Archivo mensual: febrero 2017

La multinacional Gerdau atropella a trabajadores en Colombia

diaco-img1

El día miércoles 1 de febrero en las horas de la mañana, fuerzas del ESMAD y la policía irrumpieron con maquinaria pesada en la carpa donde trabajadores adelantaban, desde hace tres meses, una lucha sindical en la planta de Diaco Yumbo, ante el despido colectivo por venta de la empresa que viola la convención colectiva que garantizaba la sustitución patronal. Resultan detenidos tres trabajadores, directivos sindicales; liberados posteriormente.

diaco-img2

La empresa era propiedad de la multinacional brasilera Gerdau, que ha absorbido varias siderúrgicas para cerrarlas y proceder a importar los productos, como varillas de acero para construcción. Finalmente la planta fue vendida al Señor Maurice Armitage, alcalde de Cali, el de los discursos populistas favorables a los trabajadores; ya no está de campaña. Así se estrena el nuevo código de policía, mostrando claramente contra quienes va dirigido.
Tradicionalmente el Grupo Gerdau ha perseguido la práctica sindical, la cual está reconocida por leyes nacionales e internacionales como un derecho laboral. Desde su presencia en Colombia, decenas de obreros han sido despedidos por ingresar al sindicato o por querer conformarlo. Algunos de sus administradores han perseguido a los trabajadores, señalándolos de ser del Polo Democrático, y por tanto “guerrilleros”. Es bueno que los colombianos sepan a quienes les compran sus productos.
La multinacional tiene presencia en Brasil, Venezuela, Uruguay, Argentina, Chile; Perú, Colombia, República Dominicana, Guatemala, México, Estados Unidos, India y Europa bajo otras figuras. Normalmente asienta sus negocios en los paraísos fiscales como Islas Caimán, en detrimento de los países donde tiene empresas.
Anuncios

LO OCURRIDO CON LOS BALDÍOS EN COLOMBIA TAMBIÉN ES CORRUPCIÓN 

Cali, 13 de Febrero de 2017

Por estos días el asunto de la corrupción ocupa a la opinión pública, a partir de dos hechos principales. El primero, la captura del alcalde de Rioacha Fabio Velásquez y la condena a Kiko Gómez, exgobernador de La Guajira, ambos políticos de Cambio Radical. Segundo, por el escándalo de los sobornos de Odebrecht, que ya ha producido la captura de un exsenador, un exviceministro y hay indicios de que financiaron las campañas presidenciales del uribismo y la Unidad Nacional en 2014.

El debate de la corrupción coincide con el estudio de las demandas presentadas contra la Ley Zidres en la Corte Constitucional. Las Zidres son a su vez el último episodio en la discusión frente a qué hacer con los baldíos en Colombia. El manejo de las tierras baldías ha estado repleto de corrupción, como hemos denunciado durante los últimos años. Las Zidres vienen a legalizar las ilegalidades, al permitir la concesión de predios baldíos a empresarios y el desarrollo de enormes proyectos agroindustriales, eliminando por la puerta de atrás la Unidad Agrícola Familiar (UAF) como tope para la acumulación de predios provenientes de reforma agraria.

El caso más sonado es el de las compras de tierras del ingenio vallecaucano Riopaila Castilla, que compró 35 mil hectáreas de tierras con antecedente de baldío en los departamentos de Meta y Vichada, en una operación en la cual crearon una empresa fachada para cada predio que quisieron comprar. Esta estrategia fue diseñada por el bufete Brigard & Urrutia, específicamente por Francisco Uribe Noguera, quien figuraba además como representante legal de las empresas fachada. Francisco volvió a aparecer en los medios de comunicación recientemente, acusado de encubrir la horrible violación, tortura y asesinato de la pequeña Yuliana Samboní, cometida por su hermano Rafael Uribe Noguera. Por nuestras denuncias de las tierras de Riopaila, el entonces embajador de Colombia ante Estados Unidos y socio fundador de Brigard & Urrutia Carlos Urrutia, tuvo que renunciar a su cargo diplomático en el año 2013.

Urrutia no era el único funcionario del gobierno Santos implicado en acaparamiento de baldíos. También se denunció que la entonces Ministra de Educación María Fernanda Campo participó de un proyecto de producción de caucho en el Vichada, gerenciado por su exesposo y también Exministro de Agricultura Rubén Darío Lizarralde. En este proyecto se desvirtúan claramente los propósitos de los predios baldíos.

No obstante sus evidentes conflictos de intereses, Lizarralde promovió como Ministro de Agricultura un proyecto de ley con las mismas pretensiones de las Zidres, al cual tuvo que ser retirado del Congreso por el propio gobierno nacional. A Lizarralde lo sucedió en el Ministerio de Agricultura Aurelio Iragorri Valencia. En un debate de control político, yo había denunciado el caso de Pablo Valencia, a quien le habían adjudicado ilegalmente un predio baldío en La Primavera, Vichada. Pablo resultó primo del nuevo Ministro Iragorri, así que éste tuvo que declararse impedido para todos los temas relacionados con baldíos, incluyendo la Ley Zidres.

Otro hecho cuestionable relacionado con los acaparadores de tierras es que, además de quedarse con predios que no debían, han sido subsidiados por el propio Estado para estos fines. A Sarmiento Angulo por ejemplo, el principal banquero del país, le entregaron créditos subsidiados de FINAGRO por $35 mil millones. Sarmiento había comprado 13 mil hectáreas con antecedente de baldío en Puerto Gaitán y Puerto López. El crédito público y subsidiado alcanzó también para multinacionales del agro como Mónica Semillas, que recibió recursos ilegalmente, ante lo cual la Superintendencia de Sociedades le ordenó devolver $2 mil millones, gracias a nuestras denuncias.

La Misma Mónica Semillas le había confesado mediante una carta al entonces Presidente Álvaro Uribe cómo había tenido que crear varias empresas para burlar el tope de la UAF y quedarse con las extensiones que requería para su proyecto productivo en el Meta. Uribe no presentó denuncia alguna, sino que se dedicó a promocionar la Altillanura para que grandes empresarios vinieran a invertir allí, aun contrariando la ley. Otro claro hecho de corrupción.

A propósito de Uribe, es tan culpable como la Unidad Nacional de la aprobación de las Zidres en el Congreso. No se entiende que un partido como el Centro Democrático, que se presenta como de oposición, apruebe sin ningún reparo la principal y más regresiva ley de desarrollo rural presentada por Juan Manuel Santos.

Ante todas estas irregularidades, la Corte Constitucional tiene la última palabra. Se han presentado varias demandas en contra de la Ley, una de las cuales ya fue fallada, manteniendo vivos los principales elementos de las Zidres, lamentablemente. Junto a Jorge Robledo y otros Parlamentarios presenté otra demanda, en la cual sostenemos que las Zidres son cosa juzgada, puesto que en esencia son lo mismo que los Proyectos especiales agropecuarios o forestales (PEDAF), aprobados en el Plan de Desarrollo del primer gobierno de Santos. Junto a Robledo demandamos también esa figura, que la Corte declaró inconstitucional en 2012, conservando la destinación de los baldíos en manos de los campesinos. En el estudio de nuestra demanda se presentó un empate en la Corte, entre los Magistrados que quieren mantener las Zidres y quienes la consideran inconstitucional, ante lo cual tuvieron que nombrar un conjuez.

Esperamos que la decisión final de la Corte eche abajo las Zidres. No se puede legitimar una figura tan regresiva. No se puede validar el manejo corrupto que unos cuantos poderosos han dado a las tierras de los campesinos, ni convertir este modelo en la principal apuesta de desarrollo rural para el país.

Wilson Arias Castillo

Con el propósito de compartir con ustedes constantemente información sobre nuestro accionar político, hacemos estos envíos generalmente una o dos veces por semana. Si usted no desea seguir recibiendo nuestras comunicaciones, puede hacer llegar un correo a: infowilsonarias@gmail.com  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla, solicitando el retiro de nuestras listas de boletines. En caso contrario si dejan de llegarle nuestros boletines y éstas comunicaciones son de su interés, por favor háganoslo saber, gracias.

ECUADOR: ELECCIONES PRESIDENCIALES, LENIN MORENO

ELECCIONES EN ECUADOR, Guillaume Long

Trump, Assange y la amenaza de un mundo bipolar: canciller de Ecuador hace un balance de la era Correa que llega a su fin

 Guillaume Long califica la política exterior de Ecuador de estos 10 años como “refundacional”.

A tres días de las elecciones presidenciales de Ecuador hay una única certeza: Rafael Correa dejará la presidencia luego de 10 años ininterrumpidos en el poder.

La “Revolución Ciudadana” de Correa ha dejado su marca en el tejido económico, político y social del país y se ha hecho sentir en la política exterior ecuatoriana.

Y BBC Mundo dialogó con el canciller ecuatoriano Guillaume Long sobre la era Correa pero también sobre el nuevo escenario regional que plantean la presidencia de Donald Trump, los cambios de signo político en Argentina y Brasil y el futuro del caso Julian Assange, entre otros temas.

¿Cómo caracterizaría usted la política exterior de estos 10 años de gobierno?

Como parte del momento refundacional de 2007: veníamos de años muy oscuros, Ecuador había tenido siete presidentes en 10 años.

Y esta situación interna tenía un correlato en la política exterior con una clara pérdida de soberanía política.

Los principales ejes para revertir esta situación fueron una recuperación de la soberanía, una política multilateral amplia que reconoce la importancia de Estados Unidos, pero busca la diversidad ampliando nuestros contactos a China, India, Rusia, los países del BRICS…

También un acento en los contactos con nuestros vecinos más allá de las ideologías, como se ha visto en UNASUR, en nuestro aporte al proceso de paz en Colombia y la solución de los problemas con Perú.

Por último, queremos destacar nuestra posición en el seno de las Naciones Unidas con una fuerte apuesta al multilateralismo con pleno apego a la legalidad internacional.

Ahora una cosa es hacer política exterior con un boom de precios de materias primas y gobiernos afines en la región. Otra con la situación actual. En Argentina no gobierna el Kirchnerismo. En Brasil no está el Partido de los Trabajadores. En ambos países hay gobiernos neoliberales. ¿Cómo sigue esta película?

Quisiera aclarar que en el caso del Ecuador el boom de los commodities no tuvo un impacto tan grande gracias al esfuerzo de diversificación económica que habíamos hecho.

No vamos a negar que al ser un país exportador de petróleo no nos favorecen los precios altos, pero su caída, si bien nos afectó, no tuvo el efecto que hubo en otros momentos.

El presidente Correa impulsó mucho la inversión pública como dinamizador económico pero no solo en base a la renta petrolera.

La expansión fiscal se basó en la renegociación de los contratos petroleros, que nos permitió sacar mayor provecho de nuestro recurso, así como en la solución de la deuda externa que liberó fondos para la inversión.

Y, quizás el más importante, en una reforma tributaria que nos permitió pasar de una recaudación del 10% del PIB a otra del 20%, en torno a la media latinoamericana, aunque todavía muy por debajo de la Estados Unidos o la Unión Europea.

En cuanto al cambio de escenario político es innegable pero no creo que haya un fin de ciclo. Incluso donde perdió, la izquierda se mantiene como principal fuerza de oposición.

Yo vengo de una fuerza política que sacaba el 3% en las urnas cuando nos iba bien. Hoy aspiramos a ganar las elecciones después de 10 años de gobierno.

Es posible imaginar una continuidad si resulta electo el candidato de Alianza País, Lenín Moreno. Pero si gana un candidato de derecha habrá un cambio de rumbo. ¿O cree que hay políticas de estado ya instaladas?

Necesitamos políticas de estado. Espero que esta transición entre Rafael Correa y quien nosotros esperamos que lo suceda, Lenín Moreno, ratifique esta continuidad.

La voluntad de integración latinoamericana debería ser una política de estado. La Unión Europea no es el mejor ejemplo justo ahora, pero a lo largo de su historia mostró esta voluntad de integración más allá del color político de sus gobiernos.

La apuesta a un mundo multipolar tampoco es ideológica: es pragmática.

Por ejemplo, acabamos de tener la visita de estado del presidente Xi Jinping. Ysería impensable para cualquier gobierno, del color que sea, no apostar a la relación con China que es un gran inversor y nos ha permitido avanzar en proyectos económicos, de infraestructura, en la construcción de escuelas.

Pero es cierto que si no gana Alianza País puede haber un cambio de rumbo muy importante.

La división derecha-izquierda es mucho más marcada en Ecuador. Tenemos una derecha muy plutocrática, como la bancocracia de Guayaquil muy vinculada al modelo de plantación que pertenece más al siglo 19 europeo que al 20 o 21.

Veamos casos específicos. Empecemos por el fundador de Wikileaks, Julian Assange quien se encuentra en la embajada de Ecuador desde 2012. ¿No cambiará su situación si gana la derecha?

Por el momento, salvo un partido de derecha muy minoritario que dijo que expulsaría a Assange, nadie se ha pronunciado sobre el tema.

Y Ecuador ha obrado en el marco del derecho internacional siguiendo la convención de 1954 de Caracas y siguiendo las normas que corresponden al asilo en las normas globales.

No queremos interferir con la justicia sueca. Por eso sugerimos desde el principio que lo vinieran a interrogar en la embajada. Hemos tenido que esperar cuatro años y medio para que esto sucediera. Una pena porque se podría haber resuelto mucho antes. Pero creo que hemos avanzado en la resolución del tema.

Lamentablemente ha tenido un alto costo para Assange que ha tenido que vivir recluido, para el Ecuador que ha tenido su embajada asediada, para el Reino Unido que ha tenido que financiar la seguridad y para la justicia de Suecia.

El 19 de febrero Ecuador va a las urnas y, además, se pronuncia en un referéndum sobre el Pacto Ético, es decir, la inhabilitación para la función pública de quien tenga intereses en paraísos fiscales. En caso que los ecuatorianos le digan que sí a esta iniciativa, ¿no corre peligro en caso de que gane una fuerza de otro signo político?

El referéndum expresa la voluntad popular y su resultado se conocerá mucho antes de que asuma el nuevo gobierno el 24 de mayo. Está planteado para que haya un espacio de un año para que se establezca una ley que pueda normar de forma adecuada esta expresión de la voluntad popular.

No creo que el partido ganador pueda desconocerla. Sería muy grave. La voluntad popular es la base de la democracia. No veo cómo se puede ir contra de esto.

La otra gran iniciativa ecuatoriana en torno a paraísos fiscales es la formación de un organismo supranacional en la ONU para eliminar la evasión fiscal offshore. Hoy Ecuador ocupa la presidencia del G77 en la ONU, pero ¿no se diluiría el impulso diplomático y político con un gobierno de distinto signo?

No puedo decir lo que haría un gobierno de otro signo por eso es tan importante conseguir la continuidad.

Al esfuerzo doméstico del Pacto Ético nosotros le hemos agregado esta iniciativa internacional porque el problema de los paraísos fiscales no se puede resolver a nivel individual.

El G77 más China, que en realidad, agrupa a 134 países, es el grupo interno más grande de la ONU. Es la primera vez que Ecuador ejerce la presidencia de este bloque, un reconocimiento a nuestra vocación multilateral. Pero no es la primera vez que el G77 contempla la formación de un organismo supranacional para la evasión fiscal.

Estas iniciativas no prosperaron porque el contexto político no era propicio. Pero el nuevo contexto que se abrió con los Panamá Papers cambió el panorama.

Incluso diplomáticos que defendían los paraísos fiscales están cambiando de opinión debido a los Panamá Papers, pero también por la seguridad ya que las organizaciones criminales y los terroristas son grandes usuarios de los paraísos fiscales.

Pero el problema de esta iniciativa no es solo que gane en Ecuador una fuerza de derecha o que los países desarrollados se opongan a un organismo supranacional. Incluso en el seno del G77 hay divisiones. Argentina es país miembro y su presidente, Mauricio Macri y sus familiares tienen 50 cuentas en paraísos fiscales que la justicia está investigando.

Nunca dije que sea fácil. El gran capital manda en el mundo de hoy y muchas veces las instituciones responden al gran capital.

Pero hay un clima propicio de debate público y hay un imperativo económico.

Los países están peleándose por conseguir un 1 o 3% de crecimiento anual y en un país como Ecuador cerca del 30% del PIB está en paraísos fiscales.

Es verdad que hay países que tienen posiciones más tibias y otras más radicales. Se puede triunfar a nivel internacional sin unanimidad, ir consiguiendo mayorías crecientes e incomodar a los que votan contra medidas que son indudablemente positivas.

¿Cómo ve el escenario internacional con el Presidente Donald Trump a la cabeza?

Tenemos una posición de respeto a la voluntad del pueblo estadounidense y queremos mejorar la relación bilateral siempre que haya respeto mutuo. Al mismo tiempo no somos sordos y hemos escuchado muchas opiniones que nos preocupan.

El tema de la inmigración es el más obvio. Nosotros creemos en puentes más grandes, no en muros más altos.

Me he reunido en una visita reciente con algunos de los muchos ecuatorianos que viven en Estados Unidos que están nerviosos y preocupados por lo que pueda pasar. Tenemos un plan de contingencia al respecto. Ojalá no lo tengamos que usar.

Esperamos que podamos resolver los problemas con el diálogo. Estamos en contra de cualquier amenaza al multilateralismo, sea afán unilateral o voluntad imperial. Habrá que estar vigilantes en este sentido.

TOMADO DE:

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38895386

Manuel del Socorro Rodríguez: inane, inocuo, prescindible

Por Carlos Bueno Osorio

 Un día cualquiera del horrible año de 1816, el Pacificador Pablo Morillo ordenó el arresto de Manuel del Socorro Rodríguez, que vivía desde muchos años atrás en su habitación de la biblioteca local de Santafé de Bogotá.

Tras dos días de arresto y de ayuno, el jefe español se presentó en persona a interrogar al inofensivo cubano sobre su participación en el movimiento emancipador. Nota de inmediato que un retrato de Fernando VII está colgado en un sitio visible del salón. Estaba allí desde 1909. Al verlo, don Pablo aplacó su rabieta y ordenó la inmediata libertad de Rodríguez. Este señor figura en nuestra triste historia como padre del periodismo colombiano porque editó desde el 9 de febrero de 1791 el Papel Periódico de Santafé de Bogotá, del cual sacó 270 números.

En mi historia personal, Manuel del Socorro aparece por primera vez como sacado del magín del congresista Hernando Echeverri Mejía en los días en que se discutía la aprobación de la ley 51 de 1975, declarada inexequible tantos años después por la Corte Constitucional. Aún no son claros para mí varios asuntos relacionados con este tema. El primero es sobre la utilidad, conveniencia, necesidad o como quiera decirse, de un día especial para la conmemoración de este oficio. Podríamos hacerla coincidir con la del peluquero, la secretaria, los decoradores, los ingenieros o las putas. Nada cambia. Nada soluciona. Para nada sirve. Igual fue la vida y obra del señor Manuel del Socorro Rodríguez.

Estamos en la Santafé de finales del siglo XVIII, pacata capital del virreinato de Nueva Granada. Un pueblo grande que no llega a veinte mil habitantes, situado en medio de los Andes y a varios meses de distancia de la metrópoli. Don Manuel cerraba un periódico y abría otro. En 1806 publicó 71 ejemplares de El Redactor Americano; en 1907, la revista mensual El Alternativo del Redactor Americano, que llegó hasta el número 47. Luego del Grito de Independencia, el 20 de julio de 1810, la situación económica de Rodríguez se complicó, pues el nuevo Gobierno dejó de pagarle el sueldo de bibliotecario. Tuvo que vivir de la caridad pública, muy especialmente de la ayuda de la familia de Manuel de Bernardo Álvarez, tío de Nariño y de Jorge Tadeo Lozano. Inicialmente ejerció funciones de redactor de La Constitución Feliz, órgano oficial de la Junta Suprema, y cuyo único número daba cuenta de las novedades ocurridas en Santafé de Bogotá entre el 20 de julio y el 17 de agosto de 1810. Más tarde, Rodríguez fue miembro del Colegio Electoral de Cundinamarca y colaboró activamente en el Gobierno de Antonio Nariño. La expresión de Manuel del Socorro Rodríguez, que señala al Gobierno de Nariño como “digno por cierto de desearse eterno” no era gratuita, ni un simple elogio.

Manuel del Socorro Rodríguez nació en Cuba. Fue ebanista, dibujante y calígrafo. En esas actividades conoció y trabó estrecha amistad con el gobernador de la isla, brigadier José de Ezpeleta, nombrado en 1789 virrey de la Nueva Granada, quien lo trae y lo nombra bibliotecario y lo instala en el edificio de la Biblioteca, en la misma pieza en que Morillo le perdona la vida por realista.

Quienes conocen a Manuel del Socorro, elogian siempre su paciencia, su tenacidad, pero jamás sus logros periodísticos o literarios. José María Vergara y Vergara lo pondera, pero advierte que “no tenía genio, ni inspiración sino laboriosidad, con su mediano ingenio y su alma apacible”.

Su mérito consistió en el incansable servicio a la conservación y adquisición de obras y manuscritos interesantes sobre la viruela, el coto y otras enfermedades tropicales.

Rodríguez sobrevivió tres años a la visita de Morillo. El 3 de junio de 1819 fue encontrado inmóvil en su lecho, vestido con el sayal de los hijos de San Francisco, apoyada la cabeza sobre una piedra y estrechando entre sus manos una rústica cruz hecha de cañas. Extraña escenografía para este pobre personaje.

El bisabuelo de Miguel Antonio Caro, don Francisco Caro, considerado el primer ensayista en prosa del costumbrismo colombiano, que despachaba a sus enemigos con versos agresivos, decía de don Manuel:

Ven aquí, tú, estrafalario

Perrazo con piel de zorro,

Sal aquí, Manuel Socorro,

Pasa aquí, bibliotecario.

Si, aprendiz de boticario:

No mereces ser trompeta

¿Quién te ha metido a poeta?:

no reflexionas, mohino,

que no ha habido escritor fino

que tenga un palmo de jeta?

Manuel del Socorro fue animador de una de las tertulias literarias de Santafé de Bogotá con el extravagante, difícil y rebuscado nombre de Eutropélica, palabra proveniente del griego que significa moderación, jocosidad inofensiva. Eran reuniones mansas e inanes, sin profundidad ni trascendencia: “Una diversión como su director, ingenua e inocua”, dice doña Rocío Vélez de Piedrahíta.

Vergara y Vergara diría que no fueron más allá de las implicaciones de la palabra y que sus producciones eran leves, frías y su director un mediocre. Francisco Caro, el mismo Caro, más agresivo dijo “El Bibliotecario hacía versos, pero ellos eran la negación de la poesía”. De uno de los de los poetas participantes en la tertulia Eutropélica, Francisco Antonio Rodríguez, dice Vergara y Vergara que “su único mérito consiste en que no hay una sola palabra que se entienda”. Don Manuel no pensaba en libros sino en periódico. Y para ser llamado el padre del periodismo colombiano tiene un mérito: cerraba un periódico y abría otro.

La historiografía informa que con El Papel Periódico de Santafé de Bogotá se inició formalmente el periodismo en Colombia. El semanario vio la luz pública el viernes 9 de febrero de 1791 y, sin interrupción, aparecieron 265 números de ocho páginas, en formato de octavo, hasta el 6 de enero de 1797. Su dirección y edición siempre corrió a cargo de Rodríguez. Inicialmente fue armado en la imprenta de Bruno Espinosa de los Monteros, posteriormente en la Imprenta Patriótica de Antonio Nariño, y en 1794, debido al destierro del Precursor, volvió a la imprenta de Espinosa. Tiempo después, a solicitud del virrey Antonio Amar y Borbón, Rodríguez creó un nuevo periódico, El Redactor Americano, de distribución quincenal, cuyo primer número apareció el 6 de diciembre de 1806, y que se publicó sin interrupción hasta el 4 de noviembre de 1809. El Redactor contó con un suplemento, El Alternativo al Redactor Americano, que se publicó mensualmente desde el 27 de enero de 1807 hasta el 27 de noviembre de 1809.

Es cuando Antonio Nariño funda su famosa logia disfrazada de Círculo Literario, que denomina, como para que no quede duda, El Arcano Sublime de la Filantropía. La francmasonería, vínculo de moda entre los intelectuales europeos, es una receta inglesa, con ingredientes franceses, para exportar la revolución. Los venerables maestros recorren el mundo ayudados y protegidos por su “hermanos”. Irreversibles causas históricas, sociológicas y económicas están señalando que la independencia de las colonias americanas es una realidad a corto plazo. Los objetivos secretos de esta sociedad son, pues, los de trabajar en forma decidida por la emancipación de la colonia. Allí se leen, se comentan, se estudian, se intercambian, se prestan, se compran y se venden, nuevos y usados, periódicos europeos y libros, muchos de ellos llegados de contrabando, por considerarse peligrosas las ideas de sus autores para la salvaguardia de la fe y la seguridad de la Corona española. Nariño, sin duda, a más de autodidacta, es un apasionado de los libros, bibliófilo y bibliómano. Sus negocios de exportación de quinas, cacao y azúcares, aunados a su condición de heraldo de las ideas nuevas, lo han iniciado en el mercado de la letra impresa. Es seguro que al comienzo haya adquirido libros para acrecentar su importante biblioteca, heredada del padre y del abuelo, en donde solaza sus horas de criollo distinguido y culto.

Buscando iniciar un negocio editorial en el virreinato, adquiere una imprenta, la célebre Patriótica, que de paso va a utilizar para la divulgación de los principios revolucionarios. De esta prensa salieron la traducción de los Derechos del Hombre y varias hojitas y novenas, y otras obras importantes para la época. Y las ediciones de El Papel Periódico de Santafé de Bogotá, desde el número 86 del 19 de abril de 1793 al 157, aparecido el 29 de agosto de 1794, día fatídico de su primer encarcelamiento. Tanto en la Imprenta Patriótica como en su casa de la Plazuela de San Francisco  venden los libros, junto con otros títulos, pues el periódico que ya se reparte entre los suscriptores a domicilio anuncia esos lugares de venta, en avisos que así lo notifican.

En julio de 1785 el virreinato fue sacudido por un terremoto que desbarató la capital. Nariño aprovechó la circunstancia para obtener permiso del Superior Gobierno de publicar un periódico o gaceta cuyo fin primordial era suministrar noticias acerca del movimiento sísmico. El periódico, editado en la Imprenta Real de Santafé, se llamó Aviso del Terremoto en la Ciudad de Santafé y circuló apenas tres días después de ocurrido el sismo con noticias de lugares remotos afectados, lo que todavía resulta inexplicable dada la lentitud con que se recorrían entonces las grandes distancias. Lo cierto es que el Aviso del Terremoto está al día en detalles y pormenores de los estragos causados por el terremoto en  todos los rincones del reino, y eso le garantizó un éxito completo,  gracias al cual Nariño logró permiso para continuar la publicación con el título de La Gaceta de la Ciudad de Santafé. Sin embargo, el Superior Gobierno desconfió de la publicación y la frenó, prohibiendo el acceso de papel periódico a la capital. La Gaceta de Santafé duró tres semanas y en ella, tanto como en el Aviso, Nariño mostró sus dotes periodísticas y de escritor.

 En el semanario La Bagatela, que apareció el 14 de julio de 1811, periódico que se ha vuelto legendario, le hizo oposición al presidente Jorge Tadeo Lozano, al que consideraba débil y bobalicón. Las campañas de La Bagatela tumbaron a Lozano y el pueblo aclamó a Nariño como nuevo Presidente de Cundinamarca. Publicó Los Toros de Fucha en 1823 para reclamar, como ya lo había hecho en 1794, el respeto a la libertad de expresión, amenazada por ciertas actitudes arbitrarias de Santander, su sucesor en la vicepresidencia de la República.

Afirma el periodista Javier Darío Restrepo que

[…] entre el cubano, Manuel del Socorro Rodríguez y el santafereño Antonio Nariño, prefiero a éste como representante y ejemplo de mi profesión. Rodríguez, asalariado del Virrey Ezpeleta, pluma oficiosa del virreinato, celoso defensor de ideas no contaminadas por la revolución francesa y cronista de la vida de la sociedad santafereña en su Papel Periódico de Santafé, en los nueve de febrero no les ha mostrado a los periodistas otra cosa que la colección de sus 265 publicaciones, con una prosa correcta y de una significación “más histórica que personalmente intrínseca” […]

según la eufemística expresión de Rafael Maya. El pasado del periodismo, representado en El Papel Periódico, es una memoria sin utopía, es decir, sin una invitación ni un entusiasmo para cambiar lo existente. No se trata de recordar lo que fue, sino de inquietarse por lo que pudo haber sido y por lo que tendrá que ser. Con Antonio Nariño, como figura ejemplar del periodismo, la conmemoración recupera toda su fuerza transformadora. “Nariño es más que una estatua honrada con coronas, es un desafío, una herencia, una línea truncada que impone el deber de continuar”, remata Restrepo.

Nariño fue un precursor del pensamiento y de la urgencia de la libertad, un papel que hoy señala la diferencia entre la prensa inocua y prescindible, y la que se vuelve indispensable para vivir en libertad. La ley de prensa que creó el Día del Periodista alrededor de Antonio Nariño tiene ese solitario acierto que la redime. En efecto, el Día del Periodista no tiene por qué ser el homenaje a una memoria embalsamada; es un aprendizaje permanente de una lección indispensable: la de ser libres a cualquier costo. Con Nariño aparece el periodismo como un ejercicio de libertad.  Ésa fue la intención del Legislador al aprobar en la controvertida Ley de 2002, que el Día Clásico del Periodista y el Comunicador fuera el 4 de agosto, “en conmemoración de la primera publicación de la Declaración de los Derechos del Hombre, realizada el 4 de agosto de 1794 por Antonio Nariño, Precursor de la Independencia”.

La trilogía del dogma

Por: Ricardo Robledo

Padre, hijo y espíritu santo, son las figuras ideológicas que se reproducen socialmente bajo el formato Ser superior, seguidores, doctrina, que son los que conforman la trilogía del dogma y que son coexistentes; es decir, sin ser superior no hay seguidores, ni razón para ello; sin seguidores no hay ser superior; y sin dogma no hay seguidores ni ser superior. No se pretende atacar a ninguna religión sino simplemente sopesar su influencia en los seres humanos.

El padre es el ser supremo; el hijo, los seguidores; y el espíritu santo, la doctrina. El espíritu santo es el que ilumina la doctrina; según los relatos del nuevo testamento, se presenta en forma de lenguas de fuego para dar sabiduría a los apóstoles; los evangelistas escribieron bajo su inspiración “divina”. Así se da origen a los libros sagrados de las religiones en diversas regiones del mundo.

Los escritos por tanto sagrados establecen que la doctrina tiene un origen no humano y que posee un carácter imparcial, neutro y divino.

En esto hay un primer desacierto puesto que el Ser Humano –con todos sus intereses-desaparece de la conformación de lo que se define como sagrado. Realmente, lo divino es un producto de un acumulado histórico y cultural de lo Humano, por medio del cual se dotan a los seres superiores de las características que eran consideradas como las mejores en un momento histórico determinado y que habrán de conducir a lo mítico; tal como sucede con la trinidad llevada a misterio o el caso de la virginidad de María, madre de Jesús, a la que se le da esta condición de la mujer inexplorada, a partir de los valores imperantes en un momento social, en donde se impone el estado corporal femenino sobre las cualidades de su contenido como persona.

En el caso del cristianismo, surgieron dos corrientes en relación a la divinidad o no, de Jesús. Unos consideraban que tenía divinidad para hacer milagros, pero sin ser propiamente dios. Otro puno de vista ensalza la humanidad de Jesús. A la primera se le llamó “cristología rica”; y la segunda, “cristología pobre”. También se habla de “Cristología ascendente” (Parte de su carácter humano hacia lo divino) y de “Cristología descendente” (De lo divino a lo humano).

El estudioso de la Biblia, Orígenes (185-254 de nuestra era) expuso una de las concepciones trinitarias que consideraba al padre como el verdadero dios, por cuanto no fue generado. El presbítero asceta Arrio, aportó una nueva visión teológica en la que resaltó la unicidad y trascendencia de Dios y consideró al hijo como creatura generada por el padre; esto es, hecha por él, y aunque se le denomine dios, no lo es verdaderamente.

Así surge el monofisismo, como una doctrina que niega las dos naturalezas de Jesús: La divina y la humana. Sostiene que en él subsistió la naturaleza humana, la cual fue absorbida por la divina. Hasta hoy existen tres iglesias monofisistas: la egipcia o copta; la siria o jacobita y la armenia.

Existen otras doctrinas, pero no se trata ahora de hacer un estudio del cristianismo. Con esto se quiere mostrar el carácter histórico, diverso y cultural de lo divino. Lo que nos interesa es considerar cómo la trilogía del dogma (Ser Superior, Seguidores, Doctrina) se encarna en los estilos de liderazgo como continuidad de la opresión y de deformación del papel del conductor. (No se olvide esta condición, puesto que también existen líderes liberadores, aunque muy escasos). No en vano se dice que el poder corrompe.

Al decir de Estanislao Zuleta, “el líder nos quita la angustia de pensar”, de ahí que sea muy beneficioso seguir a alguien poderoso sin importar la relación de clase; no se cumple que el ser social determina la conciencia social y por eso las personas pobres terminan eligiendo gobernantes de derecha aunque continúen oprimiéndolos más. No hay concordancia entre el pensar y el actuar, con la forma de existencia social.

La ideología y otras circunstancias complejas, como la sicología, los temores, los intereses, las creencias, hacen que las personas se nieguen a recibir órdenes de aquellos que tengan su misma condición, que sean sus iguales.  Por eso, a quien toman como su líder, y para que lo sea, lo dotan de cualidades superiores que lo diferencien de los demás, incluso hasta mitificarlo (le dan el carácter divino). Con lo que  ambos se alienan, porque el seguidor acepta su inferioridad, y el superior así se cree, pierde su objetividad y hasta su autenticidad (Por eso Paulo Freire dice que al liberarse, el oprimido libera al opresor).  Entonces se habla de personas de inteligencias superiores, de la mujer más hermosa del universo, del mejor cantante del mundo, del mejor jugador, del mejor escritor, “le cabe el país en la cabeza”-dicen, con lo que el pensamiento del poderoso impone valores ideológicos globales, convertibles en dinero y en dominación. Todo aquel que se aparte de estos parámetros, será repudiado, con mayor fuerza por sus pares, puesto que los aleja de lo que se asume como la normalidad. En la sociedad capitalista la riqueza da al patrón la superioridad y el mando.

Esto no niega el que hayan existido líderes verdaderos con aportes a la humanidad. Pero incluso esto es relativo. La historia está llena de desmanes. Y cada cual asumirá la posición que le convence y que concuerda con sus creencias, intereses y valores. Los colonizadores, usurpadores, son héroes y pioneros para sus gobiernos. Los cruzados, quienes actuaban bajo la supuesta defensa del cristianismo, decapitaban a los sarracenos; héroes para los europeos y asesinos para los árabes.

Tampoco se niega la necesidad del poder jerárquico para poder ejercer el liderazgo en las sociedades hasta ahora conocidas.

Los seguidores, al dotar a los superiores de las más excelsas cualidades, se sienten protegidos por estas y por eso los ensalzan en la doctrinas, incluso, en casos, se sienten también revestidos por ellas y las esgrimen contra aquellos que son vistos como sus opositores, sus enemigos o de quienes se pueda recibir una potencial agresión. En la Biblia, muchos Salmos invocan el poder de dios contra los enemigos. (Salmo 9, 3. “Mis enemigos volvieron atrás; cayeron y perecieron delante de ti”. Salmo 27, 1, “Jehová es mi luz y mi salvación ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”. 3, “Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante la guerra, yo estaré confiado”). La doctrina religiosa, así cultivada, no sirve para fomentar la fraternidad, sino para imponerse sobre los otros, que aun siendo sus semejantes, no son tomados como tales.

Al promulgar las altas cualidades de los superiores, no pocas veces se alimenta la egolatría –la cual suele ir acompañada de la soberbia y la arrogancia- que en tantas ocasiones ha dado al traste con las organizaciones de diversos tipos. El ególatra crea su mundo, se siente infalible y cree que al imponer sus propósitos va por el camino correcto, puesto que las cosas se hacen tal como él dice. En ocasiones aciertan, pero muchas veces, el que cree ganar porque se impuso, en el largo plazo pierde porque lleva al descalabro a la comunidad en la que actúa. Se deleitan en el autoritarismo y generalmente se rodean de aduladores que le refuerzan su propósito. (El señor Trump parece que tomará todas las medidas necesarias para enterrar a Estados Unidos como potencia imperialista).

No es extraño que, como entidades humanas surgidas en una sociedad de dominación como la burguesa, las organizaciones de izquierda arrastren vicios y se vean afectadas por rasgos de la egolatría en personas que acumulan poder de decisión y que se vuelven también incontrovertibles; esta malformación no deja de tener su influencia en la dispersión que nos aqueja; por tanto, el tratamiento de mal, tiene su papel en la lucha por la unidad. No es desaforado decir que la humildad es una condición para lograr el acercamiento unitario. Es parte del mandar obedeciendo.

Más aun cuando, como factor de la formación del conocimiento, la trilogía del dogma se reproduce en todas las instancias humanas, incluidas las formaciones de izquierda en las que aparecen los dirigentes como centro, las personas como bases o masas y los programas y estatutos, como doctrinas que convierten la teoría revolucionaria en dogmas.

La verdadera liberación se dará cuando los seres humanos se reconozcan como iguales y se establezcan relaciones de respeto entre todos. En esto es muy rica la teoría marxista de la alienación.  No se puede aceptar la suplantación del poder de todos, por el de los conductores y de la organización construida sobre tales bases. Aquellos que hablan de bajar a las masas o al pueblo, es porque creen equivocadamente que están arriba.

Aquí también, mientras más excelsas sean las cualidades otorgadas subjetivamente al dirigente y cuanto más “objetivo” sea su programa, más seguro se sentirá el militante y considerará acertado su camino incuestionable. Así se busca mitificar a los líderes, cuando contrariamente, es un su dimensión humana donde alcanzan su valor. No se puede cubrir la realidad con sueños idealistas, para suprimir la explotación del humano por el humano.

En la naturaleza y en la sociedad, como creación humana, las organizaciones tienden a reproducir las condiciones que las hicieron surgir; es una condición del éxito de la sobrevivencia. Pero también “árbol que nace torcido, nunca se endereza” y por eso, la lucha interna contra la presencia de la ideología burguesa en las fuerzas revolucionarias debe ser tenaz y permanente, a la vez que mesurada y objetiva.

Reflexión final. La unidad más que una confluencia organizativa, es un manejo de la democracia. ¿Cuál es entonces la concepción que tiene de ella la izquierda, cuando es incapaz de llegar a acuerdos democráticos con aquellos que les son próximos en la lucha por una nueva democracia? No se nota coherencia entre lo que se pregona y lo que se hace.

Febrero 4 de 2017 (En la fecha del comandante)

Los venenos de las transnacionales

Por Carlos Ruperto Fermín 

Regeneración, 10 de octubre del 2016.-Todos sabemos que vamos a morir, pero nunca preguntamos cuándo vamos a morir. Hay muchas interrogantes que fácilmente tienen sus respuestas, pero sentimos miedo de aplicar el rigor de la capciosidad, en las decisiones cotidianas que definen nuestro presente.

¿Por qué la Coca-Cola es más adictiva que la cocaína? ¿Por qué el flúor de Colgate es cancerígeno? ¿Por qué el maíz de Kellogg’s es inorgánico? ¿Por qué la gente engorda con las hamburguesas de McDonald’s? ¿Por qué Monsanto sigue siendo Monsanto? ¿Por qué el pan Bimbo no huele a pan? ¿Por qué la aspirina Bayer es un placebo farmacéutico? ¿Por qué Nestlé falsifica los valores nutricionales de sus productos?

Engañar es un arte tan brillante, como idiotizar la vida de los Seres Humanos. No es necesario morder una mazorca del maizal para despertar del fatídico letargo, porque es más divertido que todos los animales fumen cigarrillos, beban cervezas y griten obscenidades.

Según las sagradas páginas del diccionario, la palabra Veneno se define como la sustancia nociva para la salud, capaz de producir graves alteraciones en los seres vivos, e incluso ocasionar la abrupta muerte.

Todas las preguntas se responden con ácido ortofosfórico, tartrazina, aspartamo, fluoruro de sodio, bisfenol A, carragenina, fructosa, arsénico, hidróxido de amonio, glutamato monosódico, sal yodada, sucralosa, goma xantana, dióxido de titanio, metanol, carboximetilcelulosa, acesulfame potásico, fenilalanina, acetaminofén, plomo, y demás componentes primordiales de la artillería química.

Todas las respuestas se enferman con obesidad, diabetes, gastritis, estreñimiento, migraña, caries, artritis, disfunción eréctil, bronquitis, isquemia, derrames cerebrales, osteoporosis, hiperactividad, insuficiencia renal crónica, cirrosis hepática, tumores, somnolencia, infartos, y demás sufrimientos causados por la artillería química.

Te ofrecemos una maravillosa orgía de espesantes, colorantes, edulcorantes, acidulantes, enturbiantes, emulsificantes, estabilizantes, gelificantes y retardadores, para que el sabor de todas las preguntas y de todas las respuestas, jamás pueda distinguir el encanto natural de la avena, del trigo y del ajonjolí.

Nos dejamos influir y arrastrar por la corriente, porque es el camino más fácil de caminar, porque es el camino más simple de transitar, y porque es el único camino que aprendimos a caminar.

De hecho, si le preguntamos tres veces al espejo la fecha de nuestra muerte, seguro que obtendremos la página del obituario por adelantado. Pero si le preguntas al espejo cuántas calorías te acabas de comer, seguro que romperás los siete añitos de la malísima mala suerte.

Jugar con el destino, jugar con la suerte y jugar con la salud, son peligrosísimas equivocaciones que cometemos diariamente, y que tienen un precio tan mortal como los números de las tarjetas de crédito.

Los delitos sociales, culturales y ecológicos, que vienen edificando las transnacionales del siglo XXI, reflejan el poderío del gran adoctrinamiento de masas, que nos convierte en figuritas canjeables por la mejor oferta, por la mayor demanda y por la peor trampa.

Todos los años se expanden las gigantescas fronteras agrícolas, para aumentar la agresiva tasa de deforestación global, para robarles el techo y el sustento a los valientes campesinos, para saquear las tierras ancestrales de las comunidades indígenas, para ensuciar la belleza de los recursos naturales foráneos, para matar de soledad a las especies de fauna autóctona, y para derramar la miel del neoliberalismo imperialista.

No podemos diferenciar la verdad de la mentira, no podemos clarificar la ficción de la realidad, y no podemos endiosar la sabiduría de la ignorancia, porque es muchísimo más sencillo comprar la lógica del supermercado, comprar la ciencia de las farmacias, y comprar el billete del banco.

Desde que cepillamos nuestros dientes en el hermoso amanecer, pasando por el fin de la jornada laboral en el ocaso del atardecer, y cerrando los ojos del cansancio en el triste anochecer, siempre recorremos un nefasto estilo de vida supeditado al control psicosocial, que ejercen las transnacionales en el espíritu vacío y viciado del pueblo.

Necesitamos con desesperación que toda la artillería externa, controle el tiempo interno de nuestro reloj biológico. Qué comer, qué beber, qué vestir, qué soñar, qué odiar y qué amar. No somos responsables de lo que decimos, no somos dueños de lo que pensamos, y no somos conscientes de lo que comemos.

Un minuto perdido, y llegamos tarde a la rutinaria oficina. Un segundo perdido, y llegamos tarde a la clase en la universidad. Un suspiro perdido, y llegamos tarde a la cita con el ataúd.

Por eso dicen que el cerebro es como un semáforo. Cuando prende la luz verde, piensa. Cuando prende la luz amarilla, olvida. Y cuando prende la luz roja, muere.

Vemos que la ciudadanía vive paralizada en una avasallante luz roja, que carcome la divina razón y corrompe el corazón del prójimo. Somos los esclavos más esclavizados por las grandes transnacionales, que todos los días nos roban el sagrado dinerito del bolsillo, vendiéndonos toda la basura incomestible de sus fábricas a nuestra boca.

Según las sagradas páginas del diccionario, la palabra Alimento se define como el poder nutritivo presente en una o más sustancias, que los seres vivos comen o beben para nutrirse y preservar su existencia.

La basura incomestible no puede llamarse alimento procesado, porque ni siquiera procesa la digestión gástrica. No puede llamarse alimento transgénico, porque ni siquiera transforma la flora intestinal. Y no puede llamarse alimento concentrado, porque ni siquiera concentra la constipación emocional.

No podemos llamar Alimento a una serie de compuestos químicos, que descalcifican los huesos, que deshidratan las venas, y que disfrazan las moléculas del genocidio. Pese a que se comercializan como alimentos 100% saludables, realmente son terribles inventos que no pasan de moda, y que se elaboran en los laboratorios más clandestinos del planeta Tierra.

Por décadas se han utilizado a las ratas, a los conejos y a los monos, como los mejores aliados para que los científicos realicen sus pruebas de calidad, y puedan determinar si la piel del animalito se sonrojará o se enrojecerá, después de inyectar los venenosos polvos en la sangre carnívora.

Pero ahora los Seres Humanos se convirtieron en los mejores conejillos de Indias, porque siempre compran, cocinan y glorifican la basura incomestible de las transnacionales. Ya no se necesitan los exhaustivos controles sanitarios, para evaluar el posible suministro de los venenos a la colectividad, porque los nuevos animales afeitados y en dos patas son más fáciles de cazar, son más baratos de obtener, y son más dóciles de convencer.

El descarado irrespeto a la vida y a la salud humana, demuestra el éxito de la arquitectura socio-económica establecida por la Sociedad Moderna, que se acostumbró a vivir en grandes jaulas simétricas de cemento urbanizado, donde se degrada el poder de la voluntad, se denigra el poder de la dignidad, y se destila el poder de la sobriedad.

No es casualidad que la mortífera Cultura de la Muerte, impuesta por las famosas transnacionales del sector alimenticio, se fundamenta en cinco efectivas estrategias de ataque, para garantizar el expendio de todos sus clásicos venenos.

En primer lugar, las transnacionales compran el silencio de los entes nacionales y extranjeros, que aunque deberían prohibir la libre comercialización de su basura incomestible, se quedan calladitos e impacientes por recibir más recompensas monetarias.

La jugosa corrupción que soborna a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que trafica con los gubernamentales Ministerios de Salud, y que financia a las Asociaciones de Protección al Consumidor, permite que se autorice la libre distribución de todo el portafolio corporativo, sin sentir remordimiento por el daño a la salud que provocarán en los individuos.

Nos duele reconocer que hasta la todopoderosa Iglesia Católica, que es una transnacional religiosa con gran reputación en el planeta Tierra, y que tiene un alto poder de convencimiento entre sus millones de feligreses, pues tampoco denuncia que sus fanáticos se enferman con Pepsi-Cola, Cargill, Red-Bull, Maggi, McCormick, Marlboro, Lucky Strike, Frito-Lay, Kraft, Budweiser, y demás marcas dedicadas a corromper los siete potajes.

En segundo lugar, las transnacionales despliegan una colosal guerra publicitaria en los medios de comunicación social, que obliga a idolatrar el veneno empaquetado o embotellado, para que los potenciales clientes no duden en codiciar, en pagar y en comprar el producto ofertado.

La insaciable contaminación mental producida por el huracán capitalista, se puede hallar en la televisión, en la radio, en los periódicos, en las calles y en la Web. Hay un festival proteínico de jingles, colores, mujeres, pistolas, sonrisas, aplausos, burbujas, drogas y licores. Es imposible escapar de tanta tentación comercial, que se repite durante las 24 horas del día, y que va bloqueando el discernir de las inocentes víctimas.

En tercer lugar, las transnacionales generan la adicción al consumo en todos sus consumidores, porque no es suficiente comprar y probar una sola vez la basura incomestible, ya que lo importante es aumentar el nivel de las ventas y certificar el margen de la ganancia.

En la mayoría de los contenidos publicitarios, se utiliza la hipnosis audiovisual, la programación neurolingüística y los mensajes subliminales, buscando que las personas se confundan y asocien la basura con sensaciones de felicidad, de euforia, de relajación y de paz. Se exhiben estereotipos de la vida mundana, que pretenden simbolizar la fuerza, la belleza y la independencia, para crearte la necesidad de ser lo que no eres.

En cuarto lugar, las transnacionales generan la enfermedad en los consumidores, porque sus queridas empresas farmacéuticas deben vender la explosión de pastillas, de cápsulas, de antibióticos, de tabletas masticables y de sedantes, que la genial medicina moderna y sus doctores propagandísticos, necesitan promocionar y vendernos al pie de la letra.

La gente nunca reconoce que sus enfermedades, son causadas por los malos hábitos alimenticios. Siempre se atribuye la desgracia a la tómbola, a la edad o a la cadena hereditaria. Pero jamás se culpa a la sabrosa basurita incomestible, por todos esos dolorosos quebrantos que van de mal en peor.

En quinto lugar, las transnacionales generan la cultura del descarte en sus consumidores, porque cuando los enfermos finalmente descubrieron la perversa verdad, ya se encontraban sepultados e incapaces de revelar la lista negra de los venenos, siendo necesario atraer y atrapar a nuevos rostros juveniles, que reiniciarán el proceso homeostático y apoyarán el progreso de la bestialidad humana.

Vimos que pasaron los años en blanco, y el semáforo sigue iluminando la luz roja, gracias a la entrada de los agrotóxicos, de las malformaciones genéticas, de las semillas patentadas y de los saborizantes artificiales.

El rugiente marketing de Chester Cheetos es más desgarrador, que alimentar a un millón de cerdos con la punta de un iceberg, porque el condimento perfecto es la industrialización de la Naturaleza, porque el ingrediente secreto es el borreguismo de los consumidores, y porque la última rebanada del salado pastel, va por cuenta de la casa.

El pobre coeficiente intelectual de los compradores, no les permite leer y comprender la explícita información nutricional, que se describe en toda la basura incomestible adquirida a diario. Ellos no pueden metabolizar el grosor de la apetitosa torpeza, por lo que caen en el pecado de la omisión, en el pecado de la negación, y en el salvaje pecado de la gula.

Hoy en día, las transnacionales se burlan de los tontos consumidores, afirmando que sus venenos son legales, ligeros, artesanales, integrales y naturales. También se están empleando falsas iconografías ecológicas, en las etiquetas frontales y dorsales de los productos, para que la gente piense que la enfermedad es una fuente de respeto ambiental, y no se preocupen por los altos niveles de colesterol, por la agitada presión arterial, y por el implacable osteosarcoma.

Pero lamentablemente, la basura incomestible no solo destruye el cuerpo humano, sino también deteriora los ecosistemas del Medio Ambiente, ya que el longevo consumismo se paga con las toneladas de plástico, cartón, papel, vidrio y metales, que se desechan con violencia en las principales calles de nuestros países latinoamericanos, generando un foco de permanente contaminación que acrecienta la desidia ambiental.

Nos preguntamos ¿Qué tan cerca estamos de desayunar con tostadas de Roundup? ¿Qué tan cerca estamos de almorzar con un litro de Castrol? ¿Qué tan cerca estamos de cenar con una dosis de DDT? ¿Qué tan lejos estamos de comernos el picantísimo Semáforo?

No hay duda que los hombres y las mujeres comen alimentos saludables, para elevar las vitaminas, las endorfinas y las alegrías. Mientras que los chatarreros y las chatarreras comen comida chatarra, para elevar las grasas saturadas, las flatulencias y las úlceras estomacales.

La mesa está servida para disfrutar de legumbres, hortalizas y frutas, que nos ayudarán a desintoxicar el cuerpo y el alma, con todas sus propiedades energéticas, antioxidantes y curativas, que permitirán fortalecer el delicado sistema inmunológico, reducir los problemas cardiovasculares, mejorar la circulación sanguínea, purificar el tracto urinario, combatir los rayos ultravioletas, y multiplicar las bendiciones del organismo.

Recordemos que cada 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, para que las personas reflexionen sobre sus erráticos hábitos alimenticios, y se vuelvan solidarios con los hermanos y hermanas que sufren de hambre y sed, por la exagerada porción de indiferencia que padecemos en el Mundo.

Usted no debe continuar siendo un parásito masoquista, que se dedica a capitalizar el porvenir de las grandes transnacionales, a cambio de malograr los riñones, el hígado, los pulmones, el páncreas, la garganta, las neuronas y su agonizante cerebro.

Hoy más que nunca seamos jueces de lo que pensamos, seamos coherentes en lo que decimos, y seamos conscientes de lo que comemos.