CR8: Sep-1996

PRESENTACION

“CADA CUAL SIENTE SU MAL Y DIOS EL DE TODOS”

A lo último que dijimos sobre coyuntura política (febrero de 1996) a la fecha se han agregado nuevos elementos:

El primero es la descertificación del gobierno de los Estados Unidos a la lucha que libró Colombia contra el narcotráfico durante 1995.  El segundo elemento fue la decisión del gobierno norteamericano, en cabeza del Departamento de Estado, de revocar la visa de ingreso a ese país al presidente Ernesto Samper, por sospechar que tuvo tratos con el narcotráfico.  El tercer elemento sería la exoneración que hizo la cámara de representantes al presidente Ernesto Samper por asuntos penales o de indignidad, más conocido este fallo como preclusión.

 ▲

REFLEXIONES AUTOCRITICAS

El hecho de que una persona tenga en las manos un serrucho y un martillo, no quiere decir que sea un buen carpintero.  Así mismo el “conocer” las herramientas marxistas para la interpretación de la historia, no significa que se sea un  marxista, ni mucho menos un científico.

El dominio de la terminología marxista no implica aciertos en la interpretación social.

Las teorías revolucionarias que se han dado en nuestro medio, se han caracterizado por una divulgación del marxismo por ser una teoría triunfante y probada en los escenarios históricos y por su aporte a la solución de los problemas de marginamiento  de grandes sectores de la población.

Pero en este proceso los pretendidos conocedores del marxismo han olvidado el contenido fundamental: El método Marxista.

Las teorías revolucionarias de las diferentes tendencias de izquierda han reducido el marxismo a un esquema, a un fin en sí mismo en cuanto el estudio social, en un dogma recitado al estilo del catecismo del padre Astete.  Se ha efectuado un género de gran revisión real confirmando algo así como un dominio técnico del Marxismo.

La interpretación del marxismo se ha reducido a pobres visiones casi que exclusivamente económicas sobre las cuales se construyen posiciones políticas dentro del mismo esquema.

Esta visión esquemática del marxismo ha tenido un efecto más gerencial en generaciones de revolucionarios, anulándoles lo principal: La creatividad, la libertad de pensamiento, la investigación social.  Los ha encerrado en una especie de camisa de fuerza, los ha recortado en visión social.

Y es que definitivamente las interpretaciones socioeconómicas y políticas de la realidad nacional son extremadamente pobres, lo que se expresa claramente en la debilidad de las herramientas programáticas de los partidos de la izquierda tradicional (También tan tradicional como los partidos tradicionales).

La concepción esquemática del marxismo, la concepción del marxismo como un fin en si mismo, ha conducido a que se trate de acomodar la realidad nacional, los programas, las acciones, las consignas, a lo expresado por los clásicos o por los políticos más representativos del marxismo en el campo histórico.

Sobre esta base se sale a buscar los vestigios feudales en el país y al no encontrarlos superficialmente, se reproducen torpemente

FALSOS DILEMAS, FALSOS ANTI- IMPERIALISMOS

En el transcurso de este siglo XX pensadores revolucionarios apoyados e inspirados por el desarrollo y profundización de las concepciones marxistas, elaboraron toda una teoría, que partía del análisis de la situación mundial, acerca del imperialismo como fase superior del capitalismo y otra, dentro de una variante del mismo pensamiento, acerca del social imperialismo. Los defensores del imperialismo en cualquiera de sus expresiones, no tuvieron recato en combatirlas y tratar de refutarlas desde el campo de la reacción y desde el campo del sectarismo revolucionario, desconociendo que una realidad mundial mostraba inequívocamente que desde esos dos centros de dominación se buscaba el, reparto del mundo a costa de la miseria de los pueblos de Asia, África y América Latina.

Políticas de ayuda interesada y de coexistencia pacífica, que buscaban los mismos fines por medios mas sutiles discutiendo datos sobre el desarme y la reducción y control del poder atómico que pretendía un equilibrio mundial que haría posible otra gran guerra, además de la cordialísima repartición de zonas de influencia política y económica, hicieron caer y así lo plantearon prestigiosos analistas políticos que eso del imperialismo de cualquier tipo era un embeleco de revolucionarios delirantes o cosa del pasado, por lo cual el mundo entraría en una nueva época de progreso material, de justa distribución de las riquezas entre todos los pueblos, y por lo tanto de paz y de tranquilidad.

No más guerras, no más explotación de unos estados poderosos a pueblos empobrecidos, el imperialismo dejaba de existir.

Con el desmoronamiento de la Unión Soviética y con la caída del Muro de Berlín la euforia fue mayor. Los imperialistas de la fase superior del capitalismo sabían que se iniciaba una época de dominación solitaria y los del social- imperialismo, renegados del proceso de construcción de la sociedad socialista, prefirieron disfrutar de las ventajas materiales de la sociedad de consumo, clase dirigente agazapada dentro de los partidos comunistas que intentaron en sus comienzos construir el socialismo y que tuvieron una paciencia de mas de 70 años para recuperar el poder y reiniciar la implantación de los sistemas de dominación y explotación de los trabajadores que en esos pueblos vieron las primeras luces renovadoras del socialismo.

Entre nosotros el que continuaba hablando de la existencia del imperialismo y que propusiera políticas de lucha contra él, era un delirante, como delirantes son calificados con mayor encono los que aún creen que el proceso histórico no le ha negado las posibilidades al socialismo, mas aun, que es el único sistema de organización social que asegurará la convivencia pacífica de todos los pueblos y la conservación y recuperación de las condiciones de vida en la tierra.

Los dirigentes de este país, liberales y conservadores y de otras corrientes cristianas y social demócratas, incluyendo aquellos sectores que regresaron al seno de la sociedad para construir amplias alianzas con todas las corrientes del pensamiento, y que creyeron los cuentos del fracaso del socialismo, impulsaron con falsos dilemas la teoría de que el imperialismo y la dominación de los pueblos era cosa del pasado y que habíamos llegado al fin de la historia pues el capitalismo humanizado había demostrado que era el mejor tipo de organización social.

De esos falsos dilemas de aceptable calado intelectual que con cierta facilidad confunden el entendimiento, aún de aquellos que se reclamaron del marxismo, dilemas que tenían que ver todos con el fracaso del socialismo, pues ya se había demostrado que la apertura universal del mercado aseguraba el progreso, la libertad y la paz, pasamos entre nosotros a los falsos dilemas superficiales y coyunturales, que han desembocado, asunto de comedia política, en el mas hirsuto anti- imperialismo, en boca además de los mas connotados defensores de las políticas impuestas por los Estados Unidos.

El falso dilema de hoy es de una pobreza intelectual inmensa. Los que defienden la permanencia en el poder de Samper encarnan la soberanía nacional, la defensa de las instituciones y el rechazo a la intromisión de los Estados Unidos en los asuntos internos de Colombia principalmente aquellos relacionados con el narcotráfico, re presentan el mas alto sentido de la patria y recuperaron la validez de las luchas contra el imperialismo norteamericano.

En la otra orilla están los enemigos de Colombia por que no creen en la honestidad de Samper, por que creen que es un aliado del cartel de Cali, por que creen que recibió de los Rodríguez grandes cantidades de dólares para comprar votos, por que están convencidos de la profunda corrupción de los representantes que aprobaron  la preclusión del proceso contra Samper y por que consideran que la permanencia de Samper en el gobierno es el mayor obstáculo para empezar a salir del hondísimo pantano de la corrupción política y de la corrupción en el manejo de los dineros públicos. Este núcleo de colombianos entrega la inexistente soberanía de Colombia y recupera la siempre vigente política de sometimiento al imperio.

Los falsos dilemas nos llevan siempre a falsas decisiones, a falsas concepciones a políticas equivocadas, a saltos al vacio. A esa situación llegó Colombia por este gobierno, por el falso dilema: el que está con Samper está con Colombia y contra los Estados Unidos, el que está contra Samper está en contra de Colombia y a favor del imperialismo.

Por ese falso dilema, pues Samper no representa al país, ni a su pueblo, ni es el emblema de las mejores tradiciones colombianas, Colombia cayó en el pantano de la mas grande corrupción que hayamos conocido, Colombia va a la deriva, sin rumbo, azotada por la mayor tormenta social, por la violencia sin sentido político, por el aislamiento internacional, por el horizonte negro que impide establecer el rumbo de nuestro devenir histórico.

Para terminar y parodiando el pensamiento de un esclarecido pensador revolucionario, del cual se apartaron organizaciones revolucionarias que lo tuvieron como a su gran timonel, estos dirigentes son anti-imperialistas de palabra pero pro-imperialistas de hecho.

O si no que significan las propuestas de reforma constitucional, la entrega otra vez de un gran poder investigativo y represivo a las fuerzas armadas, el coqueteo con la extradición, el ataque a la fiscalía y a la corte constitucional, al manejo militarizado de la situación campesina en el Guaviare, Putumayo, Cauca y Caquetá aceptando la destrucción de los cultivos ilícitos minifundistas pero dejando intactos a los grandes cultivadores de la hoja de coca y el silencio sobre el control de los insumos para procesarla y el combate de su comercialización en los centros de consumo en Norteamérica y Europa?

Hay de los que se dejan embaucar con falsos dilemas. Se dejan llevar a los campos minados por la confusión, terminan tomando partido entre alternativas insensatas, que si Samper, que si Valdivieso, que si la salida o la permanencia del presidente, que si la constitución del 91 hay que conservarla intacta así este cobijada por las sombras tenebrosas de la no extradición, o que es mejor una contra reforma que retome toda la esencia de lo constitucional del siglo pasado.

Los dilemas que nos deben comprometer a luchas renovadas son otros de verdadero calado intelectual y humano. Poner en el centro de toda actividad y propuesta política y económica al ser humano. Construir una organización social organizada, de plena convivencia, que deje de lado los valores empobrecidos y empobrecedores del espíritu defendidos e impulsados por el sistema capitalista. Recogen, animados por la certeza de los desastres causados por el abandono de las concepciones marxistas, las ideas y propuestas del socialismo científico que afrontando tantos cercos de aniquilamiento ha comprobado que si es el siguiente paso de la humanidad hacia su realización plena, para salir de la prehistoria.

Colombia es un país que entró en decadencia antes de alcanzar su pleno desarrollo en contra del normal desenvolvimiento de las sociedades y de la naturaleza. Para marchitarse una planta debe florecer.

El gran desafío nuestro es volver a sembrar.

DANIEL

DESCERTIFICACION

El día 2 de marzo del presente año el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica tomo la decisión de no certificar la lucha que libró Colombia contra el narcotráfico en el curso del año 1995.

 PRECLUSION

Por 111 votos contra 43 la cámara de representantes exoneró el día 12 de junio del presente año al presidente Samper de responsabilidades en la filtración de dineros del narcotráfico en su campaña.  Con una pomposa palabra, preclusión, la cámara de representantes sintetizo así su decisión: -No existe mérito legal para acusarlo penalmente por indignidad del cargo. “Decrétese la Preclusión y archívese el proyecto”-

 EL NACIONALISMO DE SAMPER

En todo este periodo de crisis se ha escuchado en demasía la palabra nacionalismo.  Puede ser porque lo que a veces se llama el país político, acostumbrado en su dicción y acción a estar de rodillas ante el gobierno norteamericano, no trasciende el análisis de lo aparente y coloca palabras que no son el exacto significado de la realidad.  Puede ser, también que haga parte de los ya acostumbrados rótulos sin contenido de la prensa, que necesitan llenar.

Lo más real, en mí concepto, es que aquí en Colombia no existe en el momento el nacionalismo como posición política derivada de posturas ideológicas ni como practica demagógica. En ambas tendría que existir un aprovechamiento y movilización de masas.  Lo que se ha dado son posturas antinorteamericanas, pero más que esto una oposición marcada contra la política de los EEUU en Colombia, que sonando extraño en medio de tanta “rodillera” confunden los conceptos.

Podríamos decir que es muy poco lo que ha bajado Samper al movimiento popular.

1. Seria necesario que desde las esferas del ejecutivo o desde el interior de algún sector o matiz del régimen político se ventilara un proyecto de corte nacionalista, así este fuera solo un remedo del mismo.

Lo que tenemos hasta el momento son unos argumentos del presidente Ernesto Samper que apuntan exclusivamente a:

– Oponerse a la salida a la crisis que propone un amplio sector de la burguesía colombiana con el “beneplácito” del gobierno de los EE.UU.

– Levantar tímidamente la bandera de la soberanía de nuestro país.

 El presidente Ernesto Samper tuvo una gran oportunidad de levantar las banderas del nacionalismo en el momento más álgido de la crisis.  El hubiera podido mezclar los ingredientes de la soberanía con los sentimientos antiimperialistas y antinacionalistas dispersos en el pueblo colombiano y lanzar una propuesta de corte nacionalista, que muchos hubiéramos mirado con agrado. Y no lo hizo.  Se jugó otra alternativa, jugando con las premisas de sus presupuestos políticos, que eran el producto de la confianza de sus acciones y la convicción de los errores de sus contradictores y de sus enemigos.

 En mi concepto esta claro que el Presidente confió en lo suyo, no se comprometió con una salida nacionalista porque esto le hubiera significado un viraje total en su táctica de gobierno y una política de alianzas diferente.

 En las acciones realizadas hasta el momento le ha ido bien al gobierno:

– Internacionalmente hay opiniones favorables a Colombia a excepción de los EE.UU

– Al interior del bloque de poder de los EEUU existen sectores económicos que no están muy convencidos de las bondades de la política norteamericano a nivel externo y en el caso de Colombia se han dado manifestaciones en la misma dirección.

 Y AHORA QUE?

– Implemento de la “Diplomacia Coercitiva”

– Medidas económicas contra Colombia?

– Deslegitimar mediante la combinación de dos elementos: promover los grupos paramilitares, que desestabilizarían el país, y por el otro lado iniciar una acción favorable de  una política de derechos humanos en Colombia. (?)

– Intervención directa en Colombia (?)

 CUARTA DECLARACION DE LA SELVA LACANDONA – EZLN

Hoy decimos:

Aquí estamos!

Somos la dignidad rebelde, el corazón olvidado de la patria!

1o de enero de 1996

 “Todos aquellos pueblos, todos esos que trabajan la tierra, a los que nosotros invitamos que se reúnan a nuestro lado y nosotros daremos la vida a una sola lucha, para que nosotros andemos con ayuda de vosotros.

 Que sigamos luchando y no descansemos y propiedad nuestra será la tierra, propiedad de gentes, la que fue de nuestros abuelitos, y que dedos de patas de piedra que machacan nos han arrebatado, a la sombra de aquellos que han pasado, que mucho mandan: que nosotros juntos pongamos en alto , con la mano en sitio elevado y con la fuerza de nuestro corazón, ese hermoso que se toma para ser visto, se dice estandarte de nuestra dignidad y nuestra libertad nosotros trabajadores de la tierra que sigamos luchando y venzamos a aquellos que de nuevo se han encumbrado, de los que ayudan a los que han quitado tierra a otros, de los que para sí gran dinero hacen con el trabajo de los que son como nosotros, y de aquellos burladores en las haciendas, ése es nuestro deber de honra, si nosotros queremos que nos llamen hombres de buena vida, y bien en verdad buenos habitantes del pueblo.

 Ahora pues, de algún modo, más que nunca, se necesita que todos andemos unidos, con todo nuestro corazón, y con todo nuestro empeño, en ese gran trabajo de la unificación maravillosa, bien verdadera, de aquellos que empezaron la lucha, que guardan en su corazón puros esos principios y no pierden la fe de la vida buena.

 Nosotros rogamos a aquel a cuya mano se acerque este manifiesto que lo haga pasar a todos los hombres de esos pueblos.

Reforma, Libertad, Justicia y Ley.

El General en Jefe del Ejército Libertador del Sur

Emiliano Zapata.

(Manifiesto zapatista en náuhatl).

Al pueblo de México:

A los pueblos y gobiernos del mundo:

Hermanos:

No morirá la flor de la palabra. Podrá morir el rostro oculto de quien la nombra hoy, pero la palabra que vino desde el fondo de la historia y de la tierra ya no podrá ser arrancada por la soberanía del poder.

 Nosotros nacimos de la noche. En ella vivimos. Moriremos en ella. Pero la luz será mañana para los más, para todos aquellos que hoy lloran la noche, para quienes se niega el día para quienes es regalo la muerte, para quienes está prohibida la vida. Para todos la luz, para todos todo. Para nosotros el dolor y la angustia, para nosotros la alegre rebeldía, para nosotros el futuro negado, para nosotros la dignidad insurrecta. Para nosotros nada.

 Nuestra lucha es por hacernos escuchar, y el mal gobierno grita soberbia y tapa con cañones sus oídos.

Nuestra lucha es por el hambre, y el mal gobierno regala plomo y papel a los estómagos de nuestros hijos.

Nuestra lucha es por un techo digno, y el mal gobierno destruye nuestra casa y nuestra historia.

Nuestra lucha es por el saber, y el mal gobierno reparte ignorancia y desprecio.

Nuestra lucha es por la tierra, y el mal gobierno ofrece cementerios.

Nuestra lucha es por un trabajo justo y digno, y el mal gobierno compra y vende cuerpos y venganzas.

Nuestra lucha es por la vida, y el mal gobierno ofrece muerte como futuro.

Nuestra lucha es por el respeto a nuestro derecho a gobernar y gobernarnos, y el mal gobierno impone a los  más la ley de los menos.

Nuestra lucha es para la libertad para el pensamiento y el caminar, y el mal gobierno pone cárceles y tumbas.

Nuestra lucha es por la justicia, y el mal gobierno se llena de criminales y asesinos.

Nuestra lucha es por la historia, y el mal gobierno propone olvido.

Nuestra lucha es por la patria, y el mal gobierno sueña con la bandera y las lenguas extranjeras.

Nuestra lucha es por la paz, y el mal gobierno anuncia lucha y destrucción.

Techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, independencia, democracia, libertad, justicia y paz.

Estas fueron nuestras banderas en la madrugada de 1994. Estas fueron nuestras demandas en la larga noche de los 500 años.

Estas son, hoy, nuestras exigencias.

 Nuestra sangre y la palabra nuestra encendieron un fuego pequeñito en la montaña y lo caminamos rumbo a la casa del poder y del dinero. Hermanos y hermanas de otras razas y otras lenguas, de otro color y mismo corazón, protegieron nuestra luz y en ella bebieron sus respectivos fuegos.

 Vino el poderoso a apagarnos con su fuerte soplido, pero nuestra luz se creció en otras luces. Sueña el rico con apagar la luz primera. Es inútil, hay ya muchas luces y todas son primeras.

 Quiere el soberbio apagar una rebeldía que su ignorancia ubica en el amanecer de 1994. Pero la rebeldía que hoy tiene rostro moreno y lengua verdadera, no se nació ahora. Antes habló con otras lenguas y en otras tierras. En muchas montañas y muchas historias ha caminado la rebeldía contra la injusticia. Ha hablado ya en lengua náhuatl, paipai, kiliwa, cúcapa, cochimi, kumiai, yuma, seri, chontal, chinanteco, pame, chichimeca, otomí, mazahua, matlazinca, ocuilteco, zapoteco, solteco, chatino, papabuco, mixteco, cuicateco, triqui, amuzgo, mazateco, chocho, izcateco, huave, tlapaneco, totonaca, tepehua, popoluca, mixe, zoque, huasteco, lacandón, maya, chol, tzeltal, tzotzil, tojolabal, mame, teco, ixil, aguacateco, motocintleco, chicomucelteco, kanjobal, jacalteco, quiché, cakchiquel, ketchi, pima, tepehuán, tarahumara, mayo, yaqui, cahíta, ópata, cora, huichol, purépecha, y kikapú. Habló y habla la castilla. La rebeldía no es cosa de lengua, es cosa de dignidad y de ser humanos.

 Por trabajar nos matan, por vivir nos matan. No hay lugar para no hay lugar para nosotros en el mundo del poder. Por luchar nos matarán, pero así nos haremos un mundo donde nos quepamos todos y todos nos vivamos sin muerte en la palabra. Nos quieren quitar la tierra para que ya no tenga suelo nuestro paso. Nos quieren quitar la historia para que en el olvido se muera nuestra palabra. No nos quieren indios. Muertos nos quieren.

 Para el poderoso nuestro silencio fue su deseo. Callando nos moríamos, sin palabra no existíamos. Luchamos para hablar contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Luchamos por el miedo a morir la muerte del olvido.

 Hablando en su corazón indio, la Patria sigue digna y con memoria.

I

Hermanos:

El día 1o de enero de 1995, después de romper el cerco militar con el que el mal gobierno pretendía sumirnos en el olvido y rendirnos, llamamos a las distintas fuerzas y ciudadanos a construir un amplio frente opositor que uniera las voluntades democráticas en contra del sistema de partido de estado: el Movimiento para la Liberación Nacional. Aunque al inicio este esfuerzo de unidad opositora encontró no pocos problemas, siguió adelante en los pensamientos de los hombres y mujeres que no se conforman con ver su Patria entregada a las decisiones del poder y el dinero extranjeros. El amplio frente opositor, después de seguir una ruta llena de dificultades, incomprensiones y retrocesos, está por concretar sus primero planteamientos  y acuerdos de acción conjunta. El largo proceso de maduración de este esfuerzo organizativo habrá de hacerse pleno en el año que inicia. Nosotros los zapatistas saludamos el nacimiento del Movimiento para la Liberación Nacional y deseamos que quienes formen parte de él exista siempre el afán de unidad y el respeto a las diferencias.

 Iniciado el diálogo con el supremo gobierno, el compromiso del EZLN en la búsqueda de una solución política a la guerra iniciada en 1994 se vió traicionado. Fingiendo voluntad de diálogo, el mal gobierno optó cobardemente por la solución militar y, con argumentos torpes y estúpidos, desató una gran persecución política y militar uqe tenía como objetivo supremo el asesinato de la dirigencia del EZLN. Las fuerzas armadas rebeldes del EZLN resistieron con serenidad el golpe de decenas de miles de soldados que, con asesoría extranjera y toda la moderna maquinaria de muerte que poseen, pretendió ahogar el grito de dignidad que salía desde las montañas del sureste Mexicano. Un repliegue ordenado permitió a las fuerzas zapatistas conservar su poder militar, su autoridad moral, su fuerza política y la razón histórica que es su principal arma en contra del crimen hecho gobierno. Las grandes movilizaciones de la sociedad civil nacional e internacional pararon la ofensiva traidora y obligaron al gobierno a insistir en la vía del diálogo y la negociación. Decenas de civiles inocentes fueron tomados presos por el mal gobierno y todavía permanecen en las cárceles en calidad de rehenes de los terroristas que nos gobiernan. Las fuerzas federales no tuvieron más victoria militar que la destrucción de una biblioteca, un salón de actos culturales, una pista de baile y el saqueo de las pocas pertenencias de los indígenas de la selva Lacandona. El intento de asesinato fue cubierto por la mentira gubernamental con la mascarada de la “recuperación de la soberanía nacional”.

 Olvidando el artículo 39 de la constitución que juró cumplir  el 1o de diciembre de 1994, el supremo gobierno redujo al Ejército Federal Mexicano a la categoría de ejercito de ocupación, le asignó la tarea de salvaguarda del crimen organizado hecho gobierno, y quiso enfrentarlo a sus hermanos mexicanos.

 Mientras tanto, la verdadera pérdida de la soberanía nacional se concretaba en los pactos secretos y públicos del gabinete económico con los dueños de los dineros y los gobiernos extranjeros. Hoy, mientras decenas de miles de soldados federales agreden y hostigan a un pueblo armado de fusiles de palo y palabra digna, los altos gobernantes terminan de vender las riquezas de la gran nación mexicana y acaban de destruir lo poco que aún queda en pie.

 Apenas iniciado el diálogo al que lo obligó la sociedad civil nacional e internacional, la delegación gubernamental tuvo la oportunidad de demostrar claramente sus verdaderas intenciones en la negociación de la paz. Los neo-conquistadores de los indígenas que encabezan el equipo negociador del gobierno se distinguen por una actitud prepotente, soberbia, racista y humillante que llevó de fracaso en fracaso las distintas reuniones del diálogo de San Andrés. Apostando al cansancio y al desgaste de los zapatistas, la delegación gubernamental puso todo su empeño en conseguir la ruptura del diálogo, confiada en que tendría así argumentos para recurrir a la fuerza y así conseguir lo que por razón le era imposible.

 Viendo que el gobierno rehuía un enfoque serio del conflicto nacional que presentaba la guerra, el EZLN tomó una iniciativa de paz que destrabara el diálogo y la negociación. Llamando a la sociedad civil a un diálogo nacional e internacional en la búsqueda de una paz nueva, el EZLN convocó a la Consulta por la Paz y la Democracia para escuchar el pensamiento nacional e internacional sobre sus demandas y su futuro.

 Con la entusiasta participación de los miembros de la Convención Nacional Democrática la entrega desinteresada   de miles de ciudadanos sin organización pero con deseos democráticos, la movilización de los comités de solidaridad internacionales y los grupos de jóvenes, y la irreprochable ayuda de los hermanos y hermanas de Alianza Cívica Nacional durante los meses de agosto y septiembre de 1995 se llevó a cabo un ejercicio ciudadano que no tiene precedente en la historia mundial: una sociedad civil y pacífica dialogando con un grupo armado y clandestino. Más de un millón trescientos mil diálogos se realizaron para hacer verdad este encuentro de voluntades democráticas.

 Como resultado de esta consulta, la legitimidad de las demandas zapatistas fue ratificada, se dio un fuerte impulso al amplio frente opositor que se encontraba estancado y se expresó claramente el deseo de ver a los zapatistas participando en la vida política del país. La gran participación de la sociedad civil internacional llamó la atención sobre la necesidad de construir los espacios de encuentro entre las voluntades de cambio democrático que existen en los distintos países. El EZLN tomó con seriedad los resultados de este diálogo nacional e internacional e inició los trabajos políticos y organizativos para caminar de acuerdo con esas señales.

 Tres nuevas iniciativas fueron lanzadas por los zapatistas como respuesta al éxito de esta consulta por la paz y la democracia. Una iniciativa para el ámbito internacional llamó a realizar un encuentro intercontinental en contra del neoliberalismo. Dos iniciativas son de carácter nacional: La formación de comités civiles de diálogo como base de discusión de los principales problemas nacionales y germen de una nueva fuerza política no partidaria; y la construcción de nuevos Aguascalientes como lugares de encuentro entre la sociedad civil y el zapatismo.

 Tres meses después de de estas tres iniciativas está por concretarse la convocatoria para el encuentro intercontinental por la humanidad y contra el neoliberalismo, más de 200 comités civiles de diálogo se han formado en toda la República Mexicana y, el día de hoy, se inauguran cinco nuevos Aguascalientes: uno el la comunidad de la Garrucha, otro en Oventic, uno más en Morelia, otro el La Realidad, y el último y primero en el corazón de todos los hombres y mujeres honestos que hay en el mundo.

 En medio de amenazas y penurias, las comunidades indígenas zapatistas y la sociedad civil lograron levantar estos centros de resistencia civil y pacífica que serán lugar de resguardo de la cultura mexicana mundial.

 El Nuevo Diálogo Nacional tuvo una primera prueba con motivo de la mesa 1 del Diálogo de San Andrés. Mientras el gobierno descubría su ignorancia respecto de los habitantes originales de estas tierras, los asesores e invitados del EZLN echaron a andar un diálogo tan rico y nuevo que rebasó inmediatamente la estrechez de la mesa de San Andrés y se ubicó en su verdadero lugar: la nación.

Los indígenas mexicanos, los siempre obligados a escuchar, a obedecer, a aceptar, a resignarse, tomaron la palabra y hablaron la sabiduría que anda en sus pasos. La imagen del indio ignorante, pusilánime y ridículo, la imagen que el poder había decretado para consumo nacional, se hizo pedazos y el orgullo y la dignidad indígenas volvieron a la historia para tomar el lugar que les corresponde: el de ciudadanos completos y cabales.

 Independientemente de lo que resulte de la primera negociación de acuerdos en San Andrés, el diálogo iniciado por las distintas etnias y sus representantes seguirá adelante ahora en el Foro Nacional Indígena, y tendrá su ritmo y los alcances que los propios indígenas acuerden y decidan. En el escenario político nacional el redescubrimiento de la criminalidad salinista volvió a sacudir el sistema de partido de Estado. Los apologistas de las contrarreformas salinistas sufrieron amnesia y ahora son los más entusiastas perseguidores de aquel bajo cuya sombra se enriquecieron. El Partido Acción Nacional, el más fiel aliado de Carlos Salinas de Gortari, empezó a mostrar sus posibilidades reales de revelar al Partido Revolucionario Institucional en la cumbre del poder político y a enseñar su vocación represiva, intolerante y reaccionaria. Quienes ven con esperanza el ascenso del neopanismo olvidan que el relevo de una dictadura no significa democracia, y aplauden la nueva inquisición que, con careta democrática, habrá de sancionar con golpes y moralina los últimos estertores de un país que fue asombro mundial y hoy es referencia de crónicas policiacas y escándalos. Las constantes en el ejército del gobierno fueron la represión y la impunidad; las masacres de indígenas en Guerrero, Oaxaca y la Huasteca ratifican la política gubernamental frente a los indígenas; el autoritarismo en la UNAM frente al movimiento de los CCH demuestra la ruta de corrupción que va de la academia a la política; la detención de dirigentes de El Barzón es una muestra más de la traición como método de diálogo; las bestialidades del regente Espinosa ensayan el fascismo callejero en la ciudad de México; las reformas a la Ley el Seguro Social reiteran la democratización de la miseria y el apoyo a la banca privatizada asegura la vocación de unidad entre poder y dinero; los crímenes políticos son irresolubles porque provienen de quien dice perseguirlos; la crisis económica hace más insultante la corrupción en las esferas gubernamentales. Gobierno y crimen, hoy, son sinónimos y equivalentes.

 Mientras la verdadera oposición se afane en encontrar el centro en una nación moribunda, amplias capas de la población refuerzan su escepticismo frente a los partidos políticos y buscan, sin encontrarla todavía, una opción de quehacer político nuevo, una organización política de nuevo tipo.

 Como una estrella, la heroica y digna resistencia de las comunidades indígenas zapatistas iluminó el año de 1995 y escribió una hermosa lección en la historia mexicana. En Tepoztlán, en los trabajadores de Sutaur-100, en El Barzón, por mencionar algunos lugares y movimientos, la resistencia popular encontró dignos representantes.

 En resumen, el año de 1995 se caracterizó por la definición de dos proyectos de nación completamente distintos y contradictorios.

 Por un lado el proyecto de país que tiene el poder, un proyecto que implica la destrucción total de la nación mexicana; la negación de su historia; la entrega de su soberanía; la traición y el crimen como valores supremos; la hipocresía y el engaño como método de gobierno; la desestabilización y la inseguridad como programa nacional, y la represión y la intolerancia como plan de desarrollo. Este proyecto encuentra en el PRI su cara criminal y en el PAN su mascarada democrática. Por el otro lado, el proyecto de la transición a la democracia, no una transición pactada con el poder que simule un cambio para que todo siga igual, sino la transición a la democracia como el proyecto de reconstrucción del país; la defensa de la soberanía nacional; la justicia y al esperanza como anhelos; la verdad y el mandar obedeciendo como guía de jefatura; la estabilidad y la seguridad que dan la democracia y la libertad; el diálogo, la tolerancia y al inclusión como nueva forma de hacer política.

 Este proyecto está por hacerse y corresponderá, no a una fuerza política hegemónica o a la genialidad de un individuo, sino a un amplio movimiento opositor que recoja los sentimientos de la nación. Estamos en medio de una gran guerra que ha sacudido al México de finales del siglo XX. La guerra entre quienes pretenden la perpetuación de un régimen social, cultural y político que equivale al delito de traición a la patria, y los que luchan por un cambio democrático, libre y justo. La guerra zapatista es sólo una parte de esa gran guerra que es la lucha entre la memoria que aspira a futuro y el olvido con vocación extranjera.

 Una nueva sociedad plural, tolerante, incluyente, democrática, justa y libre sólo es posible, hoy, en una patria nueva. No será el poder el constructor. El poder hoy es sólo el agente de ventas de los escombros de un país destruido por los verdaderos subversivos y desestabilizadores: los gobernantes.

 Los proyectos de oposición independiente tenemos una carencia que, hoy, se hace más decisiva: nos oponemos a un proyecto de país que implica su destrucción, pero carecemos de una propuesta de reconstrucción. Parte, y no el todo ni su vanguardia, ha sido y es el EZLN en el esfuerzo por la transición a la democracia. A pesar de las persecuciones y amenazas, por encima de los engaños y las mentiras, legítimo y consecuente, el EZLN sigue adelante en su lucha por la democracia, la libertad y la justicia para todos los mexicanos.

 Hoy, la lucha por la democracia, la libertad y la justicia en México es una lucha por la liberación nacional.

 II

Hoy, con el corazón de Emiliano Zapata y habiendo escuchado la voz de nuestros hermanos todos, llamamos al pueblo de México a participar en una nueva etapa de la lucha por la liberación nacional y la construcción de una patria nueva, a través de esta…CUARTA DECLARACION DE LA SELVA LACANDONA en la que llamamos a todos los hombres y mujeres honestos a participar en la nueva fuerza política nacional que hoy nace: EL FRENTE ZAPATISTA DE LIBERACION NACIONAL organización civil y pacífica, independiente y democrática, mexicana y nacional, que lucha por la democracia, la libertad y la justicia en México. El Frente Zapatista de Liberación Nacional nace hoy e invitamos para que participen en él a los obreros de la República, a los trabajadores del campo y de la ciudad, a los indígenas, a los colonos, a los maestros y estudiantes, a las mujeres mexicanas, a los jóvenes de todo el país, a los artistas e intelectuales honestos, a los religiosos consecuentes, a todos los ciudadanos mexicanos que queremos no el poder sino la democracia, la libertad y la justicia para nosotros y nuestros hijos.

 Invitamos a la sociedad civil nacional, a los sin partido, al movimiento social y ciudadano, a todos los mexicanos a construir una nueva fuerza política con base en el EZLN.

 Una nueva fuerza política que forme parte de un amplio movimiento opositor, el Movimiento para la Liberación Nacional, como lugar de acción política ciudadana donde confluyen otras fuerzas políticas de oposición independiente, espacio de encuentro de voluntades y coordinador de acciones unitarias.

 Una fuerza política cuyos integrantes no desempeñen ni aspiren a desempeñar cargos de elección popular o puestos gubernamentales en cualquiera de sus niveles. Una fuerza política que no aspire a la toma del poder. Una fuerza que no sea un partido político.

 Una fuerza política que pueda organizar las demandas y propuestas de los ciudadanos para que el que mande, mande obedeciendo. Una fuerza política que pueda organizar la solución de los problemas colectivos aún sin la intervención de los partidos políticos y del gobierno. No necesitamos pedir permiso para ser libres. La función del gobierno es prerrogativa de la sociedad y es su derecho ejercer esa función. Una fuerza política que luche en contra de la concentración, de la riqueza en pocas manos y en contra de la centralización del poder. Una fuerza política cuyos integrantes no tengan más privilegio que la satisfacción del deber cumplido.

 Una fuerza política con organización local, estatal y regional que crezca desde la base, desde su sustento social. Una fuerza política nacida de los comités civiles de diálogo.

 Una fuerza política que se llama Frente porque trata de incorporar esfuerzos organizativos no partidistas, tiene muchos niveles de participación y muchas formas de lucha.

Una fuerza política que se llama Zapatista porque nace con la esperanza y el corazón indígena que, junto al EZLN volvieron a bajar de las montañas mexicanas.

Una fuerza política que se llama De Liberación Nacional por que su lucha es por la libertad de todos los mexicanos y en todo el país.

 Una fuerza política con un programa de lucha de trece puntos, los de la Primera Declaración de la Selva Lacandona enriquecidos a lo largo de dos años de insurgencia. Una fuerza política que luche contra el sistema de partido de Estado. Una fuerza política que luche por la democracia en todo y no sólo en lo electoral. Una fuerza política que luche por un nuevo constituyente y una nueva Constitución. Una fuerza política que luche por que en todas partes haya justicia, libertad y democracia. Una fuerza política que no luche por la toma del poder político sino por la democracia de que el que mande, mande obedeciendo.

 Llamamos a todos los hombres y mujeres de México, a los indígenas y a los no indígenas, a todas las razas que forman la nación; a quienes estén de acuerdo en luchar por techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz; a quienes entienden que el sistema de partido de Estado es el principal obstáculo para el tránsito a la democracia en México; A quienes saben que democracia no quiere decir alternancia del poder sino gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo; a quienes estén desacuerdo con que se haga una nueva Carta Magna que incorpore las principales demandas del pueblo mexicano y las garantías de que se cumpla el artículo 39 mediante las figuras de plebiscito y referéndum; a quienes no aspiran a pretender ejercer cargos públicos o puestos de elección popular; a quienes tienen el corazón, la voluntad y el pensamiento en el lado izquierdo del pecho; a quienes quieren dejar de ser espectadores y están dispuestos a no tener ni pago ni privilegio alguno como no sea el participar en la reconstrucción nacional; a quienes quieren construir algo nuevo y bueno, para que formen el Frente Zapatista de Liberación Nacional.

 Aquellos ciudadanos sin partido, aquellas organizaciones sociales y políticas, aquellos comités civiles de diálogo, movimientos y grupos, todos los que no aspiren a la toma del poder y que suscriban esta Cuarta Declaración de la Selva Lacandona se comprometen a participar en el diálogo para acordar la estructura orgánica, el plan de acción y la declaración de principios del Frente Zapatista de Liberación Nacional.

 Con la unidad organizada de los zapatistas civiles y los combatientes zapatistas en el Frente Zapatista de Liberación Nacional, la lucha iniciada el 1o de enero de 1994 entrará en una nueva etapa. El EZLN no desaparece, pero su esfuerzo más importante irá por la lucha política. En su tiempo y condiciones, el EZLN participará directamente en la formación del Frente Zapatista de Liberación Nacional.

 Hoy, 1o de enero de 1996, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional firma esta cuarta Declaración de la Selva Lacandona. Invitamos al pueblo de México a que lo suscriba.

SUBCOMANDANTE INSURGENTE MARCOS

PRIMERA DECLARACION DE LA REALIDAD

Llama el EZLN a un encuentro intercontinental

Contra el Neoliberalismo y por la Humanidad.

“Ya he llegado yo, ya estoy aquí presente, yo cantor.

Gozad en buena hora, vengan hacia acá a presentarse aquellos

que tienen doliente le corazón.

Yo elevo mi canto”.

Poesía Náhuatl.

A los pueblos del mundo:

Hermanos:

Durante los últimos años el poder del dinero ha presentado una nueva máscara encima de su rostro criminal. Por encima de fronteras, sin importar razas o colores, el Poder del dinero humilla dignidades, insulta honestidades y asesina esperanzas.

Renombrado como “Neoliberalismo”, el crimen histórico de la concentración de privilegios, riquezas e impunidades, democratiza la miseria y la desesperanza.

 Una nueva guerra mundial se libra, pero ahora en contra de la humanidad entera. Como en todas las guerras mundiales, lo que se busca es un nuevo reparto del mundo.

 Con el nombre de “globalización” llaman a esta guerra moderna que asesina y olvida. El nuevo reparto del mundo consiste en concentrar poder en el poder y miseria en la miseria.

 El nuevo reparto del mundo excluye a las “minorías”. Indígenas, jóvenes, mujeres, homosexuales, lesbianas, gentes de colores, inmigrantes, obreros, campesinos; las mayorías que forman los sótanos mundiales se presentan, para el poder, como prescindibles. El nuevo reparto del mundo excluye a las mayorías.

 El moderno ejército de capital financiero y gobiernos corruptos avanza conquistando de la única forma en que es capaz: destruyendo. El nuevo reparto del mundo destruye a la humanidad.

 El nuevo reparto del mundo sólo tiene lugar para el dinero y sus servidores. Hombres, mujeres y máquinas se igualan en la servidumbre y en el ser prescindibles. La mentira gobierna y se multiplica en medios y modos.

 Una nueva mentira se nos vende como historia. La mentira de la derrota de la esperanza, la mentira de la derrota de la dignidad, la mentira de la derrota de la humanidad. El espejo del poder nos ofrece un equilibrio a la balanza: la mentira de la victoria del cinismo, la mentira de la victoria del servilismo, la mentira de la victoria del neoliberalismo.

 En lugar de humanidad nos ofrecen índices en las bolsas de valores, en lugar de dignidad nos ofrecen globalización de la miseria, en lugar de esperanza nos ofrecen el vacío, en lugar de vida nos ofrecen la internacional del terror.

Contra la internacional del terror que representa el neoliberalismo, debemos levantar la internacional de la esperanza. La unidad, por encima de fronteras, idiomas, colores, culturas, sexos, estrategias y pensamientos, de todos aquellos que prefieren la humanidad viva.

 La internacional de la esperanza. No la burocracia de la esperanza, no la imagen inversa y, por tanto, semejante a lo que nos aniquila. No el poder con nuevo signo o nuevos ropajes. Un aliento así, el aliento de la dignidad. Una flor sí, la flor de la esperanza. Un canto sí, el canto de la vida.

 La dignidad es esa patria sin nacionalidad, ese arcoíris que es también puente, ese murmullo del corazón sin importar la sangre que lo vive, esa rebelde irreverencia que burla fronteras, aduanas y guerras.

 La esperanza es esa rebeldía que rechaza el conformismo y la derrota.

 La vida es lo que nos deben: el derecho a gobernar y gobernarnos, a pensar y actuar con una libertad que no se ejerza sobre la esclavitud de otros, el derecho a dar y recibir lo que es justo.

 Por todo esto, junto a aquellos que, por encima de fronteras, razas y colores, comparten el canto de la vida, la lucha contra la muerte, la flor de la esperanza y el aliento de la dignidad…

 El Ejército Zapatista de Liberación Nacional

 Habla.. A todos los que luchan por los valores humanos de democracia, libertad y justicia.

 A todos los que se esfuerzan por resistir al crimen mundial llamado “Neoliberalismo” y aspiran a que la humanidad y la esperanza de ser mejores sean sinónimos de futuro.

 A todos los individuos, grupos, colectivos, movimientos, organizaciones sociales, ciudadanas y políticas, a los sindicatos, las asociaciones de vecinos, cooperativas, todas las izquierdas habidas y por haber; organizaciones no gubernamentales, grupos de solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo, bandas, tribus, intelectuales, indígenas, estudiantes, músicos, obreros, artistas, maestros, campesinos, grupos culturales, movimientos juveniles, medios de comunicación alternativa, ecologistas, lesbianas, homosexuales, feministas, pacifistas.

 A todos los seres humanos sin casa, sin tierra, sin trabajo, sin alimentos, sin salud, sin educación, sin libertad, sin justicia, sin independencia, sin democracia, sin paz, sin patria, sin mañana.

A todos los que sin importar colores, razas o fronteras, hacen de la esperanza arma y escudo.

Y los convoca al primer encuentro intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo.

A celebrarse entre los meses de abril y agosto de 1996 en los cinco continentes, según el siguiente programa de actividades:

 Primero: Asambleas preparatorias continentales en el mes de abril de 1996 en las siguientes sedes:

1.- Continente Europeo: Sede en Berlín, Alemania.

 2.- Continente Americano: Sede en la Realidad, México.

3.- Continente Asiático: Sede en Tokio, Japón.

4.- Continente Africano: Sede por definir.

5.- Continente Oceánico: Sede en Sídney, Australia.

Nota: Las sedes continentales pueden cambiar si así lo deciden los grupos organizadores.

 Segundo: Encuentro Intercontinental por la Humanidad y Contra el Neoliberalismo, del 27 de julio al 3 de agosto de 1996, el los “Aguascalientes” zapatistas, Chiapas, México.

 Con las siguientes bases:

Temario:

Mesa 1.- Aspectos económicos de cómo se vive bajo el neoliberalismo, cómo se le resiste, cómo se lucha y propuestas de lucha en su contra y por la humanidad.

Mesa 2.- Aspectos políticos de cómo se vive bajo el neoliberalismo, cómo se le resiste, cómo se lucha y propuestas de lucha en su contra y por la humanidad.

Mesa 3.- Aspectos sociales de cómo se vive bajo el neoliberalismo, cómo se le resiste, cómo se lucha y propuestas de lucha en su contra y por la humanidad.

Mesa 4.- Aspectos culturales de cómo se vive bajo el neoliberalismo, cómo se le resiste, cómo se lucha y propuestas de lucha en su contra y por la humanidad.

 Organización: Las reuniones preparatorias en Europa, Asía, África y Oceanía serán organizadas por los Comités de Solidaridad con la Rebelión Zapatista, organismos afines, y grupos de ciudadanos interesados en la lucha contra el neoliberalismo y por la humanidad. Llamamos a los grupos de todos los países para que trabajen unidos en la organización y realización de las asambleas preparatorias.

 El encuentro intercontinental por la humanidad y contra el neoliberalismo, a celebrarse del 27 de julio al 3 de agosto  de 1996 en Chiapas, México, será organizado por el EZLN y por ciudadanos y organizaciones no gubernamentales mexicanas que serán dados a conocer oportunamente.

 Acreditación: Las acreditaciones para las asambleas preparatorias en los 5 continentes se harán por los comités organizadores que se formen en Europa, Asia, África, Oceanía y América, respectivamente.

 Las acreditaciones para el encuentro en Chiapas, México, se harán por comités de solidaridad con la rebelión zapatista, con el pueblo chiapaneco, y con el pueblo de México, en sus respectivos países; y en México, por la comisión organizadora, que se dará a conocer oportunamente.

Nota General e Intercontinental: Todo lo que haya sido contemplado por esta convocatoria será resuelto por los respectivos comités organizadores en lo referente a las asambleas continentales preparatorias, y por el comité organizador intercontinental en lo referente al encuentro en Chiapas, México.

 Hermanos: La humanidad vive en el pecho de todos nosotros y, como el corazón, prefiere el lado izquierdo. Hay que encontrarla, hay que encontrarnos.

 No es necesario conquistar el mundo. Basta con que lo hagamos de nuevo. Nosotros. Hoy.

Democracia! Libertad! Justicia!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

 Por el Comité Clandestino Revolucionario

Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

 Subcomandante Insurgente Marcos.

México, enero de 1996.

MENSAJE DEL EZLN EN LA CEREMONIA DE INAUGURACION DE LA REUNION PREPARATORIA AMERICANA DEL ENCUENTRO INTERCONTINENTAL POR LA HUMANIDAD Y CONTRA EL NEOLIBERALISMO

La Realidad, América, 4 de abril 1996

 Un periodista y videoasta que cubría el alzamiento zapatista desde enero de 1994, Javier Elorriaga Berdegué, se presentó un día como voluntario para buscar una salida política y pacifista al conflicto. Lo escuché, me dio argumentos a favor de la paz y argumentos en contra de la guerra. Me pareció entonces un hombre de ésos que creen en lo que dicen, de los que son consecuentes con sus ideas. Le dije que no perderíamos nada con probar. El 16 de septiembre de 1994, aniversario de la independencia mexicana, llegó con la primera de una serie de cartas del señor Ernesto Zedillo Ponce de León. Después del primero de diciembre de 1994, Javier fue y vino con mensajes del entonces secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma Barragán. 6 meses duró su trabajo de enlace de paz. La última vez que lo ví fue el 8 de febrero de 1995. Le dije que no veíamos señal alguna de voluntad de diálogo en el gobierno. El insistió en buscar un nuevo encuentro de paz. Saliendo de la selva Lacandona, en la mañana del 9 de febrero de 1995, Javier Elorriaga fue detenido y acusado de “terrorismo”. El gobierno inició una ofensiva en contra de las comunidades indígenas de la selva Lacandona y detuvo a decenas de mexicanos en varios puntos del país. Los acusó de “terrorismo “y exhibió como prueba un “terrible” arsenal: bombas de papel y algunas armas viejas. Mientras en la prensa el gobierno se felicitaba por haber recuperado la “soberanía nacional”, en la selva Lacandona aviones suizos bombardeaban los alrededores de las comunidades, helicópteros norteamericanos ametrallaban la montaña, tanques de guerra franceses ocupaban las casas de los indígenas que huían a la selva, policías españoles interrogaban a los sospechosos, y a los asesores militares norteamericanos revisaban con mucho cuidado un artefacto que podía tener algún peligroso ingenio militar. Hasta el Pentágono llegó ese artefacto y fue revisado con lo mejor y más moderno de la tecnología militar. Después de algunos días, los expertos entregaron su informe a Washington y de ahí fue turnado a las oficinas de los militares mexicanos, la policía política y Palacio Nacional. El informe decía que todo parecía indicar que el artefacto en cuestión, arrebatado a la s fuerzas de los transgresores de la ley, tenía toda la traza de ser… un cochecito de juguete hecho de plástico y metal. El informe reportaba, además que habían encontrado una pequeña inscripción, probablemente hecha con un plumín negro, que decía “Este cochecito es de Heriberto…”.

 Han pasado 420 días desde entonces. El señor Zedillo está en la silla presidencial de México, el Heriberto vive en las montañas, en su casa vive el ejército, y Javier Elorriaga y otros 17 mexicanos están en al cárcel acusados de “terrorismo”. Uno de los 17, Joel Martínez, tiene problemas respiratorios debido a la tortura que recibió. Por su estado grave acaba de ser hospitalizado. Hoy lo tienen encadenados de manos y pies, como si fuera un animal rabioso, como si la dignidad pudiera encadenarse.

 Hoy, 420 días después de que se definiera en los hechos  quién es el terrorista, queremos dedicar estas palabras.

Vale.

 A Javier Elorriaga Brdegué y, a través de él, a todos los presuntos zapatistas presos.

En la definición de su futuro se definen muchas más cosas de las que imaginan sus carceleros.

 Por mi voz habla la voz del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

 Hermanos y hermanas de América:

 Bienvenidos a La Realidad. Nuestro agradecimiento especial para los hombres, mujeres, niños y ancianos de la Realidad, que son los que nos han dado permiso y nos han apoyado para realizar esta reunión preparatoria en su comunidad. Quiero pedirles a todos que, juntos, saludemos a nuestros hermanos indígenas de La Realidad.

 Bienvenidos sean los hermanos y hermanas de las delegaciones de Canadá, los Estados Unidos de América, México, Guatemala, Costa Rica, Venezuela, Puerto Rico, Ecuador, Brasil, Perú, Chile, Uruguay y Argentina. Bienvenidos los observadores de Francia, Alemania y España.

 Bienvenidos sean los hermanos y hermanas mexicanos de la Comisión Organizadora. Nuestro reconocimiento y saludo por el esfuerzo que hoy se concreta.

 Queremos agradecerles a todos ustedes el haber aceptado nuestra invitación a esta reunión preparatoria y el que hayan hecho el esfuerzo de viajar desde sus países hasta la selva Lacandona.

 Guarida de transgresores de la ley y rincón digno de América, la selva Lacandona ya ha sido visitada por diversas representaciones de los gobiernos de sus países. Nos han visitado los aviones bombarderos, los helicópteros artillados, los tanques de guerra, los satélites espías, los asesores militares y los agentes, algunos secretos y otros no tan secretos, de todas las dependencias de espionaje de varios países. Todos estos visitantes tienen un objetivo común: el asesinato y el robo. Diversos gobiernos del mundo se han aliado con el gobierno mexicano para combatirnos a nosotros.

 La más moderna y sofisticada tecnología de guerra es lanzada en contra de las armas de madera, los pies rotos y el pensamiento ancestral de los zapatistas que declara sin pena ni miedo que el lugar del conocimiento, la palabra y la verdad está en el corazón.

La muerte moderna contra la vida ancestral.

El neoliberalismo contra el neozapatismo. Por qué nos temen? Por qué tanta muerte para tan pocos y tan pequeños? Por que los hemos desafiado, y lo peor del desafío es que se convierte en ejemplo.

 El 3 de abril de 1911, esos ciudadanos de América llamados Ricardo y Enrique Flores Magón escribían: “Compañeros, piensen bien, sigan adelante y trabajen, sin perder el tiempo, antes de que su ayuda llegue demasiado tarde. Traten de entender el peligro bajo el cual nosotros tenemos que enfrentarnos a todos los gobiernos del mundo, los cuales ven en el movimiento mexicano la aparición de la revolución social, la única a la que temen los poderosos del mundo”.

 Hoy, 85 años después, la historia se repite. La muerte que antes sólo nos visitaba vestida de enfermedad y miseria, hoy viene además con uniforme verde olivo, con plomo y máquinas de guerra. Todas estas señales anuncian destrucción. Una verdadera fuerza multinacional armada nos persigue y trata de destruir nuestro ejemplo. Los poderosos del mundo se molestan por nuestra existencia y nos honran con su amenaza. Aciertan, el desafío zapatista es un desafío mundial. Nunca lo pretendimos, jamás lo imaginamos. Pero puestos en ese papel seremos lo más incómodos que nos sea posible. Un sistema mundial hace posible que el crimen se haga gobierno en México. Un sistema nacional hace posible que el crimen mande en Chiapas. Luchando en las montañas del sureste mexicano luchamos por México, por la humanidad y contra el neoliberalismo. Por eso el poder mundial nos persigue, por eso nos encarcela, por eso nos asesina, por eso quiere destruirnos.

 Después de la visita de estos anunciadores de la muerte, es un honor para nosotros el recibir la visita de ustedes, de los que luchan por la vida, de los que luchan por la humanidad en el continente americano.

 Estamos seguros de que el viaje a La Realidad no ha sido fácil. La Realidad nunca ha sido fácil, pero vale la pena llegar a ella. El viaje a La Realidad es una travesía al dolor, pero también a la esperanza.

 Diversos pensamientos de diferentes naciones de América se encuentran hoy en La Realidad. Se encuentran convocados no por su nacionalidad, no por su color, no por su sexo, no por su cultura, no por su lengua. Sólo una cosa nos ha convocado, la lucha, la lucha por la humanidad y contra el neoliberalismo.

 Hace 80 años, en 1916, el general Emiliano Zapata soñaba que la vida y el pensamiento podían ser libres si una nueva realidad se construía. El poder soñaba entonces su destrucción.

 Hoy, en los escritorios de los grandes generales de México y de los Estados Unidos, hay planes diversos, complicadas operaciones militares, y 77 variantes de atentados, una por cada una de los años transcurridos desde el asesinato de Emiliano Zapata. Y todos esos planes tienen el objetivo de destruir La Realidad.

 Por qué? Por que han descubierto que en La Realidad viven seres humanos, es decir, dignos, y el poder no puede tolerar que los seres humanos vivan.

 Este es el enemigo que nos enfrenta, el que nos persigue, el que nos asesina, el que nos encarcela, el que nos viola, el que nos humilla. Un poder que pretende el absurdo de destruir La Realidad.

 Eso es lo que pretenden ellos… Ellos, los que en el poder concentran el crimen y la riqueza, los convierten en hermanos siameses y se apropian de la una con el ejercicio del otro. Ellos, los que en el poder monopolizan el mañana y lo anuncian excluyente de todo aquello que no se convierta en cómplice o en víctima. Ellos, los que en el poder olvidan que acumulando poder acumulan miedo. Ellos quieren destruir La Realidad por que en LA Realidad hoy hay seres humanos y al sola existencia de seres humanos es ya un desafío que se puede convertir en un ejemplo. Nosotros, los todos que alimentamos el corazón y la palabra con el amargo pan de la esperanza.

Nosotros, los que en el pasado vemos una lección y no un estorbo, los que volteamos al ayer para aprender y no para arrepentirnos. Nosotros, los que miramos el futuro como algo que se construye en el presente, los que aspiramos a un mañana con todos. Nosotros, los que balanceamos el miedo con vergüenza, la prudencia con el valor, y la indiferencia con memoria. Nosotros, los seres humanos que existimos, es decir, que desafiamos al poder. Nosotros queremos transformar La Realidad, convertirla en algo mejor, en algo bueno.

 Esta es la disputa por La Realidad.

Unos por destruirla y otros por construirla.

Ellos por el absurdo de negarla a fuerza de olvido, destrucción y muerte.

Nosotros por el absurdo de construirla de nuevo a fuerza de historia, creatividad y vida.

 Este es el dilema que venimos a pensar y a empezar a decidir, el dilema de La Realidad. Este es el tema fundamental y el definitivo por la humanidad y contra el neoliberalismo. La Realidad: El dilema de su transformación o de su destrucción. Para resolver este dilema debemos enfrentar a un enemigo muy poderoso, el poder vestido con el ropaje del neoliberalismo. Sus crímenes no reconocen fronteras, representan la globalización de la desesperanza. El neoliberalismo oferta una nueva doctrina mundial: La rendición y al indiferencia como únicas formas de inclusión, la muerte y el olvido como único futuro para los excluidos, es decir, para las mayorías. La estupidez y la soberbia hechas gobierno en las naciones del mundo. El crimen y la impunidad como máxima ley. El robo y la corrupción como industria principal. El asesinato como fuente de legitimidad. La mentira como dios supremo. Cárcel y tumba para los otros que no sean cómplices. La internacional de la muerte. La guerra siempre. Eso es el neoliberalismo. Pero su poder se basa también en nuestras fallas. A la falta de propuestas alternativas nuestras, ellos ofrecen la continuidad de la pesadilla.

 Tenemos que ir más allá de los lamentos y proponer nuevos caminos.

No los invitamos a sumar quejas. No los llamamos para potenciar nuestras desdichas. No los convocamos para darle dimensión continental a nuestra pesadilla.

 Los invitamos a multiplicar anhelos. Los llamamos par restar penalidades. Nos convocamos para darle dimensión continental a la esperanza. Que la imagen grotesca y terrible del enemigo que enfrentamos no opaque el espejo necesario para ver nuestro propio paso. Que no se solape en nuestros mismos la desidia y la arbitrariedad ocultándolas en el crimen cotidiano de un sistema mundial que pulveriza historia, naciones e individuos. Que no ofertemos una nueva pesadilla de signo diferente. Que la ubicación en la cada vez más complicada geometría política, que multiplica centros y extremos al infinito, no signifique impunidad para los erróneo ni relevo de dogmas en los pensamientos.

 NO NOS REUNIMOS HOY PARA CAMBIAR EL MUNDO. NOS ENCONTRAMOS AQUI CON UN PROPOSITO MAS MODESTO. SOLO PARA HACER UN MUNDO NUEVO.

Nosotros.

Hoy.

Aquí.

En América.

 Continente de leyendas, el americano es un pedazo de tierra donde se citan todas las sangres del mundo.

Pueblo sin tierra, es decir, pueblo sin pueblo, el migrante en América sueña que puede trabajar y vivir con paz y dignidad en cualquier suelo, sin importar la frontera que quede arriba o abajo.

Ni trabajo ni vida encuentra el migrante en las tierras americanas, sólo guerra y humillación encuentra en estos suelos a los que nada roba y todo da. El migrante de América es un extraño en América. No sólo al cruzar una frontera internacional el americano entra a la pesadilla xenófoba, a veces basta con traspasar, aunque sea sólo momentáneamente, una de esas múltiples fronteras culturales, políticas, raciales, religiosas y sexuales que pulverizan los cielos de América y hacen que el pensamiento colectivo  no incluya a más de uno. El migrante de América es el gran solitario compuesto por millones de seres buscando. El migrante de América es la lucha de siempre, la leyenda…

Y, entre muchas, una leyenda se hace balada y sobreviene a la falta de libros, prensa, televisión, radio. La leyenda de Gregorio Cortés, perseguido por los “rinchers” pero nunca alcanzado, es la leyenda de la historia perseguida por el olvido y la historia escapando siempre y haciéndose memoria colectiva. La leyenda llega a La Realidad y ahí representa a todos los migrantes que se aventuran a las tierras americanas y prueban hacerse parte de una cultura nueva sin perder la propia.

 Como a la leyenda, el poder persigue a los migrantes por negarse a ser lo que son, por tratar de construir algo nuevo pero diferente, algo que no destruya ni el pasado ni el presente y que pueda tener un lugar en el futuro norteamericano, un futuro digno, un futuro que no tenga el horizonte de unos barrotes en la cárcel o de una lápida en el cementerio. Como en la balada de Gregorio Cortés, el migrante americano escapará siempre y seguirá construyendo la memoria colectiva que el poder se empeña en destruir en toda América y, especialmente, en…

 Un país sintetiza como ninguno las grandes contradicciones que exprimen al continente americano.

Nación levantada con el esfuerzo de migrantes de todo el mundo, los Estados Unidos de América se levantan como símbolo de poder y modernidad. La soberbia del poder que suele tener su guarida en las tierras de Norteamérica, ha conseguido que el repudio mundial que merece su política exterior contamine, no pocas veces, al noble pueblo norteamericano. Pero esa soberbia del poder sólo es posible a un alto costo para el pueblo de los Estados Unidos de América. No sólo a las llamadas minorías latinas, asiáticas y negras, también a los blancos, la crisis elevada a sistema económico mundial, el neoliberalismo, cobra su elevada cuota de dolor al norte del rio Bravo. En los Estados Unidos el 5.7 por ciento de la población económicamente activa está desempleada mientras que en Canadá es el 9.5 por ciento, según estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

 El pueblo de los Estados Unidos de América, esa complicada amalgama de sangre británica e irlandesa, española y mexicana, europea, africana y asiática, latinoamericana e indígena, americana siempre. El pueblo de los Estados Unidos de América, ese gran olvidado a la hora de las solidaridades, ese gran recordado a la hora de los reclamos. El pueblo de los Estados Unidos de América, el pueblo que, a pesar de su gobierno, sabe cuando mirar hacia abajo y encontrar ahí al hermano y no a la víctima.

 No como victimas, no como verdugos, como lo que somos, como hermanos, saludamos hoy al pueblo de los Estados Unidos de América, dignamente representado en La Realidad.

 Hermanos y hermanas de América: Hoy, aquí, en La Realidad, debemos darle un lugar a la memoria, a la historia, a ese espejo que nos recuerda lo que fuimos, nos muestra lo que somos y nos promete lo que podemos ser…

 Hace 30 años, en 1966, después de haber estado en ninguna parte, un hombre preparaba la memoria y la esperanza para que la vida volviera a América. Ramón era entonces su nombre de guerra. En uno de los muchos rincones de La Realidad americana, este hombre recordaba, y en sus recuerdos Vivian de nuevo todos los hombres y mujeres que vivieron y murieron por la vida de América. Su nombre y su recuerdo fueron enterrados por los sepultureros reiterados de la historia.

Para algunos se llamó Ernesto y se apellidó Guevara de la Serna. Para nosotros fue EL CHE.

 En punta del este denunció la política del poder que, desde las oficinas del Banco Mundial proponía la construcción de letrinas como solución a las graves condiciones de miseria de los países de América. Desde entonces la pobreza de América se ha desarrollado en la misma proporción en que sus riquezas han sido saqueadas por los ricos de siempre. La “letrinocracia” también evolucionó pero sólo en el nombre. En uno de los países de América tomó el paradójico nombre de “solidaridad”. Sin embargo, a pesar de los espejismos nominales, el funcionamiento básico de la “letrinocracia” sigue siendo el mismo: hoy como ayer a los pobres les toca estar en el fondo de la letrina y a los ricos les toca sentarse en ella.

 Su crítica al poder no se tradujo en el aval a las deficiencias propias y en la apología de un sistema criticando que al poder se le pusieran las mismas lógicas, a penas maquilladas con un nuevo apellido, escribió en1964: “no pretendió haber terminado el tema ni mucho menos establecido el amén papal sobre éstas y otras contradicciones. Desgraciadamente a los ojos de la mayoría de nuestros pueblos, y a los míos propios, llega más la apologética de un sistema que el análisis científico de él”.

 Ciudadano del mundo, CHE recuerda lo que ya sabíamos desde Espartaco y que a veces olvidamos: La humanidad encuentra en la lucha contra la injusticia un escalón que la eleva, que la hace mejor, que la convierte en más humana.

 Tiempo después la memoria y la esperanza le tomaron la mano para escribir en su carta de despedida: “Un día pasaron preguntando a quién se debería avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos  que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera). (…) Otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos”. Y entonces el CHE siguió su camino.

 Al despedirse, por decir “Hasta luego”, el CHE decía “Hasta la Victoria Siempre” cómo quién dice “Nos vemos al rato”.

 30 años después en un de estas madrugadas en las que la luna recupera pedazos de luz que el mordisco mensual del tiempo le arrebata y un cometa disfrazado de tocador hace su posta inútil a la entrada de la noche, he buscado algún texto sobre el cual apoyar las palabras de inicio de esta reunión.

 He ido de Pablo Neruda a Julio Cortázar a Walt Withman a Juan Rulfo. Fue inútil una y otra vez la imagen el CHE soñando en la escuela de La Higuera reclamaba su lugar entre mis manos. Desde Bolivia llegan esos ojos entre cerrados y esa sonrisa irónica diciendo lo que pasó y prometiendo lo que pasaría.

 He dicho “soñando”? Debí haber dicho “muerto”? Para unos murió, para otros durmió.

 Quién está equivocado? Hace 30 años el CHE preparaba la transformación de La Realidad americana y el poder preparaba su destrucción. Hace 29 años, el poder nos dijo que la historia había terminado en la quebrada del Yuro. Dijeron que la posibilidad de una realidad diferente, mejor fue destruida. Dijeron que la rebeldía terminó.

 Terminó?

Una rápida ojeada a la prensa de estos días puede ayudarnos a responder:

En los últimos días de marzo se reportan diversas manifestaciones contra las actuales políticas económicas y de privatización que imperan en todo el Continente. El neoliberalismo encuentra resistencias y rebeldías. Son millones los que ignoran que la historia, y con ella la dignidad terminó.

 El 28 de marzo las agencias internacionales Afp, Dpa, Efe y Ansa, informaron que en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, en Bolivia, miles de personas se manifestaron en demanda de aumentos salariales y en contra del proyecto de privatización de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. En Cochabamba la policía detuvo a 250 huelguistas de hambre, en su mayoría ancianos, que protestaban por el mismo motivo. Ancianos Rebeldes. Viva América! El mismo día pero en Paraguay los trabajadores iniciaron una huelga general en demanda de aumento salarial del 31 por ciento y convocaron a un referéndum sobre las privatizaciones. La democratización de las decisiones se opone a la imposición de medidas económicas… y educativas… En esas fechas mas de cinco mil estudiantes brasileños eran reprimidos por la policía al protestar por la política educativa del presidente Fernando Henrique Cardoso.

 En Chile, miles de agricultores bloquearon las carreteras del sur del país, en protesta por su inminente ingreso al Mercado Común del Sur (Mercosur), lo que significará el desempleo de más de 800 mil campesinos. El severo ajuste económico que se aproxima en Venezuela, motivó ya un movimiento “cacerolero” y un creciente descontento social. La globalización económica, el crimen moderno, encuentran resistencia entre los clientes de la muerte que vende.

 Centenares de vendedores ambulantes se enfrentaron a la policía peruana cuando pretendían desalojarlos del centro histórico de Lima. Más de 20 personas resultaron heridas. Para no hacerse criminales, algunos pobres de América intentan el mini-micro- comercio. Es inútil, para el neoliberalismo todo ingreso que no provenga del robo y el despojo es “ilegal”. En América los inocentes llenan las cárceles, y los culpables las sillas de gobierno.

 Fuerzas policiacas antimotines reprimieron a miles de costarricenses en la ciudad de Santa Ana contra la instalación de un vertedero de basura. Más de mil toneladas diarias de desperdicio que el neoliberalismo arroja sobre el pueblo de Costa Rica, pero no lo hará impunemente.

 Las entrañas de América protestan también. Simultáneo al anuncio del inminente incremento al impuesto al valor agregado, un temblor de 5.7 grados en la escala de Richter sacude la ciudad de Quito, Ecuador.

Todo esto en sólo dos días… 30 años después. Terminó la rebeldía? construir algo nuevo pero diferente, algo que no destruya ni el pasado ni el presente y que pueda tener un lugar en el futuro norteamericano, un futuro digno, un futuro que no tenga el horizonte de unos barrotes en la cárcel o de una lápida en el cementerio. Como en la balada de Gregorio Cortés, el migrante americano escapará siempre y seguirá construyendo la memoria colectiva que el poder se empeña en destruir en toda América.

 Hace 30 años el Che soñaba y repetía el sueño de una realidad transformada, nueva, mejor. El sueño de la rebeldía. Ese sueño atravesó el tiempo y las montañas y se repitió de nuevo, igual pero diferente, en las montañas del sureste mexicano. El sueño que hoy nos convoca es ruptura y continuidad con ese sueño del  Che Guevara, así como su sueño fue ruptura y continuidad de ese otro sueño que desveló por igual a Simón Bolívar y a Manuelita Sáenz. En 1816, Simón Bolívar y Manuelita Sáenz desvelaban el anhelo de una América unida. La historia que vende el poder nos enseña que el fértil desvelo que liberó Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia se truncó años después por las fronteras que con sus muros fragmentaron el sueño bolivariano. Se truncó? En 1826, Bolívar concibe la primera conferencia hemisférica de América, el Congreso de Panamá. Hoy, 170 años después y en La Realidad americana, el sueño pospuesto de Bolívar se reanuda.

 Cristal y espejo, el sueño de una América mejor se acomoda hoy en el mejor lugar para soñar en La Realidad.

 Y los autores intelectuales del delirio que nos convoca, los locos que se atrevieron antes que nosotros a soñar nuestro anhelo son: Manuelita Sáenz, Simón Bolívar, Ricardo y Enrique Flores Magón, Emiliano Zapata y Ernesto el Che Guevara.

180 años, 85 años, 80 años, 30 años después, somos y no somos los mismos.

 Somos el final, la continuación y el comienzo.

Somos el espejo que es cristal que es espejo que es cristal.

Somos la rebeldía.

Somos la necia historia que se repite para ya no repetirse, el mirar atrás para no poder caminar hacia adelante.

Somos el máximo desafío al neoliberalismo, el absurdo más hermoso, el delirio más irreverente, la locura más humana.

Somos seres humanos haciendo lo que debe de hacerse en La Realidad, es decir, soñando.

Pero se me ocurre ahora que lo más importante de soñar en La Realidad es saber qué es lo que termina, qué es lo que continúa y, sobre todo, qué es lo que comienza…

180 años después del desvelo de Bolívar y Manuelita Sáenz, 85 años después de la profecía de Los Flores Magón, 80 años después del sueño de Emiliano Zapata, 30 años después del sueño del Che soñando el desvelo de todos los americanos honestos y verdaderos, el día de hoy, 4 de abril de 1996, y en La Realidad americana, a nombre del Ejército Zapatista de Liberación Nacional declaro formalmente inaugurada la reunión preparatoria americana del encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, siendo las (…) hora suroriental.

 Hermanos y hermanas de América:

El gran poder mundial no ha encontrado aún el arma para destruir los sueños. Mientras no la encuentre, seguiremos soñando, es decir, seguiremos triunfando…

Bienvenidos hermanos y hermanas de América. Aquí en La Realidad terminamos, continuamos, comenzamos…el sueño. Y éste es nuestro sueño…

Para la América toda!

Democracia!  Libertad!  Justicia!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

SUBCOMANDANTE INSURGENTE MARCOS

La Realidad americana, abril de 1996.

SEPTIEMBRE DE 1996

 ▲

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s