20xyyyrorm9ytec7-cev_fsly0f1vjuznktm5zoo


Los horrores del ejército en Dabeiba

https://especiales.semana.com/cementerio-del-horror-falsos-positivos/crimenes-del-ejercito-nacional-en-dabeiba.html


 

Inna Afinogenova: Colombia. Denuncias de Aida Merlano

EN COLOMBIA VAMOS PARA ATRÁS COMO EL CANGREJO

Imagen cortesía atalayar.com

POR: GONZALO ÁLVAREZ HENAO

Resulta útil en medio de la gran controversia nacional originada por las protestas callejeras y la propuesta de un paro que parece no tener límite en el tiempo, y en momentos en los que se anuncian reformas laborales, pensionales y de la justicia, citar en este escrito lo dicho por el teórico italiano, Norberto Bobbio en un artículo que publicó, con este llamativo título: “La Constitución no tiene la culpa”, del que me permito aludir un breve fragmento: “La constitución es responsable sólo en parte de la manera en que está gobernado un país, y por lo tanto sirve poco o nada verter lágrimas sobre la constitución no aplicada o traicionada, o bien hacer reformas o retoques constitucionales con la ilusión de que bastará cambiar el traje para cambiar la índole de lo que lleva”.

Para nadie es un secreto que la Constitución vigente, no ha sido aplicada para beneficio de las mayorías nacionales, y ha sido traicionada por cuanto ha sufrido más de 40 reformas que han modificado sustancialmente su estructura. Estas reformas, se han dado no propiamente para hacer más eficaz el cumplimiento de los derechos y garantías contemplados en el texto constitucional, sino más bien para limitar sus alcances.

En el marco de este gran debate nacional, deberíamos detenernos un poco, para dedicarnos a hacer un análisis, tranquilo, sosegado y bien ponderado que nos permita desentrañar cuál era la situación del país antes de la entrada en vigencia la Constitución, y como es ahora; esto con el fin de determinar si las cosas han mejorado o se han empeorado.

Daniel Quintero Calle, como Alcalde electo de Medellín, en el mes de noviembre de 2019, lanzó la propuesta de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, como mecanismo para resolver los múltiples problemas que tiene el país. Esta invitación la hizo pasados unos días de la realización del formidable paro nacional del 21 de noviembre de 2019; pero a los pocos meses se va en contra del artículo 69 de la Constitución Política, que garantiza la autonomía universitaria, en cuanto el mismo señala que las universidades podrán darse sus directivas y regirse por sus propios estatutos, de acuerdo con la ley.

El haber ordenado el ingreso del ESMAD a los predios de la Universidad de Antioquia, sin contar con el consentimiento del Señor Rector, ha sido el peor de los errores que ha podido cometer un Alcalde que decía tener propuestas nuevas y encaminadas al ordenamiento constitucional y legal del país. Esta medida ha despertado en los sectores que el mismo Alcalde ha señalado como de ultraderecha, su complacencia porque la consideran un triunfo de su política de mano dura y no dialogante o de salidas civilizadas y democráticas a los conflictos sociales. En términos resumidos, ganó para imponer las ideas de sus adversarios.

Imagen cortesía elcolombiano.com

El Alcalde Quintero, a escasos dos meses de estar desempeñando su cargo, se encuentra en medio de un juego cruzado y del que parece, no va a salir ileso: por una parte, los sectores más radiales de la derecha le exigen mano dura y un giro a las posiciones más radicales; y por otra parte, los sectores progresistas y democráticos que lo apoyaron en la campaña, se sienten traicionados y lo están calificando incluso de fascista, por estar utilizando métodos de represión propios de gobiernos antidemocráticos.

Estoy en completo desacuerdo con la forma como el Alcalde está tratando el tema de la inseguridad en Medellín, y no me refiero solamente al tema de los encapuchados, sino también al tema de la inseguridad ciudadana, porque esta no tiene una solución local sino nacional. El alcalde tiene que saber que en Medellín, existen dos factores reales de poder. Esto quiere decir, que no estamos en presencia de una simple delincuencia común, sino de unas estructuras armadas con una centralizada dirección.

Quiero cerrar este artículo llamando a todas las personas que votaron por el Daniel Quintero Calle, a una profunda reflexión, pues el mandatario en mi opinión solo tiene dos caminos: le da gusto a la derecha y pasa a gobernar con sus métodos autoritarios y antidemocráticos, o cumple su promesa de campaña de gobernar de manera independiente.

Los sectores progresistas que acompañaron de manera entusiasta en la campaña elector al mandatario, deberían hacer un esfuerzo para arrancárselo de los brazos a la derecha. Ahora bien, si no atiende razones y definitivamente se entrega al regazo de los responsables del caos que hoy está viviendo la ciudad, y que él combatió con tanta dureza en la campaña electoral, tendrá que asumir las consecuencias

Juez ordena retirar de murales, redes sociales y medios de comunicación, imagen de generales que vinculan con falsos positivos

Un juez ordenó eliminar una imagen en la que se señala a los generales Mario Montoya (en retiro) y Marcos Evangelista Pinto (comandante de la Segunda División del Ejército), entre otros, de ser responsables de casos de falsos positivos.

Según la orden del juez, deben abstenerse en lo sucesivo de publicar dicha reproducciones similares en el mismo sentido.

Según el fallo, aún no existe una decisión judicial en la que se vincule a los oficiales con esos crímenes, por lo que se debe proteger la dignidad, el buen nombre y la presunción de inocencia de los militares.

La sentencia ordenó, además, al Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) eliminar en murales, medios de comunicación y redes sociales, la imagen en la que se hacen las sindicaciones contra los oficiales de las Fuerzas Armadas.Por su parte, el Movice está analizando la decisión con su equipo jurídico para anunciar acciones tras el fallo.

Tomado de   #DIARIOLALIBERTAD

Juez ordena retirar de murales, redes sociales y medios de comunicación, imagen de generales que vinculan con falsos positivos

 

¿El alcalde de Medellín se equivocó con el ESMAD?

Tomado de:

https://www.las2orillas.co/el-alcalde-de-medellin-se-equivoco-con-el-esmad/#.XlRDQ9Smpr0.facebook

La decisión del Daniel Quintero de permitir el ingreso del ESMAD a la U. de Antioquia se sintió como una traición a sus votantes que, en redes, no se la perdonan

Por: Gonzalo Alvarez Henao febrero 24
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

¿El alcalde de Medellín se equivocó con el ESMAD?

Foto: Facebook @DQuinteroCalle
Resulta útil, en medio de la gran controversia nacional originada por las protestas callejeras y la propuesta de un paro que parece no tener límite en el tiempo, y en momentos en los que se anuncian reformas laborales, pensionales y de la justicia, citar en este escrito lo dicho por el teórico italiano Norberto Bobbio en un artículo que publicó, con este llamativo título: “La Constitución no tiene la culpa”, del que me permito aludir  un breve fragmento: “La constitución es responsable solo en parte de la manera en que está gobernado un país, y por lo tanto sirve poco o nada verter lágrimas sobre la constitución no aplicada o traicionada, o bien hacer reformas o retoques constitucionales con la ilusión de que bastará cambiar el traje para cambiar la índole de lo que lleva”.

Para nadie es un secreto que la Constitución vigente, no ha sido aplicada para beneficio de las mayorías nacionales y ha sido traicionada por cuanto ha sufrido más de 40 reformas que han modificado sustancialmente su estructura. Estas reformas se han dado, no propiamente para hacer más eficaz el cumplimiento de los derechos y garantías contemplados en el texto constitucional, sino más bien para limitar sus alcances.

Las y los profesores de la Universidad de Antioquia nos declaramos en Asamblea Permanente en defensa de la Autonomía Universitaria

-El Alma no se toca-

Febrero 21 de 2020

Las y los profesores de la Universidad de Antioquia rechazamos la vulneración a la autonomía universitaria-conquista histórica de las universidades públicas- con el ingreso al campus universitario de la Universidad de Antioquia del Escuadrón Móvil Antidisturbios –ESMAD- en la tarde de este 20 de febrero. Esta acción violenta no sólo vulnera gravemente la Autonomía Universitaria consagrada en la Constitución Política, sino que constituye una afrenta al espíritu político y de transformación de la sociedad, ejes misionales de las Universidades Públicas, los cuales se expresan en el diálogo, el pensamiento crítico, el intercambio de ideas, la ciencia, y la cultura y en la apuesta por avanzar en la construcción de paz con justicia social.

La decisión autoritaria del Alcalde Daniel Quintero de imponer unilateralmente un comunicado mal llamado “protocolo” para la intervención de la fuerza pública al interior de la Universidad es una extralimitación de sus competencias constitucionales y legales como primera autoridad política del municipio, refleja una concepción autoritaria del tratamiento de los conflictos sociales en nuestra comunidad, además denota su carácter clasista y xenófobo al afirmar por ejemplo, la presencia de infiltrados Venezolanos por ser limpia vidrios en las manifestaciones. Además, surge una pregunta si el comunicado del Alcalde dice que autorizaría “el ingreso de la fuerza pública con equipos antiexplosivos”.

Impugnamos la actitud complaciente y timorata del Consejo Superior y del Rector de nuestra Alma Mater frente a la agresión de las autoridades civiles y policiales contra la comunidad universitaria, sus bienes y su entorno natural e institucional. Exigimos un pronunciamiento claro y contundente en defensa de la Autonomía Universitaria y de los derechos que nos asisten.

Estos sucesos tienen como excusa el control a los “vándalos” pero hacen parte de la política sistemática del gobierno nacional de estigmatizar la legítima protesta social y desactivar el amplio movimiento social expresado en las calles desde el 21N (Paro Nacional 21 de noviembre 2019) frente a la imposición del paquetazo neoliberal de Duque por lineamientos del Fondo Monetario Internacional-FMI, y que ha tenido como motor al estudiantado universitario.

Con la decisión del Alcalde la universidad vuelve a estar catalogada como amenaza y enemigo de la sociedad, pero en este país los problemas son otros, por ejemplo, la pobreza, las inequidades y desigualdades, la escasez de oportunidades, la tradición de la dirigencia colombiana de usar su brazo armado contra la población, la vulneración sistemática de los derechos humanos a los líderes, los jóvenes y las comunidades, las violencias contra las mujeres y las niñas, la estigmatización y la represión violenta contra la protesta social y el pensamiento crítico.

Las decisiones de la Asamblea de profesores frente a los hechos ocurridos el día de ayer, son:

  1. Nos declaramos en Asamblea Permanente hasta que el Alcalde Daniel Quintero reverse el mal llamado “protocolo” inconsulto y antidemocrático que permite el ingreso de las fuerzas militares a los campus universitarios.
  2. La conformación de una Mesa de trabajo por la universidad pública, intersectorial y multiestamentaria donde tengan cabida los estamentos universitarios, las autoridades del departamento, del municipio en cabeza del alcalde y sectores de la sociedad amigos de la universidad pública y de la educación como derecho, para definir los mecanismos de garantías plenas al derecho a la protesta y la movilización social, al derecho a la educación sin imposición por la fuerza de un pensamiento único que desconoce la diversidad y la pluralidad de la sociedad y de la Universidad.
  3. Llevar este debate a la opinión pública nacional e internacional en defensa de la Educación y la Universidad Pública y de las garantías para el ejercicio de la democracia y de los derechos de la ciudadanía para acabar con la estigmatización sistemática de la labor docente y la persecución del pensamiento crítico, que perjudica y afecta nuestro trabajo, nuestro buen vivir y nuestro mejor estar, especialmente para hacer lo que mejor hacemos: investigar, formar, debatir, proponer y construir desde los ejes misionales a los que nos consagramos. La acción desmedida e indiscriminada del ESMAD no resuelve la problemática de violencia al interior de la universidad y por el contrario agrava la situación de indefensión y vulnerabilidad de estudiantes, trabajadores, profesores y habitantes hombres y mujeres del Alma Mater.

Acompañar las movilizaciones y la presencia cotidiana al interior del campus universitario, a través de una brigada de cuidado y observatorio para las libertades que será integrada por profesores de distintas unidades académicas, bajo la capacitación en derechos humanos ofrecida por profesores de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de nuestra universidad.

  1. La Asamblea de profesores ratifica su apoyo y acompaña la agenda de movilización nacional contra el paquetazo Duque-FMI, invita a la comunidad universitaria a estudiar y profundizar concienzudamente las solicitudes básicas del paro nacional decretado desde el pasado 21N, y a participar de la agenda de actividades que seguirán programándose en los próximos días.
  2. Citar a próxima asamblea de profesores el jueves 27 de febrero a las 9 am en lugar que oportunamente se informara.

Quienes abrazamos la paz no caminamos al lado de la guerra. No seremos el laboratorio para el desarrollo de una estrategia de miedo y de terror agenciado por el gobierno nacional y facilitado por el gobierno local, no cederemos al miedo, a la amenaza ni al estigma.

ASAMBLEA GENERAL DE PROFESORES

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

 

 

INDIGNACION EFECTIVA, MAS ALLA DE LAS REDES SOCIALES

Por: Ricardo Robledo

Con el ingreso policial a la Universidad de Antioquia, el 20 de febrero y a la Universidad Nacional, el 21, se da la implementación del protocolo represivo, emitido desde la alcaldía de Medellín.

El alcalde confía más en la prudencia del actuar del esmad, que en la formación académica y profesional que imparte la Universidad a la que él asistió, al menos. Allí es posible el debate y así se vive permanentemente. Pero, él espera que, con toda transparencia y pulcritud, las fuerzas policiales se van a limitar a cumplir su misión directa de perseguir el uso de explosivos.

Atahualpa, repudió la biblia y ese fue el motivo para asesinarlo y apropiarse del oro inca; Irak poseía armas de destrucción masiva, con las que se pensaba acabar con todo el planeta y esa fue la excusa para invadir y apoderarse de los yacimientos de petróleo; así, ahora en las universidades, bajo el pretexto de combatir a los encapuchados y al empleo de explosivos, se busca reprimir a la protesta social, que tiene en los estudiantes, su principal soporte. Este es el accionar mundial de la extrema derecha criminal.

Se sabe que estas fuerzas represivas, no son incapaces de lesiones graves, ataques indiscriminados, detenciones arbitrarias, violaciones, secuestros, asesinatos, desapariciones, daños a la infraestructura educativa. Aun así, gozan del pleno respaldo y confianza del alcalde.

El glifosato no ha logrado acabar con la marihuana ni la cocaína, con fumigaciones desde la Guajira y el Amazonas por más de cuarenta años -las fincas de los políticos quedan por fuera de esta medida de erradicación-. Para que no se piense que se está a favor de las drogas, hay que ser contundente en su rechazo porque son sustento de las bandas delincuenciales, que se han ensañado contra la izquierda y que han copado todas las instituciones gubernamentales; nada de moralismos a pesar de ser un problema social y de salud pública. La fumigación deja contratos billonarios; por eso ambos, tanto el cultivo como la aspersión, son negocios del crimen organizado.

Tampoco las represivas fuerzas policiales han podido acabar con los artefactos rudimentarios utilizados por algunos manifestantes, y mucho menos van a poner fin a la creciente y justa protesta social; pero mantener y dotar a las fuerzas antidisturbios deja jugosas contrataciones.

Ante todas estas arbitrariedades se genera mucha indignación en las redes sociales, pero hay que resaltar que las redes se usan para pescar; los pescadores la emplean para obtener ejemplares reales para su beneficio; su accionar va más allá del placer de doblar el cuerpo, conservar el equilibrio, soltar el entramado y hacer que caiga abierta donde la calculó el ojo.

La derecha celebra nuevamente las decisiones que afecten a la que ven como una desgraciada Universidad: nuestra Alma Mater. Gracias “tomate” quintero por quitarte la capucha.

Febrero 22 de 2020

Docentes responden a Carlos Antonio Vélez y dejan en evidencia su ignorancia

A través de una carta abierta que empezó a circular en redes sociales, un grupo de docentes integrantes del Colectivo Magisterial ACCIÓN ÉTICA DOCENTE, respondieron a las infundadas críticas que en el programa Palabras Mayores de Antena 2 de RCN hiciera su director Carlos Antonio Vélez.

Señor

Carlos Antonio Vélez Naranjo

Palabras Mayores

Antena 2 de RCN

En nombre del colectivo magisterial ACIÓN ÉTICA DOCENTE nos permitimos con propósitos aclaratorios, instructivos y de rectificación, dar respuesta a su irresponsable diatriba editorial contra los maestros y maestras del país emitida a través de su programa PALABRAS MAYORES que se transmite por la emisora ANTENA 2 de RCN.

En desarrollo de lo anterior,  permítanos metodológicamente empezar por la última y más grave de sus infundadas y cobardes acusaciones. Sostiene Ud., hilando demasiado fino, sin que exista medio probatorio alguno y, por tanto, con un alto grado de temeridad, que los maestros y maestras del país paramos bajo la “égida” de quién denomina “señor de las bolsas”, calificativo este último  utilizado para de manera soterrada y con ausencia absoluta de valor civil referirse al senador GUSTAVO PETRO URREGO.

Con vergüenza debemos decirle que de salida yerra en la supina utilización de la palabra “égida”, porque del contexto en el que utilizó tal vocablo, se concluye que le otorga una desacertada significación y/o connotación de “dirección”, de la cual carece el término. Para su ilustración, en la mitología griega, la égida era uno de los elementos de la armadura de Zeus y de Atenea, de dónde deriva qué tal palabra, en la acepción que le otorga la RAE, signifique protección y defensa.

Dicho lo anterior, es inobjetable que los maestros y maestras del país, los líderes sociales y en general toda la ciudadanía debería entonces, por mandato constitucional, estar bajo la égida, entiéndase, “protección y defensa”, del señor presidente de la República, Dr. IVÁN DUQUE MÁRQUEZ, quien ostenta además las condiciones de jefe de gobierno, jefe de estado y comandante supremo de las fuerzas militares y de policía.

Luego, es a quien detenta el gobierno desde el ejercicio de la presidencia, y no a un Senador de la República, a quien corresponde garantizar la vida, honra y bienes de todos los ciudadanos, sin exclusión de los maestros o de cualquier otro ciudadano. Además, salvo que Ud. disponga de las pruebas de rigor es atrevido insinuar, como lo hizo malintencionadamente, que a los maestros nos “gusta seguir asesinos”.

Desconocemos si Ud. posee pruebas de la participación intelectual o material del senador Petro en la toma, quema y asesinato de magistrados del Palacio de Justicia. Si así es, nos permitimos conminarlo y recordarle, que es su obligación como ciudadano hacer las respectivas denuncias y aportar las pruebas so pena de incurrir en el punible de omisión de denuncia. En este punto creemos que resulta pertinente recordarle el lema de quienes creyeron formarlo bien: “buenos cristianos y buenos ciudadanos haciendo realidad, el sueño de San Marcelino Champagnat”.

Efectuadas las anteriores aclaraciones, pero también relacionado con parte de lo ya acotado, resulta necesario expresarle que los maestros no paran ni han parado en esta ocasión porque no queramos trabajar sino por la omisión del ejecutivo del que Ud. hace constante apología en garantizar la integridad física y vida de los maestros y maestras de Colombia.

Debe Ud. saber que el 20 y el 21 de febrero no habían programados ni paros ni movilizaciones. Entiendo, que ellas fueron el resultado del atentado a bala perpetrado contra el ex presidente de FECODE, CARLOS ENRIQUE RIVAS SEGURA, y de las constantes amenazas contra sus vidas y desplazamiento a los que están siendo sometidos cientos de docentes de base en el país a partir del resurgir inusitado de grupos paramilitares que operan impunemente a lo largo y ancho de la geografía nacional con la complicidad, además, de medios como el suyo, que en lugar de comunicar y publicar la grave situación, prefieren re-victimizar a los docentes y estigmatizarlos legitimando desde el discurso y las perversas matrices de opinión el accionar de los sicarios materiales.

Si se tomara el trabajo de hacer un juicioso trabajo de investigación en lugar de especular y pontificar visceral y dogmáticamente desde sus inocultable odios, frustraciones resentimientos y prejuicios  podría constatar con la OIT y otras organizaciones de Naciones Unidas que Colombia ostenta el deshonroso primer puesto en el mundo en materia de amenazas, desplazamiento y asesinatos de maestros y maestras y, además, constatar las condiciones infrahumanas en que muchos de los niños y niñas por los que dice abogar reciben sus clases frente a la indiferencia de la clase gobernante que dirige uno de los países más desiguales del mundo y el primero en materia de corrupción. Sin embargo, Ud. frente al poder se doblega y calla.

Aun cuando uno pensaría que entre seres pensantes se torna innecesario referirse a lo obvio, por respeto más que con Ud., con sus oyentes y con quienes hayan podido asumir como verdad su argumentación falaz, vamos a responder sus preguntas elaboradas desde lo absurdo de su poco juicioso raciocinio.

Las marchas y los paros no se hacen en días festivos o de vacaciones porque tienen un propósito: Llamar la atención de la sociedad y de quienes tienen el deber de garantizar que el Estado funcione bien, los que pese a su obligación constitucional y legal pretermiten sus responsabilidades en el ejercicio del poder. Las marchas y los paros no son fines en sí. Son medios para tratar de concitar la atención de las autoridades y de los gobernantes en asuntos que nos competen a todos los ciudadanos.  Son también formas de educar en la participación y la solidaridad y en la superación de la insensibilidad y la indolencia ante problemas que le incumben al conjunto de la sociedad.

Adicionalmente, las marchas y los paros no son causa de los problemas del país, son una forma de expresión o manifestación de rechazo a estos. Créanos que si el Estado y sus agentes cumplieran a cabalidad con su propósito misional los paros y las marchas serían innecesarios.

Los paros y las marchas existen, además, porque contrario a mentalidades totalitarias que pretenden suprimir las diferencias sobre la base del uso de razón de la fuerza y no de la fuerza de la razón, en toda democracia están garantizados en la práctica derechos inalienables de las personas como los de pensar, expresarse, asociarse, reunirse, y manifestarse que garantizan y protegen contra la homogenización o uniformación del pensamiento posibilitando la tramitación civilizada de las diferencias y los conflictos.

Pero también es necesario refutar sus simplistas conclusiones con respecto a la calidad de la educación colombiana. No estamos mal evaluados en el concierto internacional porque nuestros niños y niñas reciban menos horas de clase por culpa de sus maestros y maestras. De hecho y salvo el caso excepcional de China, que ostenta el honor de ser el país mejor evaluado de Asia y el mundo, países como Singapur (2) y Japón no desarrollan más de 742 horas clase por año, cifra no muy lejana a la de Finlandia (6) que figura como mejor país europeo (608 horas por año) y a las de Canadá, como mejor país americano (797 horas por año),  todas las cuales y salvo Chile están, comparativamente, muy por debajo de las 1000 horas/año de Colombia.

Si de buscar responsables de la baja calidad de la educación en Colombia se trata hay que apuntar en dirección diferente a la de los maestros, quienes no son precisamente quienes tramitan las leyes o los ordenadores del gasto público. Los países que a nivel mundial  lideran el tema de calidad educativa, a diferencia de Colombia, han apuntado a la apropiación presupuestal de mayores valores porcentuales de su PIB; han invertido en construcción de infraestructura de calidad y han colocado la formación de sus docentes como eje prioritario dentro de su preocupación y de su política pública.

El propio ANDREAS SCHLEICHER de la OCDE ha señalado en este último sentido que “Ningún sistema de educación puede ser mejor que la calidad de sus profesores”. En ese sentido, todo estado que pretenda de verdad apuntar y apostar a una educación de calidad, debe garantizar la profesionalización del recurso docente tanto en materia de formación como de salarios en un país donde los carceleros ganan más que los maestros recién ingresados al sistema.

Si con alguien tiene entonces Ud. que sentirse “berraco” es con un sistema ineficiente que propicia desde la implementación de su modelo económico situaciones tales como que los niños y niñas de nuestro país, en sus cinco primeros años de vida, no dispongan de condiciones sanitarias y de alimentación óptimas, lo que marca y  conspira de manera irreversible contra su desarrollo cognitivo, o que, por ejemplo, a través de inequitativas reformas tributarias se grave con impuestos computadores e incluso libros en uno de los países en el mundo con más bajos niveles de lectura por año.

Si de verdad nos preocupa la educación deberíamos propugnar por un modelo educativo sin exclusiones como el Finlandés, donde el estado propicia igualdad de oportunidades de acceso a la educación a todos los niños y niñas sin distintos de ninguna índole y dónde se posibilita que a una misma escuela accedan el hijo del presidente del país y/o del gerente de un banco o una corporación, con el de una persona que se dedica a otro tipo de actividades económicas como el reciclaje.

Déjenos decirle, además, que falta Ud. a la verdad al decir que “hay mucho profesor con 2 pensiones y hasta con 3”. Lo primero si se da pero no de manera generalizada (como no lo aclara) sino rara y excepcionalmente por estrictas razones de justicia, dentro de la legalidad que jurídicamente le han concedido a los maestros nacionalizados nombrados antes del 31 de diciembre de 1980 (hace más de 40 años) normas como el artículo 15 (ordinal 2) de la ley 91 de 1989 y sentencias de unificación como la proferida por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado con fecha 21 de Junio de 2018 (Consejero Ponente Carmelo Perdomo Cuéter).

Finalmente valga aclarar que no es cierto que los maestros tengan “un montón de garantías”, respaldando tal afirmación subjetiva y a priori, en que “no trabajan festivos, no trabajan domingos” y que “tienen dos recesos…” mostrándolos diferenciadas de “las vacaciones de final… (y) de mitad de año…” perfectamente necesarias y justificables dentro de uno de los sistemas educativos que más trabaja por año y en una profesión de altísimo desgaste sicológico y con mayor incidencia de problemas mentales”.

Aun cuando Ud. con ánimo de desprestigiarnos plantea nuestro ejercicio profesional como fácil, lo cierto es que en los periodos que desde su ignorancia Ud. considera como de ocio, los maestros planean, elaboran material que el Estado no provee, revisan y preparan exámenes y un largo etcétera. Imaginamos que Ud. desde su experiencia de no preparar sus programas y especular al aire sin conocimiento de fondo de los temas que trata nos juzga. Sabiamente los abuelos acuñaron el refrán de que “el ladrón juzga por su condición”, en aquello mismo que los psicólogos denominan técnicamente mecanismo de proyección y consistente en atribuir a otro nuestras propias carencias y defectos.

Los maestros y estudiantes no tienen excesivos periodos de vacaciones. Por el contrario son víctimas constantes de lo que se ha denominado síndrome Burnout o de desgaste profesional. Esto lo han entendido países del llamado primer mundo como Alemania que, por ejemplo, distribuyen los días festivos en seis periodos y reconocen vacaciones de otoño, de navidad, de invierno, de pascua, de pentecostés y de verano. En el Reino Unido por un número determinado de semanas de clases hay un periodo de receso escolar, mientras que en Finlandia las clases son de 45 minutos garantizándose que entre clase y clase haya un receso (recreo) de 15 minutos.

Así las cosas, queremos hacerle un llamado a la responsabilidad y de ejercicio de la ética en una actividad profesional que de acuerdo al artículo 20 de la Constitución se ejerce libremente pero que tiene un componente ineludible de responsabilidad social frente a cuya infracción cabe en consecuencia la posibilidad para los ciudadanos de ejercer el derecho de rectificación, mismo que a través de este escrito invocamos frente a lo dicho después del minuto 11 de su alocución del pasado jueves 20 de febrero de 2020.

ACCIÓN ÉTICA DOCENTE


ANEXO

Audio de las palabras Carlos Antonio Vélez

 

Tomado de Opinión y Noticias

Docentes responden a Carlos Antonio Vélez y dejan en evidencia su ignorancia

Colombia. JEP ha exhumado 54 cuerpos en Dabeiba relacionados con falsos positivos


 

SILENCIO. No puede ser que ‘todo el país’ sepa lo de Dabeiba y no esté doblegado del dolor

Por: Ricardo Silva Romero  – @RSilvaRomero

Febrero 20 de 2020 

Solo se me ocurre, ahora, hacer silencio. Qué más queda. Si en las jornadas de exhumación en el cementerio Las Mercedes del viejo municipio de Dabeiba, en el occidente del departamento de Antioquia, ciertos funcionarios de la JEP han hallado ya treinta cuerpos de posibles víctimas de ejecuciones extrajudiciales –qué clase de estómago tiene que tener una sociedad para haberlas llamado ‘falsos positivos’– con ropas entierradas, con sogas anudadas y raídas, con botas de caucho, con tiros en el cráneo. Son treinta cadáveres detenidos en treinta edades. Hay, entre ellos, un niño de diez años. Y un campesino que hasta hoy es el único muerto identificado, Edison Lexander Lezcano Hurtado, dieciocho años después de haber desaparecido de la vida de sus padres y sus hijos.

¿Será que Colombia necesita un Psiquiatra General de la Nación?
Para mí es increíble que esta cultura nuestra que se la pasa hablando de brujerías, de almas del purgatorio y entierros en los patios de atrás, no viva obsesionada con los fantasmas de las personas que fueron disfrazadas de “bajas en combate” por ciertos miembros de la Fuerza Pública empeñados en fingir una guerra dentro de nuestra guerra. Todos esos verdugos que se santiguan ante lo invisible, ante Dios y ante la patria, tendrían que sentirse visitados por los espíritus de los 267 líderes sociales que han sido asesinados desde que comenzaron a implementarse los acuerdos de paz, por las sombras de los 101 colombianos que fueron torturados y acribillados hace veinte años en El Salado, por los 11.751 espectros de las víctimas de las 1.982 masacres que llegó a contar el Centro Nacional de Memoria Histórica cuando todavía lo era.

Habría que grabar en un par de lápidas a la vista de todos las dos mentiras colombianas más enervantes, la tramposa y cínica “todo el país lo sabe” y la mediocre y pedante “esto es lo que hay”, a ver si dejamos de resignarnos a ellas y de regodearnos en ellas, de asumirlas como dogmas de fe. Porque no puede ser que “todo el país” sepa lo de Dabeiba –lo del campesino herido por una mina antipersonal, lo de los 1.500 indígenas confinados en sus territorios, lo de la docena de cementerios clandestinos que niegan los ejércitos legales e ilegales del país– y no esté doblegado del dolor. No puede ser, de ninguna manera, que esto sea lo que hay: ¿este trauma soterrado?, ¿esta negación de que a principios de siglo un puñado de terratenientes se quedaron con las tierras de las 294.408 personas que escaparon de los Montes de María?

Todos los días recibimos, como baldados de agua fría o profecías cumplidas, las noticias turbias de los poderosos de turno: y nuestro horror es lo que pasa mientras el Eln, repelente y obsoleto por naturaleza, sigue haciendo paros armados en pleno siglo XXI como despejándoles la vía a sus enemigos jurados; mientras este gobierno ensombrecido y de espaldas responde soltándole contratos de 900 millones al instructor de la decadente “bodeguita uribista”, y la exsenadora Merlano no solo cuenta, como tantos soplones de tantos mundillos sórdidos, los pormenores de esta ‘política’ que suele dejarse tomar por los carteles de las campañas, sino que, criada por los barones electorales en el “todo el país lo sabe” y el “esto es lo que hay”, encarna a aquellos corruptos que educan a sus hijos en la ética y la palabra de Dios y el mal ejemplo.

Colombia ha sido un bestiario de la guerra: un Estado que no cumple su promesa en feudos y en corredores de la droga. Y que este gobierno de lenguaraces “provida” guarde semejante silencio ante los desmanes de sus funcionarios, y el hostigamiento a los opositores, y las fosas comunes que siguen pendientes, y el regreso de la barbarie en vivo y en directo, lo pone del lado de aquel viejo sino plagado de almas en pena.

Ricardo Silva Romero
http://www.ricardosilvaromero.com