Archivo del sitio

Imagen

Aportes del doctor Alvaro Uribe al “Día del Idioma”

Anuncios
Imagen

—————> Palestina amarga

Roger Waters, el líder de Pink Floyd, explica por qué los músicos tienen miedo de criticar a Israel

Exclusiva: “Si dicen algo, se acaba su carrera. Me han acusado de nazi y antisemita” (Texto completo)

Roger Waters

Según Roger Waters, hay músicos estadounidenses que apoyan el boicot a Israel en la cuestión de los derechos de los palestinos pero están aterrorizados de hablar por temor a ver sus carreras destruidas.

El líder de Pink Floyd -destacado partidario de la campaña de boicot, desinversión y sanciones (BDS) contra Israel desde su creación hace 10 años- dijo que la experiencia de verle constantemente etiquetado de nazi y antisemita asustó a la gente y la llevó al silencio.

“La única respuesta al BDS es que es antisemita”, dijo Waters a The Independent , en su primera entrevista importante en el Reino Unido sobre su compromiso con el activismo israelí. “Lo sé porque he sido acusado de nazi y antisemita durante los últimos 10 años.

“Mi afán ha sido particularmente insistente para levantar una voz [contra Israel]. Estamos Elvis Costello, Brian Eno, Manic Street Preachers, yo y una o dos personas más, pero no hay nadie en los Estados Unidos, donde vivo. He hablado con muchos de ellos y están cagados de miedo.

“Si dicen algo en público, se quedarán sin carrera. Los destruirán. Tengo la esperanza de animar a algunos de ellos a dejar de estar asustados y ponerse de pie y sumarse, porque los necesitamos. Los necesitamos desesperadamente en este debate de la misma manera que necesitábamos a los músicos para unirse a los manifestantes contra la guerra de sobre Vietnam”.

Waters comparó el tratamiento de Israel a los palestinos con la Sudáfrica del apartheid. “La forma en que el apartheid de Sudáfrica trató a su población negra, pretendiendo que tenían algún tipo de autonomía, era una mentira”, dijo.

“Al igual que es una mentira que existe alguna posibilidad en la actual situación actual de que los palestinos logren la libre determinación y alcanzar, al menos, un Estado de derecho en el que puedan vivir, criar a sus hijos y emprender sus propias industrias. Se trata de una antigua civilización, brillante, artística y muy humana que está siendo destruida delante de nuestros ojos”.

Un viaje a Israel en 2006, durante el cual Waters había planeado hacer un concierto en Tel Aviv y era al final de la etapa europea de su gira para presentar El lado oscuro de la Luna en vivo, transformó su visión de Oriente Medio.

Roger Waters menciona las canciones de la banda mientras pinta en el muro entre Israel y Palestina en Belén en 2006 (Getty)

Después de hablar con los artistas palestinos, así como con manifestantes contra el Gobierno israelí, quienes le han pedido que se utilice el concierto como una plataforma para hablar contra de la política exterior de Israel, Waters cambió el concierto en el parque Hayarkon de Neve Shalom, un pacífico pueblo árabe israelí. Pero a medida que las entradas se iban vendiendo, el público seguía siendo enteramente israelí judío.

Waters dijo: “Fue muy extraño presentarnos para audiencias completamente segregadas, porque no había palestinos allí. Sólo había 60.000 judíos israelíes, que no podría haber sido más acogedores, agradables y leales a Pink Floyd. Sin embargo, dejó una sensación incómoda”.

Viajó por las ciudades cisjordanas de Jenin, Ramala y Nablus, viendo cómo se segregaron las dos comunidades y también visitó el muro que separa Israel de los territorios ocupados utilizando un pulverizador para dejar un mensaje firmado de su trabajo más conocido The Wall, que decía: “no necesitamos ningún control del pensamiento”.

Waters se unió pronto al movimiento BDS, recibiendo el oprobio y la condena por haberse atrevido a hacer algo por lo que tan pocos músicos se la juegan. “Estoy contento de haberlo hecho”, dice, mientras la gente en Israel es “tratada de manera muy desigual en función de su origen étnico. Los ciudadanos israelíes palestinos y los beduinos son tratados completamente diferente de los ciudadanos judíos. Hay entre 40 y 50 leyes diferentes dependiendo de si son o no judíos”.

Waters sabía que sería abucheado por los críticos, pero es la acusación de nazi loa que considera más absurda, sobre todo teniendo en cuenta que su padre, el teniente Eric Waters que pertenecía al 8º Batallón Real de Fusileros murió a los 31 años en una batalla contra los nazis en Anzio, Italia, a principios de 1944. Su cuerpo nunca se encontró, pero su nombre se conmemora en el cementerio del Commonwealth War Graves en Montecassino.

Israel: De la independencia a la intifada

El dolor de no haber conocido a su padre, que murió cuando Waters tenía cinco meses, influyó en algunas de las canciones más famosas de Pink Floyd.

“Hay veteranos que llegan a todos mis conciertos y me reúno con ellos. En un concierto en 2013 un veterano se me acercó, tomó mi mano y sin soltarla me miró a los ojos… apenas te puedo decir esto sin emocionarme. Me dijo: ‘Tu padre habría estado orgulloso de ti'”.

“Mi padre murió luchando contra los nazis, mi madre [una gran luchadora por el desarme mundial y fuerte partidaria del laborismo] dedicó su vida a hacer todo lo posible para crear un mundo más humano”.

“Nos estamos haciendo preguntas que nunca nos habíamos hecho hasta hace un par de años, que están provocando la ira del lobby israelí que cae sobre la gente como yo y todos los demás que se atreven a cuestionar y criticar.

“[El lobby israelí] está decidido a no permitir el desarrollo de un debate para que la gente pueda escuchar y es por eso que nos acusan de nazis. Esta idea de que el BDS es el extremo delgado de una especie de cuña genocida nazi que termina en otro Holocausto, bueno no es así”.

Nick Mason, batería de Pink Floyd, escribió acerca de Waters en su autobiografía: “Una vez que ve una confrontación como necesaria, se siente totalmente comprometido a ganar todo lo que lanza al combate y esto puede ser bastante aterrador”.

El embajador de Israel entrante en el Reino Unido, Mark Regev, exportavoz de Benjamín Netanyahu, parece ser el siguiente hombre en la mira de Waters en “esta batalla de las palabras”.

“Les puedo decir lo que Mark Regev va a decir acerca de cualquier situación. Va a decir: “¿Qué haría usted si sus hijos estuvieran siendo sacrificados por los terroristas? ¿No tenemos derecho a defendernos? ‘ Y ese es el mantra”, dijo Waters.

Waters resalta el creciente activismo en los campus universitarios de Estados Unidos -a menudo de los estudiantes judíos- como razones para el optimismo de que el statu quo puede cambiar en el transcurso de su vida. A menudo escribe cartas a aquellos alumnos que, dijo, se implican para desempeñar un papel tan importante en el futuro de Israel como el que los manifestantes contra la guerra de Vietnam jugaron para influir en la política exterior estadounidense en los años 1960 y 1970.

“Hace que mi corazón cante al ver estos jóvenes organizándose y yo los aplaudo por tomar una posición en lo que creen frente a tan enorme oposición”, dijo.

“Se trata de jóvenes valientes y no pueden ser comprados. Creen en su empatía y amor por los demás seres humanos. No creemos en la construcción de muros. Es muy importante entender la mutua humanidad y cooperación entre nosotros para crear un lugar mejor para nuestros hijos y nietos”.

Fuente: Roger Waters: Pink Floyd star on why his fellow musicians are terrified to speak out against Israel

Fuente: Paul Gallagher, The Independent / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M)

http://palestinalibre.org/articulo.php?a=60140

Imagen

Hugo Chávez: Marzo 5 de 2013 – Marzo 5 de 2018

Imagen

HUELGA DE LOS PILOTOS DE AVIANCA

La huelga de los pilotos de Avianca es legal y es legítima.

Ni los transportes en general, ni lo pilotos de líneas áreas prestan un servicio público esencial según la Organización Internacional del Trabajo – OIT-

Desde que estoy en la academia me ha apasionado profundizar sobre el derecho de huelga en Colombia y en el mundo. Al punto que mi trabajo de grado para optar a una maestría en Derecho del Trabajo lo hice sobre la necesidad de legislar sobre ese derecho en nuestro país, pues además de ser una deuda del Congreso desde hace 26 años, es una obligación del Estado garantizarlo para que haya equilibrio social, imprescindible en toda democracia avanzada. De la misma manera, a pesar de existir cosa juzgada constitucional, le insistí a la Corte pronunciarse sobre el derecho de huelga en el sector petrolero, y decidió ordenarle al Congreso legislar sobre el tema en el término de dos años, que, como para variar, no ha cumplido.

Por eso he seguido de cerca la convocatoria de huelga que han hecho los pilotos de Avianca. Al menos que yo recuerde, eso no había ocurrido en el pasado reciente y pone de relieve la discusión política sobre el tema, más aún, cuando se discute un proyecto de ley de garantías para las organizaciones sociales (incluidos los sindicatos) y en el que indiscutiblemente debería estar el derecho de huelga.

Los pilotos, asociados en la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, ACDAC, han dicho que van a la huelga en Avianca. Es una decisión valiente, más cuándo enfrentan a una poderosa multinacional, que compra miles de millones de pesos en pauta en todos los grandes medios y que los empresarios del mundo están intentando desterrar el derecho humano a la huelga en todo el mundo.

Por eso hay quienes, desde el sindicalismo y desde el derecho, están proponiendo que la huelga  debe  combinarse con el boicot contra el capital reputacional de las empresas, pues es una nueva forma de lucha que no pone en tantos aprietos y peligros a trabajadores y sindicatos en un país, en el que el 60% de las huelgas son declaradas ilegales por aparentes formalidades legales, que son más cultura antisindical, y alejadas de la doctrina de OIT. Por eso también autores consideran que la huelga en Colombia “es una prueba de fuego desconocida enteramente por el resto de sectores sociales”[1]

Avianca en su desespero ha recurrido a intentar por todos los medios señalar que sería una huelga ilegal, no solo porque, en su concepto, se trata de un servicio público esencial, sino porque -también en su concepto- la huelga debería ser votada por la mayoría de trabajadores de toda la empresa. Y nada de eso es cierto, así todos los grandes medios lo repitan como loras.

Lo primero que hay que decir es que no es cierto que el transporte, sea cual sea, es un servicio público esencial. Y aun cuando pudieran existir normas legales colombianas que así lo dijeran, eso va en contravía a la doctrina de OIT (Pagina 139 – ordinal 587), y en todo caso es la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia la competente para evaluar si es o no un servicio público donde pueda prohibirse la huelga. Acerca del supuesto servicio público del transporte ferroviario, la Corte dijo:

“ De acuerdo con la doctrina constitucional, aun cuando pueda existir la definición legislativa sobre la calidad de esencial de un servicio público, ello no impide que el intérprete pueda determinar si en un caso concreto cierta actividad efectivamente puede ser considerada servicio público esencial en atención a su contenido material. (…)”[2]

Lo mismo dijo en otra sentencia al revisar el supuesto servicio público esencial de educación:

“…por ahora, lo mejor es que en cada caso concreto se indague específicamente por las circunstancias en que se desenvolvió el cese, principalmente, en cuál subsector se materializó la suspensión de labores, porque puede suceder que, en contextos diferentes, determinado servicio público sea considerado esencial, y en otro no”[3]

En la sentencia C-691 de 2008 la Corte Constitucional señaló que, además del contenido material de la prohibición legal sobre el derecho de huelga en determinada actividad, se debe analizar la realidad material y concreta de cada país. En esa sentencia, por ejemplo, eliminó la prohibición el derecho de huelga en el sector de la producción de sal porque “(i) a la fecha del fallo existían cinco grandes centros de producción de sal en el país, (ii) también existía la posibilidad de obtener su abastecimiento desde el exterior, y (iii) la sal tiene aplicaciones industriales muy diversas y muchas de naturaleza cosmética”. Lo mismo ocurre con la actividad que ejecuta Avianca, no tiene el monopolio y lo que hay es aerolíneas que pueden remplazar el servicio que prestan por lo que una huelga en la empresa no pone en riesgo la vida de las personas.

Sobre el tema de las mayorías que exige Avianca para la votación de la huelga, también la OIT ha hablado claramente al decir que: “La exigencia de la decisión de más de la mitad de todos los trabajadores concernidos para declarar una huelga es demasiado elevada y podría dificultar excesivamente la posibilidad de efectuar la huelga, sobre todo en grandes empresas.”  Esta situación es aún más evidente cuando se trata de conflictos nacionales y de reivindicaciones de un gremio, en este caso, el de los pilotos.

Así las cosas, las afirmaciones de Avianca no dejan de ser puro cuento y se nota que sus abogados están desesperados, porque seguramente asesoraron a la empresa, para que no cumpliera todas las decisiones judiciales que le han sido contrarias sobre tercerización y sobre persecución antisindical, y ahora para que no negociara en los términos legales, apostándole a llegar a un tribunal de arbitramento que mantuviera las mismas condiciones del pacto colectivo. No les está funcionando la táctica.

Por eso apelan a mera ideología, todos sus argumentos tienen la “virtud” de ser plenamente contrarios al derecho internacional del trabajo y a la jurisprudencia constitucional y ordinaria sobre el tema.

Avianca tiene un largo record de incumplimiento de decisiones judiciales y administrativas, su política de relaciones laborales es contraria a los principios de trabajo decente y libertad sindical de la Organización Internacional del Trabajo, incluso se atreve a desconocer sentencias de la Corte Constitucional como la sentencia T-069 de 2015 que le ordena terminar el pacto colectivo en esa empresa. Esta situación solo se podrá superar con la lucha organizada y decidida de los y las pilotos ante la terquedad de Avianca y sus asesores.

Mi mensaje para los valientes pilotos es: al final, cualquier confrontación contra el capital siempre será política y económica y dependerá de la correlación de fuerzas, fuerza que tienen los pilotos.  El éxito de la jornada de huelga dependerá de la fuerza de la misma para negociar los efectos adversos que podrían presentarse en nuestra precaria legislación laboral, y así también ha sido aceptado por la jurisprudencia de la Corte al decir:

“…lo que en últimas debe primar, en este tipo de situaciones, es la concertación, de suerte que el acuerdo de voluntades a los que lleguen los protagonistas de un conflicto para conjurar las consecuencias de la suspensión, debe tener plena validez para el juzgador, máxime cuando las partes manifiesten que no se tomaran represalias para conseguir de ese modo la paz laboral, de modo que no puede la jurisdicción ordinaria menoscabar la voluntad autónoma allí…”[4]

Con fuerza, con valentía y con decisión, a derrumbar ese pacto colectivo. Todos los trabajadores colombianos, víctimas de esa perversión, se lo agradeceremos.

http://asotracomfama.org/comunicaciones/asotracomfama/item/463-la-huelga-de-los-pilotos-de-avianca-es-legal-y-es-legitima


Las razones de la huelga de los pilotos de Avianca

Tomado de El epectador

Camilo Vega Barbosa.

Reducción de 40 horas mensuales de trabajo y mejorar salarios en más de 30% son algunas de las solicitudes de los aviadores.

Las tensiones entre Avianca y la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) no son nuevas, pues se remontan a 2002, cuando la empresa vivió una difícil situación económica. Pero desde hace por lo menos siete años no se había escuchado la posibilidad de una suspensión de operaciones, hasta ahora que vuelve una convocatoria a huelga de pilotos para este miércoles 20 de septiembre, una de las más serias de la historia reciente (la última huelga se convocó el 20 de junio de 1994). Al cierre de esta edición todavía seguían reunidos los funcionarios de la aerolínea y del sindicato.

Para entender la complejidad de esta huelga se deben conocer algunas de las cifras que rodean la discusión. Para empezar, los pilotos que hacen parte de la Acdac y que entrarían en cese de operaciones son alrededor de 700. Un número significativo para una aerolínea que ya ha reconocido que le faltan pilotos.

Los principales alegatos del sindicato buscan acabar con lo que califican como discriminación salarial de los pilotos colombianos frente a los otros aviadores del grupo en otros países. El presidente de la Acdac, capitán Jaime Hernández, ha mencionado en varias ocasiones que la desigualdad laboral puede ser del 30 al 70 %, dependiendo del cargo (comandante o copiloto). Además, advierte que se han visto afectados por la reforma tributaria, por el cambio en impuestos respecto al Iman que venían pagando.

No obstante, en las negociaciones de marzo de este año, la Organización de Aviadores de Avianca (Odeaa), otra asociación de trabajadores, ya había conseguido una mejora en este aspecto. Beneficio que también aplicó desde abril para los pilotos afilados a la Acdac. Para los comandantes que tuvieron un impacto de cerca del 7 % por la tributaria se aprobó un incremento salarial de 11,7 %, y para los copilotos que se vieron afectados en un 3,5 % les subieron 9 % sus sueldos. Pero a pesar de recibir el incremento salarial, la Acdac no aprueba esta medida, pues se dio como un pacto colectivo por fuera de las normas del sindicato. De manera que las mejoras salariales que piden deben estar en línea de las condiciones de la convención.

Otra de las peticiones de la Acdac es mejorar el horario laboral. Los pilotos, que por ley sólo trabajan 200 horas por mes, piden una reducción de 40 horas. Además, los días libres son también motivo de controversia.

“Hoy tienen nueve días libres al mes como compensatorio. A estos nueve días quieren sumarle cuatro días de descanso adicionales. Pero, como si esto fuera poco, esperan tener otros dos días por cada quincena para teletrabajo. De esta manera, de un total de 30 días al mes, estarían gozando de 17 días sin programación aérea”, indica Avianca. (Lea “Avianca suspende venta de tiquetes entre el 20 y 22 de septiembre”)

No obstante, la Acdac ha venido denunciando hace varios meses que los pilotos colombianos trabajan hasta 70 horas a la semana y critican que no se incluye todo el protocolo que deben hacer los aviadores y la tripulación desde que salen de su casa hasta que encienden la aeronave.

Otros beneficios que tienen actualmente los pilotos es el pago del plan de telefonía móvil, más un bono de $1 millón para un equipo electrónico. Beneficios en tiquetes dentro de Avianca Colombia para los aviadores y sus familias (la Acdac pide tiquetes ilimitados), prima de riesgo, compensación por cancelación de vacaciones por la suma de $3 millones.

A nivel general, Avianca advierte que la solicitud del pliego es superior a US$200 millones, adicionales a lo que hoy recibe el grupo de aviadores de la aerolínea por concepto de salarios y beneficios a partir de abril de 2017.

Por esto, lo otro para tener en cuenta son las finanzas de la aerolínea. “Este año Avianca ha tenido un buen comportamiento frente a los anteriores años negativos: en el primer semestre de 2017 acumuló una utilidad neta de US$11 millones, mientras que en el mismo período de 2016 registró pérdidas de más de US$22 millones. También ha tenido cifras de ocupación de más del 80 %, principalmente impulsadas por viajeros internacionales. Los salarios, sueldos y beneficios pesan el 16 % en la estructura de costos total de la compañía”, explicó Ómar Suárez, gerente de renta variable de Casa de Bolsa.

Asimismo, Gilberto Salcedo, expresidente de la Asociación del Transporte Aéreo en Colombia (ATAC), comentó que “hay que tener en cuenta que esta huelga de pilotos se da en una de las actividades que mejor remuneración tienen en el país. Un comandante de gran trayectoria puede estar recibiendo un sueldo de más de $30 millones y los copilotos recién salidos de la academia podrían devengar salarios de entre $5 y $7 millones”.

Así están las cosas: los relativos salarios (altos en Colombia, bajos en el resto de América Latina), los horarios laborales y las finanzas de la empresa son algunas de las cifras que hay detrás de la discusión que vive Avianca con la Acdac.

 

Algunas de las peticiones en el paro de pilotos de Avianca

Imagen

Comunicado de la Cancillería rusa sobre la situación de Venezuela (28 ago. 2017)


Imagen

Los dictadores más tenebrosos nunca estuvieron en lista de sanciones

Imagen

Mensajes biblicos