La sorprendente agenda judicial de Uribe

REVISTA SEMANA, 2014/10/23

Este es el inventario de procesos que tiene el expresidente. ¿Aguantará el trote para atenderlos?La agenda judicial de Uribe se divide en tres frentes: Fiscalía, Corte Suprema y Comisión de acusaciones. Foto: Archivo SEMANA

El pasado 20 de julio, cuando se posesionó como senador, el expresidente Álvaro Uribe se despojó de parte de su fuero y quedó expuesto ante la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia, dos instancias que le eran ajenas por lo menos desde el año 2002, cuando fue elegido presidente de la República.

Hasta ahora, todas las denuncias que se producían en su contra debían ser tramitadas en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

Allí ni los propios abogados de Álvaro Uribe saben a ciencia cierta cuántos hay. Por ejemplo, en diciembre del año pasado Semana.com conoció un documento que daba cuenta de 27 denuncias por presuntos vínculos con el paramilitarismo.

Pero ahora, en su condición de senador, la Corte Suprema es la competente a investigarlo por sus conductas como congresista, mientras que la Fiscalía lo hará por las que estén relacionadas con los cargos que ocupó Uribe y que no gozan de fuero.

Uribe, ahora, tendrá que ocuparse de otros frentes. Pues no solo tendrá que hacerle oposición a Santos en el Congreso, estudiar proyectos de ley, preparar debates, atender la agenda legislativa, sino también afrontar varias diligencias judiciales.

El expresidente parece capaz de atender estos múltiples compromisos. De hecho, alguna vez madrugó para ir al salón de plenarias, inscribirse, hacer uso de la palabra, retirarse, salir del Capitolio, atravesar la plaza de Bolívar, llegar al Palacio de Justicia, denunciar a Iván cepeda, a Jimmy Chamorro, ir a la Procuraduría, entregar pruebas, ir a la Fiscalía, lustrarse los zapatos. Y, mientras tanto, hacer oposición cada hora, con sus incesantes trinos en Twitter.

La nueva agenda judicial de Uribe se divide en tres frentes. En la Fiscalía, el expresidente tiene vigente una denuncia por injuria y calumnia interpuesta por el periodista Daniel Coronell, columnista de SEMANA.

Tiene, además, otra investigación preliminar por supuestos nexos con el paramilitarismo, por cuenta de la declaración de Pablo Hernán Sierra y Juan Monsalve, desmovilizados de las Autodefensas.

Otro frente es la Corte Suprema de Justicia. Allí tiene cuatro denuncias por injuria y calumnia: la que le puso el senador Jimmy Chamorro, la del Canal Capital, otra del Colectivo de Abogados, José Alvear Restrepo, y la cuarta la de la periodista Claudia Julieta Duque, quien se ha declarado víctima de seguimientos ilegales del DAS.

La quinta denuncia que tiene Uribe en la Corte Suprema de Justicia es la que le puso el presidente de la Red de Veedurías, Pablo Bustos, por las declaraciones del hacker Andrés Sepúlveda. Allí no se denuncia por un delito específico. Hasta ahora se está adelantando una investigación.

Y el tercer frente es el de la Comisión de Acusaciones, donde, de todas sus denuncias, solo dos procesos tuvieron diligencias. Uribe ya rindió versión libre por el caso de las ‘chuzadas’ del DAS, y en el de la ‘Yidispolítica’ se escucharon testimonios.

Para los procesos que están en la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia, Uribe designó a Jaime Granados como su abogado. Mientras que Jaime Lombana lo representa en la Comisión de Acusaciones. A todo esto se suman las denuncias que él ha interpuesto como, por ejemplo, el presunto ingreso del narcotráfico a la campaña del presidente Santos, entre muchas otras.

¿Aguantará el trote el expresidente Uribe? Hasta ahora lo ha hecho.

http://www.semana.com/nacion/articulo/la-sorprendente-agenda-judicial-de-uribe/406858-3

————————————————————————————————

| 2014/10/03 00:00

Los procesos que le salieron a Uribe en 24 horas

Un interrogatorio en la Fiscalía y una investigación preliminar en la Corte Suprema, los nuevos asuntos que tendrá que enfrentar.

Álvaro Uribe ya estaba advertido. Su decisión de hacerle oposición a Juan Manuel Santos, como senador y no como expresidente, políticamente le resultaría más efectiva, pero jurídicamente le traería más de un dolor de cabeza.

Uribe era consciente de que, al quitarse su traje de expresidente y ponerse encima el de senador, se exponía a nuevos tribunales que antes no podían tocarlo. Desde cuando se posesionó el pasado mes de julio, ya no sólo la Comisión de Acusaciones de la Cámara (en vías de extinción) se ocupaba de investigarlo. Ahora quedaba vulnerable y expuesto a procesos en la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia, en lo que a materia penal se refiere.

El expresidente y senador lo comprobó como nunca en las recientes 24 horas. Mientras Uribe era noticia en los medios políticos al manifestar su abierta oposición a la reforma de la reelección de alcaldes y gobernadores, las páginas judiciales lo tenían como protagonista. Quizá ningún dirigente en este país había tenido una jornada tan vertiginosa.

A primera hora del jueves, Uribe se desayunó con la decisión del fiscal Eduardo Montealegre de llamarlo a interrogatorio para que le diga a la Fiscalía, de una vez por todas, cuáles son esas pruebas que dice tener sobre el ingreso de dos millones de dólares del narcotráfico a la campaña de Juan Manuel Santos en el 2010.

Uribe, meses atrás, había ido a la Fiscalía con ese propósito. Lo único que hizo fue lustrarse los zapatos.  Quien sí conoció su testimonio fue la Procuraduría. Una versión de oídas era su prueba, una información que un abogado le contó en el Valle al excandidato a la vicepresidencia Carlos Holmes Trujillo.

En la tarde, Uribe se enteró por los medios de comunicación de que la Corte Suprema había abierto la primera investigación preliminar en su contra desde que se posesionó como senador. Lo hizo por las declaraciones del hacker Andrés Sepúlveda, quien trabajó en la campaña presidencial del uribismo y fue detenido por haber interceptado ilegalmente comunicaciones, incluso las de los negociadores de paz.

Sepúlveda, en la célebre entrevista que le concedió a SEMANA y en recientes testimonios que entregó a la propia Corte, aseguró que el expresidente sabía de las interceptaciones a líderes políticos y miembros de las negociaciones de paz que se adelantan en La Habana.

Y por si fuera poco, en la mañana de este viernes, la Fiscalía decidió compulsarle copias a la Corte Suprema de Justicia para que investigue a Uribe por presunta tortura psicológica a la periodista Claudia Julieta García, una de las personas que se han registrado como víctima de las ‘chuzadas’ del DAS, uno de los mayores escándalos del gobierno de Álvaro Uribe.

Todo eso le pasó a Uribe en menos de 24 horas. Ahora deberá alternar sus labores legislativas en el Congreso, la orientación de su partido político, con las diligencias que decidan programarle las autoridades judiciales. Probablemente, si Uribe no se hubiera ‘rebajado’ de expresidente a senador, nada de esto le habría sucedido. Y apenas es el comienzo. Aún le quedan casi cuatro años en el Congreso.

TOMADO DE: http://www.semana.com/nacion/articulo/uribe-le-salieron-varios-procesos-en-menos-de-24-horas/404921-3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s